Publicado el

Primeros Pasos | Padre nuestro...

PRIMERAS IMPRESIONES: Far Cry 5

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Nuevo ambiente, misma fórmula. Si funciona, ¿por qué cambiarla?

Como reza la vieja costumbre, FarCry es sinónimo de explorar vastos terrenos agrestes, ya sea a pie o en vehículos. La nueva entrega no escapa de este molde, pero nos lleva a una locación más rural y más poblada: Hope County, ubicada en Montana, Estados Unidos. Se trata del territorio de Puerta del Edén, una secta militarizada comandada por sociópata que se hace llamar “El Padre”. No tengo mucho más que decirles sobre ello, pero sí puedo contarles algunas impresiones jugables de la demo más reciente de FarCry 5 que pude jugar en Brasil Game Show.

La impresión que ganamos a los pocos minutos de entrar en juego es la de “acá tengo la libertad de hacer de todo”. FarCry siempre se las ingenió para que nos sintamos así, pero se antoja especialmente raro que una demo tenga tanto contenido. El objetivo es simple: tenemos que liberar al pequeño poblado de Fall's End de las garras de la temible secta, vaciando un par de cargadores en los guerrilleros cultitas que custodian el lugar. Sin embargo, la demo guarda mucho más que algunos combates.

Lo primero que hacemos al iniciar la demo es elegir a nuestro compañero de aventuras.  Terminé eligiendo a Boomer, un perrito fiel pensado para quienes prefieren jugar en sigilo ya que su habilidad especial es robar armas. El sigilo no es lo mío en este tipo de juegos, así que terminé iniciando una segunda partida con Grace, una francotiradora muy útil de backup a distancia. El que queda es Nick Rye, quien sirve de apoyo aéreo, lanzado bombas desde una aeronave.

Luego de la selección de compañero la acción no tarda en llegar. Arrancamos con un bate de béisbol y muy cerca tenemos una torre de agua donde hay un rifle de francotirador. El rifle asalto está cerca del punto de inicio también, dentro de un bolso bajo un puente. Terminé optando por hacerme la francotiradora, cosa que me duró poco, porque tras bajar a unos pocos, me acerqué a ellos para bajarlos a disparos de menor distancia, cubriéndome con un letrero de “Bienvenidos a Fall’s End”. No fue lo más táctico, claramente, pero antes de tomar esa decisión, morí un par de veces y me di cuenta de que en FarCry salir expuesto al campo, sin una idea fija de cómo encarar a los enemigos, es un ticket seguro a la muerte.

Cuando todos los enemigos quedaron en el suelo, se abrió la posibilidad de hablar con los rehenes, los habitantes de Fall’s End que resistían a la secta. Ahí es cuando tenemos la posibilidad de pilotar un avión para destruir unos silos enemigos. Las armas a bordo son las clásicas: ametralladora y bombas áreas que caen debajo de nosotros.

Pero como FarCry 5 me estaba dando la posibilidad de recorrer una campiña que parecía no tener límites, dejé de lado la misión del avión a la primera que me bajaron, y decidí subirme a un camión para probar el combate vehicular. La obvia resistencia del vehículo hizo que pueda aplastar a los enemigos y sus autos, además de poder dispararles por la ventanilla, como podría hacer conduciendo un auto o un tractor, vehículos también disponibles.

Hay que destacar que tanto el combate aéreo como el vehicular, son tan vertiginosos como los tiroteos limpios sobre la tierra. Ubisoft logró un dinamismo atractivo y sorprende lo bien que reacciona el control del avión a nuestros comandos. No llega al realismo de un simulador, pero si tiene un sistema de colisiones y viraje creíble.

Me hubiese encantado tener aún más tiempo para explorar Hope County. El incentivo estaba en lo visual, es bellísimo a nivel técnico y estético, a pesar de no traer cambios muy significativos en relación a FarCry Primal. La demo estaba delimitada, claramente, pero agoté cada horizonte, aun cuando eso significó salirme del mapa y fumarme un nuevo tiempo de carga para que la demo me vuelva a posicionar donde quería que me quede. Me contenté con ver que existía la posibilidad de pescar en un lago en el que también estaban bautizando a un nuevo fanático. Para la versión final del juego también podremos cazar e interactuar más con la naturaleza.

Con una calidad gráfica que cumple con creces y un abanico de mecánicas jugables más que variado, FarCry 5 hace lo que la saga siempre supo hacer: darnos libertad absoluta de experimentar un mundo virtual atractivo, misterioso y realista. Me comí algunos fallos a lo Bugisoft (como el enemigo que flotaba conduciendo un auto invisible), pero eso no me quitó las ganas de saber más de Puerta del Edén y su líder, ¿será que FarCry volverá a darnos un gran villano como Vass Montenegro? En unos meses lo vamos a saber.