Publicado el

Ránking | Trazos nuevos

10 series animadas recientes que tendrías que estar viendo

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Desde series web hasta animé, aquí van diez dibujos animados de gran interés y corta edad

En los últimos años la industria de la animación ha rendido grandes frutos, habiendo pasado por casi una década de relativa sequía en cuanto a la calidad general de sus productos (en los que siempre hay excepciones memorables, claro). Poco a poco el catálogo animado comenzó a asomar ideas inesperadas a las que se sumaban niveles de producción notables e historias de lo más entretenidas, y la aparición de ambientes más permisivos (Netflix, YouTube) permitieron dotas a algunas de estas nuevas propuestas con menos limitaciones en sus estructuras y contenido.

Hoy en día la cantidad de producciones animadas es impresionante, así que es un muy buen momento para hacer un repaso de algunas series recientes que vale la pena destacar. Estas son creaciones que aparecieron en pantalla en los últimos dos o tres años y, en su mayoría, son series de las que todavía no he hablado en otros posts, así que no esperen ver a Steven Universe o a Bojack Horseman.

También hay que hacer notar que había muchas más de diez series animadas para elegir, así que muchas quedaron afuera. Por eso invito a los lectores a mencionar otras producciones dignas de nuestra atención en los comentarios. Y ahora, sentémonos cómodamente y veamos con qué podemos entretenernos.

  • 10
    The Loud House
    ¿Cómo hace un pibe de once años para sobrevivir en una casa con diez hermanas? Pregúntenle a Lincoln Loud, que tiene justamente ese problema. Esta nueva serie de Nickelodeon sorprendió a todos con su estética, sus personajes, sus historias y su paso acelerado. Cada episodio es un torbellino de actividad; parpadeás y te perdés una escena, así de rápido.

    El concepto básico es el ya expuesto: Lincoln trata de vivir el día a día conviviendo con sus diez hermanas, mayores y menores; cada una de ellas con una personalidad característica, bien definida. No recuerdo ninguna otra serie con tantos personajes principales viviendo bajo el mismo techo, pero así y todo se las ingenian para darles un espacio en cada episodio, aprovechando también para que el propio Lincoln rompa la cuarta pared y le hable de su vida directamente al espectador. No tiene desperdicio.
  • 9
    Little Witch Academia
    Qué fácil sería decir “Harry Potter estilo animé”, pero así de fácil sería equivocarse con el concepto. Sí, es una escuela de magia para brujas, pero nada tiene que ver con la obra de Rowling. Esta es una historia que comienza años atrás, todo gracias a un par de cortos animados que fueron muy bien recibidos por el público, de manera que el manga original finalmente tuvo su oportunidad como serie de animé a principios de este año.

    Aquí vemos las vivencias de Atsuko Kagari, una joven entusiasta que se enlista en la Academia Luna Nova, inspirada por su admiración hacia Shiny Chariot, una bruja legendaria. En la Academia conocerá nuevas amistades y descubrirá que la magia está poco a poco abandonando este mundo, así que parte de la historia de fondo principal es restaurar el flujo mágico; algo de lo que ella se volverá personalmente responsable, por supuesto.

    La serie tiene una buena aceptación de parte de los fanáticos y es una gran propuesta para descubrir. Denle una oportunidad a los dos cortos, primero, y, si les interesa, vayan derecho a la serie principal.
  • 8
    Made in Abyss
    Apenas uno ve los primeros diez minutos de Made in Abyss, el pensamiento es “Quiero un videojuego con esto, pero ya”. Nuestra protagonista, la joven Riko, estudia para volverse Cave Raider; una especie de organización que desciende a las profundidades del Abismo para recuperar reliquias de la antigüedad. Ah, sí, y hay un Abismo, claro; un gran Abismo, y la mayúscula es totalmente merecida, ya que se trata de un cráter de gigantescas proporciones, alrededor del cual se ha fundado una ciudad que vive de los tesoros que se extraen de aquellas profundidades.

    Pero hay mucho más en el Abismo. Cuanto más se desciende, más extraño se vuelve todo y más peligroso es el camino de regreso… si acaso se puede regresar. Riko pronto recibe noticias de su madre, una de las mejores Cave Raiders del pueblo, que descendió a las profundidades hace diez años y que ahora parece estar llamándola a su lado. Nuestra jovencita no estará sola en su viaje, pues la acompañará “Reg”, un misterioso niño-robot que Riko encuentra en una de sus expediciones, y que parece ocultar más secretos de los que él mismo es consciente.

    Ah, y… no se dejen engañar por el aire “dulce” de los protagonistas. Hay algo en la representación del Abismo que lo deja a uno muy inquieto, y la propia serie va pasando a tonos más oscuros a medida que Riko y Reg descienden. Una aventura casi digna de Verne, con toques de Cave Story, Minecraft y hasta Spelunky. ¿Les interesa? Busquen sus silbatos, que el Abismo nos espera.
  • 7
    Trollhunters
    A ver, a ver… Mezclemos la animación de Dreamworks, los aportes de Guillermo del Toro y el portal Netflix, y puede que obtengamos algo interesante. Lo interesante en cuestión es Trollhunters, una serie animada acerca del joven quinceañero Jim Lake, que encuentra un medallón mágico que lo convierte en el nuevo Cazador de Trolls. Ahora es el deber de nuestro héroe defender a sus nuevos amigos de la amenaza de los Gumm-Gumms, los Trolls malos que amenazan con destruir tanto su mundo como el nuestro.

    Tanto el concepto como el diseño de personajes son muy buenos, rememorando un poco a lo que ya habíamos visto con “Cómo Entrenar a tu Dragón”. De hecho, me sorprendió que esto no hubiese comenzado como película animada y luego pasara a ser serie (como había ocurrido con “Cómo Entrenar…”), pero la verdad es que no es para quejarse, porque el formato de serie le permite a esta producción tomarse el tiempo de desarrollar a sus personajes y presentar una buena trama, y eso está perfecto. Sí, gracias.
  • 6
    Camp Camp
    Rooster Teeth comenzó entregándonos Red Vs Blue, una fantástica serie Machinima basada en el universo Halo. Tal éxito le valió la posibilidad de expandirse, y hoy es responsable de varias series. Una de ellas es Camp Camp y no puedo no recomendarla.

    Es la típica serie de campamento de verano… pero como si hubiese sido desarrollada para Adult Swim o Netflix: aquí se profana desde todos los ángulos posibles, así que si esperaban una serie azucarada, bueno, esta no es esa serie. No, Camp Camp es un divertido delirio colmado de personajes memorables, aventuras no aptas para menores, una de las canciones de intro más asquerosamente pegadizas de la historia de la animación y, también, un lugarcito para algunos momentos genuinamente emotivos.

    Bienvenidos, entonces, a Camp Campbell, donde el pobre Max, protagonista principal junto al joven entusiasta científico Neil y la hiperactiva Nikki, se la pasa quejándose de todo; especialmente de la enfermiza alegría del supervisor de campamento David. Divertido, bien animado, bien escrito, y con un elenco genial; todo en dos temporadas que se pasan volando, y ojalá haya una tercera.
  • 5
    We Bare Bears
    Si acaso existe una serie animada que resulte ser el equivalente a envolverse con una frazada y tomar una taza de chocolate caliente mientras afuera llueve, esa serie es We Bare Bears. Daniel Chong, su creador, fue originalmente responsable de un webcomic estelarizado por los tres osos protagonistas de esta serie, así que quién mejor que él mismo para dar vida a sus personajes en la pantalla.

    Esta es la historia de tres osos que viven el día a día en la gran ciudad. Así, de una. La gente los trata como ciudadanos más, lo cual es una sensación rarísima pero curiosamente muy bienvenida; una especie de aura de aceptación que se expande al resto del elenco. Cada episodio muestra a nuestros héroes lidiando con cosas como ir al cine, conseguir trabajo, buscar un lugar dónde vivir y todo eso, y las personalidades de Grizz (el líder), Panda (el tímido) y Ice Bear (el… eh… bueno, “Ice Bear”; él es su propio personaje) se complementan para formar una verdadera familia entre los tres.

    Ver We Bare Bears puede darle varias sorpresas a un espectador incauto. No entraré en detalles aquí; bastará con decir que algunos episodios en particular hacen énfasis en la vida de nuestro trío de osos antes de llegar a la ciudad, y si los episodios normales suelen dejarnos con un calorcito en el pecho, esas instancias especiales nos van a hacer ir a abrazar a nuestro ser querido más cercano. Bien hecho, Chong.
  • 4
    Milo Murphy’s Law
    Hay muchas cosas para destacar en Milo Murphy’s Law: primero y principal, la voz del protagonista la aporta “Weird” Al Yankovic; segundo, es de los mismos creadores de Phineas y Ferb, otra popular serie de Disney; tercero, esta producción tiene lugar en el mismo universo de P&F; y cuarto, Milo es el segundo personaje súper-desafortunado y optimista que he tenido el placer de conocer (el primero es Eugene Horowitz, de “¡Oye, Arnold!”).

    Si el título todavía no les hizo caer la ficha, Milo es descendiente de Edward Murphy Junior, de quien proviene la infame “Ley de Murphy” en la que “si algo puede salir mal, saldrá mal”; y las cosas le salen mal a Milo, no importa dónde, no importa cuándo. Por fortuna nuestro protagonista es extremadamente optimista y ha aprendido a vivir con sus desgracias, las que él considera escapes a la monotoneidad de la sociedad. Por fortuna (irónico) cuenta con una mochila en la que siempre parece cargar con el objeto perfecto para salir de su dilema presente, lo que da paso al próximo evento desafortunado.

    Si les gustó Phineas y Ferb seguramente también disfrutarán de las desventuras de Milo, en especial porque hay varias referencias sueltas a aquella serie. Si no, igual denle una oportunidad, que este pobre desafortunado se la merece. Toquen madera, por las dudas…
  • 3
    My Hero Academia
    Hay algo especial con My Hero Academia. No debería ser tan bueno… pero lo es. ¿Cómo lo consigue, siendo su temática tan… simple? No es una mala idea: de repente la mayor parte de la raza humana comienza a nacer con habilidades especiales; superpoderes que los vuelven únicos y les dan la gran oportunidad de alcanzar el trabajo que todos soñamos de chicos: superhéroe. Tal es el sentimiento del joven Izuku “Deku” Midoriya… que no tiene ningún superpoder. Pero algo ocurre y nuestro soñador sentimental tiene la posibilidad de entrar a la epónima Academia de Héroes, donde poco a poco podrá demostrar todo lo que puede hacer.

    Muchos han comparado a My Hero Academia con otras series, especialmente One Punch Man (por el tema de los superpoderes y la academia) y especialmente Naruto (por la estructura de la historia en general), pero incluso así hay algo que vuelve a este animé algo muy especial; y es algo que se puede ver en los primeros dos episodios. Ni siquiera sé si debería mencionarlo, ya que buena parte del impacto está en atestiguarlo uno mismo; pero es la forma en que Midoriya reacciona ante ciertos eventos, y la manera en los que estos eventos escalan ante un climax de emociones desbordadas, lo que hace que digamos “Okay, esto puede ser interesante.”

    Mi sugerencia es que le den una oportunidad con los primeros dos episodios. Si no se enganchan para el final del segundo, está bien. De lo contrario, prepárense para un viaje tan emocional como espectacular, pues no sería una serie de superhéroes sin peleas épicas…

    …y, créanme… algunas de esas luchas los van a dejar genuinamente impactados. ¡Plus Ultra!
  • 2
    Ducktales
    “¡Whoo-hoo!”; sí, las aventuras del tío Scrooge tuvieron un triunfal regreso este año. Es la misma temática de la serie original en la que Scrooge y sus sobrinos, Hugo, Paco y Luís (Hewey, Dewey y Louie) viajan a diversas partes del mundo para recuperar valiosos tesoros, metiendo a veces en el baile a otros destacados personajes secundarios.

    Esta re-imaginación de la serie ofrece una substancial cantidad de cambios interesantes. Hay un notable empeño en trasladar la ambientación a los tiempos actuales y sus tecnologías, e incluso sus protagonistas han ganado personalidad; en particular los trillizos (que antes eran básicamente el mismo personaje por triplicado) y Webby, la nieta de la ama de llaves Beakley, que también tuvo un rediseño especial.

    Algo que esta nueva serie toma de parte de otras series recientes de Disney es la inclusión de una trama de fondo que se va desarrollando a medida que avanzan los episodios, manteniendo a los espectadores interesados y expectantes ante lo que puede pasar a continuación. Ah, y ahora Donald es parte integran de las aventuras, a diferencia de los escasos cameos que hacía en la original. Bien por todo eso, y más Patoaventuras, por favor.
  • 1
    Star Vs. the Forces of Evil
    Mientras Gravity Falls hacía que una oleada de nuevo público volviese a enfocar sus ojos en el canal de Disney, la empresa del Ratón le abrió las puertas a Daron Nefcy y a su creación: Star Butterfly, “una princesa mágica de otra dimensión”. Así se presenta nuestra protagonista ante Marco Díaz, un joven de lo más normal que termina siendo compañero de clases, de casa y de aventuras con nuestra rebelde muchacha.

    Tuvo un comienzo extraño; sus primeros episodios ya mostraban un gran potencial, pese a que algunas decisiones de dirección se sentían muy raras (es notable las falencias de música de fondo en la primera mitad de la primera temporada) y que, aunque los personajes se sentían bien desarrollados, jamás pudimos ver en Ludo, el antagonista original, a un villano competente, aunque quizá esa era la idea. Es la inclusión de un personaje en particular, el metódico Toffee, que pone a la serie verdaderamente en marcha. A partir de la aparición de este magnífico villano la historia toma un rumbo más interesante y las aventuras de Star y Marco se enriquecen con una velocidad de vértigo, consiguiendo mezclar aventura, diversión y emociones en partes iguales.

1. The Loud House

¿Cómo hace un pibe de once años para sobrevivir en una casa con diez hermanas? Pregúntenle a Lincoln Loud, que tiene justamente ese problema. Esta nueva serie de Nickelodeon sorprendió a todos con su estética, sus personajes, sus historias y su paso acelerado. Cada episodio es un torbellino de actividad; parpadeás y te perdés una escena, así de rápido. El concepto básico es el ya expuesto: Lincoln trata de vivir el día a día conviviendo con sus diez hermanas, mayores y menores; cada una de ellas con una personalidad característica, bien definida. No recuerdo ninguna otra serie con tantos personajes principales viviendo bajo el mismo techo, pero así y todo se las ingenian para darles un espacio en cada episodio, aprovechando también para que el propio Lincoln rompa la cuarta pared y le hable de su vida directamente al espectador. No tiene desperdicio.
Anterior Siguiente < >