Publicado el

Analisis | Cuenta conmigo para esta historia oscura

ANÁLISIS: Super Dark Times (Kevin Phillips, 2017)

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: Cine 2017
El thriller adolescente más oscuro desde Donnie Darko

Super Dark Times arranca con una escena en la que un grupo de chicos adolescentes pasa el rato charlando mientras de fondo se ve una TV con estática en la que, cada algunos segundos, se puede ver una escena porno. Es un retrato muy masculino de la adolescencia, también muy noventero y muy honesto.  La película es la historia de una amistad corrompida por un suceso trágico. Funciona muy bien como coming-of-age, pero flaquea, paradójicamente, en su clímax súper oscuro.

Zach (Owen Campbell – The Americans) y Josh (Charlie Tahan – Gotham, Ozark) son mejores amigos desde siempre. Matan el tiempo como muchos adolescentes geeks de comienzos de los 90: juegan videojuegos, andan en bicicleta, comparten revistas pornográficas y se sorprenden con armas como nunchakus y katanas. Una tarde gris, en una salida como cualquier otra, ambos se reúnen con otros dos amigos a la orilla del bosque y ocurre un accidente que termina con la vida de uno de los chicos. Deciden ocultar el cuerpo y de ahí en más, la culpa irá carcomiendo la mente de Zach y Josh, y, por consiguiente, la fuerte amistad entre ellos.

El director Kevin Phillips debuta con esta película y lo hace increíblemente bien. De estética sombría y planos delicados, se toma su tiempo para ir conformando el clima siniestro que rodea constantemente al film. Escenario y personajes se mimetizan en una angustia y soledad adolescentes que pocas veces vimos en este tipo de películas, incluso hoy día, cuando abundan los relatos macabros protagonizados por jóvenes.

Se le da muchísima cámara a Zach. El guion toma su punto de vista en casi toda la película y vivimos su cambio de una manera más explícita. El accidente lo lleva a la paranoia, lo que da fruto a escenas densas en ambigüedad, que enfatizan el suspenso y le dan una carga de intriga a la trama que de otra forma no tendría. Gran parte de la transformación que causa el accidente en ambos personajes la vemos en cómo se viene abajo su amistad. Un punto no menor es que ambos terminan gustando de la misma chica, Alison (Elizabeth Cappuccino), lo que termina siendo el último clavo en el ataúd, que sepulta su vínculo por siempre.

Josh es un personaje incógnita en todo el metraje, de ahí que sintamos artificiales y poco creíbles sus actos en el clímax final, bastante más flojo y precipitado que el resto del film. La dirección no afloja, pero el guion no se preocupa en hacernos comprender un poco más al segundo joven perturbado, de modo que el final termina teniendo un gusto bastante desabrido.

Aunque nos deja esperando un final más impactante y no nos muestra nada que no hayamos visto en otras propuesta del tipo, lo importante en Super Dark Times es el cómo. La crudeza y la honestidad con la que Super Dark Times retrata la depresión adolescente y la inestabilidad (psíquica y emocional) propia de esa edad no se ve todos los días. El relato se sostiene sobre una fotografía y una banda sonora igual de lánguidos. La película como un todo cumple porque es un relato verosímil de una masacre a lo Columbine, pero que no nos atosiga con moralidad ni enseñanzas. Las cosas como son las vemos en Super Dark Times.


Una tragedia desmorona la vida de dos adolescentes y el relato de ello nos llega desde un ángulo creíble, sin moralina y con dosis de violencia cruda e inesperada. Un coming-of-age interesante y diferente, que nos deja con ganas de ver más del director.   

LO MEJOR:

- Es bellísima en todo sentido

- El elenco de jóvenes la rompe, especialmente Charlie Tahan

- Es honesta y brutal desde lo más vulgar y cotidiano

 

LO PEOR: 

- Se precipita al final y no impacta como esperábamos