Publicado el

Ránking | Jogo bonito

Sega not Dead: 10 productos exclusivos para Brasil

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

De las tierras del Carnaval surgen títulos únicos, todo gracias a una empresa en particular

La cuna del Gaming en América del Sur podría tranquilamente ser Brasil, todo gracias a su influencia y aportes a la industria. Hay un nombre que se destaca en todo esto, y ese nombre es Tec Toy, hoy simplemente “Tectoy” (modificaron el nombre en el 2007), una empresa brasileña de videojuegos y electrónica que nace de un grupo de ex ingenieros de Sharp en un distante 1987.

Tec Toy había notado el enorme potencial de los juegos de video y tuvo su gran oportunidad al volverse el distribuidor exclusivo de productos de Sega. Esto le abrió las puertas de toda América Latina a la empresa nipona, que llenó nuestras estanterías con suficientes productos como para ganarle a su competidor directo, Nintendo, que no contaba con una presencia tan acentuada por estos rincones. Esto le dio tanto a Tec Toy como a Sega el dominio casi total del mercado. Las cosas le irían muy bien a la empresa por los próximos años: no sólo distribuirían productos oficiales de Sega a ávidos gamers, también comenzarían a realizar trabajos de traducción de algunos títulos e incluso desarrollar sus propios juegos.

Lamentablemente, los altibajos económicos entre el dólar americano y el real brasileño pesaron fuerte en las finanzas, a las que tampoco ayudaron las pobres ventas de consolas Saturn y Dreamcast. Así y todo, Tec Toy no se rindió e intentó volver a las bases: continuaron vendiendo viejas consolas de Sega que el público continuaba comprando, al punto en que hoy se considera a la Master System como la consola más longeva, todo gracias a que los brasileños están tan encantados con el aparato que mantienen los números de ventas en decenas de miles por año.

Alrededor de 2005 Tec Toy entra al mercado de los juegos para celulares como distribuidores de títulos de Sega, In-Fusio y Bandai; y además de pasar a vender máquinas de karaoke, reproductores de DVD y MP3s, también se encargaron de administrar los servidores de Brasil para Ragnarok Online; pero no abandonan los juegos de consola. De hecho, es gracias a Tec Toy que existen hoy en el mercado títulos para consolas de Sega exclusivos para Brasil y, habiendo explicado la historia detrás de una empresa que seguramente nos sonaba desde nuestra juventud, es una muy buena idea enfocarnos ahora en esos juegos exclusivos.

Pasen, pasen y lean, que los siguientes diez productos llegaron a nosotros gracias a que un grupo de ingenieros brasileños predijo el futuro y se metió en la industria Gamer en el momento justo para triunfar.

  • 10
    Show do Milhão (2001)
    Show do Milhão es un muy popular programa de preguntas y respuestas de la televisión brasilera que nosotros conocemos más como “¿Quién quiere ser millonario?”, así que ya con eso entendieron exactamente toda la estructura del juego: debemos responder preguntas eligiendo una de las posibles cuatro respuestas que se nos ofrecen, escalando en premios y dificultad al contestar correctamente y perdiéndolo todo si la pifiamos, pudiendo también optar por tres posibles “comodines” que pueden darnos alguna ayudita en un momento de incertidumbre. Todo muy elemental.

    Lo malo es que el juego es básicamente eso y nada más que eso: aparece una pregunta en pantalla y tenemos cuatro posibles opciones y el uso de los comodines. Nada más. Si contestamos bien, pasamos automáticamente a la próxima pregunta. No hay ni suspenso y, por supuesto, si ganamos el ansiado millón nos daremos cuenta que nunca nadie nos va a acercar el cheque porque solamente estábamos jugando un juego de video. Ni siquiera tiene un buen apartado gráfico, con fondos lisos y diseño mínimo; aunque al menos se dignaron en añadir voces para el conductor, que es lo único que le da algo de entusiasmo al producto.
  • 9
    Yu Yu Hakusho: Sunset Fighters (1999)
    No es nada extraño que Japón haya tenido su propio juego basado en Yu Yu Hakusho, manga shonen que tuvo un considerable éxito allá por la década de los ’90; lo realmente inusual es que Tec Toy tradujo uno de estos títulos para ser lanzado en Brasil. El juego en cuestión es Yu Yu Hakusho: Sunset Fighters y, como se lo estarán imaginando, es un juego de lucha estelarizado por personajes del manga.

    La historia es un excelente ejemplo de Copiar-Y-Pegar en el que nuestro protagonista principal y su grupo de amigos son invitados a un torneo de lucha a cargo de una misteriosa sociedad de artes marciales. Realmente, los ’90 no fueron los mejores años para encontrar historias decentes en la gran mayoría de los juegos de lucha, pero al menos el público de Brasil tuvo una opción más en su catálogo. ¿Se imaginan un Street Fighter pero traducido al Porteño Básico? ¡Jo!
  • 8
    Chapolim x Dracula: Um Duelo Assustador (1993)
    Si ustedes piensan que acá en Argentina nos encanta El Chavo del Ocho y el Chapulín Colorado, no tienen idea del enorme fanatismo que estos personajes Mexicanos tienen en Brasil. Tanto, que Tec Toy desarrolló un juego basado en el superhéroe creado por Roberto Gómez Bolaños. Bueno, cuando digo “desarrolló” en realidad quiero decir “agarró otro juego y le cambió los sprites para que parezca el Chapulín”, una práctica que volveremos a mencionar más adelante en este Top.

    El juego original en el que se basa esta copia era “Ghost House” (1986) y la consigna es la de recorrer un castillo embrujado y destruir a todos los monstruos, especialmente a los vampiros; enemigos que se han mantenido para la versión del Chapulín que, además, cuenta con un ligero lavado de cara. Mal que mal, es interesantísimo ver al Chapulín en su propio videojuego, aunque sea una copia de otro… y considerando que ese era más o menos el Modus Operandi de Bolaños, casi que hasta tiene sentido. ¿Karma?
  • 7
    Férias Frustradas do Pica-Pau (1995)
    Nosotros conocemos a Pica-Pau, excepto que aquí se llama “El Pájaro Loco” y, en su versión original, “Woody Woodpecker”. Woody ya tiene en su historial una buena cantidad de juegos de video, pero este tiene la particularidad de haber sido desarrollado por la mismísima Tec Toy, tanto para Sega Mega Drive como para Sega Master System, ambos exclusivos del mercado brasileño.

    La verdad es que el juego es bastante decente, dentro de todo lo que se podía esperar. Los amigos de Woody son secuestrados durante sus vacaciones y nuestro plumífero protagonista debe acudir a su rescate. Dicho de otra forma: otro plataformero más de los años ’90; pero al menos uno que le puso empeño al personaje y a su diseño. Pese a eso, el juego puede ser un poquito difícil de controlar, pero está bastante bien de todas formas. Todos los personajes son muy reconocibles y, honestamente, se han visto cosas mucho peores. Zafa. Zafa bastante, la verdad.
  • 6
    Duke Nukem 3D (1998)
    Si les digo que Tec Toy desarrolló un símil port de Duke Nukem 3D para Sega Mega Drive, ¿me lo creerían? Porque… lo hizo. No sé cómo cuernos lo logró… pero lo logró.

    Tampoco esperen que el juego sea una maravilla. Todo lo contrario, en realidad. Imaginen el Wolfenstein 3D original, pero con un MOD para parecerse un poquito más a Duke Nukem. Eso. Ahí está. Ese es el juego que Tec Toy nos dio. Admitamos que, a nivel técnico, el juego es sorprendente para las capacidades de Mega Drive, pero al usar la temática de Duke Nukem la embarraron mal. Si con ese mismo motor hubiesen hecho algo más original, la historia bien podría ser otra. Pero no. Aquí tenemos un juego que PARECE Duke Nukem, pero que apenas le llega a lo más básico de id Software.

    Al menos dejaron algunas de las voces de Duke, pero por desgracia la “banda sonora” del juego ha sido reemplazada por una marimba hecha con latas de tomate, o posiblemente el xilofón de juguete de mi sobrinita de cuatro años. Eso sí, como rareza es invaluable.
  • 5
    Nightmare Circus (1996)
    Circos embrujados y desafíos plataformeros. ¿Qué más se puede pedir? Nightmare Circus fue desarrollado por Funcom y distribuido por Tec Toy para la consola Sega Mega Drive, exclusivamente para el mercado brasilero. Se suponía que también iba a tener un lanzamiento en Norteamérica, pero fue cancelado. Sin embargo, estuvo disponible para aquella zona en esa cosa llamada Sega Channel, así que imagínense ustedes.

    El juego en sí nos muestra a Raven, un nativo originario americano, que llega a las ruinas de un circo consumido por las llamas debido a que algunos de sus familiares perecieron en el siniestro, y entonces aparece el fantasma de Jester, el malvado operador que causó el incendio en primer lugar para quedarse con la plata del seguro, y ahora es una misión de venganza mientras exploramos diversas áreas del circo y nos espantamos con la dificultad del juego y sus enormes deseos de desorientarnos a cada segundo.

    El juego tiene buenas intenciones y algunas de sus niveles son bastante originales en concepto, pero su ejecución no es de las mejores y termina sufriendo bastante por eso.
  • 4
    Street Fighter II (1997)
    Esta es la situación: Tec Toy se presenta ante Capcom, le dice que tiene ganas de desarrollar un port de Street Fighter II y le muestra lo que tiene hecho; les entrega un gamepad de Sega Mega Drive y los representantes de Capcom prueban el juego. No está mal, pero es muy inferior a lo que Mega Drive puede hacer. Entonces Tec Toy sonríe, guiña un ojo, mete la mano bajo la mesa y de allí saca una Master System, que es la verdadera responsable de que Street Fighter II esté en pantalla.

    Capcom se sorprende ante la revelación y se siente súbitamente encantado. “Nunca había visto un juego aprovechar la CPU de la Master System tanto como lo hicieron ustedes. Creo que vamos a permitirle publicar el juego”, y así es como Master System se ganó su versión de Street Fighter II; la única oficial en una consola de 8-Bits.

    Tec Toy se había vuelto muy hábil en lo que refería a la programación en Master System y este es el mejor ejemplo. Esta versión del juego de lucha cuenta con ocho luchadores bien identificados y un apartado gráfico sorprendente. Incluso se tomaron la molestia de incluir algunas voces para el comentarista. Su punto más flojo es la música, que se reduce a una serie de pitidos que muy vagamente rememoran a los originales, pero bueno; el juego en sí funciona y la anécdota sola ya es motivo suficiente como para incluir este título en el listado. Bien ahí, Tec Toy.
  • 3
    Master System 3 / Master System Evolution (2008)
    Durante el texto introductorio explicamos que a los brasileros les encanta la Master System. Lo que no especificamos es hasta qué nivel les gusta. Bueno, reparemos ese detalle, porque cuando les muestre esta belleza hasta ustedes van a querer una: les presento la Master System 3, o Master System Evolution; una versión de la Master System original pero con una bocha de juegos incluidos, y cuando digo “una bocha” quiero decir 132 títulos de lo mejorcito de Sega y de algunos otros títulos del mercado brasilero.

    El aparato viene en dos versiones: la original de 2009, negra, y la más moderna de 2011, azul. Ambas versiones utilizan un gamepad similar al “pro” de 6 botones de la Mega Drive, excepto que los tres botones superiores (X, Y, Z) solamente sirven para resetear la consola al presionarlos todos a la vez.

    Todos hablan de la NES Mini y las SNES Mini, pero lo que muchos ignoran es que Tectoy les ganó a todos de mano, porque por un módico precio nos llevamos una verdadera fiesta Gamer.
  • 2
    Mega Drive 4 (2009/2010)
    En el puesto anterior conocimos la Master System 3, un hermoso pedazo de hardware que viene con un montón de juegos 8-Bits. ¿Puede Tectoy mejorar la apuesta? ¡Por supuesto que puede! ¡Damas y caballeros… la Mega Drive 4, también conocida como “Mega Drive Guitar Idol”!

    En su núcleo esta es una consola Mega Drive sin la ranura para los cartuchos. Entonces… ¿cómo metemos juegos? ¡No hace falta, porque ya vienen incluidos! Su primera versión contaba con 87 títulos en su pancita digital, pero la versión mejorada del 2010 venía con 100 jueguitos listos para ser disfrutados, además del añadido de una ranura para tarjetas SD, aunque sólo se utiliza para reproducir MP3.

    Tan sólo con esas cualidades la Mega Drive 4 parece una compra obligada para cualquier fanático de Sega, pero Tectoy tenía que ir un poquito más allá: además de un par de gamepads estándar, la consola venía con… ¡una guitarra de plástico! Qué, ¿no leyeron el “Guitar Idol” en el nombre de la consola? Justamente, Guitar Idol era un juego adicional, símil Guitar Hero (sorpresa, sorpresa), que incluía más de 50 canciones de artistas brasileños e internacionales.

    Tectoy, señoras y señores; haciendo magia desde 1987.
  • 1
    Turma da Mônica (1991/1993/1994)
    Si hay un personaje de historietas icónico de Brasil, ese personaje es Mónica, una simpática niña de dientes largos y sorprendente fuerza que vive aventuras junto a sus amigos. La popularidad del personaje hizo que Tec Toy se inspirara para crear una serie de juegos basados en ella, y como ya vimos en un puesto anterior, “inspirar” proviene de “vamos a agarrar otro juego ya hecho, le cambiamos los sprites y tenemos nuestro propio juego”. La saga elegida para los juegos de Mónica es la de Wonder Boy, tres de cuyos títulos se volvieron aventuras de la dientuda y sus amigos.

    El primero fue “Wonder Boy in Monster Land” (1987), que pasó a ser “Mônica no Castelo do Dragão” (1991). A eso le siguió “Wonder Boy III: The Dragon’s Trap” (1989) que se convirtió en “Turma da Mônica em O Resgate” (1993). Los anteriores fueron juegos de Master System, pero Mega Drive también tuvo su propia conversión: “Wonder Boy in Monster World” (1991), que pasó a llamarse “Turma da Mônica na Terra dos Monstros” (1994). Ya de por sí los juegos originales eran algunos de los más fantásticos plataformeros de Rol de sus respectivas consolas, y el hecho de modificarlos para incluir como protagonistas a renombrados personajes de la cultura popular brasilera los volvió éxitos inmediatos en el país de la samba y el carnaval. ¡Bien por ellos!

    Ah, y… como dato adicional… esta práctica ha vuelto a ser honrada con la salida de la remake de Wonder Boy de este año, pues Mónica y sus amigos han vuelto a las andadas gracias a un MOD que modifica los gráficos del juego original. Eso es amor. Mis más sinceras felicitaciones.

1. Show do Milhão (2001)

Show do Milhão es un muy popular programa de preguntas y respuestas de la televisión brasilera que nosotros conocemos más como “¿Quién quiere ser millonario?”, así que ya con eso entendieron exactamente toda la estructura del juego: debemos responder preguntas eligiendo una de las posibles cuatro respuestas que se nos ofrecen, escalando en premios y dificultad al contestar correctamente y perdiéndolo todo si la pifiamos, pudiendo también optar por tres posibles “comodines” que pueden darnos alguna ayudita en un momento de incertidumbre. Todo muy elemental. Lo malo es que el juego es básicamente eso y nada más que eso: aparece una pregunta en pantalla y tenemos cuatro posibles opciones y el uso de los comodines. Nada más. Si contestamos bien, pasamos automáticamente a la próxima pregunta. No hay ni suspenso y, por supuesto, si ganamos el ansiado millón nos daremos cuenta que nunca nadie nos va a acercar el cheque porque solamente estábamos jugando un juego de video. Ni siquiera tiene un buen apartado gráfico, con fondos lisos y diseño mínimo; aunque al menos se dignaron en añadir voces para el conductor, que es lo único que le da algo de entusiasmo al producto.
Anterior Siguiente < >