Publicado el

Ránking | Vuelva en marzo

Cine 2017: el peor personaje del año

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Cine 2017
Devuelvan la plata.

No existen actores malos, sino papeles malos. Al menos, es lo que nos quieren hacer creer, y un poco los personajes de esta lista lo comprueban. Echémosle la culpa a los guiones, la dirección o a la alineación de planetas, pero lo cierto es que estos protagonistas son una de las causas principales para algunas de estas películas tan fallidas, o en muchas casos, un estorbo para un gran argumento. Son los peores personajes del año y, vaya casualidad, son todos masculinos.

(Los ganadores de cada categoría fueron elegidos por votación de la redacción de Malditos Nerds y obviamente refleja nuestro criterio personal. No son veredictos ni mandamientos escritos en tablas de piedra, solamente la opinión de un equipo de profesionales que se dedican a esto hace años. Si no estás de acuerdo con nuestras listas nos encantaría leer las tuyas en los comentarios.)

David (Alien: Covenant): ya lo habíamos padecido en “Prometeo” (2012), y teníamos la esperanza de que no llegara enterito a esta nueva entrega. Lamentablemente para nosotros, Michael Fassbender volvió por partida doble, aunque su Walter es mucho más tolerable que el robotito del pelo platinado. Extrañamos esos días donde los villanos de la saga eran los ácidos xenoformos o, en su defecto, los inescrupulosos ejecutivos de la Weyland-Yutani Corporation, pero tener de antagonista a un androide egomaníaco y con delirios de grandeza ya es demasiado, aunque la culpa, en gran parte, sea de los demás por no darse cuenta de sus intenciones de mierda. Ojalá te mueras como Ash… o que no te renueven el contrato.

Nick Morton (La Momia): todo está mal con esta película, y gran parte del problema reside en su protagonista principal que, oh casualidad, no es el monstruo del título. Morton (Tom Cruise) la hace de soldado renegado del ejército yanqui, mucho más preocupado por saquear tumbas y el rédito económico que combatir al enemigo en la zona de guerra. Al tipo le cae una maldición y, al final, hasta le usurpa el puesto de “momia” a la desaprovechada Sofia Boutella. Nick es insoportable por dónde se lo mire, y termina siendo el “héroe” del momento que se sacrifica por la causa. Un personaje salido del peor cine de acción de la década del noventa que, esperamos, no volver a ver ni en figuritas. Volvé Brendan, te perdonamos.   

Mitch (Baywatch): Dwayne Johnson en uno de los actores mejores pagos de Hollywood, en gran parte, gracias a papeles como estos. Un ejemplo más de los horrendos estereotipos masculinos que cierto cine sigue arrastrando, con la pretensión de hacernos reír con sus chistes escatológicos y sexistas. ¿En serio? Mitch Buchannon es un Ken con esteroides, aires de mentor y héroe autoconsagrado, al que todo le sale bien, modestia aparte. Sabemos que el rango de actuación de Johnson es bastante limitado, pero acá no lo ayudan algunas escenas de acción imposibles y ese humor que deja mucho que desear. Mitch es un protagonista totalmente bidimensional plagado de lugares comunes. Un papel repetido hasta el hartazgo, curiosamente, en muchos de los fracasos cinematográficos de 2017.  

Light (Death Note): seguramente, todos los fanáticos del manga original querían ver a un Light Turner (Nat Wolff) más oscuro e introspectivo que, llegado el momento, tuviera algún tipo de conflicto moral en cuanto a los crímenes que comete a través de su Death Note. En cambio, la adaptación americanizada de Netflix nos devolvió un adolescente caprichoso que haría lo que fuera por una minita (Mia Sutton) quien, al final, termina manipulándolo como si fuera su propio juguete. Deberíamos poder empatizar, aunque sea, con la causa altruista de Light, y cruzar los dedos para que nunca lo atrapen, pero a los diez minutos de película queremos que sufra una muerte horrenda, aunque eso no forme parte del plan de los guionistas.   

Sandy Wexler (Sandy Wexler): no nos importan los contratos millonarios que Adam Sandler haya firmado con la gran N; que estas películas sean las más vistas del sistema de streaming, o que el personaje de Sandy Wexler esté inspirado en el verdadero manager del actor, Sandy Wernick. Ya hablamos de estereotipos de los noventa, y ni siquiera queremos empezar a detallar todo lo que está mal con este agente medio loser de buen corazón, talentoso y dedicado, cuyos clientes no representan, ni ahí, lo mejor del mundo del espectáculo. Sandler sigue repitiendo los mismos modismos y morisquetas de algunos de sus personajes más icónicos, con la única salvedad de que ya no hace reír ni a sus parientes cercanos. ¿Es necesario hablar así Adam?

 

ADEMÁS: si vamos a ser sinceros, pocos son los personajes que zafan dentro de Emoji: La Película, Hi-5 (voz de James Corden) no es ni de cerca uno de ellos, sino un estorbo más dentro de una trama que, de por sí, ya carece de toda coherencia. Algo parecido ocurre con Jake Chambers (Tom Taylor) en La Torre Oscura, supuestamente ese personaje que debe ocupar ese papel de hijo/pupilo para Deschain, pero también el de “elegido” de esta historia; lástima que en ambos casos se queda a mitad de camino. No nos peguen, pero ya nos cansamos de la mala actitud de Rocket (voz de Bradley Cooper) en Guardianes de la Galaxia, Vol. 2; uno de los pocos personajes de la franquicie que no parece evolucionar, y sólo se queda en el comic relief del dúo con Baby Groot. Spider-Man: De Regreso a Casa es una bocanada de aire fresco para el superhéroe arácnido; Tom Holland se la re banca como justiciero, pero no hacía falta que nos encajen a Tony Stark (Robert Downey Jr.) como mentor del pibito, teniendo tantos otros buenos ejemplos para seguir. Nos duele incluir a Baby: El Aprendiz del Crimen en esta lista, pero no podemos dejar pasar el comportamiento de Buddy (Jon Hamm) hacia el final de la película;  entendemos que es un tipo enamorado, pero nos rompieron al personaje con tanta violencia y obsesión por la venganza.