Publicado el

Analisis | B de BOLU QUE ACABA DE PASAR

ANÁLISIS: B: The Beginning

Volver a la home

Por: Johanna Garabello

Tags: NetflixAnime
Plot twists, gore, retrofuturismo y policial noir en una trama que te deja al borde de la silla.

Para competir con el resto de las plataformas de Streaming, Netflix está apostando fuerte a generar contenido para todos los públicos y todos los estilos; eso incluye animé. Mientras nos dejó algunas películas olvidables -siendo amable-, también nos dejó 4 fantásticos episodios de la serie de Castlevania, escrita por el mismísimo Warren Ellis. Entonces… ¿B: The Beginning, es la nueva Blame!? ¿O se deja ver?

B:TB está producida por el mismo estudio que nos dio Guilty Crown, Psycho-Pass, Eden of East, Blood: The Last Vampire, Blood+, xxxHolic, Atack On Titan, Ghost in the Shell y The End of Evangelion (puedo seguir, pero ya entendieron mi punto) y está dirigida por el controversial Kazuto Nakazawa, que por ahí de nombre no te suena, pero es el tipo responsable de, por ejemplo, los tramos de animé en Kill Bill vol. 1. Moco de pavo.

Primero lo primero, la idea.

La trama de B nos introduce en el reino de Cremona -sí, gordito-, una isla ficticia que me dió la impresión de una especie de Mónaco más tano que francés, y con menos casinos. Hay un aura ligeramente retrofuturista en todo, vemos gadgets dignos de Man From U.N.C.L.E. mezclados con hologramas táctiles Es una ambientación mucho más centroeuropea que nipona, que quizás le cope a algún casual, que diga que los nombres en japonés no lo dejan disfrutar de la trama.

Es un reino muy enfocado en la familia real, y por acá es donde entran nuestros protagonistas, sí hay dos. Ellos son los miembros del R.I.S. (Royal Investigation Service), un servicio especial de la corona de Cremona, quienes se encuentran en la investigación de un asesino en serie al que conocemos como Asesino B.

La serie baila entre el noir, lo sobrenatural, el thriller, el gore extremo y el retrofuturismo, desarrollándose en 12 episodios que van al taco entrelazando dos historias paralelas, que parece que no tienen mucho que ver entre sí, pero cuando avanzamos en la trama, nos vuelan la peluca. Uno de los protagonistas es Koku, que tiene unos superpoderes medio falopa y busca saber más sobre su pasado. Es quien nos introduce en el mundo y el que lleva adelante a los primeros episodios. Y por otro lado tenemos a Keith, uno de los investigadores de RIS que busca al Asesino B.

Extrañamente, cuando los episodios se centran en Keith, el animé deja completamente de lado la trama sobrenatural de Koku, lo que se siente poco orgánico por momentos, pero están tan bien trabajados los matices del policial, que no es realmente una queja. Y ésta trama es realmente lo más atrapante de B. Como una buena serie de detectives, no dejan escapar ningún detalle hasta que sea estrictamente necesario y desploma grandes vueltas de tuerca en un guión que está afilado como un reloj.

Y más o menos por el final de la serie, empieza la mejor y la peor parte de la serie: Cuando ambas historias se conectan, resolviendo el pasado de ambos, pero te lo muestran como si fuera un tren sin frenos. No hay aire entre los últimos episodios. Ojo, los diálogos son INCREÍBLES y la animación es ESPECTACULAR, pero la historia de Koku no tiene el desarrollo que estaba esperando, al menos no en contraparte con el cierre de la trama de Keith que es buenísimo. Creo que si le hubieran dedicado un episodio o dos a trabajar un poco más sobre Keith, estaríamos hablando de uno de los mejores animés que vi en el año (ya sé que es marzo, Mabel), pero me dejó con ganas de más.

La animación es el plato fuerte de ésta serie, con muchísimo cuidado en los distintos personajes y los escenarios en los que se encuentran, pero por sobre todo en las escenas de pelea, que cuentan con coreografías espectaculares. Que están acompañadas de una banda sonora a cargo de Yukio Nagasaki, que por ahí de nombre no te suena pero es el responsable de la música en Beck y Orange.

En resumen, está buenísimo. Miratelo. Y cuando termina el episodio 12, no lo saques hasta que terminen los créditos. Consejo de amiga. No sé si lo recomendaría a alguien no habituado a mirar animé, porque no sólo cuenta que una forma de narrar muy nipona, sino que se pone algo experimental dentro de esa forma de narrar, con incontables giros de rosca, algunos esperables y otros que hay que reveer el episodio para entender dónde estuvo el foreshadowing.


Netflix nos trae un nuevo animé original donde la vida de un investigador de la corona real y un joven con poderes sobrenaturales se encuentran entrelazadas con un asesino en serie que amenaza la vida tranquila de éste reino. Con grandes plot twists y un cuidado por la animación admirables, nos presentan un animé que te va a dejar todo el tiempo al borde de la silla, del mismo estudio que nos trajo Ghost in the Shell y Psycho-Pass.