Publicado el

Ránking | Cyberpunk fluo

10 grandes películas olvidadas de ciencia ficción de los ‘80

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

No todo era luz y color en la década de neón. Conocé estas extrañas, excelentes visiones del futuro.

En los ‘80 había dos variantes de ciencia ficción que pegaban en la pantalla grande: la aventura colorida de Star Wars, E.T., y Volver al Futuro, y las pesadillas cyberpunk que oficiaban de eco de la guerra fría, como Robocop, Terminator, Aliens y Mad Max. Por otro lado había proyectos más modestos, quizás más intelectuales o audaces en su planteo, que se convirtieron en los años en clásicos de culto. Hablo de fracasos comerciales de la época como Blade Runner, Tron, Brazil, The Thing, y Dune, que mal que mal tienen secuelas, remakes, o al menos alguna edición especial en Blu-ray.

Estas 10 películas son verdaderas obras malditas. Demasiado específicas para perdurar en el tiempo, demasiado extrañas para atraer al público de la época. Sobrevivieron en polvorientos VHS, en torrents que aún hoy comparten los más fervorosos entusiastas, y en listas como estas, que te invitan a ver más allá del canon establecido por el establishment nerd.

  • 10
    El Último Guerrero Espacial (The Last Starfighter) (1984)
    Claro que no te la olvidaste. Para muchos de los jóvenes gamers de los ‘80 esta película es tan importante como la misma Star Wars. Alex es un adolescente que parece hacer todo mal… excepto jugar videojuegos. Es más, tan bien los juega que una flota extraterrestre lo recluta (sin preguntarle) y lo manda a luchar una guerra interestelar. Los efectos especiales han envejecido, claro, pero sigue siendo muy divertida de principio a fin, tan retro como el juego que Alex disfruta. La primera mitad es un clon de Spielberg, la segunda un calco de George Lucas, pero al menos el director Nick Castle (socio de John Carpenter) entiende cómo hacer que ese mix funcione.
  • 9
    Cherry 2000 (1987)
    Filmada el mismo año que RoboCop, Cherry 2000 es casi un espejo de la peli de Paul Verhoeven, mezclando elementos de policial, acción y sátira social. En el lejano año 2017, la sociedad ha colapsado y solo quedan enormes ciudades rodeadas de kilómetros y kilómetros de desierto. Las “Cherry 2000” son androides creados para oficiar de, eh, “esposas” de los hombres de la ciudad, y cuando al ejecutivo Sam se le rompe la suya, debe recorrer junto a una cazarrecompensas (genial Melanie Griffith) la tierra de nadie para conseguir un reemplazo. Es tan extraña como suena, y a pesar de que se nota que la destruyeron en edición, resulta una rareza fascinante (y la banda sonora, justamente del mismo compositor que Robocop, es gloriosa).
  • 8
    La Tierra Quieta (The Quiet Earth) (1985)
    Es neocelandesa, pero un ejemplo perfecto de ciencia ficción “a la europea”, o una versión sin zombis/vampiros de “Soy Leyenda”. Zac es un científico que está trabajando en un ambicioso proyecto para llevar energía al mundo, pero que un día se despierta para encontrarse un planeta completamente vacío: es el último hombre que queda en la Tierra. La primera media hora de la película es fascinante, un lento colapso cargado de metáforas visuales muy Tarkovsky, pero pronto llegará otra sobreviviente y la historia se complica ¡Una de las pelis favoritas de Neil DeGrasse Tyson!
  • 7
    Enemigo Mío (Enemy Mine) (1985)
    La ciencia ficción siempre ha sido una forma de explorar distintos males sociales, y “Enemigo Mío” es una fantasía bastante efectiva sobre las trampas del racismo. Dos pilotos, uno humano, el otro extraterrestre, se estrellan en el mismo planeta, y deben colaborar a pesar del odio entre razas. A pesar de las naves y el maquillaje de lagarto, es un genial duelo actoral entre Dennis Quaid y Louis Gossett Jr. Pega un par de giros inesperados en la última media hora que para algunos arruinan la peli, y para otros (bah, para mí) son lo mejor, o al menos lo más memorable.
  • 6
    Sangre de Héroes (Salute to the Jugger)(1988)
    ¿Cómo sería Mad Max si en vez de matarse entre ellos, los sobrevivientes postapocalípticos hubieran inventado un deporte? El juego se llama… “El Juego”, mezcla fútbol americano con ¿lacrosse?, la pelota es el cráneo de un perro muerto y los participantes son “Juggers”, verdaderas estrellas en este futuro empobrecido. David Webb Peoples, guionista de Blade Runner y 12 Monos, hace su debut como director con una película polvorienta, pesada, solemne, pero que no se siente como una fotocopia de ideas anteriores (al menos en la primera mitad, cuando los “Juggers” están en el centro de la historia). El “Juego” alrededor del que gira la sociedad es tan complejo y detallado que existen ligas reales que lo juegan en Europa, aún hoy (sin cráneos de perro, eso sí).
  • 5
    Repo Man (1984)
    No son muchas las veces en que la ciencia ficción se cruza con el punk (ni siquiera en las adaptaciones de la variante cyberpunk del género). El protagonista de Repo Man es Otto, un joven punk de Los Angeles de los ‘80 que vive el “No Future” día a día y acepta trabajar con el viejo Bud, especialista en embargar autos (como sea) a morosos incobrables. Pero uno de los autos que Bud y Otto buscan resulta guardar algo muy, muy raro (no te voy a contar qué es, mirala).

    Esta explosión de humor negro de Alex Cox es un merecido clásico del under, que dio inicio casi por sí sola a una ola de ciencia ficción de cero presupuesto (Pi, Primer, Donnie Darko) ¡y esa banda sonora! Black Flag, Suicidal Tendencies, y el tema que da nombre a la película, por el eterno Iggy Pop.
  • 4
    Proyecto Brainstorm (Brainstorm) (1983)
    Douglas Trumbull pasará a la historia como uno de los tipos que revolucionó los efectos especiales, con el vals de astronaves de 2001: Odisea del Espacio… pero por alguna razón sus películas nunca alcanzaron la misma fama. La primera, Silent Running, es un cuentito perfecto, y esta segunda (y lamentablemente última) peli es una maravilla, la historia de un equipo que desarrolla tecnología que permite grabar experiencias con un casco tipo realidad virtual y que otro las reproduzca, viviéndolas.

    El grupo de científicos se da cuenta lo que implica poder vivir las experiencias del otro, desde un orgasmo hasta la misma muerte, y de a poco el proyecto va consumiendo sus vidas. Es ciencia ficción intelectual, adulta, imposible de olvidar gracias al tratamiento distante y despojado de Trumbull, que hace la degeneración de cada miembro del equipo mil veces más creíble.
  • 3
    Las Aventuras de Buckaroo Banzai en la Octava Dimensión (1984)
    La mayoría de las películas de ciencia ficción buscan ser fenómenos de audiencia o al menos recuperar su inversión. Buckaroo Banzai no - desde el momento en que el guionista Earl Mac Rauch empezó a trabajar en la historia, se buscó crear desde la nada una verdadera película de culto. Podríamos llamarla una peli de meta-cienciaficción, llena de referencias al género desde el pulp de Doc Savage de los años ‘30 hasta el futurismo sesentero de Doctor Who y Quatermass.

    El Doctor Buckaroo Banzai parece tener todos las identidades secretas de un superhéroe: piloto de pruebas, talentoso neurocirujano, y estrella de rock (junto a su banda los Hong Kong Cavaliers). Como Doctor Who, debe salvar al mundo de la amenaza de una horda de ridículos aliens, pero todo es una excusa para hilar una serie de escenas tan inverosímiles como graciosas, creando un universo que, pese al delirio, es más que consistente. Durante años se habló de una secuela, pero ya hemos perdido las esperanzas.
  • 2
    Atmósfera Cero (Outland) (1981)
    El western espacial estaba muy de moda en los años ‘70. Películas que reemplazaban caravanas por naves espaciales y estaciones espaciales por pueblitos de frontera. Atmósfera Cero pega una vuelta interesante como variante del clásico “A la Hora Señalada”. Sean Connery interpreta a un Sheriff del espacio que debe resolver un par de asesinatos en una colonia minera en una luna de Jupiter. La ambientación usa elementos futuristas con sutileza, y se puede considerar una precursora a grandes series de televisión como The Expanse y Firefly. Connery, por supuesto, está fantástico.
  • 1
    ¡Sobreviven! (They Live!) (1988)
    Todos sospechamos que los que ocupan los estratos más altos de la escala social son cualquier cosa menos humanos, y en “Sobreviven”, el vagabundo John Nada lo confirma cuando encuentra un par de misteriosos anteojos de sol que le permiten ver los extraterrestres que ocupan los cuerpos de políticos, magnates, y estrellas de la televisión.

    Es el punto de partida para una sátira social paranoica, exaltada, que nunca va en la dirección que uno espera, más cerca del cine de David Cronenberg que de las películas más tradicionales que John Carpenter venía haciendo hasta ese momento. En esa seguidilla de pelis perfectas de Carpenter de la década del ‘80, ninguna resultó tan premonitoria como esta, tanto que todavía se pueden ver algunas de sus escenas icónicas en memes y GIFs, que quizás reconozcas sin haberla visto nunca.

1. El Último Guerrero Espacial (The Last Starfighter) (1984)

Claro que no te la olvidaste. Para muchos de los jóvenes gamers de los ‘80 esta película es tan importante como la misma Star Wars. Alex es un adolescente que parece hacer todo mal… excepto jugar videojuegos. Es más, tan bien los juega que una flota extraterrestre lo recluta (sin preguntarle) y lo manda a luchar una guerra interestelar. Los efectos especiales han envejecido, claro, pero sigue siendo muy divertida de principio a fin, tan retro como el juego que Alex disfruta. La primera mitad es un clon de Spielberg, la segunda un calco de George Lucas, pero al menos el director Nick Castle (socio de John Carpenter) entiende cómo hacer que ese mix funcione.
Anterior Siguiente < >