Publicado el

Ránking | Desde más alto, duele más

Juegos 2017: La decepción del año

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: juegos 2017
No son los peores, pero tenemos muchas quejas al respecto

2017 fue un año en el que la industria AAA dejó ver su peor cara. Si algo abundó, eso fueron las microtransacciones maquiavélicas, los DLCs injustificados y los parches para tapar el estado pauperrímo en el que llegaron varios títulos al mercado. Estas malas jugadas duelen, pero lo hacen especialmente en el caso de secuelas. Cuando hay hype involucrado es cuando llega la decepción. 

(Los ganadores de cada categoría fueron elegidos por votación de la redacción de Malditos Nerds y obviamente refleja nuestro criterio personal. No son veredictos ni mandamientos escritos en tablas de piedra, solamente la opinión de un equipo de profesionales que se dedican a esto hace años. Si no estás de acuerdo con nuestras listas nos encantaría leer las tuyas en los comentarios.)

Outlast 2 (PC, PS4, XONE – Red Barrels): 2017 fue un gran año para los juegos de terror, pero también nos hizo pegar algunas indigestiones, como es el caso de Outlast 2. El primer juego no es de mis favoritos, pero le reconozco un montón de logros, especialmente en temas de ambientación e inmersión. El problema con la secuela es que repite las falencias de la primera parte al por mayor, es decir, repite situaciones y recursos para asustar y la estructura de niveles se antoja incluso más simplista, reduciendo las acciones del jugador a una recorrida casi scripteada de ‘punto A’ a ‘punto B’. La IA de los enemigos solo ayuda a que Outlast 2 nos deje las persecuciones más frustrantes de tu vida. Del miedo al aburrimiento hay un solo paso.

Marvel vs. Capcom: Infinite (PC, PS4, XONE – Capcom): La entrega más reciente de la popular saga de pelea generó desconfianzas al principio por sus cambios jugables. Volver a jugar con solo dos personajes en lugar de tres no parecía lo mejor; tampoco olía bien que quitarán los assist, pero a la hora de poner las manos en el joystick, estos cambios resultaron mejor de lo esperado. Las decepciones más grandes vienen por el lado de lo artístico. El diseño de personajes es chato, acartonado y la música es un buen ni fu, ni fa. El roster de personajes es cuestionable, obvio. Como muchos juegos de pelea, Infinite decidió currar con DLCs.

Syberia 3 (PC, PS4, XONE – Anuman): Tal vez no seamos muchos los que nos decepcionamos con Syberia 3, ¡simplemente porque hoy en día no se juegan tantas aventuras gráficas como antes! La cuestión es que si conoces Syberia y juegas la última entrega, no hay manera de que no te sientas decepcionado… estafado y hasta traicionado. Syberia 3 es aburrido, tiene un guion pésimo y está plagado de bugs. Lo más triste es que lo diseñó Benoît Sokal, el creador original de la saga. ¿Para este esperamos más de 10 años?

Halo Wars 2 (Windows 10, XONE – Microsoft): El problema central de Halo Wars  2 es que se siente casualizado. Es un juego ideal para quienes arrancan en el género de estrategia, pero para los demás, incluso para quienes disfrutaron del primer Halo Wars, carece de la profundidad estratégica que uno espera de los RTS. La campaña, por su parte, además de tener enemigos con una IA cuestionable, no llega a buen puerto y culmina con gusto a nada. Wars 2 se llama Halo, pero no tiene lo épico de Halo.

Mass Effect: Andromeda (PC, PS4, XONE – EA Games)

La trilogía original de Mass Effect fue una bisagra para los RPG modernos, incluso teniendo en cuenta sus altibajos y su controvertido final. La vara que debía superar Andrómeda estaba muy alta, pero la decepción no viene por el lado de que esperábamos algo igual o mejor que la trilogía original. Creo que con recibir un juego redondo nos hubiésemos conformado. Pero no. Andromeda pareciera olvidarse de todas las bondades narrativas que hicieron grandes a la saga y presenta un guion soso y personajes para nada memorables. Y mejor no me meto con el apartado técnico, porque ahí tengo centenar de quejas. Una imagen vale más que mil palabras, especialmente si es una imagen animada.  

ADEMÁS: Rise & Shine es la prueba que con nostalgia solamente no alcanza, es un plataformas de acción que está bueno para pasar el rato… pero ese rato es muy corto y deja sabor a nada. Valkyria Revolution es una ensalada de mecánicas que no combinan de ninguna forma y aunque quisiéramos perdonarle eso por ser un spin-off, al menos le hubiesen puesto una historia emotiva como a los demás Valkyria... pero ni eso. Epic Games anunció Fortnite en 2011 como free-to-play. El juego sería el primero del estudio en seguir el modelo de LoL y Warframe. Llegó al mercado en septiembre de 2017 siendo pago y bastante incompleto. En épocas de PUBG y Overwatch no tiene chances. Si no viviste en un tupper durante los últimos dos meses, conoces el problema de Star Wars: Battlefront II y sus loot boxes. Además, sufre del síndrome EA: tiene una campaña single player tan mala que hubiésemos preferido que se centren de lleno en el multijugador. The Walking Dead: A New Frontier tiene todo lo que ya vimos en todas las historias de supervivencia de los últimos años. A Telltale se le está pudriendo la gallina de los huevos de oro, ¡a ver cómo la arreglan!