Publicado el

Analisis | Volviendo a las bases

ANÁLISIS: The Walking Dead S08E12: The Key (Spoilers)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Para nuestra sorpresa este capítulo no apestó... tanto.

Habiendo llegado a la conclusión de que “The Walking Dead” no va para ningún lado, es bueno saber que, igual, de vez en cuando da un pasito hacia adelante. No nos emocionemos del todo pero, al menos, “The Key” trajo un poco de acción y un nuevo personaje con un poquito de esperanza bajo el brazo.

Seguimos dónde nos habíamos quedado, con Negan y su nuevo plan para apaciguar a los sobrevivientes, ahora amontonados en Hilltop; no con la intención de acabarlos definitivamente (la gente sigue siendo su mayor recurso), pero sí de darles una lección lo suficientemente sangrienta para poder someterlos como al resto de las comunidades que los precedieron.

Rick y los suyos resultaron ser un hueso bastante duro de roer que puso en jaque a todos los habitantes del Santuario, y también a algunas lealtades, ya que no es ningún secreto el que Simon (Steven Ogg) ya no comparta las ideas de su líder y tenga ganas de cortarse por su cuenta. Por ahí viene la cosa en este episodio que encuentra a los Saviors rumbo a Hilltop para dar un nuevo golpe, de sangre y tripas, con la intención de dejar varios caminantes por el camino y diezmar a la población de la comunidad liderada por Maggie.          

No entendemos muy bien por qué Rick y Michonne llegan por segunda vez hasta Hilltop (lo habían hecho al final del episodio anterior), pero poco tiempo les queda para sociabilizar, ya que la idea es frenar al enemigo. Obvio que el sheriff no va a dar el brazo a torcer, y cuando divisa el convoy que se acerca decide tomar cartas en el asunto y acabar con Negan sin involucrar al resto.  

De alguna manera (ya que nunca queda muy claro, como si al capítulo le faltaran partes), Grimes logra sacarlo del camino y ambos terminan estrellados en un área abandonada, pero plagada de caminantes con ganas de almuerzo. Negan se resguarda en un edificio y hasta allí lo sigue Rick con todas las intenciones de acabar con él, aunque ya sabemos que el enfrentamiento no va a pasar de un par de golpes y amenazas.

Lo único bueno que sacamos de esta escena (además de lo chinchudo que se pone el maloso cunado le arrebatan a su preciada Lucille) es la revelación de que Simon se cargó a todos los carroñeros. Negan ahora sabe que su mano derecha no siempre se apega a sus órdenes, y por ahí puede llegar la (ansiada) tregua con Rick y los suyos, suponiendo que los Saviors lo den por muerto y decidan hacer de las suyas, ya sin la supervisión de su líder supremo.

Simon ya dio el primer paso (bah, el segundo), y cree tener a Dwight de su lado. El cambiacapas todavía no sabe cómo zafar de este embrollo, pero decide seguir representando su papel para no poner en riesgo su vida, ni su fachada como “doble agente”. Yo les diría que no se encariñen mucho con el muchacho de la cara quemada porque puede terminar siendo el chivo expiatorio de Simon, o aún peor, meter la pata y develar que traicionó a su grupo durante el ataque a Alexandria.

Dejando las especulaciones para (el futuro) de lado, y cruzando los dedos para que Jadis haga algo más productivo con Negan, además de pegarle, tenemos la introducción de Georgie (Jayne Atkinson) y sus aliados, un personaje demasiado bueno para ser real, pero por ahora vamos a darle el beneficio de la duda. La última vez que los sobrevivientes de Atlanta se cruzaron con gente decente fue tras su llegada a Alexandria, y las buenas intenciones de Deanna, más allá de ciertos recelos.

Georgie llega hasta las inmediaciones de Hilltop con una oferta bastante extraña: conocimientos a cambio de suministros y vinilos (¿?). Maggie no piensa bajar la guardia y la toma prisionera hasta decidir qué hacer con ella, pero finalmente la deja partir y cumpliendo sus deseos, tal vez, para evitar nuevas confrontaciones y enemigos a futuro. Para sorpresa de Greene, la señora coopera y les deja gran parte de su comida, además de “la llave” para que la comunidad prospere y mejore gracias a una serie de herramientas más rudimentarias como molinos y esas cosas. La idea de Georgie es regresar para ver los avances, y asegurarse de que sus enseñanzas no hayan caído en manos equivocadas.

Muchos ya especulan que Atkinson es la versión televisiva de Pamela Milton, pero ya sabemos que Robert Kirkman y el resto de los productores no se rigen religiosamente por las páginas del cómic, así que por ahora la vamos a tildar de “buena samaritana”, alguien que busca (como Carl) un poco de esperanza en medio de este caos en que se transformó la civilización tras el apocalipsis zombie.

“The Key” no está ni cerca de ser un gran episodio, pero al menos no cae en el tedio, las incoherencias constantes o las vueltas sobre sí mismo. Sí, tiene algunas incongruencias, pero Greg Nicotero (el director más sobresaliente de la serie) logra inyectarlo con un cierto ritmo –en comparación con lo soporíferos que venían siendo-, y abre una pequeña (y esperanzadora) puerta hacia lo que viene que, ya sabemos, no puedo ser peor de lo que ya sufrimos. ¿Nocierto?