Publicado el

Analisis | Es hora de jugar

ANÁLISIS: Cult of Chucky

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: Terror
Ya van siete películas y hay varias dentro de la saga que son mucho peores que esta

¿Cuántas entregas puede sostener una saga de terror antes de convertirse en un bodriazo insalvable? Cada saga tiene sus particularidades, pero, en general, cuando rozan la cuarta película, ya todo empieza a oler a basura reciclada. A todo esto, 2017 fue un año lleno de nuevas entregas de series clásicas. Llegó una nueva SAW, una nueva Amityville y una nueva Leatherface, entre otras. Como es de esperarse, todas tiran más o menos a lo mediocre. ¿Qué lugar ocupa Cult of Chucky en todo esto? La saga Child’s Play nunca se tomó en serio a sí misma y tal vez ese sea el elemento que le da nafta para más secuelas.

La película retoma la trama directo de la entrega anterior, Curse of Chucky (2013). Como es una constante en la saga, el capítulo anterior terminó muy mal para Nica (Fiona Dourif), quien quedó confinada en un manicomio, acusada de homicidios que no cometió porque, obviamente, fueron obra de Chucky.

Si hay algo que ya hacía muy bien Curse of Chucky, es rendir culto a las primeras entregas de la saga. La película de 2013 terminaba con un Andy Barclay (Alex Vincent) adulto, un detalle que gustó especialmente a los fans porque Andy es el protagonista de las primeras Child’s Play, interpretado también por Alex por ese entonces, quien era solo un niño. Personaje y actor crecieron y Cult of Chucky arranca con Andy en posesión de una cabeza reventada de Chucky que todavía habla. Poco después la acción se traslada al manicomio donde está Mina y Chucky no tarda en aparecer por allá también. ¿Hay más de un muñeco asesino? Ahí está la gracia de la película, hay un culto de clones de Chucky.

No hay muchas vueltas que darle al asunto. Nica cree haberse librado de Chucky, pero como dicta el cliché, el muñeco la sigue hasta el manicomio y empieza a matar a todos. La sospechosa termina siendo ella y nadie le cree que el muñeco está vivo, a pesar de que la película está situada en una línea temporal en la que todos los personajes conocen el caso de Chucky, solo que lo consideran como algo del pasado que no volverá a pasar.

La óptica de la película va para la comedia y eso es lo que hace que podamos disfrutar tanto de las escenas de muerte, terriblemente predecibles, y de los personajes, por demás ingenuos ante el horror que los rodea. El estilo cinematográfico de Don Mancini, guionista de todas las películas de la serie y director de las películas desde Seed of Chucky (2004), es muy de los 90 y ayuda a quitarle seriedad al asunto con planos en cámara lenta y secuencias de pantalla dividida al estilo sitcom.

El humor, negrísimo, se basa en escenas de muerte sangrientas en exceso, y algunas son de las más ingeniosas de toda la saga. Los efectos son muy respetables también, con un CG muy cuidado, especialmente en las animaciones del muñeco, que hasta sorprende si tenemos en cuenta los niveles de producción del film. El hilo conductor de la película son estos asesinatos, que ocurren uno tras otro. Son también los que nos mantienen expectantes, a la espera de ver un nuevo despliegue de vísceras y tripas de parte del muñeco.  

Las referencias abundan y gran parte de los personajes secundarios no cortan ni pinchan sino que son mera carne de cañón. Brad Dourif en la voz de Chucky cumple como siempre y Fiona Dourif como Fiona es el personaje más sensato. Decepciona lo poco que aparece Jennifer Tilly en su papel clásico, es casi un cameo simplón al final del film para dejar la puerta abierta a una secuela. Sí, porque seguro se viene otra más.


El muñeco maldito está de regreso haciendo lo que mejor sabe hacer: exprimir a chorros a cada una de sus víctimas en una película con mucho humor y poco seso. Los fanáticos de Chucky van a estar encantados porque nunca una séptima entrega de terror fue tan ingeniosa y fiel a sus raíces como esta. Pochoclo puro, del mejor que el terror barato sabe dar. 

LO MEJOR:

  • Cumple en todo el sentido que Chucky puede cumplir
  • No uno, sino ¡muchos muñecos asesinos!
  • Gore muy bien manejado

LO PEOR:

  • Bueno... la trama no tiene pies ni cabeza
  • En ocasiones, demasiado condescendiente con los fans