Publicado el

Ránking | Strike the Pose

Series 2017: Mejor Actriz

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Tags: Series 2017
En un año de grandes actuaciones femeninas, las debutantes se codean con las veteranas.

Todavía no sé dónde estoy parado en el eterno debate sobre si “las series están mejores que el cine”, pero no tengo duda de que la televisión ofrece papeles mucho más jugosos para actrices que el 90% de las películas, al menos si de cine comercial estamos hablando. En los últimos años, las mejores actrices de esta generación (y de un par anteriores) han elegido la televisión para reinventarse, buscar papeles en los que mostrar otros matices, y la selección de este año (MUY difícil, por cierto) nos invita a redescubrir a algunas de nuestras favoritas jugando al drama, la comedia, o todo a la vez.

(Los ganadores de cada categoría fueron elegidos por votación de la redacción de Malditos Nerds y obviamente refleja nuestro criterio personal. No son veredictos ni mandamientos escritos en tablas de piedra, solamente la opinión de un equipo de profesionales que se dedican a esto hace años. Si no estás de acuerdo con nuestras listas nos encantaría leer las tuyas en los comentarios.)

Rhea Seehorn (Better Call Saul): cuando Vince Gilligan anunció que lanzaría un spin-off de Breaking Bad basado en el personaje de Saul, pensamos que sería una diversión momentánea, casi una sitcom… pero hoy somos muchos los que pensamos que el spin-off está superando al original, y el personaje de Kim Wexler es un factor muy importante en este fenómeno. En esta temporada Kim alcanzó su límite tratando de equilibrar el trabajo, su temible independencia y las jugadas de Jimmy McGill en las que parece no poder evitar involucrarse, y Seehorn demostró que puede atraer la atención del espectador sin siquiera ser el centro de la escena. Hubo pocos placeres más grandes en la tele de 2017 que mirar a Kim mirando a otras personas.

Alison Brie (GLOW): Brie es una de esas actrices que siempre están “a punto de”. Como Annie en Community demostró un timing impecable para la comedia, pero durante una década parecía imposible que saliera de ese rol de segundona… hasta que Jenji Kohan le dio un personaje lleno de matices, una actriz aspirante que sin querer cae en el rol de la villana, y en vez de rechazarlo, lo incorpora a su arte. La felicidad de Alison Brie cada vez que se mete en su personaje de Zoya es palpable - esperemos que dure varias temporadas más.

Nicole Kidman (Big Little Lies): el combo de Moulin Rouge y Las Horas le dio a Nicole Kidman fama, prestigio, y una fama medio injusta de princesa de hielo, perfecta para interpretar mujeres distantes, misteriosas, ligeramente inhumanas. Al principio de Big Little Lies, Celeste parece un típico personaje perfectamente frío para Kidman, pero (sin revelar mucho sobre la trama) los secretos que oculta se hacen insoportables, y la actriz se entrega en cuerpo y alma a un rol que la pone en el centro de constante violencia, con escenas tan difíciles de filmar como de ver. Junto a “Un Camino a Casa” y la extrañísima “The Killing of a Sacred Deer” marca un renacimiento para una de las mejores actrices de su generación.

Jessica Lange + Susan Sarandon (Feud): Imposible separar a este dúo de grandes actrices que llevan el dramatismo al máximo en una serie que lamentablemente no tuvo el impacto que merecía. Lange es Joan Crawford, Sarandon es Bette Davis, y a pesar de que la campaña de marketing se concentró en el melodrama de sus épicos enfrentamientos, el corazón de la serie se vio cuando estos dos monstruos mostraron el dolor que se escondía detrás de la fachada hollywoodense.

Elisabeth Moss (The Handmaid’s Tale)

Si viste los tráilers de la brillante “The Handmaid’s Tale” sabés que Elisabeth Moss hace más o menos lo que sabemos que hace bien: la expresión de odio contenido que había perfeccionado en “Mad Men”, la intensidad en momentos de tensión que ya habíamos visto en “Top of the Lake” y el sufrimiento visceral que por ahí viste en películas como “Queen of Earth” o “Inocencia Interrumpida”. Pero para que esta serie funcione te tiene que romper el corazón, y eso lo logran los múltiples flashbacks en los que conocemos a su June antes de la distopía. La vemos enamorarse, hacerse amigos, indignarse con las injusticias cotidianas, y formamos un lazo imposible de romper con el personaje, que se refuerza con la perfecta narración en off - un recurso en general redundante que en este caso nos obliga a involucrarnos aún más con lo que estamos viendo.

 

ADEMÁS: Aubrey Plaza dejó de ser la chica sarcástica que oculta un corazón de oro para convertirse en Legion en una monstruosa expresión del inconsciente del protagonista. En The Sinner, una Jessica Biel desglamorizada nos pone inmediatamente de su lado a pesar del sangriento asesinato que comete en el primer capítulo (y la amamos en Bojack Horseman riéndose de sí misma). El personaje de Laura Moon de la novela original de American Gods era un signo de pregunta, pero Emily Browning encontró una chispa inesperada en esta mujer que sólo descubre que quiere vivir cuando vuelve de la muerte - al final de la serie no estaba claro si el protagonista era Shadow o ella. Star Trek Discovery tiene sus pros y sus contras, pero hasta los detractores de la serie destacan la presencia irresistible de Sonequa Martin-Green en su centro. Finalmente, los espectadores de House of Cards sabíamos aún antes del escándalo de Kevin Spacey que Robin Wright era el corazón palpitante de la serie - y a pesar de las circunstancias sabemos que llevará a buen puerto esa última temporada.