Publicado el

Ránking | Lost but not forgotten

Nunca las verás: 10 películas perdidas para siempre

Volver a la home

Por: Jessica Blady

No se hagan ilusiones, estas joyas se perdieron en el recuerdo.

La historia del séptimo arte está plagada de pequeñas maravillas que, por un motivo u otro, se perdieron para siempre y sólo quedan testimonios y algunas imágenes que atestiguan su paso por este mundo. Rebuscamos un poco en los archivos y rescatamos estas extrañas gemas que sólo permanecen en los libros de texto. 

  • 10
    The Mountain Eagle (Alfred Hitchcock, 1927)
    La segunda película del maestro del suspenso, un melodrama romántico mudo que se perdió para siempre, sigue la historia de Pettigrew (Bernhard Goetzke), un viudo que pone en juego la vida de su hijo discapacitado (John F. Hamilton) y la de un ermitaño (Malcolm Keen) al que detesta, para ganarse el afecto de Beatrice (Nita Naldi), una maestra del pueblito de Kentucky. El rodaje llevado a cabo en Alemania estuvo plagado de problemas, pero Hitchcock sintió que tenía más libertad creativa que en su país de origen, además absorber el estilo y la técnica del cine alemán. La película terminada no fue aprobada por los productores y no se estrenó hasta después del suceso de “El Inquilino” (The Lodger: A Story of the London Fog, 1927), recibiendo críticas bastante negativas. Un hecho por el cual el realizador no se entristeció demasiado por la pérdida.
  • 9
    Andy Warhol Films Jack Smith Filming Normal Love (Andy Warhol, 1963)
    Jack Smith es considerado el pionero del cine underground, gran fotógrafo, artista, actor y uno de los fundadores de las artes escénicas en los Estados Unidos. En el año 1963 realizó su único largometraje, “Normal Love”, tarea que fue documentada por Andy Warhol, aunque este material nunca salió a la luz. Mario Montez, Diane de Prima, Tiny Tim, Francis Francine, Beverley Grant y John Vaccaro son los protagonistas de este homenaje a las películas clase B, una muestra constante de lo camp tan característica de Smith, cuya copia restaurada y a todo color gracias a la colaboración de los realizadores de la ciudad de Nueva York y Jerry Tartaglia.
  • 8
    Nobody Ordered Love (Robert Hartford-Davis, 1972)
    Ingrid Pitt, Judy Huxtable y Tony Selby protagonizan este drama terrorífico dirigido por Robert Hartford-Davis, uno de los realizadores más prolíficos del exploitation británico. La historia de esta película inglesa, supuestamente perdida, transcurre durante la filmación de “The Somme”, un film de bajo presupuesto ambientado en la Primera Guerra Mundial, donde su elenco y equipo técnico pronto se ven envueltos en una serie de trágicos acontecimientos. La idea de Hartford-Davis era utilizar a elementos y a veteranos del género, pero las malas críticas y la poca promoción del estudio hicieron que el realizador sacara la obra de circulación y se mudara a los Estados Unidos. Según Pitt, en el testamento de Hartford-Davis se estipulaba la destrucción de todas las copias después de su muerte en 1977.
  • 7
    Peludópolis (Quirino Cristiani, 1931)
    Su título lo dice todo. En el año 1931, Quirino Cristiani se despachó con esta sátira política animada en blanco y negro, centrada en El Peludo (Hipólito Yrigoyen) y su gobierno corrupto que terminó en un golpe militar. Cristiani muestra a un grupo de piratas comandados por El Peludo que, tras abordar la nave del estado y desalojar a las fuerzas de El Pelado (el ex presidente Marcelo Torcuato de Alvear), enfilan hacia la isla de Quesolandia. La joda se acaba con la llegada del Gobierno Provisional (José Félix Uriburu) dispuesto a tomar el poder, y el constante acoso de los tiburones (los radicales). La película es considerada la primera obra animada sonora, pero a pesar de su estreno en salas le ocasionó varias pérdidas monetarias al realizador. La única copia en existencia se quemó junto al resto de las obras de Cristiani en dos incendios ocurridos en 1957 y 1961.
  • 6
    Farewell Performance (Robert Tronson, 1963)
    Este drama inglés dirigido por Robert Tronson y protagonizado por David Kernan, Frederick Jaeger y Delphi Lawrence, forma parte de los “75 más buscados del archivo del British Film Institute”. Perdida hace ya varias décadas, la película criminal se centra en el asesinato de una estrella pop, y la investigación policial que debe encontrar al responsable entre los numerosos enemigos del cantante. Lo más destacado del film es su banda sonora, que contiene varios intervalos musicales a cargo de Heinz y The Tornados, cuya versión instrumental de “The Ice Cream Man”, alcanzó el puesto #18 de los rankings británicos.
  • 5
    A Study in Scarlet (1914)
    Siempre hay una primera vez para todo, pero esto ya es mucha coincidencia. En el año 1914, con apenas UN día de diferencia, se estrenaron las dos primeras adaptaciones de “Estudio en Escarlata” (A Study in Scarlet, 1987), el debut literario de Sherlock Holmes y el doctor Watson. Una, la versión inglesa a cargo de George Pearson y protagonizada por James Bragington como el mejor detective del mundo. La otra, un mediometraje de veinte minutos dirigido y estelarizado por Francis Ford como Sherlock, mientras que su hermano menor John Ford (sí, el mismo) se ponía en la piel del sidekick detectivesco (Dr. Watson). Ambos films se consideran perdidos, un misterio que el personaje de Sir Arthur Conan Doyle podría resolver sin ningún problema.
  • 4
    El Prado de Bezhin (Bezhin lug, Sergei M. Eisenstein, 1937)
    Aunque toma el título de una novela corta de Iván Turguénev, la fallida película de Sergei M. Eisenstein se basa en la vida de Pávlik Morózov, un muchacho ruso que se convirtió en mártir político tras su muerte en 1932. La historia: un joven agricultor trata de hacerle frente a su propio padre, quien quiere traicionar al gobierno soviético saboteando la cosecha anual. Tras la denuncia el muchacho es asesinado por su propia familia, generando un disturbio descomunal. La producción del film fue un encargo de un grupo juvenil comunista, y se llevó a cabo entre 1935 y 1937 hasta que el gobierno de Stalin le puso un alto aduciendo que contenía “fallas” de todo tipo. Se dice que hubo arrestos de por medio y la cinta fue presuntamente destruida durante los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial. Pero e 1960 se encontraron algunos cortes, una reconstrucción que se convirtió en objeto de estudio tanto dentro como fuera de la industria.
  • 3
    Las Noches del Hombre-Lobo (René Govar, 1968)
    Muchos todavía creen que esta película de terror española nunca existió, más que nada, porque no llegó a los cines, ni hay testigos confiables que hayan visto alguna de sus copias. Para otros, es la segunda entrega de la saga del conde Waldemar Daninsky (Paul Naschy), licántropo que protagonizó un total de doce películas; y una de las piezas cinematográficas más buscadas por los coleccionistas. Todo lo que se sabe de su argumento, según el propio Naschy, es que la historia gira en torno a un profesor que descubre que uno de sus alumnos (Daninsky) sufre de licantropía, y con la excusa de ayudarlo termina controlándolo y convirtiéndolo en un instrumento de venganza. Esta síntesis se asemeja demasiado a la de “La Furia del Hombre Lobo” (1970), lo cual explicaría la desaparición de la primera.
  • 2
    4 Devils (F.W. Murnau, 1928)
    Entre tanto expresionismo alemán, F. W. Murnau también se despachó con algún que otro drama, entre ellos, esta película muda de Fox Film Corporation, producida por William Fox –quien contrató al director para filmar en los Estados Unidos- y protagonizada por Janet Gaynor, sobre cuatro huérfanos (Gaynor, Nancy Drexel, Barry Norton y Charles Morton) quienes se convierten en el acto de trapecio principal de un circo, y quedan involucrados en una serie de acontecimientos siniestros. La película, una de las últimas de Murnau y nominada al Oscar en la categoría de Mejor Fotografía, llegó a tener una versión con efectos de sonido sincronizados, música y diálogos en algunas escenas, aunque sin la aprobación del director; pero ninguna de estas copias pueden localizarse en la actualidad. Dato curioso: Barry Norton, nacido en Buenos Aires con el nombre de Alfredo Carlos Birabén, es el primer argentino que irrumpió en Hollywood y tiene algunas apariciones destacadas en “Drácula” (1931), “Lady for a Day” (1933) y “Dishonored” (1931).
  • 1
    Batman Fights Dracula (Leody M. Diaz, 1967)
    Muchísimo antes de que a Doug Moench y Kelley Jones se les ocurriera “Batman & Dracula: Lluvia Roja” (Batman & Dracula: Red Rain, 1991), el ignoto director Leody M. Diaz y el guionista Bert R. Mendoza se despacharon con esta versión filipina (sí, filipina) donde el encapotado interpretado por Jing Abalos debe enfrentar al malvado científico loco Doctor Zorba, quien cansado de que el murciélago interfiera con sus fechorías, urde un plan siniestro para revivir a Drácula a través de medios electrónicos desde donde puede ser controlado y, además, ya no es afectado por las cruces y esas cosas. Marita Banzon, hija de otro hombre de ciencia es la encargada de ayudar al Caballero Oscuro a resolver este misterio y acabar con el terrorífico chupasangre. Claro que Diaz nunca obtuvo los derechos de DC Comics para llevar a cabo esta parodia humorística, por eso no hay mucha información al respecto de su paso por las salas, aunque se considera una de las películas asiáticas perdidas más buscadas de todos los tiempos.

1. The Mountain Eagle (Alfred Hitchcock, 1927)

La segunda película del maestro del suspenso, un melodrama romántico mudo que se perdió para siempre, sigue la historia de Pettigrew (Bernhard Goetzke), un viudo que pone en juego la vida de su hijo discapacitado (John F. Hamilton) y la de un ermitaño (Malcolm Keen) al que detesta, para ganarse el afecto de Beatrice (Nita Naldi), una maestra del pueblito de Kentucky. El rodaje llevado a cabo en Alemania estuvo plagado de problemas, pero Hitchcock sintió que tenía más libertad creativa que en su país de origen, además absorber el estilo y la técnica del cine alemán. La película terminada no fue aprobada por los productores y no se estrenó hasta después del suceso de “El Inquilino” (The Lodger: A Story of the London Fog, 1927), recibiendo críticas bastante negativas. Un hecho por el cual el realizador no se entristeció demasiado por la pérdida.
Anterior Siguiente < >