Publicado el

Ránking | Una que sepamos todos

10 grandes capítulos musicales de series de televisión

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Tags: Musicales
A los actores les encanta cantar y bailar. Y a los nerds, aunque nos hagamos los duros, nos re pega Broadway.

Una de las más extrañas modas de los últimos años es la de meter en medio de una serie “normal” un capítulo musical: estos diez episodios tienen canto, baile, un poquitín de ridículo, pero a la vez revelan aspectos escondidos de nuestras series favoritas.

No es difícil imaginarse por qué el creador de una serie busca hacer un capítulo musical: las emociones exaltadas por una canción ayudan a redefinir los vínculos entre los personajes, el baile explota dones ocultos de los actores y da una dosis de interacción física y despliegue visual a un medio en el que ninguna de las dos cosas sobra, y de paso es una buena movida de marketing, fácil de explicar en promociones y atractiva para todo tipo de público.

Pero tampoco es difícil imaginar las razones para no hacerlo: quizás los actores no tienen entrenamiento clásico en canto y baile, y aunque lo tuvieran la grabación de uno de estos capítulos puede tomar semanas.. y claro, no puede faltar el miedo al ridículo. Si un capítulo musical sale mal, se puede perder en 45 minutos la credibilidad lograda en varias temporadas.

Estos 10 episodios no solo vencieron el miedo al ridículo sino que están entre los mejores de sus series respectivas (y no por casualidad son mejores que cualquier episodio de muchas series "musicales" como Glee o Smash...)

  • 10
    Brown Betty (Fringe)
    La "Betty" del título es la hierba que se fuma un deprimido Walter Bishop para imaginar un mundo que recrea no solo los musicales, sino los policiales negros de los años '40. Explicar la razón por la que Walter fuma a Betty arruina media serie, ya que viene después de la revelación de su mayor secreto, y la intensidad de ese giro dramático se traduce a las canciones que expresan las emociones del usualmente cerrado Dr. Bishop. La música por suerte no es de la época, sino que incluye versiones de clásicos de distintas décadas, y si la versión de "For Once in my Life" de Olivia no te rompe el corazón, es que básicamente no tenés uno de esos.
  • 9
    Daria! (Daria)
    El chiste, claro, es que Daria es el personaje menos indicado para ponerse a cantar y bailar, y durante todo este capítulo musical insiste en remarcar las pocas ganas que tiene de participar de esta especia de neurosis colectiva cantarina, hablando durante cada una de las canciones. La historia (bastante elaborada para la usualmente minimalista serie cómica de MTV) involucra un huracán que está a punto de llevarse el pueblo por delante, una ocasión perfecta para la sátira del consumismo y el sentimentalismo que mejor le salía a la ex compañerita de Beavis y Butt-Head. Es una pena que la serie no esté disponible en streaming, en DVD... ni siquiera en YouTube.
  • 8
    Lyre, Lyre, Hearts on Fire (Xena)
    Xena, una serie que no tenía ningún problema en no tomarse en serio a sí misma, tuvo un par de capítulos musicales. El primero, "The Bitter Suite", paradójicamente, es de los más dramáticos de la serie, y estaría en esta lista de no ser porque las canciones, composiciones originales, no están muy buenas.

    Dos temporadas después Xena volvió a cantar (¡y es Lucy Lawless la que pone su propia voz!) con este episodio, una historia bobísima aún para el estándar de la serie, pero que es gran excusa para una serie de números musicales perfectos, la mayoría covers de canciones setenteras como "War" y "Sisters are Doin' it for Themselves" (el punto más alto del capítulo).
  • 7
    Simpsoncalifragilisticexpialadocioso (Los Simpson)
    ¿Tan bajos los Simpson? Sí. Si tuviéramos que enumerar los mejores números musicales de la televisión, la lista podría incluir solamente las canciones que el genial Alf Clausen compuso para la serie ("We Put the Spring in Springfield", "Dr. Zaius", "See my Vest") y las maravillosas coreografías que los rodean. Pero los capítulos musicales en sí no son tan buenos (en especial ese nefasto en que Lisa es Evita), con la excepción de esta parodia de Mary Poppins que sería memorable aún sin las perfectas canciones.

    Tan buenos son los números de Clausen que tuvimos que hacer otro top dedicado a acumular los mejores momentos musicales de la serie. Es una pena recordar su trabajo, porque hace unos pocos meses fue despedido por Fox. Parece que su insistencia en grabar cada número musical con una orquesta completa era demasiado para una serie que en su temporada 385 decide ponerse ahorrativa.

    Y te voy a volar la mente: Alf Clausen es el compositor del tema de… ALF.
  • 6
    Variety (Oz)
    Oz fue una de las primeras series dramáticas de HBO, una historia carcelaria de inusitada violencia y estructura muy teatral, guiada siempre por los monólogos de Augustus Hill, el personaje interpretado por Harold Perrineau (Michael de Lost). Pero un día Perrineau se enfermó y el creador de la serie Tom Fontana reemplazó su monólogo por estremecedores números musicales que ponían en otra perspectiva a los protagonistas a la vez que en la historia se ponía en escena una muestra de talentos. Todo termina mal, pero eso se puede decir de todos los capítulos de Oz. La puesta en escena de la serie, usualmente despojada y directa, aquí encuentra otra forma de expresarse, que hace todavía más intenso el sufrimiento del elenco de condenados.
  • 5
    My Musical (Scrubs)
    Si alguna vez hubo una comedia en la que los personajes siempre parecían estar a punto de ponerse a cantar, fue Scrubs, y por lo tanto la excusa que requiere para convertirse en musical es casi nula: todo el capítulo se ve desde el punto de vista de una paciente que debido a un aneurisma ve todo lo que la rodea como un musical. Importa poco la nula historia cuando las canciones son tan buenas y la coreografía tan elaborada como en "My Musical", uno de los pocos capítulos de esta lista que es perfecto para alguien que no conoce la serie.
  • 4
    Duet (The Flash)
    El capítulo más reciente de la lista es pura felicidad. Un crossover entre las series de Flash y Supergirl que los enfrenta al Music Meister… personaje que ya había aparecido en un capítulo musical de la serie animada de Batman, interpretado por el mismísimo Barney Stinson, Neil Patrick Harris. En este caso el actor es Darren Criss, que como Grant Gustin (Flash) y Melissa Benoist (Supergirl), es un veterano de Glee.

    La historia es completamente descartable, con los personajes en coma perdidos en un mundo imaginario musical, pero funciona a la perfección como excusa para un puñado de lindas canciones. La mejor de todas, “Super Friend”, es una composición de Rachel Bloom, creadora de Crazy-Ex Girlfriend, la única serie musical que realmente vale la pena.
  • 3
    Regional Holiday Music (Community)
    Los temas centrales de Community son las relaciones dentro de un grupo (duh-doy) y los rituales que se van conformando entre ellos. Por eso los capítulos festivos tienen un valor adicional, y este especial navideño de la segunda temporada funciona (como suele pasar con la serie) en varios niveles. Es a la vez una parodia perfecta de Glee y una exploración de lo que representa la música y la Navidad para cada uno de los personajes (no es casualidad que Britta, un personaje que siente que su voz nunca se escucha, sea incapaz de cantar una nota). Y las canciones son muy, pero muy graciosas... el rap de Abed y Troy es particularmente virtuoso, más cuando pensás que estás viendo al monstruo detrás de Atlanta cantando una canción de Dan Harmon, el monstruo detrás de Rick & Morty.
  • 2
    The Devil's Hands are Idle Playthings (Futurama)
    Sólo los últimos minutos de este capítulo podrían llamarse técnicamente un musical, una ópera que enfrenta a Fry con el sublime Diablo Robot (interpretado por Dan Castallaneta, el mismísimo Homero Simpson), donde todo el elenco participa de la diversión. El impacto es doble, porque no sólo la ópera en sí es un prodigio de humor y composición, sino que marcó durante años el final de la serie, justo cuando parecía que Leela le iba a dar bola a Fry.
  • 1
    Once More With Feeling (Buffy la Cazavampiros)
    Buffy, la gran abonada a nuestras listas, regresa con una hora perfecta de televisión, un musical completo comprimido donde todas las tensiones de la más incómoda temporada de la serie estallan en canciones y coreografías tan cómicas como reveladores. Es que en "Once More With Feeling" los personajes son conscientes de que están cantando y bailando... contra su voluntad, ya que un hechizo demoníaco los obliga a expresar sus sentimientos más ocultos a través de un repertorio admirable, que va desde una springsteeneana balada rock para el vampiro Spike hasta un número estilo Doris Day para la pareja de Xander y Anya que en todo su colorido refleja las profundas inseguridades de los personajes.

    Hubiera sido imposible para Joss Whedon desatar esta tormenta emocional con diálogos y escenas tradicionales, haciendo de este un capítulo musical que no podría existir de otra manera, y obligándolo, sin haber estudiado composición, a escribir él mismo la letra y música de todas las canciones. Una obra maestra de un genio moderno ¿hará cantar también a la Liga de la Justicia?

1. Brown Betty (Fringe)

La "Betty" del título es la hierba que se fuma un deprimido Walter Bishop para imaginar un mundo que recrea no solo los musicales, sino los policiales negros de los años '40. Explicar la razón por la que Walter fuma a Betty arruina media serie, ya que viene después de la revelación de su mayor secreto, y la intensidad de ese giro dramático se traduce a las canciones que expresan las emociones del usualmente cerrado Dr. Bishop. La música por suerte no es de la época, sino que incluye versiones de clásicos de distintas décadas, y si la versión de "For Once in my Life" de Olivia no te rompe el corazón, es que básicamente no tenés uno de esos.
Anterior Siguiente < >