Publicado el

Ránking | Espíritu Point-And-Click

10 aventuras gráficas modernas perfectas para los fans de LucasArts

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

El los últimos años las Aventuras Gráficas han tenido un saludable regreso con estos ejemplos

El género de la Aventura Gráfica abarca un amplio espectro de reconocidos representantes. Entre los más recordados están, sin duda, los juegos desarrollados por LucasArts, desde aquellos primeros experimentos (Maniac Mansion, Zak McKracken) hasta sus últimos suspiros (Grim Fandango, Escape from Monkey Island).

Todos los juegos de este estudio compartían algunos elementos en común: poseían interesantes narrativas, personajes memorables, buen sentido del humor, mundos originales y puzles de relativa accesibilidad. Todo esto, sumado a varias innovaciones en el diseño de sus productos (el sistema SCUMM y el bellísimo sistema iMuse para música dinámica) le dieron a LucasArts un prestigio que todavía hoy inspira a incontables desarrolladores al momento de poner en código sus propios sueños de aventura.

Hagamos un repaso por diez juegos modernos de Aventura Gráfica que siguen muchas de las pautas establecidas por LucasArts. LEER… Columna Web. Click.

  • 10
    The Cave (2013)
    Ron Gilbert nos trae este híbrido entre juego de plataformas y aventura gráfica que tiene más de lo primero que de lo segundo. The Cave es la historia de siete protagonistas, muy diferentes entre sí, que se adentran a lo más profundo de la epónima cueva para encontrar aquello que más desean. La idea principal es que debemos elegir a tres de los siete personajes para encarar la aventura. Cada uno posee una habilidad especial única que le ayudará al grupo a sortear obstáculos, ya sea en las secciones generales de la cueva o en las áreas específicas de cada protagonista.

    La parte de “aventura gráfica” viene de la necesidad de ir agarrando objetos para utilizarlos en otras partes, aunque estos puzles son bastante cerrados en diseño; pero es imposible no ver la mano de Ron Gilbert en todo el proceso. Una aventura bastante decente, aunque no es ninguna maravilla.
  • 9
    Kathy Rain (2016)
    La muerte llama a la puerta de la familia de Kathy. El deceso de su abuelo hace que nuestra protagonista regrese a su pueblo natal, donde se reencontrará con problemas del pasado y misterios del presente. Esta interesante aventura independiente consigue crear una ambientación de genuina sospecha en la que nada en el viejo poblado es exactamente como Kathy lo recuerda, y los eventos que tuvieron lugar desde su partida hasta su regreso dejaron su huella en los habitantes.

    Lo que comienza como un misterio menor pronto va tomando mayores proporciones. La historia se mantiene atrapante, dejándonos siempre con ganas de saber cómo sigue la trama. Un excelente título que suele ser ignorado en el catálogo de aventuras modernas, pero un juego al que realmente hay que prestarle más atención.
  • 8
    Ben There, Dan That (2008)
    Seguramente el título más “indie” de la lista, Ben There Dan That es un simpático juego de Aventura Gráfica en la que los protagonistas son los propios desarrolladores del juego: Ben y Dan, que deben viajar entre dimensiones resolviendo toda clase de problemas absurdos.

    El juego es bastante escueto en su apartado gráfico, pero se destaca particularmente por la química entre los protagonistas. Los diálogos entre Ben y Dan cada vez que examinan algún objeto son a veces ETERNOS y están colmados de chistes y referencias. Para explicarlo de forma más sencilla: es el juego de aventura gráfica más Británico que van a jugar jamás. Empieza muy lento y en un principio nada tiene sentido, pero hacia el final la trama toma impulso y el final es magnífico.

    Ya que estamos, no dejen de jugar “Time Gentlemen, Please!”, la secuela de esta primera aventura, mucho mejor desarrollada y con una trama que ya desde el inicio es fantástica. Totalmente recomendado.
  • 7
    Broken Age (2015)
    Es injusto decir que Broken Age es, posiblemente, uno de los principales motivos por el que el género de Aventura Gráfica resurgió en los tiempos más modernos, pero lo cierto es que, pese a que ya existían muchas buenas aventuras gráficas en años anteriores (hay varios ejemplos notables en este mismo listado) fue la propuesta de Tim Schafer la que volvió a poner al género ante las luces del reflector.

    El resultado de una de las primeras grandes campañas de Kickstarter (que impulsaría a la industria Indie a valerse de esta herramienta) es la historia de dos jóvenes, Vella y Shay, y sus vidas aparentemente diferentes: Vella es una de las doncellas elegidas por su pueblito pastelero para ser sacrificadas ante un temible monstruo; Shay es el único tripulante de una nave espacial que lo mima demasiado. Estas historias no parecen tener nada en común, pero hacia el final del primer acto se observan las conexiones y, durante el segundo acto, esta conexión juega un papel fundamental.

    El juego en sí es fantástico en varios aspectos. Su apartado gráfico es bellísimo y el diseño de sus mundos es imaginativo como pocos. Hay buen humor y muchos personajes memorables para completar el paquete. Su único verdadero problema es que la solución a algunos de sus puzles resulta coherente sólo desde la perspectiva del jugador, no de los personajes. Eso, y el final está tan acelerado que la verdadera resolución se presenta como imágenes estáticas durante los créditos. Un tercer acto que nos permita jugar todas esas escenas finales hubiese sido muy bienvenido pero, pese a todo, Broken Age es un juego con buenas intenciones que se disfruta de principio a fin.
  • 6
    The Journey Down (2013-2017)
    Basta tan sólo un vistazo para que The Journey Down nos atrape con su fantástica estética; una mezcla entre cultura africana y un toque de Grim Fandango. Esta es la historia de cómo dos simples muchachos, el buen Bwana y su compañero, Kito, tratan de sobrevivir con su estación de servicio venida a menos. Las cosas pronto se pondrán mucho más interesantes, con la búsqueda de un diario perdido que, supuestamente, indica el camino hacia las misteriosas tierras inferiores.

    La historia transcurre a lo largo de tres juegos lanzados entre 2010 y 2017, mostrando un significativo aumento de calidad entre iteraciones. La narrativa es atrapante, en parte gracias a la gran ambientación de sus escenarios y el enorme carisma de sus protagonistas. Ahora que la historia está completa es difícil no recomendarlo en su totalidad.
  • 5
    Deponia (2012-2016)
    La saga Deponia es una de la más interesante colección de títulos en las Aventuras Gráficas modernas. Todo comienza cuando nuestro protagonista, Rufus, un patán desagradable que solamente quiere mandarse a mudar de su horrible planeta-basurero, y encuentra la oportunidad de su vida cuando conoce por accidente a Goal, una muchacha de Elysium. Y “por accidente” es demasiado literal.

    Goal pide regresar a Elysium y Rufus va a aprovechar para hacerse pasar por su novio. Lo que sigue es una de las aventuras más divertidas del catálogo de Daedalic Entertainment, que generó tres secuelas más (Chaos on Deponia, Goodbye Deponia y Deponia Doomsday), todas ellas muy buenas aventuras por derecho propio. Entre su gran historia y fantásticos personajes, Deponia se ganó el aprecio de los ávidos fanáticos del género. Sí, gracias.
  • 4
    Ceville (2009)
    “Imagina una mezcla del ambiente y el humor de Shrek, Mundodisco y la saga de Monkey Island.” Así se describe Ceville y muy equivocado no está. Esta aventura gráfica no nos pone al control de un héroe legendario o un joven que debe salvar al mundo, sino de Ceville, el malvado déspota del reino de Faeryanis, posición de la que es echado por el pueblo al rebelarse.

    Ahora Ceville debe encontrar la forma de regresar al poder. Ya de por sí el concepto es bastante original e interesante, pero a eso se suma un diseño de personajes bastante bueno (teniendo en cuenta las limitaciones técnicas de 2009) y un humor digno de los títulos mencionados en el párrafo inicial. ¿Una joyita oculta? Muy posiblemente.
  • 3
    A Vampyre Story (2008)
    Mona es una estudiante de opera parisina que sueña con la fama en el escenario de la Europa de 1890. ¿El problema? Ha sido raptada por un vampiro y pasada a esa categoría de no-muertos, y ahora debe escapar del castillo en la que es prisionera y regresar a su París querida.

    El juego fue desarrollado por ex empleados de LucasArts y se notan las influencias en varios aspectos: tanto el diseño y la personalidad de sus protagonistas tienen un aire que rememora las mejores épocas de la compañía. Por desgracia, A Vampyre Story culmina con un cliffhanger que no tuvo solución, ya que pretendió ser el inicio de una saga y terminó en la nada por problemas de presupuesto. Peor aún, hubo un intento de campaña de Kickstarter para una precuela titulada “A Vampyre Story: Year One”, pero no llegó al monto objetivo. Sin embargo, los desarrolladores dicen que seguirán el juego a su propio ritmo.

    ¿Volveremos a ver a Mona De Lafitte?
  • 2
    Thimbleweed Park (2017)
    Nada mejor que uno de los mayores exponentes de LucasArts para realizar un juego que siga las características de LucasArts, ¿no? Por eso es que Ron Gilbert vuelve a hacerse presente en este listado, esta vez con una aventura gráfica como Dios manda.

    Thimbleweed Park es una aventura de tintes Retro, muy reminiscentes a Maniac Mansion y Zak McKracken (de hecho, hay cameos y referencias en el juego) que nos lleva de paseo por el titular pueblito que da nombre al juego para intentar resolver un caso de asesinato. Para ello contaremos con la ayuda de los agentes Ray y Reyes, quienes pronto descubren que el pueblo oculta muchos secretos… empezando por los propios Ray y Reyes, que no son exactamente lo que dicen ser.

    A lo largo de esta odisea de nostalgia controlaremos a cinco personajes principales; los ya mencionados agentes Ray y Reyes; la joven Delores Edmund, desarrolladora de juegos en contra de los deseos de su tío Chuck; su padre, Franklin Edmund, que tiene un ligero accidente y ahora es un fantasma atrapado en un hotel; y el incorregible payaso Ransome, que usa y abusa del lenguaje de cloaca. Cada uno de estos personajes tiene un objetivo personal para cumplir en Thimbleweed Park, pero también hay una trama central que los involucra a todos, y llegar hasta el final de la aventura requerirá de todo nuestro ingenio… y también de un poco de la vieja y querida Lógica Lunar (también conocida como “¿En Qué Estaba Pensando El Desarrollador?”). Una belleza.
  • 1
    Serie Blackwell (2006-2014)
    Solamente alguien cuyo nombre parece ser la amalgama de dos íconos de LucasArts podía terminar siendo semejante prolífica fábrica de aventuras gráficas. Dave Gilbert es el nombre de nuestro muchacho en cuestión y su catálogo incluye más de una docena de títulos, entre producciones propias y aportes a otros autores.

    El juego que nos interesa no es sólo uno sino cinco títulos, todos pertenecientes a la serie Blackwell. Aquí conocemos a Rosangela Blackwell, una joven aspirante a escritora que comienza la primera aventura echando al río las cenizas de su difunta tía Laura; y es entonces que nuestra protagonista se entera que su tía le dejó un legado medio fulero: el espíritu de Joey Mallone, un fantasma de un hombre de los años ’30 que le informa a Rosa que ella es médium y que tiene la misión de ayudar a las almas a pasar a la próxima vida.

    Cada episodio de la serie Blackwell nos enfrenta a un caso específico, debiendo resolver algunos trabajitos menores de paso. Se destaca la excelente química entre los protagonistas, la impecable ambientación en las calles de Nueva York y algunos giros argumentales que pueden llegar a sorprendernos mucho. El primer juego sufre un poquito por ser el “menos técnico” de la saga, pero vale la pena explorar cada una de estas entregas en orden, develando una historia general con un final impresionante. Altamente recomendado.

1. The Cave (2013)

Ron Gilbert nos trae este híbrido entre juego de plataformas y aventura gráfica que tiene más de lo primero que de lo segundo. The Cave es la historia de siete protagonistas, muy diferentes entre sí, que se adentran a lo más profundo de la epónima cueva para encontrar aquello que más desean. La idea principal es que debemos elegir a tres de los siete personajes para encarar la aventura. Cada uno posee una habilidad especial única que le ayudará al grupo a sortear obstáculos, ya sea en las secciones generales de la cueva o en las áreas específicas de cada protagonista. La parte de “aventura gráfica” viene de la necesidad de ir agarrando objetos para utilizarlos en otras partes, aunque estos puzles son bastante cerrados en diseño; pero es imposible no ver la mano de Ron Gilbert en todo el proceso. Una aventura bastante decente, aunque no es ninguna maravilla.
Anterior Siguiente < >