Publicado el

Ránking | Dónde quieras y cuándo quieras

10 Joyas Ocultas en Cablevisión Flow

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Flow
Te damos otras opciones para calmar ese vicio de streamear a lo loco.

No todo es Netflix en esta vida. Los sistemas on demand vienen creciendo a pasos agigantados, ganado terreno (y ocupando nuestro tiempo libre) con diferentes propuestas y “beneficios”. Desde hace rato, Cablevisión salió a la cancha con Flow On Demand, un catálogo de series y películas que podés disfrutar cuándo y dónde se te dé la gana, desde cualquier dispositivo. Films que no pasaron por el cine, clásicos indiscutidos y shows que no encontrás en ningún canal de cable, y de los cuales podés ponerte al día con todas sus temporadas… sin recurrir a los torrents.  

  • 10
    Chasing Amy (Kevin Smith, 1997)
    En las primeras etapas de su carrera, Kevin Smith se despachó con esta dramedia romántica basada en sus propias experiencias. Holden McNeil (Ben Affleck) y Banky Edwards (Jason Lee) son dos autores comiqueros de New Jersey (cuando no), que han sido amigotes por más de dos décadas; pero esa maravillosa relación se pone a prueba cuando Alyssa Jones (Joey Lauren Adams) entra en sus vidas. Holden se enamora al instante, pero Banky no puede esconder sus celos, aunque ninguno parece percatarse de que a Alyssa no le gustan los hombrecitos. Un gran ejemplo del cine más independiente de los noventa, cuando Smith ganaba premios y no sufría de tantos ataques cardíacos.
  • 9
    Power (Straz, 2014- )
    “Power” es esa serie genial que, seguro, ni sabías que existía, un drama criminal producido por Curtis Jackson -más conocido como “50 Cent”- para la cadena Starz, lleno de violencia, ostentación, gángsters, lindas mujeres, música a todo volmen, y tetitas y culos que entran y salen de pantalla. El show creado por Courtney Kemp Agboh (productora de “The Good Wife” y “Hawaii Five-0”, entre otras), sigue las peripecias de James “Ghost” St. Patrick (Omari Hardwick), un adinerado afroamericano de Nueva York, dueño de un exitoso club nocturno, padre de familia y esposo amoroso, que ha conseguido todo lo que se ha propuesto en la vida, en parte, gracias a sus negocios “paralelos”, siendo uno de los distribuidores de drogas más importantes de la ciudad. Pero alguien le ha jugado una mala pasada (no se sabe si desde adentro o afuera de su sequito) que ha puesto en peligro toda la operación y la confianza de Felipe Lobos (Enrique Murciano), jefe de un cartel mexicano, que no duda en buscarse un nuevo asociado. En julio arranca la quinta temporada, así que pueden ponerse al día con las cuatro primeras, disponibles en Flow.
  • 8
    El Gatopardo (Il gattopardo, Luchino Visconti, 1963)
    Basado en la novela homónima de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, este clásico de Luchino Visconti rejunta a un montón de figuras internacionales (Burt Lancaster, Alain Delon y la Claudia Cardinale) para contar la historia de Don Fabrizio (Lancaster), príncipe de Salina, un noble aristocrático de integridad absoluta que intenta proteger a toda su parentela durante el llamado período Risorgimento. Cuando Sicilia es invadida por las tropas de Garibaldi y la revuelta social se hace más evidente en la Italia de 1860, la familia se ve bastante alterada por estos hechos y terminan refugiándose en su casa de campo apostada en Donnafugatta. Aprovechen estos clásicos que en Netflix no se consiguen (¿?).
  • 7
    Manhattan (WGN, 2014-2015)
    A no confundir con el clásico de Woody Allen, por favor. Este drama histórico, que duró apenas un par de temporadas –ambas disponibles en Flow-, toma su nombre del proyecto homónimo, ese que produjo la primera bomba atómica. Más allá del drama de época, los personajes no están basados en figuras reales, ni se intenta la exactitud de los hechos. Igual, estamos en Los Alamos (Nuevo México), allá por 1943, donde un grupo de científicos gubernamentales trabaja en uno de los proyectos más secretos que hayan existido: producir la bomba antes que los nazis; mientras sus familias cercanas se ajustan a la vida en la base militar en este lugar casi inhóspito y alejado del resto del mundo.
  • 6
    Happy, Texas (Mark Illsley, 1999)
    Steve Zahn, Jeremy Northam y William H. Macy son los protagonistas de esta comedia independiente tan propia de finales de los noventa. Wayne y Harry (Zahn y Northam) son dos convictos prófugos que logran llegar hasta el pueblito de Happy, en Texas, donde son confundidos por un apareja gay que viene a organizar el Little Miss Fresh Squeezed, un concurso de belleza para las pequeñitas. Mientras se ocultan de la ley y siguen con la farsa, ya planean robar el banco local, pero la estafa se les complica cuando el sheriff Dent (Macy) comienza a sentir atracción por el joven Harry que, obviamente, no tiene ni un pelo de homosexual.
  • 5
    Future Man (Hulu, 2017- )
    Josh Futturman (Josh Hutcherson) vive con sus papás, limpia baños, y no tiene mucho incentivo ni futuro que digamos. Su única escapatoria son las interminables horas que pasa frente a la pantalla de la computadora jugando “The Biotic Wars”, un fichín imposible de terminar, con el que está realmente obsesionado. Pero un día lo logra y ahí comienza la aventura: Tiger y Wolf, los ‘protagonistas’ de “The Biotic Wars” se materializan en su habitación de Los Ángeles venidos del futurístico 2162, donde reina el caos y los ‘bióticos’ lo controlan todo. Josh es considerado el salvador, y así es invitado a unirse a la resistencia para acabar con el responsable del apocalipsis que se avecina. Esta locura salida de las mentes de Evan Goldberg y Seth Rogen rejunta futuros dístópicos, viajes temporales y un montón de referencias de la cultura pop, sumando toda la bizarreada, la violencia sin sentido, la escatología y el humor sarpado que traen consigo sus creadores. Mientras esperamos la segunda temporada, acá ya tienen la primera disponible.
  • 4
    The Disappearance of Eleanor Rigby (Him, Her y Them, Ned Benson, 2013-2014)
    Jessica Chastain, James McAvoy, Viola Davis y William Hurt son los protagonistas de esta “trilogía” dirigida por Ned Benson, en su debut cinematográfico. Las tres películas se ubican en un mismo período de tiempo, pero la novedad consta en que está contadas desde diferentes puntos de vista: el de él, Connor Ludlow (McAvoy), y el de ella, Eleanor Rigby (Chastain), una joven pareja de Nueva York que intenta recobrar la vida (y el amor) que alguna vez tuvieron. Él pasa sus días trabajando en su restaurante, mientras ella decide regresar a la universidad para retomar sus estudios. La cotidianeidad los afecta, pero un evento en particular amenaza con desestabilizar su matrimonio.
  • 3
    Doctor Who (BBC, 1963-)
    “Doctor Who” ostenta más de un récord de permanencia en la TV desde su estreno en 1963, aunque tiene un bache de más de quince años en el medio. Tras 26 temporadas, y siete Doctores, el éxito comenzó a mermar, las cifras de audiencia cayeron en picada y el director de la BBC decidió que era hora de ponerle un alto al gallifreyano. Lo que se conoce como la “serie clásica” llegó a su fin en 1989, pero todos los involucrados sabían que regresaría, tarde o temprano. Los productos derivados mantuvieron al fandom entretenido hasta que en 2005 vino la “regeneración” y la primera entrega de la etapa moderna de la mano del noveno Doctor (Christopher Eccleston) y su companion Rose Tyler (Billie Piper). El relanzamiento fue todo un suceso que ya lleva otras diez entregas a cuestas rejuntando nuevos fanáticos alrededor del globo. Mientras esperamos a la primera encarnación femenina del Doctah, Jodie Whittaker, pueden ponerse al día con las primeras nueve temporadas disponibles en el sistema on demand.
  • 2
    Ingrid Goes West (Matt Spicer, 2017)
    Matt Spicer debuta como realizador en la pantalla grande con esta comedia incomodísima que le cae como anillo al dedo a esta época de autodifusión a través de las redes sociales. Ingrid Thorburn (Aubrey Plaza) es una mujer solitaria y de pocos (bah, ningún) amigos, que sólo sabe relacionarse con otros por medio de likes y posteos varios. Tras la muerte de su mamá y el rechazo de una de “estrellas” de Instagram, la chica sufre un colapso nervioso, pero después de una breve estadía en el psiquiátrico, encuentra una nueva obsesión en la figura de Taylor Sloane (Elizabeth Olsen), una instagramera que no tuvo peor idea que contestar amablemente a una de sus publicaciones. Ingrid deja todo y se muda a la costa Oeste con el único propósito de convertirse en la nueva mejor amiga de Taylor. Sí, está medio (bastante) chapita, pero la comedia de Spicer hace un análisis muy acertado de nuestra relación con la fama, la exposición y estas nuevas aplicaciones.
  • 1
    Black Sails (Straz, 2014-2017)
    Imagínense una precuela de “La Isla del Tesoro” (Treasure Island) de Robert Louis Stevenson, pero con más violencia y tetas porque, al fin y al cabo, hablamos de una aventura de la cadena Starz, y esas son sus claras marcas registradas. Estamos en las Antillas, año 1715 (dos décadas antes de los sucesos de la novela), donde los piratas de la isla amenazan constantemente el comercio de la región. Declarados “enemigos de la humanidad”, los corsarios se reúnen bajo el mando del temido capitán Flint (Toby Stephens) para dar pelea y, mientras luchan por la supervivencia, deciden salir en busca del mayor botín: el galeón español Arca d'Lima, hundido en las costas del Caribe que, según dicen, transportaba unos cuantos millones en dinero y mercancía. Sus cuatro temporadas están disponibles para maratonear cuando más les guste.

1. Chasing Amy (Kevin Smith, 1997)

En las primeras etapas de su carrera, Kevin Smith se despachó con esta dramedia romántica basada en sus propias experiencias. Holden McNeil (Ben Affleck) y Banky Edwards (Jason Lee) son dos autores comiqueros de New Jersey (cuando no), que han sido amigotes por más de dos décadas; pero esa maravillosa relación se pone a prueba cuando Alyssa Jones (Joey Lauren Adams) entra en sus vidas. Holden se enamora al instante, pero Banky no puede esconder sus celos, aunque ninguno parece percatarse de que a Alyssa no le gustan los hombrecitos. Un gran ejemplo del cine más independiente de los noventa, cuando Smith ganaba premios y no sufría de tantos ataques cardíacos.
Anterior Siguiente < >