Publicado el

Ránking | Iniciando Güindous...

¿Anular, Reintentar, Fallo? 10 sistemas operativos falsos en videojuegos

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Algunos juegos muy interesantes basan su jugabilidad en la simulación de sistemas operativos

Cada género en la industria Gamer posee algunas características específicas en sus sistemas de control; por eso podemos diferenciar a un Plataformero de un juego de Estrategia Por Turnos. Pero hay casos en los que los estándares de diseño y control entran a terrenos desconocidos, muchas veces mezclando elementos de otros géneros o aportando algo nuevo a la industria en general.

Algo así ocurre con aquellos juegos en los que se simula un sistema operativo falso: uno no sabe exactamente a qué género atribuirlo, así que muchas veces toman prestados elementos ajenos para definir su jugabilidad. Una cosa es segura: la idea de simular un sistema operativo falso reside en darle al jugador una sensación de inmersión mayor, como que realmente estamos involucrados y somos parte funcional de los eventos que ocurren en el juego; y en ese sentido suelen triunfar casi siempre.

Pasemos, entonces, a conocer diez títulos en los que sus sistemas operativos falsos son buena parte de su atractivo, si no su principal motivo de ser, y veamos cómo aprovechan para adaptarse a diversos géneros adicionales.

  • 10
    Hypnospace Outlaw
    Todavía no está disponible así que o dejamos al fondo de la lista, pero Hypnospace Outlaw, la nueva creación de Jay Tholen (Dropsy), nos lleva de viaje por la versión más psicodélica de la Internet, poniéndonos como nuevos empleados de un sistema de seguridad online en el que debemos vigilar la Red y defenderla de posibles perpetradores, entre otras tantas actividades.

    Todo se controla desde nuestro Escritorio, que emula la experiencia de navegar allá por los comienzos de la Internet moderna, con todo y GIFs animados baratísimos y todo el Spam que podamos tolerar… y más, incluso. Se aprecia mucho potencial en este título, así que esperemos y veamos con qué nos sorprende el buen Tholen.
  • 9
    Emily is Away
    Si usted, querido lector, tuvo algún amorío online, ALÉJESE DE ESTE JUEGO. Emily is Away y su secuela (Emily is Away 2) nos muestra un escritorio típico de una época anterior a Skype, Twitter y Facebook, donde los sitios de interés eran los sistemas de mensajería como MSN, Yahoo Messenger y, en el caso de este juego, AIM (AOL Instant Messenger).

    Esta es una historia narrada desde las ventanas de chat, donde nuestro protagonista (nosotros, básicamente) charlan con Emily y toman decisiones que poco a poco van virando la narrativa. Los giros y situaciones son muy reminiscentes a la época a la que alude, por lo que aquellos que la experimentaron se van a sentir muy pero muy identificados con lo que ocurre en pantalla.

    Mejor aún, el primer juego es bastante breve y está disponible de forma gratuita, así que vayan, descárguenlo y sufran una pequeña crisis emocional. De vez en cuando hace bien. Bah, eso dicen.
  • 8
    SuperHot
    SUPER. HOT. SUPER. HOT. SUPER. HOT. Sí, este fantástico juego de acción en primera persona no parece tener un sistema operativo falso… ¿o sí? Pues sí, porque cualquier que lo haya jugado por un par de minutos ha debido experimentar el émulo de sistema de archivos onda MS-DOS con el que debemos interactuar para ingresar al “juego” posta, primero pasando por un sistema de chat y obteniendo los archivos de forma total y absolutamente legal, obvio, por supuesto, siempre.

    A medida que avanzamos en el juego iremos habilitando nuevas opciones dentro del menú principal, y todo el sistema continúa la idea de que estamos accediendo a un juego desde nuestra terminal, haciendo que “SuperHot” sea, en realidad, un juego dentro de otro juego. Todo muy lindo. SUPER. HOT. SUPER. HOT. SUPER. HOT.
  • 7
    Pony Island
    Lo que comienza como un simple y torpe juego de saltar obstáculos con nuestro Pony Retro se vuelve una experiencia un poquitín más complicada e interesante, al punto en el que debemos literalmente luchar por nuestra alma al lidiar con un sistema operativo satánico. Nada parece funcionar correctamente en un principio, así que hay que buscar la forma de acceder al código del programa para “hackearlo” y ganar acceso a diversas funciones especiales. Para ello hay que buscar pistas en algunos de los archivos de texto que hay en el Escritorio principal, un par de salas de chat y un varios programas ejecutables. Pero cuidado, que Pony Island está diseñado para tentarnos y engañarnos, y algunas de sus trampitas van más allá del propio juego y consiguen romper la cuarta pared. Están advertidos.
  • 6
    Shenzhen I/O
    Cómo amo los juegos de Zachtronics. Pocos desarrolladores me han dado desafíos de ingenio tan perfectamente calibrados como The Codex of Alchemical Engineering, SpaceChem, Infinifactory, TIS-100 y Shenzhen I/O. Es este último el que nos interesa para este listado, ya que ni bien arrancamos el juego se muestra la pantalla de carga de un símil-Windows.

    Desde aquí podremos acceder a los programas del sistema, que incluyen un lector de mails desde donde nos comunicaremos con nuestros compañeros de trabajo y empleadores, y un software de diseño en donde podremos resolver los encargos de la empresa, ya que nuestro objetivo en este juego es diseñar y programar circuitos lógicos de acuerdo a las especificaciones de los clientes, y les aseguro que los fanáticos de la programación y de la electrónica se sentirán como nenes en una dulcería con esta maravilla.

    Ah, y si son fanáticos de programación y electrónica, también prueben TIS-100, que es más o menos el mismo concepto, pero con menos gráficos que Dwarf Fortress. Genial. Simplemente genial.
  • 5
    Digital A Love Story
    De la mente de Christine Love nos llega esta fantástica historia de amores en línea, y encima enfocada en la época de los BBS, allá por los finales de la década de los ’80. Nuestro protagonista accede a los tablones de mensaje mediante su vieja PC y así conoce a *Emilia (sí, con * en el nombre), una muchacha que, tras varias charlas online, le confiesa sus sentimientos… y entonces todo el sistema de BBS se va al diablo, *Emilia desaparece y nosotros nos quedamos con algunas pistas que ella nos dejó. De aquí en más es una búsqueda online para descubrir qué le pasó a *Emilia y cómo podemos ayudarla.

    Uno de los grandes atractivos de esta historia (además de la historia en sí) es que todo el sistema de control rememora los viejos sistemas operativos de antaño, con todo y lo tortuoso que era conectarse a tablones y buscar datos. Una experiencia realmente muy recomendable.
  • 4
    Duskers
    ¿Quién iba a pensar que se podía mezclar Roguelike, terror y una interfaz de sistema operativo para generar semejante joyita? Duskers es una experiencia no apta para claustrofóbicos: somos el único tripulante a bordo de una nave espacial que se está quedando sin combustible, y el problema es que ninguna otra nave está respondiendo a nuestros llamados de auxilio… pero siguen apareciendo en nuestro radar. Algo raro está pasando y nosotros debemos descubrir qué.

    Para ello contamos con la ayuda de nuestros simpáticos drones, que enviaremos a explorar las naves apagadas para recolectar chatarra y combustible y, de paso, intentar averiguar qué está pasando en la galaxia. El gran elemento de este juego es que todo se controla mediante el sistema operativo de nuestros drones, que nos muestra un plano de la nave que abordamos y nos permite tipear comandos para dirigir a nuestros robotitos a recorrer pasillos y habitaciones abandonadas... y no tan abandonadas, también. El nivel de tensión que se genera desde esta perspectiva es impresionante, logrando una ambientación digna de una película de la saga Alien, pero desde la perspectiva de un operador de PC. Totalmente genial.
  • 3
    Orwell: Keeping an Eye On You
    La Nación está en orden… o así parece. Un ataque terrorista incita la búsqueda de los responsables, y es nuestro trabajo identificarlos. Por suerte contamos con una excelente herramienta de trabajo: Orwell, un nuevo sistema de seguridad que mantiene a los ciudadanos bajo vigilancia. Mediante las funciones a nuestro alcance podremos acceder a las últimas noticias y fisgonear en la vida digital de los ciudadanos, intentando obtener pistas que nos lleven a posibles perpetradores que debemos denunciar a las autoridades.

    Pero cuidado, que nuestras decisiones tienen peso. ¿Es nuestro sospechoso realmente culpable? ¿Podemos obtener suficiente evidencia incriminatoria… o vamos a basarnos en pura especulación? De nosotros depende otorgar los datos clave a las fuerzas de seguridad… y rogar no haber causado daños a quien no se lo merecía; todo esto desde el escritorio de nuestro software Orwell… y ojalá no se nos ocurra usarlo para embarrar a alguien, ¿eh?
  • 2
    Uplink
    Una de las temáticas más prevalentes en el uso de sistemas operativos falsos en los videojuegos son, sin duda, los juegos de hackers. Entre las docenas de juegos de hackers disponibles en el mercado, Uplink es uno de los más interesantes.

    Desarrollado por Introversion (Darwinia, Prison Architect), nuestra misión es la de realizar “trabajitos” online para nuestros clientes, desde obtener información específica en algún servidor distante hasta desarrollar un temible virus para causar pánico en las Redes. Hay una muy buena diversidad en el tipo de misiones, pero además se destaca el atractivo diseño de la interfaz de usuario que nos servirá para movernos por el ciberespacio. ¿Te sentís un poquito rebelde? ¿Te gusta la idea de alterar sistemas? Dale, logueá en Uplink y sacá el Hacker que hay en vos…

    …porque, además, es más seguro que hackear en la vida real. No te llevan preso, para empezar.
  • 1
    Kingsway
    A veces siento que Kingsway se merece una review propia, pero es algo tan simple que no estoy seguro de poder hacerle justicia. Digamos, simplemente, que si te gustan los juegos Roguelike y sos un nostálgico de los años pasados de Windows, Kingsway es el juego que tenés que estar jugando pero YA.

    La idea en sí es bien básica: debemos movernos por el mapa del mundo, cumpliendo misiones, masacrando monstruos, recolectando tesoros y toda la onda. Nada fuera de lo normal, ¿cierto? La diferencia está en que todo en Kingsway es una parodia de Windows. Nuestro “mapa del mundo” es un navegador de internet, nuestro inventario es una carpeta que abre una ventanita con nuestros ítems, las misiones nos las encargan mediante mails y hasta los combates contra enemigos son ventanas de pop-up que nos dan opciones de lucha. ¡Incluso nuestro progreso está representado en barras de carga!

    Kingsway aprovecha cada pixel en pantalla para honrar a los sistemas a los que alude, pero sumando elementos de juego muy originales. Las ventanas que representan enemigos se moverán de acuerdo a la criatura a la que representen, haciendo que atacarlos sea un poquito más difícil. Es más, algunos enemigos generan ventanitas de “ataque” que debemos cerrar antes de que nos dañen. Es genial, es sencillo y es muy original.

1. Hypnospace Outlaw

Todavía no está disponible así que o dejamos al fondo de la lista, pero Hypnospace Outlaw, la nueva creación de Jay Tholen (Dropsy), nos lleva de viaje por la versión más psicodélica de la Internet, poniéndonos como nuevos empleados de un sistema de seguridad online en el que debemos vigilar la Red y defenderla de posibles perpetradores, entre otras tantas actividades. Todo se controla desde nuestro Escritorio, que emula la experiencia de navegar allá por los comienzos de la Internet moderna, con todo y GIFs animados baratísimos y todo el Spam que podamos tolerar… y más, incluso. Se aprecia mucho potencial en este título, así que esperemos y veamos con qué nos sorprende el buen Tholen.
Anterior Siguiente < >