Publicado el

Ránking | Magia cotidiana

10 grandes películas olvidadas de fantasía de los ‘90

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Después de los guerreros ochenteros, conocé estas pequeñas fábulas de la Generación X.

La fantasía como género murió alrededor de 1988, luego del fracaso consecutivo de películas tan caras como Excalibur, las secuelas de Conan, Leyenda de Ridley Scott, o la ambiciosa y endeble Willow. Serían años oscuros para los nerds que soñábamos con ver Tolkien en la pantalla (¡o al menos Dragonlance!), pero pasó algo interesante: la “high fantasy” de espadas y dragones se fue al banco y la reemplazó su hermano de bajo presupuesto, el realismo mágico.

La fantasía “clásica” tuvo pocos representantes (Corazón de Dragón, por ejemplo, o historias desmitificadoras como el Robin Hood de Kevin Costner o el Lancelot de Richard Gere), y fueron los años de éxito de comedias delirantes y telenovelas encantadas. Como Agua para Chocolate se convirtió en un fenómeno internacional, lo mismo que el universo de Tim Burton representado por El Joven Manos de Tijera y el Extraño Mundo de Jack. Las comedias adolescentes de los ‘80 dejaban lugar a fantasías sutiles como Hechizo del Tiempo y a ilusiones vertiginosas protagonizadas por actores que parecían personajes animados: Jumanji, La Muerte le Sienta Bien, The Mask.

La mayoría de las películas de esta lista podrían entrar en el género del realismo mágico. Son historias modernas que suman un elemento o dos de fantasía, pero lo lindo que tienen es que se preocupan tanto por la metáfora como para crear un mundo imaginario tangible y detallado. No busques muchas espadas, pero como caballero moderno, abrí una ventanita de notepad o los señaladores de Chrome, porque hay varias que no te vas a querer perder.

  • 10
    La Maldición de las Brujas (The Witches) (1990)
    Una de las categorías que se va a repetir en esta lista noventera es la de “oscuro cuento de hadas”. Por supuesto el representante número uno es el Scissorhands de Burton, pero esta injustamente olvidada maravilla merece ser resucitada. En un enorme hotel vacacional el joven Luke se encuentra casi por accidente con una convención de siniestras brujas que planean transformar a todos los niños en ratones (¡y comérselos!). Aunque tiene cosas muy en la línea del cine infantil de cuarta de la época (una intragable banda sonora a lo John Williams, secundarios sobreactuados, un final que niega mucho de lo que pasó antes) el director Nicolas Roeg logra maravillas gracias a una sublime Anjelica Huston en el papel de la bruja principal.
  • 9
    La Ciudad de los Niños Perdidos (La Cité Des Enfants Perdus) (1995)
    Las primeras películas de Jean-Pierre Jeunet y su colaborador Marc Caro fueron objetos de culto casi inmediatos para la generación VHS, y aunque “Delicatessen”, la primera, es por ahí más redonda, la ambición de esta segunda peli la hace hoy mil veces más memorable. Una historia de freaks con suficiente argumento para dos temporadas de una serie, que parece tener más compasión hacia sus villanos que hacia sus héroes, pero que de cualquier manera pinta un mundo inolvidable, que en los últimos 20 años sigue siendo influyente (el reciente juego “Little Nightmares” parece calcado de ciertas escenas).
  • 8
    Babe: un Cerdito en la Ciudad (Babe: Pig in the City) (1998)
    Todos aman la primera Babe, una historia infantil simple y redondita en la que casi no se nota la mano de George Miller, director de Mad Max. La segunda parte, en cambio, parece casi un ensayo para las épicas secuencias de Fury Road, con personajes tan grotescos como en aquel nuevo clásico de la acción. Babe viaja a la ciudad a participar de un concurso de perros pastores, pero la vida fuera de la granja resulta una pesadilla para el chanchito, y un poco para el espectador, en una serie de escenas que son puro caos, sin respiro. Muchos de los que la vieron en su momento la odiaron, y hasta el director parece haberla olvidado. Pero si aparece en el cable, dale una oportunidad.
  • 7
    Pequeños Inquilinos (The Borrowers) (1998)
    Seguramente viste “Arrietty”, la reciente versión animé de esta clásica novela infantil de Mary Norton, pero esta película es una lectura completamente distinta a la sutileza de Studio Ghibli. The Borrowers es una comedia exagerada y colorida, una especie de “Mi Pobre Angelito” de fantasía, en la que esta familia de gente de 10 centímetros debe proteger su hogar de un inescrupuloso abogado. Los excelentes (aún hoy) efectos especiales ayudan muchísimo a disfrutar una película que obliga a desempolvar ese (apropiado) cliché de “cine infantil para todas las edades”.
  • 6
    Jóvenes Brujas (The Craft) (1996)
    “The Craft” empieza como la típica película adolescente, con la chica nueva en el colegio rechazada por las populares, que se une a un grupito de outsiders y aprende que lo importante está dentro de ella (aunque en este caso, “lo importante” es el poder mágico de invocar fuerzas demoníacas para vengarse de todas sus compañeritas). Una peli clase B cuyo éxito sorprendió hasta a su propio director, y hoy la peli es casi una cápsula del tiempo noventera. Desde la moda, los peinados, y una gran banda sonora electrónica hasta cosas un poquito más desagradables como la glamorización de la depresión. No esperes algo tan oscuro como “Carrie”, pero tiene grandes diálogos, buenas actrices (¡Fairuza Balk!), y un final épico.
  • 5
    13 Guerreros (The 13th Warrior) (1999)
    La única película de caballeros, monstruos y espadas de la lista. Estamos en el siglo 13. Ahmad (Antonio Banderas) es un caballero musulmán, exiliado de su tierra, secuestrado por vikingos, y obligado a luchar contra una especie de zombis que salen de la niebla. El director es John McTiernan (Duro de Matar), y las escenas de pelea son realmente espectaculares, con efectos especiales más que aceptables para la época. Es una buena película, pero como pasó con “Cruzada” de Ridley Scott, el estudio le cortó casi una hora y filmó un nuevo final - es una pena que nunca se haya restaurado la versión original.
  • 4
    Fairytale: A True Story (1997)
    La historia real de dos chicas que en 1917 juraron haber tomado las primeras fotografías reales de hadas, picando la curiosidad del mismísimo Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes. Una cuidada ambientación de época y un equilibrio perfecto entre el naturalismo y la magia hacen de esta olvidada película inglesa algo verdaderamente especial. Termina siendo un poco ñoña, es verdad, pero vale la pena verla, aunque sea por las actuaciones de Peter O’Toole como Conan Doyle y Harvey Keitel como Harry Houdini.
  • 3
    Vidas sin Reglas (A Life Less Ordinary) (1997)
    Después del éxito de Trainspotting, y antes de alcanzar el éxito con 28 Days Later y Slumdog Millionaire, Danny Boyle pasó años haciendo películas cada vez más extrañas, que mezclaban la fantasía y lo cotidiano. Para mí esta es la más lograda de todas, una historia de amantes criminales en fuga, vigilados por un dúo de ángeles incompetentes. El guión es un desastre, con escenas inexplicables y una serie de idas y vueltas que no tienen razón de ser, pero Boyle encuentra una forma original de filmar cada momento, y su habilidad para trabajar con actores ya era legendaria, aún al principio de su carrera.
  • 2
    Cronos (1993)
    La primera película de Guillermo del Toro combina todas sus obsesiones, desde Lovecraft y la inmortalidad hasta las intrincadas narrativas del cómic europeo. Una fórmula para lograr la vida eterna convierte a un anticuario en una especie de vampiro, que de a poco va descubriendo una conspiración que mezcla alquimistas, corporaciones, y religión. Federico Luppi está perfecto en el papel protagónico, dándole peso dramático a una historia que a veces amenaza con perderse por los laberintos de su propia mitología.
  • 1
    Visa al Paraíso (Defending Your Life) (1991)
    Quizás con el paso de los años se reconozca a Albert Brooks como uno de los grandes directores de comedia del cine americano. Sus obras maestras de los ‘70s y ‘80s (Real Life, Lost in America) eran farsas más o menos cotidianas, que partían de una premisa original (un reality show, un viaje por Estados Unidos) para mostrar las neurosis de sus personajes. Visa al Paraíso va un paso más lejos. Daniel Miller es un tipo común que muere en un accidente estúpido. Su alma viaja a una misteriosa ciudad en la que a lo largo de varios días deberá revisar su vida entera frente a un juez y evaluar si merece o no el cielo. En paralelo, conoce a una mujer perfecta (Meryl Streep) que le hace reconsiderar la forma en que vivió su vida. Tiene muchos puntos en común con “Hechizo del Tiempo”, y en un aspecto supera a esa comedia casi perfecta: Streep, que da una inteligencia y calidez a su personaje sin ninguno de los picos histriónicos de otros de sus papeles.

1. La Maldición de las Brujas (The Witches) (1990)

Una de las categorías que se va a repetir en esta lista noventera es la de “oscuro cuento de hadas”. Por supuesto el representante número uno es el Scissorhands de Burton, pero esta injustamente olvidada maravilla merece ser resucitada. En un enorme hotel vacacional el joven Luke se encuentra casi por accidente con una convención de siniestras brujas que planean transformar a todos los niños en ratones (¡y comérselos!). Aunque tiene cosas muy en la línea del cine infantil de cuarta de la época (una intragable banda sonora a lo John Williams, secundarios sobreactuados, un final que niega mucho de lo que pasó antes) el director Nicolas Roeg logra maravillas gracias a una sublime Anjelica Huston en el papel de la bruja principal.
Anterior Siguiente < >