Publicado el

Gratarolama | El tiempo gratuito pasa volando

GRATAROLANDIA: Un minuto de engranajes evolutivos

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Una nueva semana, una nueva colección de juegos gratuitos para pasar un ratito... o más

Semana tras semana aparecen nuevas oleadas de pequeños títulos gratuitos; una marejada de posibilidades en la que metemos la red para filtrar y pescar algunas presas interesantes. La colección de hoy incluye un clásico FPS que pasa a plataformero 2D, una situación de fin de mundo y hasta una especie de remake de cierta etapa de Spore. ¿Querés todo eso y más? Seguí leyendo, entonces, y disfrutá de estas nuevas propuestas.

 

Cognizance

Comencemos con un amigo de la casa. Ya hemos visto varios juegos del buen Daniel Linssen en esta sección; prolífero desarrollador de pequeñas genialidades; y en esta oportunidad se repiten las cuotas de originalidad con Cognizance, juego en el que controlamos a un engranaje que decide salir a explorar.

Es mucho más genial de lo que aparenta. Dejando atrás la maquinaria a la que pertenecía, nuestro pequeño engranaje aventurero puede moverse con considerable libertad y hasta hacer saltos desde las paredes; pero hay más: la mecánica original de este título reside en nuestra condición de engranaje, permitiéndonos “trepar” por superficies dentadas y activando algunas plataformas al girar en puntos específicos del mapa. Es una pequeña aventura con gran sistema de control y muchísima originalidad; una buena propuesta para arrancar nuestra colección semanal.

 

Sipho

Aquellos que jugamos Spore seguramente recordaremos este concepto: iniciamos la partida como un organismo menor que ha de buscar alimento para evolucionar, obtener nuevas piezas para su cuerpo y ganarle de mano a los demás organismos del charco. Tal es el caso de Sipho, que sigue esos conceptos pero le quita lo adorable a los diseños del original.

Es matar o morir en esta carrera evolutiva. Debemos movernos en busca de alimento para ganar Puntos de Nutrición, los que podemos invertir en nuevas “piezas” desde el menú de evolución, haciendo crecer a nuestro Zooid para que pueda almacenar más alimento, moverse con mayor velocidad o atacar con más agresividad. De nosotros depende el camino que elijamos en este viaje, arrancando desde la decisión por nuestro Zooid entre varios ejemplares, al inicio de la partida.

Sipho es un lindo experimento que nos puede entretener por bastante rato. Se puede jugar desde su sitio web, pero se recomienda mucho descargar el ejecutable. Vayan, descarguen, prueben, sobrevivan… y evolucionen.

 

MiniDoom 2

Pocos juegos han visto representaciones de fanáticos en tantos y tan variados géneros, pero ciertamente Doom es uno de los favoritos. La obra maestra de id Software muestra hoy otro interesante aporte a su colección de fanaticadas: MiniDoom 2, una re-imaginación del juego original, pero como plataformero 2D.

Hay que decir que se aprecia en el juego un verdadero amor por la franquicia. Por supuesto que el equipo desarrollador ha tomado “prestados” los icónicos sonidos del juego original, pero la gente de Calavera Studio se mandaron un muy decente apartado gráfico, transportando los enemigos clásicos del juego a contrapartes plataformeras. ¡Y funciona muy bien!

Siempre hay una buena excusa para volver a despachar las hordas infernales y el género en el que lo hemos hecho nunca fue un impedimento, así que agarren sus escopetas, que nos vamos de paseo por las plataformas de esta joyita indie.

 

Meteor 60 Seconds

Qué hermosa sorpresa es Meteor 60 Seconds. Su concepto es bien sencillo: se viene el fin del mundo a causa de un meteorito que muy pronto impactará con la Tierra. ¿Qué tan pronto, preguntan? Exactamente en un minuto. Sí, tenemos sesenta segundos de vida. ¿Qué vamos a hacer en nuestros momentos finales? Pues, tenemos dos opciones: podemos golpear y podemos besar a las personas que encontramos en la calle. Eso es todo. Salí y hacé lo que quieras.

Y allí terminaría la cosa y este juego no pasaría de un breve pero simpático experimento… de no ser por un inesperado giro de tuerca hacia el final que eleva nuestro interés por el título al punto de querer volver a jugarlo múltiples veces, porque, y sin espoilear, Meteor 60 Seconds tiene múltiples finales y un par de secretitos ocultos a plena vista.

No quiero decir más, a riesgo de arruinar alguna sorpresa. Simplemente voy a pedirles que le den a este juego una oportunidad. Quizá una vez que terminen la partida sientan la necesidad de volver a jugar. Ustedes ya me entenderán cuando lo jueguen.

 

Shooty Skies

Viajemos ahora por los peligrosos cielos de Shooty Skies, un frenético e hipercolorinche juego de navecitas que nos lanza a enfrentar hordas de enemigos aleatorios en un viaje sin fin. Aquí no hay ciencia avanzada ni cuestionamientos filosóficos; nada más nuestro avioncito contra todo lo que se nos venga encima, y a veces esa sencillez es lo que triunfa.

Es demasiado obvio que Shooty Skies pertenece más al mundo de los juegos para dispositivos móviles; no sólo por su simple sistema de control, sino además por sus microtransacciones. Sí, es posible invertir algunos billetes en el juego para habilitar nuevos pilotos, pero eso no impide disfrutar de los que el juego nos ofrece de manera gratuita. De hecho, hay un énfasis en jugar una y otra vez para obtener monedas que, al juntar suficientes, nos darán algún contenido adicional.

Shooty Skies cumple su rol de entretener. De hecho, a veces lo cumple demasiado bien, volviéndose uno de esos títulos que te ponés a jugar para pasar cinco minutos y terminás enviciado por una hora. Sus partidas rápidas y su enorme carisma le juegan muy a favor para la rejugabilidad, así que prestale atención al reloj si le vas a dar una oportunidad.

 

Tala (DEMO)

El último juego de esta semana es, en realidad, una demo. Más precisamente, una prueba de concepto para un proyecto que acaba de presentarse en Kickstarter. Tala es la historia de una pequeña espíritu del bosque que intenta encontrar su lugar en el mundo. El juego muestra un diseño de arte hermoso; una especie de heredero de Samorost que mezcla fotografías de naturaleza real con elementos pintados en lápiz. El contraste que logra entre ambos estilos no deja de ser fascinante.

Al control de nuestra protagonista, Tala debe resolver un par de puzles menores para conseguir hacer germinar una semilla. No hay mucho más que decir; la demo es muy breve, pero se aprecia el esfuerzo de los desarrolladores. Si les interesa el juego, pueden pasar a apoyarlo en Kickstarter. Seguramente harán feliz a nuestra pequeña y adorable espíritu del bosque.

 

En cuanto a nosotros, será hasta la próxima, cuando una nueva tanda de pequeños grandes títulos venga a llenar esta columna. ¡Hasta entonces!