Publicado el

Gratarolama | Más juegos al precio de nada

GRATAROLANDIA: En el callejón de los yokai mentolados

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Llega el otoño y hasta los juegos gratuitos se can de los árboles. ¡Mirá los que elegimos hoy!

El clima va cambiando a medida que Marzo pasa a nuestro lado, de los intensos calores a los fríos que ya nos dan una muestra de lo que nos espera a mediados del año. Aun en pleno tire y afloje meteorológico, los juegos gratuitos; pequeños, breves, interesantes; continúan apilándose en nuestra colección. Esta semana emulamos el frío e intentamos congelar un planeta, zarpamos a la búsqueda de una bestia marina y hasta recordamos a un verdadero clásico del Gaming de PC, entre otros títulos de interés. ¡A jugar!

 

Navisy: Creatures of the Deep

Comencemos con un interesante proyecto desarrollado por un grupo de estudiantes de la Universidad de Uppsala, en Suecia. Hemos oído historias de que una temible bestia se esconde en algún lugar del océano, así que decidimos embarcarnos a la aventura (literalmente) y salir a navegar para intentar encontrarla; tal es la historia de Navisy: Creatures of the Deep.

A bordo de nuestro barquito nos desplazaremos por las aguas tal como ocurre en Sunless Sea, aunque con mucha menos narrativa. De hecho, nuestra misión consiste en ir siguiendo los caprichos de nuestra brújula, que nos guiará a los Artefactos que harán emerger a la temible bestia, al tiempo que nos cuidamos de algún que otro peligro adicional durante el viaje, los cuales van en aumento a medida que encontramos los dichosos Artefactos.

Navisy consigue darnos esa sensación de soledad, de estar a merced de las criaturas que se ocultan bajo la superficie de las aguas. Quizá su jugabilidad sea demasiado “lenta” para muchos, pero realmente vale la pena darle una oportunidad.

 

Modeajet Grand Resort

A ver, dejemos de lado las primeras impresiones e intentemos adentrarnos en el mundo futurista de Modeajet Grand Resort, porque lo que se esconde detrás de sus gráficos mediocres y su paupérrima interfaz de usuario es un misterio de asesinato sorprendentemente interesante.

Nos ponemos en los zapatos de un androide detective que ha sido activado para resolver la misteriosa muerte que ha tenido lugar en el resort que da título al juego. Eso quiere decir ir por ahí examinando pistas y hablando con potenciales sospechosos. Lo que distingue a este juego es un par de mecánicas que lo vuelven un poco más interesante. La primera es nuestra habilidad de “Escanear” sospechosos, lo que nos da el historial de los mismos y puede generar alguna pista adicional; pero lo más interesante es nuestro panel de Deducciones, donde aparecerán preguntas relevantes al caso y, con la suma de pistas y sospechosos, potenciales respuestas a esas preguntas. Dependiendo de qué opción elijamos para cada respuesta, nuestro acercamiento a algunos sospechosos cambiará, revelando nuevas opciones de diálogo para generar nuevas pistas.

La verdad es que cuesta un poco ver más allá de su colorido y no necesariamente buen apartado gráfico, pero si consiguen ignorar eso se encontrarán con una simpática aventura de investigación que se merece más de lo que está recibiendo.

 

Alley Cat: Remeow Edition

Juegos clásicos si los hay, el mítico Alley Cat apareció allá por el año 1983 para conquistar a los primeros usuarios de PC y otras plataformas similares… y recién en estos tiempos modernos se liga una remake digna con Alley Cat: Remeow Edition.

Es el mismo exacto juego de principios de los ’80, pero funcional en equipos modernos y con un significativo lavado de cara. Es más, nos permite cambiar el estilo audiovisual a sus versiones originales; un detallazo. El juego en sí nos muestra a nuestro simpático minino debiendo sobrevivir a los peligros del callejón, saltando a los tachos de basura, al cercado de madera y a las hileras de ropa colgada, pudiendo entrar a algunas ventanas abiertas para participar de varios minijuegos.

Pero no se fíen, este juego mantiene la dificultad del original, aún en sus momentos más simples. Controlar a nuestro gatito es mucho más difícil de lo que parece, más aún en momento de caos (esperen a que llegue el perrazo y después me cuentan). Así y todo, esta remake de Alley Cat se merece toda nuestra atención, y ojalá haya más remakes así con otros clásicos de antaño.

 

Freeze the Core

A veces un concepto original y una jugabilidad simple son suficientes para entretenernos. Freeze the Core sigue esas dos pautas de manera perfecta. Nuestra misión es sencilla: descender hasta el núcleo del planeta en el que nos encontramos, cargando un cristal gélido para congelar el núcleo, tal como lo dice el título. El problema es que no hay una forma directa de llegar al centro del planetoide. Para ello tendremos que esperar a que el propio núcleo excave una ruta a fuerza de magma; túnel del que tendremos que valernos para alcanzar el centro. Pero cuidado, que los ríos de magma son impredecibles y pueden dejarnos encerrados.

Una vez que colocamos tres cristales en el núcleo, la partida termina. El chiste está en triunfar con la menor cantidad de muertes, lo cual es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Más allá de eso, el original formato de su jugabilidad, permitiéndonos recorrer el planetoide de forma circular, es bastante interesante de por sí. El juego entretiene por un rato y, en el mejor de los casos, nos incita a volver a probar para mejorar nuestro puntaje. Es decir, ganar muriendo la menor cantidad de veces.

 

Ashi Wash

No tengo dudas que, de todos los juegos de la colección de esta semana, Ashi Wash es el más extraño de todos. Curiosamente, también es uno de los más divertidos. Cuenta la leyenda que, en una casa de Japón, y muy de vez en cuando, un enorme Yokai en forma de pie aparece y exige ser limpiado. De no cumplir con el requisito, este espíritu se enfadará y destruirá todo. Esto es, más o menos, lo que nos espera en este extrañísimo juego.

Tenemos tres minutos para acicalar al pie gigante que ha aparecido en nuestra sala; proceso que requiere de desinfectar los hongos, picar las costras, eliminar las moscas y recortar las uñas de este nefasto ser. Las herramientas de trabajo están desperdigadas por toda la casa, así que habrá que apurarnos y hacer lo mejor que podamos.

A su original concepto se le suma un actor de voz que resulta muy carismático, advirtiéndonos de que nos queda poco tiempo y recordándonos que se va a enojar si no lo limpiamos bien. Lo único malo que puedo decir de esta experiencia es que matar moscas es un fastidio. Más allá de eso, el juego es bien digno de nuestra atención.

 

Spearmint Mountain

Culminemos la colección seminal con un juego más tradicional; un plataformero con todas las de la ley y, ya que estamos, con una mecánica original. Estamos hablando de Spearmint Mountain y su interesante idea de utilizar lanzas como arma y puntos de apoyo.

Siendo uno de los fragmentos vivos de la epónima “Montaña de Menta”, debemos atravesar nivel tras nivel enfrentando a otras criaturas mentoladas y navegando escenarios cada vez más accidentados. En el camino hallaremos lanzas con las que podemos atacar, ya sea arremetiéndolas al frente o lanzándolas con fuerza. En el último caso, lanzarlas contra las paredes hará que se claven allí, sirviéndonos de plataformas para superar paredes menores.

No hay mucho más que decir al respecto. Spearmint Mountain es un buen plataformero y el uso de lanzas como mecánica de juego consigue destacarlo por encima de otros títulos similares. Y además, qué diablos… me encanta la menta. ¿Qué más esperaban de mí?

 

Será hasta la semana próxima, entonces, cuando otra tanda de juegos gratuitos desfile por esta columna. ¡Adieu!