Publicado el

Analisis | Más muertos que vivos

ANÁLISIS: The Walking Dead S08E11: Dead or Alive Or (Spoilers)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Ese accidente en la ruta que no podemos dejar de mirar.

Uno trata de ponerle onda, de darle una nueva oportunidad (y van…), pero “The Walking Dead” no se deja y, en vez, de jugársela por una historia interesante que nos vuelva a atrapar, sigue dando vueltas y ¿haciendo tiempo? para llegar a… ¿a dónde quiere realmente llegar?

Ya no estamos tan seguros porque la trama se volvió 100% cíclica, al menos, para muchos de los personajes que, cuando creen haber podido escapar de una situación nefasta, tienen que regresar con la cola entre las patas hasta el punto de partida, como si se tratara de un macabro Juego de la Oca, y a ellos le tocó caer en la peor casilla.

¿Se acuerdan de ese capítulo donde Rick y Daryl salen en busca de las armas de los Saviors y, después de mil idas y vueltas y situaciones peligrosas, termina volando todo por los aires en un extraño y confuso episodio? Bueno, “Dead or Alive Or” es casi tan o más inútil narrativamente, por un lado mostrándonos la infructuosa escapatoria del padre Gabriel y del doctor Harlan Carson, que todavía andan dando vueltas por ahí; y por el otro el éxodo de los sobrevivientes de Alexandria con rumbo a Hilltop, una comunidad donde tampoco pasa nada.    

Ya nos habíamos olvidado que Eugene había ayudado a escapar al buen doctor y al curita enfermo para que puedan volver con los suyos, y auxiliar a Maggie durante su embarazo. Al parecer, hace varios capítulos que se perdieron por el camino, y ahora tienen que lidiar con los caminantes y los Saviors que les pisan los talones para llevarlos de regreso con Negan. Por suerte, encuentran refugio en medio de la nada, medicinas indispensables, y un nuevo transporte para seguir en viaje.

Toda la secuencia apunta a contrastar el espíritu positivo de Gabriel (y su constante búsqueda de un verdadero propósito en medio del apocalipsis) y la practicidad del galeno, que ve las cosas con un poco menos de optimismo. Para su sorpresa, todo les va saliendo de mil maravillas, como tocados por un ángel, hasta que la suerte se les acaba y vuelven a ser capturados. Entonces, ¿para qué sirvió todo esto? Además de poner en duda la fe del religioso, y matar al único doctor que quedaba (bueno, no el único), no encontramos otros motivos para semejante derroche de nuestro tiempo.

Disculpen, pero ya nada tiene sentido; tampoco todo ese tire y afloje entre Tara y Dwight, que ya no sabe cómo demostrar su lealtad hacia Daryl y la gente de Alexandria. No podemos culpar a la chica (todavía dolida por la muerte de Denise, justamente a manos de Dwight), pero sus ganas de venganza terminan arruinando todo y poniendo en peligro al contingente. Ni vamos a mencionar el hecho de querer matarlo a sangre fría, pero al final termina defendiéndolo (¿?), cuando el ex Savior vuelve a juntarse con sus antiguos camaradas para evitar que estos sigan por el camino del pantano y descubran a los sobrevivientes.

Mientras tanto, Maggie no hace absolutamente nada en Hilltop, ni busca soluciones para la falta de comida que se avecina. Por su parte, Negan recién se da cuenta de la ausencia de Gabriel y el doctor, y sale a buscar un culpable. Claro que Eugene vuelve a zafar, como siempre, pero se gana una nueva tarea, aquella para la que fue a parar al Santuario en un primer momento: la fabricación de municiones. Cuando se da cuenta que el plan de suministro no va a funcionar, plantea un nuevo ataque, mucho más grotesco, si se quiere, pero uno le cae bastante bien al líder de los Salvadores.

Prepárense para ver cataratas de tripas y muchas zombieficaciones en el futuro, como si ello pueda compensar una trama que no sabe sostenerse. Horas de tele que se llenan con poco y nada, siempre a la espera de ese golpe de efecto.

“Dead or Alive Or” llega a su fin con el reencuentro de todos los sobrevivientes bajo el techo de Hilltop. Una derrota victoriosa para los que lograron salir con vida de Alexandria, pero una reunión agridulce tras enterarse de la muerte de Carl. Ah, no dejemos pasar el hecho de que, oh casualidad, ahora cuentan con un nuevo “doctor” (Siddiq), justificando que el pobre pibe no se murió en vano.

Seguramente, ahora vendrá una nueva estrategia, un nuevo planeamiento y un nuevo ataque contra Negan y su ejército. Más o menos, como cundo arrancamos esta octava temporada, once capítulos atrás. No importa cuánto avancemos, cuánto tiempo pase o cuántos personajes queden por el camino, “The Walkind Dead” quedó estancada y, al parecer, no sale más.