Publicado el

Analisis | #STOPTHEMONSTER

ANÁLISIS: Monster Hunter World (XONE, PS4)

Volver a la home

Por: Santiago Peñalver

Tags: monstruos
Revisamos la exitosa última entrega de la saga de Capcom

Antes de hablar de los méritos específicos de Monster Hunter World, hay que hablar de la saga en sí, y necesariamente de mi propia experiencia con esta serie que mezcla elementos de acción y RPG. El primer Monster Hunter al que le dediqué mi tiempo fue la edición Ultimate del tercero de la serie (salió para Wii U y 3DS en 2011). De ahí en adelante probé todos los juegos de la casa, dedicando alrededor de 200 horas a cada entrega - una mejor que la anterior, por mas de que eran bastante similares con algunos pequeños cambios. No se puede decir lo mismo sobre Monster Hunter World.

Para esta entrega Capcom dejó de lado los pequeños cambios, y toma el riesgo de dar uno de los saltos más grandes que podía llegar a hacer esta saga, logrando, facil, el mejor Monster Hunter hasta la fecha.

En esta entrega nuestro “cazador”, es enviado por su hermandad al llamado “Nuevo mundo” con el objetivo de investigarlo y ayudar a los ciudadanos y cazadores de Astera la ciudad/puerto que funciona como centro del juego. Apenas llegamos nos presentan a los personajes más importantes de esta historia, como nuestra ayudante y el comandante, que nos irán dando las distintas misiones, además de otros cazadores que tienen la función de enseñarnos las bases del juego durante las primeras horas. 

Ya en nuestra primera misión World se diferencia de los otros juegos de la saga. Se terminó eso de pasar las primeras 10 horas cazando bichos pequeños, recolectando recursos, o cocinando: en la primera hora de juego enfrentaremos a nuestro primer monstruo grande, para sentir lo que es cazar en Monster Hunter. Esto es un gran cambio, no solo en el inicio. Las misiones de recolección son importantes, pero secundarias. 

Luego de nuestra primera cacería nos presentarán al herrero, al mercader y al resto de los personajes que nos ayudarán a mejorar nuestro equipamiento y prepararnos para futuras aventuras. La ciudad, hub central del juego, es una sola y fácil de recorrer mediante ascensores que nos llevan a zonas cercanas a cada uno de estos personajes en cuestión de segundos, logrando que los preparativos entre misión y misión sean mucho más rápidos que en entregas anteriores, para que podamos pasar la mayor parte de nuestro tiempo haciendo lo que todos queremos hacer en este juego: cazar.

Y, Dios mío, qué buenas que estan las cacerías de Monster Hunter World. Para los que son nuevos en la saga, en Monster Hunter (como su nombre lo indica) el objetivo es cazar enormes monstruos en un gran mapa. Estos monstruos son básicamente jefes de final de nivel, uno detrás de otro, que derrotamos utilizando un sistema combate tan perfecto que nos tomará cientos de horas para perfeccionar nuestros movimientos y aprender los ataques de cada una de nuestras presas.

Porque acá no es una cuestión de meternos en una pelea, pegarle al bicho hasta que muera y cantar victoria. En Monster Hunter tenemos que saber las debilidades de nuestros enemigos, qué partes podemos romperles (como los cuernos o las garras) o incluso si podemos cortarle la cola para que no pueda atacarnos con ella. Para triunfar hay que llevar armas del elemento que sea más efectivos contra el monstruo que estemos cazando, y una vez que tengamos todo este conocimiento, aplicarlo en un combate tan divertido que hace que cazar a los monstruos una y otra vez no te aburra durante cientos de horas. World logra que esta estructura básica de juego se mantenga, pero dándole algunos toques que hacen que sea mucho más fácil para la gente que encara por primera vez esta saga - e incluso para los veteranos.

Esto se debe a dos cambios principales. En primer lugar, podemos ver el daño que le hacemos a los enemigos. Cada ataque nos dirá la cantidad de daño en números y colores. Los números marcando la cantidad y el color si el lugar que estemos atacando (como las garras, o la panza del monstruo) es vulnerable o resistente. Esta información de extrema importancia no estaba disponible en entregas anteriores, haciendo que el combate sea mucho más interactivo sin la necesidad de meternos en una wiki.

Lo que nos trae al punto numero dos: el “libro de monstruos”. A medida que vamos investigando a los monstruos (encontrando huellas, rastros, enfrentándolos en combate) vamos acumulando conocimiento que sumará este tomo información que va desde el tamaño del monstruo, hasta a que elemento es débil o incluso en que parte del cuerpo es vulnerable y los materiales que podemos recolectar al derrotarlo. 

Básicamente el libro de monstruos tiene todo lo que en juegos anteriores teníamos que buscar en una wiki, ahorrandonos mucho tiempo y haciéndonos sentir que nos preparamos nosotros mismos para la misión sin ese sentimiento de culpa por buscar respuestas en internet. Si sos un veterano de Monster Hunter, te gusta hacerte las cosas difíciles, y los números indicando el daño te molesta, pueden ser desactivados de las opciones.

Además, ahora que es un juego de consolas de última generación, los nuevos gráficos llevan a los monstruos a otro nivel. El nivel de detalle es increible y se aprecia considerando que vamos a estar cazando a los mismos monstruos una y otra vez. La ambientación de los mapas también es muy detallada y la música sigue siendo épica en cada uno de los encuentros, sobre todo en los más avanzados. Todo esto nos da un combate interesante, complejo y divertido en el cual estaremos invirtiendo muchas horas de nuestras vidas. Monster Hunter consigue que al final de cada misión quieras seguir jugando.

La diversión, por supuesto, aumenta jugando con amigos, pero ahí está uno de los problemas graves de Monster Hunter World: el sistema de multijugador. En todos los Monster Hunter hasta este, teníamos dos campañas por separado. Una para un jugador exclusivamente, y otra para multijugador, que podía ser experimentada individualmente si no tenías conexión a internet.

World básicamente fusiona estas dos modalidades, y si bien el experimento podría haber sido interesante, lo aplicaron de una forma horrenda, obligándote a tener que ver todas las cutscenes de una misión sólo antes de poder jugarla con amigos. Una pérdida de tiempo que implica tener que meterte solo, ver la cutscene, salir, y meterte de nuevo con tus amigos después de haberla visto, y todo esto solo para poder jugar la historia en cooperativo. Lo que logra es que la historia se disfrute mucho mejor jugandola solo y luego cazar todo lo que tengas que farmear con tus amigos. Y creeme, vas a tener que farmear. 

En Monster Hunter hay un ciclo que se repite hasta el infinito. Encontrar un monstruo, cazarlo, desbloquear su armadura y armas en el herrero, y luego farmear el mismo monstruo para tener todos los materiales necesarios para armarte esas armas y armaduras que tanto deseás (y necesitás). El problema es que algunos de estos materiales tienen pocas probabilidades de salir, por lo que estarás horas y horas cazando al mismo monstruo una y otra vez. Por suerte el sistema de combate es, como recalqué más de una vez, el mejor de la serie.

Aparte de materiales que “cosechamos” de cada monstruo, necesitaremos minerales, bichos, hongos y un largo etcétera. Estos componentes sirven para hacer distintos objetos e incluso algunas armas y armaduras. En MH: World, “farmear” estos es mucho más fácil. Para empezar, las animaciones (de minar, recolectar, etc) son mucho más cortas, pero la gran diferencia es que tenemos infinitos picos y redes para capturar criaturas.

Al finalizar la historia principal, se nos habilita una gran cantidad de contenido extra como nuevos tipos de monstruos y misiones especiales. Podemos farmear todas las armaduras que queramos, aumentar nuestro rango de cazador y varias cosas más. Monster Hunter es, entonces, un juego que empieza luego de las primeras 60 horas cuando terminas la historia principal. Dando muchísimas horas de diversión y contenido.


En resumen, Monster Hunter World trae todo lo que los juegos anteriores de la serie traían y mejora muchas de estas cualidades, logrando que el 90 porciento del juego sea cazar haciendo su transcurso más divertido. El nuevo motor gráfico hace que no solo todo sea mucho más agradable a la vista sino que también ocurran cosas inesperadas, como ver dos monstruos peleando entre ellos. La música sigue siendo igual de atrapante y envolvente como en las otras entregas y el multijugador, sacando ese pequeño problema con las misiones de la historia (que se rumorea que va a ser parcheado en la brevedad), es excelente. Monster Hunter World es un juego que recomiendo incluso aunque seas nuevo en la saga y sobre todo si conocías los anteriores. Recomendalo a tus amigos y ¡Happy Hunting!

LO MEJOR

  • El increible combate
  • Música y ambientación
  • Muchisimas horas de contenido.

LO PEOR

  • Algunas partes de la historia pueden volverse un poco tediosas
  • El multijugador tiene algunos problemas relacionados con las misiones principales.