Publicado el

Analisis | Tu peor lunes en la oficina

ANÁLISIS: Mayhem (Joe Lynch, 2017)

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: Cine 2017
La nueva película de Joe Lynch es como La Purga... pero en un laburo de oficina

Steven Yeun es el actor al que todos ubicamos por encarnar a Glenn en The Walking Dead. En Mayhem (2017), Yeun interpreta a Derek, un empleado de oficina como muchos que se gana la vida como abogado en una corporación gigantesca hasta que un día es despedido injustamente. Da la casualidad de que justo lo despiden el día en que se desata un virus peligrosísimo en la empresa, que se caracteriza por quitarle todo tipo de escrúpulos y moral a infectados. ¿Se convierten en zombis violentos? No, más bien en sádicos al estilo Crossed. Si leíste ese comic y/o estás más o menos versado en el género, vas a entender por dónde va la cuestión.

Derek emprenderá una odisea, un viaje, bastante literal, pero más bien alegórico, en el que las metáforas que nos narran el cuento son la violencia, la euforia y la catarsis sin tapujos. Aprovechando la inmunidad ante la ley que le da estar infectado con el virus, intentará asesinar a toda costa a quienes lo despidieron, sus superiores, resguardados en la punta más alta del edificio, a la que debe llegar sorteando varias trabas. No estará solo, tampoco: Melanie (encarnada por una desquiciada y querible Samara Weaving, a quien vimos en la original de Netflix The Babysitter 2017) no descansará hasta tener en sus manos la cabeza de quienes la dejaron sin hogar, luego de que embarguen su propiedad. La casualidad es que son los mismos burgueses que le cagaron la vida a Derek.

La película no busca ser muy sesuda, es más bien un despliegue de frenetismo, vísceras, objetos punzantes y alaridos de guerra. Aun así, no se le puede quitar el mérito a la inteligencia con la que plantea la injusticia y la explotación laboral, de modo que aunque nuestros protagonistas sean unos locos teñidos de sangre, empatizar con ellos se antoja bastante sencillo.

Mayhem (2017) es un buen ejemplo de una película de acción / terror, género bastante descuidado en los últimos años, cuyos exponentes impecables son películas como Planet Terror (2007) y From Dusk Till Dawn (1997). En el género, la narrativa suele ir sobre rieles. Pero en el caso de Mayhem, a veces peca de volverse demasiado superflua en el segundo acto, como si estuviese en un “piloto automático” de desplegar una muerte tras otra. Para el entretenimiento funciona todo el tiempo, claro. Y destaca muchísimo su inventiva en la forma en que presenta los combates y las motivaciones de los personajes, siempre desde un ángulo cómico.

Aunque la premisa no sea del todo original, hay un esfuerzo interesante en recrear muertes entretenidas, con diseño de producción realista. La violencia es cruda, pero no llega a ser ofensiva. El estilo del director Joe Lynch (Everly, 2014) es bien comic, con tomas en cámara lenta y cuadros que parecen viñetas; también tiene la adrenalina y lo impío de las comedias de clase B, pero con el nivel de cuidado propio del presupuesto que maneja la cinta.

En cierto sentido, la película tiene pocas sorpresas. Los personajes son arquetípicos y el final resulta predecible. Pero también es lo que esperamos porque el desenlace es cantado en Mayhem, lo que entretiene y nos deja al borde de la silla es el ascenso de los personajes y el cómo van a llegar a ejecutar esas muertes tan anunciadas.


Es difícil aburrirse con Mayhem, es un film con mucha cafeína en el que tal vez lo hemos visto todo, pero en otros contextos, y por eso en cierto sentido se siente fresco. Los personajes rinden mucho también y es fácil empatizar con ellos, incluso cuando son unos desquiciados sin ley. 

LO MEJOR: 

- Imposible aburrirse. Pochoclo violento puro. 

- Steven Yeun tan loco como nunca lo viste

- Es inteligente desde el humor...

 

LO PEOR: 

- aunque no tanto desde la ejecución de algunas muertes