Publicado el

Analisis | INFINITAS POSIBILIDADES

ANÁLISIS: Marvel VS. Capcom: Infinite (PC, PS4, XONE)

Volver a la home

Por: Kevin Waker

Tags: marvel
Otro juego de pelea, otro análisis de Kevin. Uno de los cruces más icónicos de los videojuegos recibe una polémica nueva entrega.

Este año los juegos de pelea están que explotan. Hace unos meses analizamos la edición de consolas de Tekken 7, hace apenas unos días dimos las primeras impresiones de Dragon Ball FighterZ, y hoy estamos con Marvel VS. Capcom: Infinite, nueva entrega de uno de los cross-overs más emblemáticos de todos los tiempos. El universo más exitoso de los cómics se agarra a las piñas con una de las empresas de videojuegos más conocidas, en un estilo que pocos consiguieron imitar. Tanto X-Men VS. Street Fighter, como Marvel VS. Capcom y Marvel VS. Capcom 2 son clásicos desde la época de los arcades. La tercer entrega de esta saga también es muy buena y deja una barra por superar muy alta a Infinite. ¿Tendrá lo suficiente para estar a la altura de los demás? ¿Será otro de los muchos fracasos de Capcom de los últimos años? Veamos.

Tengo que empezar con las mecánicas de juego que, como amante de los juegos de pelea, me gustaron mucho más de lo que creí - no es un elemento para agregar más adelante en el análisis. Son excelentes. Pocos juegos del género consiguen ser tan divertidos como Infinite a la hora de jugar.

La distribución de botones vuelve a aquella de MVC2, es decir, uno para piña débil, otro para piña fuerte, otro para patada débil y otro para patada fuerte (uno más de lo que vimos en MvC3). Luego hay uno para el Active Switch y otro para usar las Gemas del Infinito.

Otra de las mecánicas básicas a la que decidieron volver es a lo de los equipos de solo 2 integrantes, igual que en los primeros crossovers. También, por primera vez no hay más personajes de apoyo (assist characters), esos que entraban, hacían una acción predeterminada y se iban.

Entonces, ¿estas dos decisiones vuelven menos complejo al juego y con menos opciones? No, todo lo contrario. No voy a negar que los assists se van a extrañar, pero ahora tenemos al Active Switch. En cualquier momento de la pelea podemos cambiar al personaje que estamos usando por aquel que esté en la reserva, siempre y cuando ambos estén vivos. 

 

No es la primera vez que se ve una mecánica así, ya que Street Fighter x Tekken contaba con algo similar, pero en Infinite está tan bien implementada que las posibilidades para hacer combos se sienten infinitas (el chiste es a propósito). La libertad en este juego es lo que lo diferencia de todos los demás. LI Joe, jugador profesional, lo dijo mejor que nadie: “¿Cuál es tu juego de mundo abierto preferido: The Witcher 3 o Marvel VS. Capcom: Infinite?”. Así de libres son los combates.

Las gemas del infinito (Infinity Stones), en cambio, son completamente nuevas. Las gemas tuvieron su aparición en el Marvel Super Heroes de 1995, pero su uso tiene poco y nada que ver con lo que vemos en Infinite.

Hay 6 gemas en total -Power, Time, Mind, Soul, Reality, Space-, y todas tienen dos usos distintos. Los Infinity Surge son ataques que pueden ser utilizados en cualquier momento de la pelea, y van desde lentos proyectiles hasta un dash tipo teletransportación. La Infinity Storm solo puede ser ejecutada cuando el jugador recibe determinada cantidad de daño o cuando logra llenar la barra respectiva de las gemas. Sus efectos pueden ser devastadores, desde encerrar al enemigo en un cubo que restringe su movimiento a un pequeño espacio hasta utilizar dos personajes al mismo tiempo.

(antes de que pregunten, más allá de que el juego esté en español los nombres de las gemas y las mecánicas siguen en inglés, por eso lo dejé así. Raro).

La libertad de creación de combos gracias al Active Switch y los diversos efectos de las Gemas del Infinito hacen que los combates sean super entretenidos, con muchísimas posibilidades tanto a la hora de atacar como de defender. Uno de esos juegos en los que, ganes o pierdas, al final siempre vas a terminar pensando “que buen juego, quiero jugar otra”.

Quise arrancar con las mecánicas de juego porque...siendo directo, el resto de los aspectos son bastante pobres. Los gráficos y el roster de personajes sobre todo - aunque el modo historia, la presentación general y la banda sonora tampoco son elementos dignos de destacar.

Gráficamente está muy descuidado. Muchos de los modelos 3D fueron importados directamente del Ultimate Marvel VS. Capcom 3 con algún que otro cambio de texturas, mientras que otros fueron hechos de vuelta y son más que feos. El MvC3 no se destacaba por ser el título con mejores gráficos de la generación, pero el estilo artístico tipo cómic lo hacía único y algo agradable de ver. Acá el aspecto estético es pésimo, todos parecen muñecos bootleg de plástico recién salidos de fábrica.

Algunos están bien: Ultron, Iron Man, Jedah, pero alguien que me explique cómo el Sr. Capcom aprobó a Spencer, Dante, Thor y muchos más. Los escenarios no son feos, pero muchos están vacíos, muy lejos de estar vivos como en los últimos Street Fighter o, una vez más, MVC3. Las animaciones de muchos movimientos también evidencian poco trabajo, y eso que todavía no estoy hablando del modo historia.

El roster de personajes es el otro gran problema de este juego. Vamos a ser honestos, Capcom siempre reutilizó personajes en sus juegos. MVC2 era una fiesta de reciclaje, eso no lo critico y, si bien puede ser visto como algo “malo”, no es nada nuevo. Lo que está mal,  más allá de agregar solo 6 personajes nuevos, es que decidan traer solo a algunos del MVC3 cuando podrían traerlos a todos.

Viewtiful Joe, Amaterasu, C.Viper, Phoenix Wright, Akuma, Vergil, por el lado de Capcom podían sumar un montón por muy pocos recursos - es decir, si traen a uno, traigan a todos. Además, ¿por qué se gastaron en poner a personajes como Spencer de Bionic Commando en vez de a otros mucho más queridos como CUALQUIERA de los que nombré recién? 

Con respecto a Marvel, ya la mayoría sabe que por el tema de los derechos de los X-Men estos no llegaron a aparecer, así que clásicos de la saga como Wolverine, Storm, Sentinel, Magneto fueron directamente ignorados. Pero al igual que con Capcom, personajes del 3 como She-Hulk o MODOK podían agregarse sin mucho esfuerzo.

Dejando esto de lado, la mayoría de los personajes que regresan usan de una u otra manera el mismo set de movimientos que usaban en MVC3. Hay un botón de ataque más, así que lógicamente todos tienen algo nuevo, pero nada que cambie su estilo de juego.

Como dije recién, la presentación y la banda sonora también son regulares tirando a malas. La interfaz general es aburridísima, tiene cero personalidad y parece hecha en una tarde entre dos personas. Las fuentes usadas también son súper simples, de esas que seguro podés encontrar en cualquier editor de texto. Los menús, vacíos, son aburridos de recorrer y no muestran ningún tipo de amor por el juego. Tampoco hay audio japonés, algo raro en esta saga. El bajo nivel de requerimientos técnicos hace que, al menos, pueda jugarse a 60FPS y en 4K.

No voy a negar que la banda sonora tiene alguna que otra canción correcta, pero la gran mayoría de la música es mala. Los temas clásicos, como por ejemplo el Ryu’s Theme, vuelven en forma de remix genérico con toques de dubstep, mientras que otros que vienen usándose hace décadas fueron cambiados por música que parece sacada de una película del MCU… ¿cuántas melodías te acordás de la películas de Marvel? ¿dos o tres? Bueno, así te vas a sentir al escuchar los nuevos temas. Una vez más: cero personalidad.

El modo historia está bien, pero no mucho más que eso. Es digno de una película de Marvel de las que son un 6/10, con muchísimos agujeros en la trama y magia por todas partes, pero disfrutable. Algo que odio en los crossovers es que personajes de dos universos se conozcan desde antes, por arte de magia. Así es como Spider-Man sabe quien es Haggar y Morrigan sabe quién es Ghost Rider. Tampoco vemos el encuentro principal de, por ejemplo, X y Capitán América. Para colmo todo arranca 88 días después de que se dé el conflicto de la historia, como si se salteasen la primera hora de una película. 

De todos modos, es entretenida y las 3 horas que dura se soportan tranquilamente. Me hubiese gustado que le den más protagonismo especial a alguno de los personajes. Es decir, los buenos son 26 personajes mientras que los malos son 3 o 4. Por parte de los antagonistas está todo bien, se lucen, pero algunos de los buenos no pasan las 20 palabras por personaje.

Vale destacar que tiene algunas peleas en cinemáticas buenísimas, pero también llega al polo opuesto con otras que dan vergüenza ajena. Algunas animaciones son de lo peor que he visto en un juego de Capcom.

Quedan algunos modos por cubrir, pero nada que abunde de contenido como para que valga la pena desarrollar. Hay un modo colección, que muestra imágenes, voces y cutscenes, un modo entrenamiento bastante completo, 10 misiones extra para cada personaje y tutoriales útiles, y un arcade mode que no tiene endings.

El modo en línea, que tiene muy buen netcode y (a diferencia del MVC3) permite jugar contra gente de otros países no es algo contra lo que haya que luchar. Hay partidas por puntos, amistosas, salas privadas y - algo nuevo y bastante interesante - una liga de principiantes, que permite su acceso solo a aquellos que estén en los dos primeros rangos disponibles.


En resumen, Marvel VS. Capcom: Infinite BRILLA (en mayúscula, resaltado, en negrita y subrayado) como juego de pelea, tiene mecánicas buenísimas y es adictivo investigar las posibilidades que ofrece el combate. En todo lo demás, no es bueno. Lo recomiendo púramente a aquellos que estén interesados meterse al juego competitivo, pero si estás buscando algo más allá de eso, como un buen roster de personajes o un aspecto estético más interesante, hay juegos del género de mucha mayor calidad. Guilty Gear Xrd Rev 2, Tekken 7, Injustice 2 o hasta el futuro Dragon Ball FighterZ están ahí para el gamer más exigente.