Publicado el

Ránking | Otras Dimensiones

Series 2017: Las Mejores Series de Ciencia Ficción

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Tags: Series 2017
Naves espaciales, viajes en el tiempo, y las clásicas antologías conforman una lista tan variada como original.

Hay muchas formas de hacer ciencia ficción en televisión - cuentos futuristas, extensas space operas, thrillers psicológicos ambientados “20 minutos en el futuro”... cada una es válida, cada una tiene grandes representantes, y son cada vez más las que entienden que no es necesario un presupuesto tamaño Westworld para transportarnos a extraños, nuevos mundos. Seguramente ni conozcas algunas de la lista, así que este es un top perfecto para descubrir una nueva serie favorita.

(Los ganadores de cada categoría fueron elegidos por votación de la redacción de Malditos Nerds y obviamente refleja nuestro criterio personal. No son veredictos ni mandamientos escritos en tablas de piedra, solamente la opinión de un equipo de profesionales que se dedican a esto hace años. Si no estás de acuerdo con nuestras listas nos encantaría leer las tuyas en los comentarios.)

Orphan Black S5: la primera temporada de Orphan Black salió de la nada, una serie canadiense, de bajísimo presupuesto, con actores y creadores desconocidos que se convirtió de inmediato en una de nuestras favoritas del género. Temporadas adicionales complicaron quizás demasiado la conspiración de los clones, y aunque Tatiana Maslany siempre estuvo perfecta, le perdimos el rastro a la serie… por suerte, la última temporada es más que correcta, y el capítulo final es magistral, no sólo como historia de ciencia ficción sino como acertada autocrítica a los excesos melodramáticos de la serie.

Future Man S1: esta comedia autorreferente de Seth Rogen + Evan Goldberg es una serie constantemente frustrante, que a pesar de que logra grandes momentos en su primera temporada podría ser mucho más de lo que es. Superficialmente es una parodia de “El Último Gran Héroe” y la ciencia ficción fantasiosa de los ‘80s representada por “Volver al Futuro” y sus clones, pero lo realmente interesante está en la química entre los protagonistas y la forma en la que sutilmente critica a sus propias influencias.

Star Trek Discovery S1: ninguna serie de esta lista tuvo tantos altibajos como esta reencarnación confundida de la vetusta franquicia de ciencia ficción, que parece una serie distinta en cada episodio. Por suerte al final de la media-temporada que pudimos ver por Netflix, la historia empieza a encontrar una dirección interesante, y el conflicto entre guerra y exploración del que tanto se habla en los primeros capítulos parece empezar a expresarse en los conflictos de la narrativa.

Mr. Robot S3: después del colapso emocional y mental de Elliot que nos mostró la temporada anterior, la tercera se dedica a mostrar el otro colapso - la crisis económica y social que desató fsociety al final de la primera temporada, que está a punto de desatar su “segunda etapa”. Estos diez capítulos son una verdadera carrera contra el tiempo, y aunque quizás pasamos demasiado tiempo con ligeramente insoportables personajes secundarios, el impulso narrativo devuelve a Mr. Robot al pico del género.

Rick & Morty S3

La larga espera entre la segunda y tercera temporada hizo que Rick & Morty pasara de programa de culto a fenómeno masivo. El estreno sorpresivo del (genial) primer capítulo paralizó Internet durante todo un día, pero el resto de la temporada consistió en una serie de altibajos, con capítulos universalmente aclamados (“The Ricklantis Mix-Up”), algunos que tienen fans y detractores (“Pickle Rick”) y un final de temporada que parece anular lo que pasó en las dos anteriores. Y sin embargo, con toda esa irregularidad, con los retrasos, y con muchos fanáticos que no parecen entender las ideas básicas de la serie, Rick & Morty sigue siendo la mejor (y la más ambiciosa) serie de ciencia ficción, no del año, sino de la última década.

 

ADEMÁS: Doctor Who nunca está mal del todo, pero para muchos (bah, para mí) esta temporada fue un paso atrás después de los cambios profundos de la anterior, y la nueva transformación no es tan importante como (¡por fin!) la partida de Steven Moffat. Otra que bajó un poco con respecto al año anterior es The Expanse S2, que tiene cinco capítulos perfectos y después pasa media temporada dando vueltas sin rumbo para llegar a un final anticlimático. Con Philip K. Dick’s Electric Dreams Amazon busca tener su propio Black Mirror, y algunos de los episodios estuvieron realmente bien - lo suficiente como para esperar con ansias una segunda temporada. Y también quedan dos grandes series de bajo presupuesto “made in Canada” para el canal SyFy: Dark Matter y Killjoys. La primera, cancelada cruelmente, la segunda, con final anunciado para 2018. Una pena, porque son bastante más que los placeres culposos que parecen.

Y no, todavía no vimos Black Mirror. Quedará para la lista del año que viene. TODO NO SE PUEDE.