Publicado el

Ránking | Bostezos infantiles

Protección al Menor: 10 microprogramas que nos mandaban a dormir

Volver a la home

Por: Cecilia Bona

Borrarnos de la pantalla no era fácil para los padres, por eso los canales les dieron una ayudita.

Fijado por ley, el horario de protección al menor fue inventado para dividir la programación de la tele argentina. Hasta las 22 sólo podían emitirse contenidos comprensibles para todas las edades y recién luego, lo que era exclusivo para adultos (lo cual era bastante poco pensando en que las programaciones no eran de 24 horas).

Para cumplir las normas, los canales emitían spots avisando a las familias que el zapallo se volvería calabaza de un momento a otro. La forma elegida era un embole: “aquí finaliza el horario…”. Bah, con ese mensaje ya estábamos dormidos… y nuestros padres también.

Así fue como se implementó el método de crear personajes infantiles que les mostraran a los más pequeños que lo mejor era irse “a la ca-mi-ta”. Títeres, animaciones, stop motion… cualquier recurso untado con un poco de ternura era válido.
¿Te los acordabas? ¿Se los cantás a tus retoños? ¡Contanos en los comentarios!

  • 10
    Buenas Noches del Mono Relojero
    Si fuiste niño en 1972 recordarás la bisagra del horario de protección al menor respaldada por El mono relojero, un personaje creado por Constancio C. Vigil, el padre de la revista Billiken. Este especial que emitía Canal 13 mostraba al simio con gorrito de dormir llamando a todos los niños a imitarlo.

    Claro que podía causar dos efectos contrapuestos: voltearte en la almohada por lo poco animadas y aburridas escenas o dejarte despierto toda la noche por la creepy voz del Relojero. “¿Con cuántos angelitos van a soñar, eh? ¿Con 2, con 5, con 8?”, aventuraba sin ningún sentido el mono en medio de su canción.
  • 9
    Familia Telerín
    Cleo, Teté, Maripi, Pelusín, Colitas y Cuquín eran los seis primores de la familia Telerín... uno más tierno que el otro. Su propósito de aparecer de noche en la Televisión Española era invitar a todos los menores a irse a dormir. “Ya va siendo hora de que los peques nos vayamos a la cama”, decía uno de los hermanitos justo cuando la prole se alistaba y enfilaba para el dormitorio.

    ¿Por qué lo mencionamos aquí si era parte de la programación ibérica? Porque muchos canales locales, especialmente provinciales, aprovecharon los 50 segundos del spot para despedirse ellos también de su audiencia más pequeña. Fue tal el éxito en nuestras tierras que Los pibes latinos grabaron vinilos con canciones infantiles desde el Feliz Cumpleaños hasta el archiconocido “El es un buen compañero”.
  • 8
    Casimiro
    Cuando en los años 80 se apagaban las luces se encendían los sueños… o por lo menos así lo creía Casimiro, un personaje animado que despedía a los niñitos desde la pantalla de la TV Pública local (y hacía lo mismo en España y Chile).

    A priori, Casimiro era temible: cejijunto, despeinado, de voz gruesa… ostentaba un aspecto similar al Tío Cosa de los Addams. Ni bien arrancaba el spot, este dibujo se percataba de que había muchos chicos levantados y decidía cantarles “una hermosa canción de cuna”. Al contrario de ello, un rock ochentoso empezaba a sonar y Casimiro se ponía a describir cada una de las actividades que hay que hacer antes de acostarse. Sacarse las medias, ponerse el pijama, preparar la cama, lavarse los dientes… A medida que las enumeraba, el peludo las iba haciendo. Cuando apagaba la luz amenazaba: “Si no se acuestan se las canto de nuevo”. El reino del terror.
  • 7
    Anteojito
    Si Constancio C. Vigil había colado a su personaje en las aperturas puntuales del horario de protección al menor, Manuel García Ferré no iba a quedarse atrás. Por eso animó el corto “A dormir con Anteojito, Oaky y Larguirucho” cuyo objetivo era despedir con alegría y buen humor a los gurrumines que miraban Canal 13.

    “Ha llegado el momento de ir a dormir”, declaraba Larguirucho antes de llamar a sus otros dos amigos y cantar “que la noche la hizo dios para soñar”. “Hasta mañana chicos”, cerraba Anteojito y colgaba sus gafas del borde de la cama para reforzar el concepto de “final del día”. “El Trece siempre tuvo los mejores micros de este estilo, y un ejemplo claro es este de Anteojito, que con dos de sus amigos mandaban a la cama a sus amigos (sic)”, se manda la parte en su sitio web el canal que le hizo lugar a este spot.
  • 6
    Patito de Teledos
    Seguro que te costó recordar este personaje por el nombre, pero eso no quita que lo hayas visto mandarte a dormir más de una vez (y que todavía no puedas conciliar el sueño por su culpa). El Patito era una creación del canal Teledos para avisar que comenzaba el horario de protección al menor. Como lo hacían sus competidores, Teledos había inventado un muñeco somnoliento… pero le salió demasiado terrorífico.

    El títere tenía una voz de ultratumba que repetía “a dormir” entre ronquidos que más bien se parecían a otra cosa (los dejamos elegir libremente a qué, no queremos redireccionar sus pensamiento) hasta que se quedaba frito. “La permanencia de los niños frente al televisor queda bajo la exclusiva responsabilidad de sus respectivos padres”, decía formalmente el locutor mientras el bicho seguía con los ojos cerrados serruchando un tronco.
  • 5
    Plaza Sésamo en América
    Vamos a ser realistas y preguntar con qué querían hacernos soñar los empresarios televisivos argentinos. Ya vimos el pato creepy, el peludo malvado y ahora llega analizar este spot de América que en 1992 aprovechó la fama de los personajes de Plaza Sésamo para despedir del televisor a los pequeños.

    Todo empezaba con Abelardo contando un cuento hasta que de la nada sonaba una canción de cuna. Todos los títeres estaban acostados en su mulliditas camas mientras la cantante recordaba que “los sueños son corazones” y querían alcanzar las estrellas que los miraban desde el cielo. ¡Vamos! A lo último, un croma demasiado burdo mezclaba la clave de sol, a Abelardo y a otros muñecotes de Plaza Sésamo. ¡Real!

    Lo que no pudimos dilucidar –a pesar del esfuerzo impuesto en ello- es si hubo o no pago de derechos por usar personajes que eran marcas registradas de otra compañía. En fin… Creative Commons lluevan sobre nosotros.
  • 4
    América 1996
    Preferimos mil veces parecer la familia Telerín que asemejarme a estos muñecos animados que América creó a mediados de los 90 para mandarnos a dormir. Usando una técnica similar al stop motion, el canal mostraba a una familia sentada frente a la tele justo en el momento en que los hijos eran visitados por los ángeles del sueño. Bostezaban, se restregaban los ojos (o parecido, no está bien logrado, je), besaban a sus padres y enfilaban para el cuarto. Ataviados con sus pijamas, apagaban la luz y ya no sabíamos más de ellos.

    La voz que los despedía con un “hasta mañana, chicos” no sonaba muy amorosa. Al contrario: venía de amenazar a los padres diciéndoles que si algún menor quedaba frente a la pantalla era su exclusiva responsabilidad. ¿Capisci?
  • 3
    Patoruzito - Vamos a la Cama
    Entrando al top 3 nos dejamos ganar por la ternura. Si nos preguntan ahora –que ya somos adultos (o eso dicen nuestros DNIs)- unos de nuestros favoritos para mandarnos a dormir eran Patoruzito, Isidorito y Pamperito, las versiones infantiles de personajes animados argentinos.

    El spot de Canal 9 cantaba el final del día del trío, cuando ya había llegado “la hora de dormir”. Sin embargo, Isidorito quería ir a jugar, no a acostarse, y los otros dos hacían todos los esfuerzos posibles para convencerlo de que lo mejor era estar horizontales. Al final lo conseguían y se merecían un sueño feliz. Los colores, el tono del tema musical, las caritas de los personajes creados por Tulio Lovato… todo era armonioso aquí y aún hoy consigue su objetivo: ¡tenemos unas ganas tremendas de ir a buscar la almohada!
  • 2
    Grock
    “¿Están ahí, terraquitos? Yo soy Grock, el recolector de estrellas”, comenzaba el micro televisivo para despedir a los pequeños que estaban frente a la pantalla de Canal 11 en 1986. Conocido por todos por su participación en el programa “La ola verde”, Grock aparecía acá en su versión animada y con una voz mucho más dulce que la original.

    En este video, el personaje prometía regalarle estrellas a todos los terraquitos que siguieran las instrucciones de su computadora. Guardar los juguetes, lavarse los dientes, ponerse el pijama, colgar “la ropita” y acostarse eran actividades que te aseguraban un montón de astros brillantes al pie de tu cama.
  • 1
    Topo Gigio Hasta Mañana
    El ratón Gigio tenía la particularidad de poder ser un embole al mismo tiempo que embriagarnos de ternura. Por eso la tele local lo tomó de la italiana para –entre otras cosas- mandarnos a dormir. El truco funcionaba: mientras nos dejábamos convencer por sus ojitos caídos y bostezábamos por su falta de chispa, el Topo Gigio recorría la pantalla cantando su hit “Hasta mañana”.

    “Llegó la hora de acostarse y soñar también, porque mañana será otro día y hay que vivirlo con alegría...”, repetía sin cansarse el títere miniatura vestido con un camisón (sí, sí) y un gorrito con pompón. Después de las estrofas correspondientes, Gigio hacía su gracia: decía la frase “a la camita” una y otra vez separándola en sílabas para que quedara más claro. Si querés cantar el tema con nostros, te lo regalamos a continuación:

1. Buenas Noches del Mono Relojero

Si fuiste niño en 1972 recordarás la bisagra del horario de protección al menor respaldada por El mono relojero, un personaje creado por Constancio C. Vigil, el padre de la revista Billiken. Este especial que emitía Canal 13 mostraba al simio con gorrito de dormir llamando a todos los niños a imitarlo. Claro que podía causar dos efectos contrapuestos: voltearte en la almohada por lo poco animadas y aburridas escenas o dejarte despierto toda la noche por la creepy voz del Relojero. “¿Con cuántos angelitos van a soñar, eh? ¿Con 2, con 5, con 8?”, aventuraba sin ningún sentido el mono en medio de su canción.
Anterior Siguiente < >