Publicado el

Analisis | No sos vos, soy yo. No, definitivamente sos vos

ANÁLISIS: The Walking Dead S08E05: The Big Scary U (Spoilers)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Fue bueno mientras duró.

Qué momento triste y complicado, ese en que nos damos cuenta que una serie ya no nos satisfice. Sobre todo una en la cual invertimos tantas horas, meses, años… ¿Es nuestra culpa por querer dedicarle el tiempo a otras más relevantes, o culpa de una historia que ya no encuentra la forma de conectarse con nosotros? Ojo, pueden ser ambas. Pero en mi caso y “The Walking Dead”, siempre estuve dispuesta a darle una nueva chance, aunque todos mis instintos me decían lo contrario. Ya no más. Hasta acá llegamos, creo, al menos desde la conexión emocional. Nos seguiremos viendo por asuntos de trabajo, pero lo nuestro ya es irreconciliable.

Robert Kirkman tenía una idea bastante clara cuando arrancó con este cómic allá por el año 2003: a diferencia de las aventuras cinematográficas de muertos vivos, él quería contar una historia post-apocalíptica que, de alguna manera, no tuviera fin y nos siguiera adentrando en un mundo caótico e incivilizado donde los protagonistas van perdiendo su humanidad minuto a minuto. Funciona en la teoría y también en el papel. También funcionó como drama televisivo durante muchísimos años, convirtiéndose en uno de los shows más exitosos, pero ya no es tan así. Cuando tus fans más acérrimos empiezan a darte la espalda, es el momento de preocuparse y pensar una nueva estrategia.

Si algo nos demuestra esta octava temporada de “The Walking Dead” es que la serie debería haber terminado hace rato, aunque el apocalipsis esté en plena forma. “Muere joven y deja un cuerpo hermoso”, acá se aplica a la perfección; pero en cambio nos están saturando con tramas que no parecen ir a ningún lado y personajes que van en contra de todo lo racional con la única motivación de extender un relato hasta el hartazgo, o hasta que llegue ese momento “wow” que nos prometen temporada tras temporada. Lo triste es que ese golpe ya no va a surgir efecto porque el tedio y el sinsentido se encargaron de alejarnos de esta historia por completo.  

“The Big Scary U”, quinto episodio de esta temporada, sigue estancado en el mismo lugar. Oh, novedad, ahora vemos la situación desde otro punto de vista, el de Negan y el padre Gabriel, encerrados y acechados por los caminantes desde el ataque al Santuario un mes atrás. Claro, un mes para nosotros que nos venimos preguntando qué les pasó a estos tipos, no para ellos que esperan la oportunidad para salir y no morir en el intento.

Esta entrega ya demostró que quiere jugar con las líneas temporales. No estaría mal si supieran cómo hacerlo y encontraran a un montajista más calificado para dicha tarea. El argumento se nos sigue presentando caótico, mostrando las circunstancias previas al ataque para cada uno de los involucrados. En este caso el curita, buscando su propósito en este caos (¿ya no había superado todo eso?) y obviamente Negan, que parece tener más discursos ensayados que el mismísimo rey Ezekiel.

Nada funciona porque a esta altura no queremos volver el tiempo atrás, sino seguir avanzando. No nos interesan los debates internos entre los saviors, que por unos momentos vislumbraron el caos que se avecinaba al carecer de un buen líder. Sí, todos son Negan, pero cuando las papas queman ninguno sabe dar un paso al frente y tomar la posta, dándonos a entender que el villano es la única solución para mantener el equilibrio… o sea, a todos los “trabajadores” (léase esclavos) a raya.

Volvamos unos momentos a ese tráiler rodeado de muertos vivos con ganas de almuerzo y al padre Gabriel buscando desesperadamente la confesión de Negan (al pareces ESTE es su propósito). No hablamos de un antagonista con dudas que podría encontrar la redención al final del camino, sino de un asesino a sangre fría que justifica cada una de sus acciones violentas, incluso la violación de mujeres que se entregaron a él para no sufrir las consecuencias. ¿De qué confesión estamos hablando? Lo que el buen pastor debería haber hecho es pegarle dos tiros en la cabeza cuando tuvo oportunidad, y claro que la tuvo (al igual que Rick en ese primer episodio). Pero no, porque los guionistas decidieron seguir explotando a un personaje mal llevado, exagerado y teatral por dónde se lo mire, que resulta ser la solución al caos que podría desatarse en su ausencia.    

Saboreamos ese pequeño momento de sublevación entre los trabajadores del Santuario, breve e insignificante, porque a los pocos segundos ya estaban todos arrodillados rindiéndole pleitesía al líder su milagroso regreso de “entre los muertos”, ahora con Gabriel como su nuevo rehén y juguete.

Entendemos esta figura de poder dictatorial que genera miedo entre los oprimidos y sus propios seguidores, pero hasta el Gobernador tenía matices y cierta humanidad de la que Negan carece, incluso cuando trata de ¿conmovernos? con la historia de su primera  esposa.    

Si algo nos demuestra “The Big Scary U” es que después de cinco episodios estamos donde arrancamos, pero peor: Negan no sufrió ni un rasguño, Gregory se salió con la suya (porque cobarde que huye…), a Dwight lo van a descubrir en cualquier momento, y todo ese despliegue de Alexandria, Hilltop y The Kingdom para conseguir las armas pesadas fue al pedo, porque todo voló por los aires mientras Rick y Daryl median “fuerzas” como dos chiquilines.

¿Eso fue en serio o fue un chiste de mal gusto? El capítulo anterior vimos como los hombres de Ezekiel eran masacrados, Carol hacía lo que podía para no morir entre el fuego cruzado, y Shiva se sacrificaba por su amo para que finalmente Rick y Daryl pudieran conseguir esas dichosas armas. Cinco episodios para lograr un objetivo que se evaporó en medio de lo que parece un paso tosco de comedia barata.

Ni vamos a tratar de analizar dicha secuencia y todo su sinsentido, pero queda en evidencia que los guionistas tienen problemas realmente serios para encontrar el rumbo y la racionalidad dentro de una historia que ya no puede sostenerse por ningún lado. Tal vez el apocalipsis televisivo se extendió demasiado, tal vez necesita de una buena sacudida que cambie las reglas del juego. Tal vez no estemos para atestiguarlo porque en cuanto a “The Walking Dead”… esto es todo amigos.