Publicado el

Analisis | El amor en los tiempos del iPhone

ANÁLISIS: Blockbuster

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Entre el catálogo de Netflix encontramos esta linda comedia francesa con un toque de superhéroes.

Netflix se convirtió en una gran alternativa para los jóvenes realizadores que buscan dar a conocer sus historias y no encuentran otro modo de distribución. Un puntito a favor para el cine independiente y experimental, aunque esta misma estrategia, a veces, nos priva de ver grandes joyitas en la pantalla  grande.

Dejando este tema de lado, July Hygreck debuta con “Blockbuster” (2018), una comedia romántica para los tiempos que corren, donde los millennials y sus (des)preocupaciones son el centro de la historia.

Jérémy y Lola son una parejita ideal que conecta casi inmediatamente. Juntos deciden documentar su día a día con un conjunto de videítos llenos de locura y “superhéroes” al que denominan “Blockbuster”; pero el amor llega a su fin, al igual que la “serie”, cuando la chica descubre la verdad: que fue la ganadora de una apuesta para convertirse en la protagonista.

Aunque detrás de todo hay una razón más significativa: Jérémy realiza los videos para su papá, postrado en una cama de hospital batallando contra un cáncer terminal. Tarde se lo dice a su enamorada, e incapaz de distinguir entre la verdad y la mentira, Lola lo abandona y se instala en la casa de su amiga Sarah.

Claro que con esta partida Jérémy se da cuenta de sus verdaderos sentimientos y urde el plan más extraño para recuperar a la chica. Junto a sus amigos conforman una banda de superhéroes (tan queridos por ella) con la misión de secuestrar a famosos y pedir un solo rescate: a Lola.

“Blockbuster” se mueve por las callecitas de París, con una estética muy modernosa y vertiginosa de imágenes captadas por un sinfín de celulares y efectos caseros muy acordes. Más allá de la pareja protagonista, están sus amigos, un conjunto de individuos con demasiado tiempo libre y dudosas fuentes de ingreso, como la de Jérémy y su compañero Mathias, que se dedican a ofrecer coartadas para todos aquellos que lo necesitan, en su mayoría, esposos infieles que deben ocultar sus deslices.  

Hygreck echa mano a todos los artilugios comunicacionales de nuestra era, y suma elementos indispensables de la cultura pop como los superhéroes y mucha cinefilia. Se da el lujo de meter unos cameos famosos (Michel Gondry, Manu Katché y Youssoupha); y logra balancear la comedia romántica más histérica (claro que hay encuentros y desencuentros) con un poquito de drama que, entre tanta “fantasía” se siente bien auténtico.  

“Blockbuster” está destinada a una generación en particular, sin dudas, más despreocupada y dependiente de sus teléfonos. El ocio parece ser la actividad principal de sus protagonistas, pero también resalta la amistad de este grupo dispuesto a hacer lo que sea necesario para ayudar a su compañero. Hay momentos de ternura, algunos bastante inverosímiles, otros exasperantes, pero el resultado es muy disfrutable y positivo. Una comedia (romántica) diferente que habla de las complicaciones del amor en el siglo XXI y la comunicación, o mejor dicho, la imposibilidad de comunicar abiertamente nuestros sentimientos.   

“Blockbuster” es una linda alternativa que se apoya en sus personajes, su estética de collage audiovisual y varios momentos hilarantes. Para disfrutar solo, en pareja o con amigos, ponele, una tarde de lluvia, todos apretujados en un sillón compartiendo la cuenta de Netflix.