Publicado el

Analisis | Los excéntricos Meyerowitz

ANÁLISIS: Los Meyerowitz: La Familia no se Elige

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Adam Sandler y Ben Stiller son hermanastros en esta dramedia de Netflix.

Al realizador Noah Baumbach le gustan las historias de familias conflictivas. La mitad de su filmografía (ya sea como guionista, director o las dos cosas) gira alrededor de esta temática, a veces con tintes más dramáticos, y otras más humorísticos.

The Meyerowitz Stories (New and Selected) (2017), película original de Netflix, dejó muy buenas impresiones en los críticos del Festival de Cannes, pero puede jugar un poco en contra para el público casual que la disfruta desde el living de su casa.

La historia de la familia  Meyerowitz se centra, particularmente, en Danny (Adam Sandler), Matthew (Ben Stiller) y Jean (Elizabeth Marvel), hermanastros del mismo padre, Harold (Dustin Hoffman), criados bajo la sombra de su talento artístico; eso, cuando no fueron dejados de lado cada vez que el señor decidía cambiar de esposa.

La prestigiosa universidad que lo tuvo como maestro –misma a la que ahora asiste la hija de Danny- prepara una retrospectiva del trabajo de Harold, una recompensa menor, según su punto de vista, comparada con las exposiciones y la fama de sus contemporáneos. Esta desazón/frustración, un poco ligadas al ocaso de su carrera y de su propia vida, se convierten en una sombra oscura que afecta a todos a su alrededor, en especial a su hijos, quienes nunca lograron colmar sus expectativas.

Harold siempre puso todo su empeño en Matthew, su hijo menor -hoy un exitoso hombre de negocios que vive en la Costa Oeste, lo más alejado posible de su neoyorquino hogar de la infancia-, descuidando a sus hijos mayores, los únicos que se acercan y lo siguen aguantando. La casona es demasiado grande para el artista y su cuarta esposa Maureen (Emma Thompson), una mujer afecta a los viajes y la bebida -dos vías de escape ante los berrinches de su marido-, y es hora de venderla, junto con muchas de sus obras.

Estos temas familiares son los que van desencadenando los pequeños conflictos entre los Meyerowitz que, primero, deberán recomponer esos lazos fraternos que casi nunca existieron. Tres personas adultas que lidiando con sus propios problemas presentes y pasados, además de la frágil salud de un padre demasiado egocéntrico para notar todo ese daño que, directa o indirectamente, les fue causando.        

“The Meyerowitz Stories (New and Selected)” tiene un gran elenco que se destaca y sustenta una historia “costumbrista” que vimos miles de veces. A diferencia de joyitas como “Los Excéntricos Tenenbaum” (The Royal Tenenbaums, 2001), la película de Baumbach carece de originalidad narrativa (incluso va perdiendo fuerza a causa de sus cortes abruptos y saltos en el tiempo), y no logra marcar verdaderos los límites entre el drama y la comedia.

Baumbach (al menos en este caso) no sabe jugar con el absurdo y las extravagancias de la forma en que lo hace Wes Anderson, por eso su relato termina siendo un tanto insípido y simplista, uno que no ofrece mucho más que conflictos familiares y algunas situaciones extremas.     


“The Meyerowitz Stories (New and Selected)” es correcta, por momentos conmueve, y a pesar de destacar las dotes dramáticas de Sandler y Stiller, parece una historia que ya nos contaron de diferentes maneras. Un análisis de la conducta humana que tranquilamente podemos atestiguar de la puerta para dentro porque todos tenemos familia, y donde hay familia hay conflictos de distintos tamaños y colores.