Publicado el

Analisis | Los protagonistas se atreven. La película no.

ANÁLISIS: Jungle (Greg McLean, 2017)

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: Cine 2017
Daniel Radcliffe protagoniza una nueva peli de supervivencia, oscura, pero un poco cómoda también

Greg McLean es una de las promesas modernas del cine de terror. El director nos trajo Wolf Creek (2005) y The Belko Experiment (2016), dos joyitas del exploitation que recomendamos mucho. Con Jungle (2017) no abandona su estilo grotesco y visceral, pero nos trae una película más cómoda en su género (el drama biográfico), que nos atrapa en un principio, pero que al final resulta un poco larga y demasiado típica.

Yossi Ghinsberg (Daniel Radcliffe) es un joven en sus veintes que quiere conocer América del Sur. Es en La Paz, Bolivia, donde termina formando amistad con un maestro suizo llamado Marcus (Joel Jackson) y Kevin (Alex Russell), un fotógrafo yanqui. Los tres terminan emprendiendo un viaje por el intangible Amazonas junto a Karl (Thomas Kretschmann), un guía experto de la zona que termina siendo un chanta. Las promesas de oro y fama con las que también se enceguecieron los conquistadores en el Siglo XV pasan a importar poco y nada cuando el verdadero objetivo termina siendo sobrevivir.

La historia se basa en las memorias del verdadero Yossi Ghinsberg, aventurero y activista israelí. Desconozco la obra original, pero es difícil creer que los compañeros de expedición de Yossi hayan sido tan estereotípicos como los personajes de la película. Desde el comienzo es sencillo predecir cómo reaccionarán los personajes y qué destino le depara a cada uno. Considerando que se trata de un film biográfico y que, por ende, desde un principio sabemos que Yossi sobrevive, la ejecución se vuelve más importante en todo sentido y lamentablemente no resulta del todo satisfactoria.

Tenemos una introducción que dura más de lo que quisiéramos, es decir, el conflicto más intenso tarda en llegar, que coincide cuando Yossi debe pelearle solo a la muerte y a la espesura salvaje. Aun así, los dramas emocionales y psicológicos de los personajes son muy superficiales y aunque Radcliffe se compromete muchísimo con su personaje, las escenas en las que se cae en melodrama no ayudan a que nos interioricemos con él.  

McLean cumple con creces y nuevamente nos demuestra que en sus películas gran parte de la historia la cuenta el ambiente, algo que no pasa desapercibido en Jungle, donde la selva es casi un personaje. La cinematografía es exquisita y la imagen carga con una oscuridad que atrapa y aterra por igual. Por desgracia el ritmo no acompaña –la historia tiene características de thriller, pero el ritmo es el propio de un film de aventuras.

Los problemas de ritmo se ven en el final precipitado también, que le quita fuerza al triunfo de Yossi por sobre la naturaleza. Resulta muy de manual, cosa que terminamos de confirmar en los minutos finales, narrados con textos en plano negro y fotos de los verdaderos protagonistas de esta historia. Un final aburrido y demasiado tradicional para un film que por momentos parece que quiere arriesgar un poco más. Lamentablemente sus atrevimientos se reducen a escenas epifánicas, visiones del protagonista, que no suman mucho a la exploración de su psiquis tampoco.


Con todo lo dicho, Jungle se disfruta porque tiene el enganche propio del género de aventuras, pero no dejamos de sentir que lo que nos trae, ya lo vimos. Radcliffe pisa fuerte y la marca de McLean se sente a pesar de todo, aunque tarda demasiado en llegar a sus puntos más fuertes. 

LO MEJOR:

- Muy cuidada visualmente. Greg McLean da rienda suelta a lo grotesco en la medida en que el género le deja

- Daniel Radcliffe se mete de lleno en el papel

 

LO PEOR: 

- Ritmo muy irregular, le sobran minutos

- Estereotípica en muchos sentidos

- Ya estamos hartos de los biopic que terminan con narraciones a modo "esto fue una historia real"