Publicado el

Ránking | Historias verídicas

La vida en píxel: 10 juegos autobiográficos

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Algunos desarrolladores aprovechan el poder de los videojuegos para narrar sus propias historias

Algunas personas cuentan sus historias personales mediante textos; otros prefieren llevar sus anécdotas a la pantalla grande… y otros vieron en los videojuegos el medio ideal para narrar sus autobiografías.

El mundo Gamer tiene un atractivo especial a la hora de contar historias, y es que podemos hacer especial énfasis en dejar que el jugador interactúe con ellas, lo que puede llevar a un mayor apego a ciertos personajes y/o situaciones, sintiéndose uno parte de la experiencia. En la siguiente lista, que no tiene ningún orden específico, descubriremos diez juegos en los que sus respectivos autores intentan exponer sus propias vidas. Eso sí, debo recordarles que no suelen haber autobiografías en tono de humor, así que agárrense fuerte, que algunas de estas narrativas son bastante pesaditas. Conozcámoslas.

  • 10
    Memoir en Code (2015/2016)
    Alex Camilleri tiene su lugarcito desarrollando y programando para Frictional Games (SOMA, Amnesia), pero también es el único autor detrás de Memoir en Code, un interesantísimo juego autobiográfico diseñado en forma de álbum de música. Cada una de las nueve pistas disponibles representan momentos específicos de la vida de Alex, tanto las buenas como las malas, incluyendo relaciones a larga distancia y recuerdos de la infancia, dándole al jugador una experiencia narrativa sumamente creativa.

    Originalmente lanzado en 2015, el juego fue finalmente aceptado en Steam mediante el sistema Greenlight, tras lo cual Alex mejoró el original y lo relanzó en el 2016 como Memoir of Code: Reissue. Se recomienda jugarlo varias veces para descubrir todos sus secretos.
  • 9
    Passage (2007)
    Jason Rohrer es un creador multifacético que cuenta en su historial con una linda colección de juegos a su nombre, la mayoría de ellos tan breves como interesantes. Breve e interesante en particular es Passage, un jueguito gratuito engañosamente simple en la que nuestro protagonista debe moverse desde la izquierda de la pantalla hacia la derecha, siendo su campo visual una delgadísima línea de píxels.

    El juego dura 5 minutos y, honestamente, siento que hablar en detalle del mismo es un despropósito hacia el autor y sus intenciones. No lo parece en un principio, pero Rohrer diseñó el título con características autobiográficas, aunque esas cualidades pueden expandirse a las vivencias del propio jugador. Jason tiene su propia explicación de las diversas mecánicas que se ocultan en Passage, así como sus significados, pero también indica que no hay forma de jugar Passage correctamente; depende siempre del jugador.

    Passage es de libre distribución y recomiendo encarecidamente que le den una oportunidad. Pueden descargarlo desde su web oficial, donde también encontrarán un link a los pensamientos del propio Rohrer respecto a su juego.
  • 8
    Papo & Yo (2012)
    Vander Caballero es el responsable detrás de Papo & Yo, una aventura plataformera que transcurre en las favelas de Brasil y narra la historia de Quico, un jovencito que es afectado por el severo alcoholismo de su padre. Huyendo de la ira paterna, Quico encuentra un acceso a una versión de fantasía de la favela habitada por un enorme ser, llamado Monster, que resulta ser una criatura de buenos modales… hasta que consume una de esas ranas venenosas y Monster hace honor a su nombre.

    Todo el juego es una representación de la infancia de Caballero, que también debió lidiar con el alcoholismo de su padre. Es un título impresionante que además cumple su rol de juego de plataformas y puzles; un gran combo para todos los gustos y una gran historia de fondo.
  • 7
    That Dragon, Cancer (2016)
    Demasiadas veces he mencionado este juego en listados anteriores y en cada oportunidad cuesta hablar del mismo, pues toca un tema delicado, nada ameno y ya de entrada sabemos que tiene un final tristísimo en la vida real. Este es el trabajo de Ryan y Amy Green, que nos ofrecen un recorrido abstracto por las diferentes etapas de la joven vida de Joel Green, el hijo de la pareja, que ya desde el primer año de edad fue diagnosticado de cáncer.

    Toda la narrativa orbita alrededor de este mal y de la relación y reacción de la familia Green ante los eventos, representando sus sentimientos de amor, esperanza y fe. De más está decir que es un viaje emotivo de principio a fin, así que si andan con ganas de llorar a moco tendido, adelante. No hace falta decir más.
  • 6
    Autobiographical Architecture (TBA)
    Jean-Paul LeBreton tuvo una carrera muy interesante en la industria, pese a que quizá sea la primera vez que escuchamos su nombre. Se sorprenderán al descubrir, entonces, que LeBreton trabajó en Double Fine, 2K Marin e Irrational, y que su currículum incluye aportes en The Cave (diseñador principal) y BioShock (diseñador). Pero “JP” quería hacer cosas por cuenta propia y así lo está haciendo, siendo uno de sus proyectos actuales una narrativa autobiográfica realizada en… ¿¿Doom 2??

    Posiblemente el título más original de este listado, Autobiographical Architecture es un MOD de Doom 2 en el que LeBreton utiliza el motor del clásico juego de id Software para narrar su vida. Lo que se puede ver en su tráiler es bastante interesante, pero si queremos ver el producto final vamos a tener que esperar, pues todavía no está terminado. Mucha suerte, Jean-Paul.
  • 5
    Actual Sunlight (2013)
    “Una breve historia interactiva de amor, depresión y la corporación”, así se resume el juego, pero no le llega ni a los talones a su verdadera temática o a los efectos que pueda causar. Es sobre suicidio; sobre Evan Winter, un joven obeso y solitario con un severo caso de depresión. Una narrativa dura, cruda, que debe ser interrumpida por el propio autor, Will O’Neill, para darle al jugador una serie de mensajes explicándoles que todavía son jóvenes y están a tiempo de corregir el rumbo.

    En su núcleo, esta es una novela visual que se transmite mayormente en texto y ofrece poco y nada de interactividad; pero es un viaje emocional fuertísimo que hay que recorrer con mucho cuidado. Agárrense fuerte y tengan pañuelos a mano.
  • 4
    Dys4ia (2012)
    Anna Antrophy es una reconocida desarrolladora de videojuegos y escritora con varios títulos en su haber. Uno de ellos es Dys4ia, una experiencia autobiográfica de tintes abstractos que relata los seis meses de tratamiento con estrógeno que Anna vivió en su transición de género, representando sus sentimientos de frustración, política ante el tópico, problemas de identidad y desarrollo personal mediante el uso de mini-juegos de diseño minimalista.

    Anna destaca el uso de videojuegos para potenciar estas narrativas, aludiendo que un juego le da un objetivo al jugador, objetivo que puede fallar. “Un lector no puede fallar un libro. Es todo un nuevo nivel de empatía”, añade la autora, y tiene razón: gracias a la interactividad que el juego ofrece, el jugador se siente más conectado con las temáticas a las que la narrativa apunta. Este pequeño título autobiográfico es muy bien visto por la comunidad de críticos.
  • 3
    COIL (2008)
    De las mentes de Edmund McMillen y Florian Himsl nos llega esta experiencia minimalista en la que debemos pasar por una serie de escenarios conectados por una narrativa ligeramente ambigua. McMillen es propenso a basar sus trabajos en experiencias personales y COIL parece entrar en la categoría de “Autobiográfico”. Todo el juego está abierto a interpretación, pero el consenso general apunta a que la temática de fondo es más bien oscura, y parte de eso lo podemos experimentar en cada uno de sus mini-juegos.

    Todo se controla mediante el mouse, pero no hace falta hacer click en ningún momento; bastará con mover el puntero de tal o cual forma para generar una reacción en pantalla (por ejemplo, para pasar los textos debemos hacer girar el puntero en sentido anti-horario). Cada sección posee un método de interacción diferente. Encontrar esas reacciones e interpretarlas es parte de la experiencia. Un producto muy digno de Edmund y compañía.
  • 2
    Cibele (2015)
    Nina Freeman es una reconocida diseñadora de videojuegos actualmente trabajando con Fullbright (Gone Home, Tacoma). Sus juegos están usualmente basados en experiencias íntimas y personales, y Cibele no es la excepción. Esta es una breve historia de amoríos online, primero conociendo a un joven durante partidas en un MMORPG y luego llevando la relación a chats privados y llamadas telefónicas.

    La historia cuenta con tres actos en los que podremos ver los eventos desde el escritorio de Nina, entrando a jugar su juego y examinando algunos otros archivos. También hay secuencias live-action que nos adentran en la intimidad de nuestra protagonista. Es una historia bastante atrapante y muchos llegarán a sentirse identificados con varias de sus temáticas. Si les interesa, el propio juego recomienda jugarlo en su totalidad de un solo saque, pues dura entre una hora y media y dos horas.
  • 1
    The Beginner’s Guide (2015)
    David Wreden ya nos había dado un fantástico ejemplo de deconstrucción de géneros con The Stanley Parable, pero este nuevo título nos llevaría a recorrer un camino menos cómico, más íntimo. Es una historia breve, aproximadamente hora y media, y en ese tiempo el autor nos muestra los juegos desarrollados por su amigo, Coda, en el período de tiempo que va desde el 2008 al 2011, con la esperanza de que Coda vuelva a hacer juegos, pues abandonó la industria en el 2011.

    Ahora, bien… este va a ser el único caso en este listado en el que realmente no puedo decir nada más al respecto. Esto se debe a que los eventos que se suceden en esta experiencia virtual, narrados por el propio David, se vuelven extremadamente íntimos… y no sólo para el autor. Recomiendo encarecidamente que cualquiera que alguna vez haya tenido el más mínimo atisbo de querer hacer algo creativo juegue este juego. Es un viaje emocional genuino que nos hará pasar por toda clase de escenarios y nos abrirá las puertas a docenas de preguntas a nivel personal, cuestionándonos severamente y, eventualmente, ayudándonos a descubrir algunas características personales… al igual que el autor.

    No puedo decir más. Vayan y experimenten algo especial.

1. Memoir en Code (2015/2016)

Alex Camilleri tiene su lugarcito desarrollando y programando para Frictional Games (SOMA, Amnesia), pero también es el único autor detrás de Memoir en Code, un interesantísimo juego autobiográfico diseñado en forma de álbum de música. Cada una de las nueve pistas disponibles representan momentos específicos de la vida de Alex, tanto las buenas como las malas, incluyendo relaciones a larga distancia y recuerdos de la infancia, dándole al jugador una experiencia narrativa sumamente creativa. Originalmente lanzado en 2015, el juego fue finalmente aceptado en Steam mediante el sistema Greenlight, tras lo cual Alex mejoró el original y lo relanzó en el 2016 como Memoir of Code: Reissue. Se recomienda jugarlo varias veces para descubrir todos sus secretos.
Anterior Siguiente < >