Publicado el

FichineAR | Videojuegos en su sillón... literalmente

FichineAR | Videojuegos y realidad aumentada en beneficio de los chicos

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: fichinear
Lunatika estuvo en el Hospital Tobar García donde desarrolladores argentinos regalaron magia y videojuegos a los más chicos

Poquito a poquito, los videojuegos se cuelan cada vez más en nuestra vida diaria, ¡hasta en los ámbitos que menos lo imaginamos! Por muy trillado que suene, el caso de Pokemon GO sigue siendo relevante por ser el que “sacó a los gamers a la calle”. No estamos reforzando el estereotipo –aunque a los nerds nos encanta ser antisociales, aceptémoslo–, sino destacando el logro del mencionado fichín, que hizo que todos, casuales, hardcore y hasta gente que nunca jugó en su vida, se anime a “cazar Pokemones”. La clave parece ser la realidad aumentada y otras tecnologías “disruptivas”, como les dicen, lo suficientemente novedosas como para que capten la atención de nuevas miradas y le permitan a los videojuegos tener otro tipo de funcionalidades, incluso terapéuticas. En Argentina ya se están haciendo videojuegos y Apps con esta tecnología y hoy tenemos para contar una acción social muy noble que surgió directo de ellas.

Esta misma mañana, FunDAV, la Fundación Argentina de Videojuegos, convocó una jornada solidaria en el Hospital Tobar García que tuvo como objetivo la recreación de los chicos del lugar. Dentro de las actividades, se entregaron cuatro lienzos con motivos de videojuegos, realizados por artistas argentinos que también hacen juegos (Laura Palavecino, Nicolás Araujo, Ange Potier y Lucas Cafiero) en el marco de la muestra Game on! El arte en juego. Sin embargo, lo que desató la emoción de los niños del Tobar García fueron los Almohadones Mágicos de Poyo, un “juguete –videojuego”, como me gusta llamarlo, que permite jugar desde tu celular con Realidad Aumentada como siempre hubieses querido siendo un pibe.

Despliegue de los lienzos artísticos hechos en GameOn! (Más sobre el evento en esta nota)

La Realidad Aumentada suma a nuestro mundo físico una porción del virtual. Lo que permite Almohadón Mágico es que los más chicos se bajen una App gratuita en su celular (disponible en iOS y Android), apunten con la cámara de la App al Almohadón y jueguen a distintos juegos interactuando con su entorno. Pillow Defender convierte al almohadón en el bastión que debemos defender como en todo tower defense de disparos. En Mundos Princesa recreamos un reino e interactuamos con una princesa y su mundo mágico. Por último, Mundos Dinosaurio, mi favorito, es una especie de tamagotchi en el que cuidamos a un pequeñito T-Rex.

Estos mundos mágicos del almohadón son posibles gracias a Eduardo Martin Labollita, desarrollador especializado en Realidad Aumentada y uno de los miembros de Poyo, el estudio detrás de la cuestión, con experiencia en la tecnología. Lanzaron hace un tiempo unas remeras que funcionaban como el Almohadón Mágico, que por su portabilidad y su obvia función decorativa, la pegaron más entre los más chicos. Desde Poyo donaron más de 30 almohadones para el área de recreación del hospital, donde a partir de ahora también habrá lugar para los videojuegos, en gran parte gracias a la gente de FunDAV, que ayudaron a romper el estigma que tenían en el hospital respecto a este tipo de entretenimientos.

¿Y cómo lo hicieron? FunDAV es una entidad que promueve los videojuegos en el sentido holístico, como explica uno de sus fundadores, Alejandro Andrés Iparraguirre. Es decir, la Fundación tiene líneas de educación, cultura e incluso una de salud, que es la que estuvo directamente ligada con la acción que se llevó a cabo hoy en el hospital. “Hay mucho que se puede hacer con videojuegos, incluso a nivel terapéutico. La línea de salud de la fundación tiene un terapeuta educacional, un psicólogo y otros profesionales, y varios tienen experiencia en el uso videojuegos y aplicaciones con fines terapéuticos. La acción de hoy es solo el principio. La idea es crear un área de recreación para el hospital que sea permanente”, agrega Alejandro.

Los videojuegos ocupan más espacios en nuestras vidas. Su uso terapéutico no es nuevo, como tampoco lo es la realidad aumentada, pero siempre reconforta saber que esto comience a pasar en nuestro país, con la Salud Pública Argentina y con aplicaciones desarrolladas acá mismo. Otro espacio nuevo es debajo de nuestro arbolito también… sí, porque el Almohadón Mágico tiene esas bondades de los juguetes, claro. Si querés saber dónde conseguir uno, la web oficial tiene todas las respuestas.