Publicado el

Editoriales | STRIKE THE EARTH!

Guía para Principiantes: Dwarf Fortress

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Te damos unos consejitos para encarar uno de los juegos más complejos y satisfactorios del mundo

Los que me conocen un poco saben que tengo un profundo respeto por Tarn "Toady One" Adams y su creación, Dwarf Fortress, el juego de los enanitos ASCII que cautiva a miles de jugadores gracias a sus complejas mecánicas e historias emergentes. Lamentablemente, los jugadores principiantes tendrán una dura lucha tan sólo para empezar a jugar, no sólo porque el juego está en inglés, se ve horrible y su sistema de menús es caótico en el mejor de los casos, sino además porque este juego no sólo no nos lleva de la mano, sino que nos empuja al suelo y nos da algunas patadas mientras estamos indefensos.

Cada juego de Dwarf Fortress es único por derecho propio, pero todos ellos comienzan más o menos de la misma manera. Cuando vamos al núcleo del asunto la realidad es que, pese a todas las complicaciones que el juego sí tiene, también es cierto que para poder empezar a disfrutarlo apenas debemos lidiar con dos o tres conceptos básicos. Por este motivo es hoy mi misión darles una guía para principiantes que quizá les ayude a ver a estos enanitos ASCII con mejores ojos. ¡Adelante!

No temas buscar ayuda: Dwarf Fortress ha sido detalladamente analizado por incontables usuarios y se han generado Wikis del juego en múltiples idiomas; el Español incluido. Jugar el juego con la Wiki abierta de fondo es perfectamente aceptable, nadie espera que sepas todo lo que hay de entrada. ¿Tenés dudas sobre el funcionamiento de algún comando, algún edificio, o algún Humor Extraño? Pausamos el juego y revisamos la Wiki. Poco a poco aprenderemos los conceptos básicos.

Elegí un buen terreno: Si no tenemos un Mundo creado de antemano, lo primero que haremos al iniciar la partida será generar uno. En este enorme mapa tendremos que elegir el sitio en el que nuestro juego transcurrirá. La pantalla del mapa nos da toda la información sobre el área seleccionada, incluyendo el tipo de terreno y la presencia de elementos de interés. CONSEJO: aléjense de cualquier área que tenga acuíferos ("aquifers"), porque esas son un verdadero dolor de cabeza incluso para jugadores más avanzados. Busquen tierras con buena cantidad de árboles para talar y relativa tranquilidad en su fauna; y si tiene metales cerca de la superficie, mejor.

Definí a tus enanos: Tras elegir nuestro lugar en el mundo pasaremos a la pantalla de Embarcar, donde podremos aumentar o disminuir las habilidades de nuestros siete pioneros originales y todos los bienes que llevarán en su viaje, intercalando con la tecla TAB. Un grupo bien balanceado debe tener al menos un minero (dos es ideal), un leñador, un médico y granjeros. La carga de ítems por defecto funciona bien para nuestras primeras partidas, así que no hace falta modificar gran cosa, aunque si quieren ir un poco más allá siempre pueden llevar algunos barriles extra de bebidas alcohólicas (el combustible de los enanos) y comida.

Aprendiendo a Designar: Nuestro grupo de mártires enaniles llegó a destino. ¡Ahora sí, empezó el juego! Lo primero que haremos será pausar (si no estaba pausado) y explorar los alrededores para ver a dónde fuimos a parar y en dónde nos conviene instalarnos. Usamos las flechas del teclado para desplazarnos en el plano 2D, y las teclas "mayor" y "menor" (suelen estar a la derecha del Shift izquierdo) para movernos a los planos Superiores e Inferiores. Jueguen un poco con esto para acostumbrarse y no se preocupen si se pierden, podemos regresar al punto de llegada presionando F1. Ahora hay que Designar: nuestros enanos no harán nada a menos que se los ordenemos. Desde el menú de Designación (tecla "d") veremos la lista de órdenes disponibles. Usemos "talar árboles" ("chop down trees") para seleccionar un área de bosques que nuestro leñador se encargará de bajar a hachazos, mientras que con "minar" ("mine") trazaremos pasillos dentro de colinas, montañas y subterráneos para que nuestros mineros excaven túneles y descubran metales preciosos. Estos son los comandos elementales para obtener las primeras materias primas: madera y piedras. Si se sienten particularmente creativos, prueben usar algunas de las otras designaciones.

Organizá tu Fortaleza: Una Fortaleza organizada es una Fortaleza menos caótica. Podemos definir áreas para almacenar objetos desde el menú de Reservas ("Stockpiles", tecla "p"). En un principio nos servirán unas reservas de madera (tecla "w") y comida (tecla "f"), mientras que una reserva de deshechos ("Refuse", tecla "r") en el exterior servirá para mantener un poquito más limpios nuestros pasillos. Ahora hay que construir Talleres para fabricar objetos. Desde el menú de Edificaciones ("Buildings", tecla "b") veremos una laaaaarga lista de cosas a construir. Nos interesa el sub-menú Talleres ("Workshops", tecla "w"). Una Carpintería ("Carpenter's Workshop", tecla "c") y una Albañilería ("Mason's Workshop", tecla "m") son esenciales como primeras construcciones. Una vez erguidos estos talleres podemos encargar la fabricación de objetos presionando "q" desde el menú principal y moviendo el cursor hasta el edificio deseado, donde podremos realizar las órdenes. Un enano con la habilidad necesaria se encargará de construir lo que pedimos. Lo ideal es comenzar construyendo algunas puertas, camas, mesas y sillas, las cuales podemos instalar en donde queramos mediante el menú de Edificaciones. Recuerden: todas las edificaciones, sean Talleres o Muebles, tienen opciones especiales desde el menú de Preferencias de Edificio (tecla "q").

Comida y bebida: Nuestras reservas iniciales de alimento no nos durarán para siempre. Hay que proveernos de comida y bebida. Una opción rápida es designar un área de recolección ("d" para Designar, "p" para "Gather Plants") para que nuestros enanos recojan comestibles de árboles y arbustos frutales. Un paso más adelante tenemos la creación de granjas ("b" para Edificaciones, "p" para "Farm Plot") que podemos generar en terrenos húmedos, luego definiendo el tipo de cosecha para cada estación y dejando que nuestros enanos granjeros se ocupen de sembrar y cultivar. Si tenemos medios para cazar animales, un enano carnicero puede procesar los cuerpos en la Carnicería ("b" para Edificaciones, "w" para Talleres, "u" para "Butcher's Shop"). Otra buena opción inicial es definir zonas de pesca en algún río cercano. En cuanto a la bebida, un enano con la habilidad e ingredientes necesarios puede fermentar licores en un Alambique ("b" para Edificaciones, "w" para Talleres, "l" para "Still"). Si sobrevivimos hasta la llegada de las primeras caravanas de comerciantes, estas suelen traer mucha comida y bebida para intercambiar por nuestros objetos.

Especializá a tus enanos: Comenzamos el juego con apenas siete mártires que deben encargarse de todo, pero en muy poco tiempo llegarán inmigrantes a nuestra Fortaleza, aumentando nuestra fuerza laboral pero complicando la organización del lugar. Con suficientes números podemos darle a nuestros enanos labores específicos para acentuar sus esfuerzos en una dirección determinada. Entraremos al menú de Ver Unidad ("View Units", tecla "v"), elegiremos a nuestro enano y entraremos al sub-menú de Labor; desde aquí podemos asignar nuevas responsabilidades a nuestros habitantes, enfocando sus habilidades en acciones específicas, evitando que pierda tiempo con otros quehaceres.

Defendé tu Fortaleza: Incluso en los terrenos más calmos los problemas no tardarán en llegar. A veces algún Kobold ladrón, otras veces unos macacos molestos... por ahí una invasión de Goblins; en fin... nuestros enanos necesitan defender su Fortaleza de la presencia de estos indeseables. La forma más sencilla es instalando trampas en el camino, particularmente en pasillos angostos. "b" para entrar a Edificaciones, y de ahí "T" (mayúsculas) para entrar a Trampas y Palancas. Desde aquí tenemos una linda colección de trampas para elegir e instalar. Nótese que estas trampas requieren elementos, particularmente Mecanismos que podemos construir en el Taller del Mecánico, pero además otras piezas de interés, como picas, hojas serradas, bolas de pinchos y toda la cosa. Podemos crear cosas verdaderamente diabólicas, en especial si no nos limitamos a las trampas simples y exploramos las posibilidades de utilizar placas de presión y jaulas para darle a nuestros enemigos una desagradable sorpresa. Pero si lo que queremos es una verdadera línea de defensa necesitaremos, eventualmente, asignar una Milicia de enanos guerreros para defendernos de los invasores. Todo el tema de la Milicia siempre ha sido un verdadero dolor de cabeza; no se preocupen demasiado en un principio y disfruten jugando a dejar trampas por todos lados; pero en sesiones más avanzadas es una buena idea estudiar técnicas militares y darle a nuestros enanos las herramientas para formar un grupo de choque.

Definí un objetivo: Finalmente, Dwarf Fortress no tiene Estado de Victoria. Dicho de otra forma, es imposible ganar el juego. Es un desafío de supervivencia en el que la idea no es "ganar" sino "ver cuánto tiempo aguanta mi Fortaleza sin hacerse pedazos". Es por eso que el jugador es quien debe definir su propio objetivo. Sobrevivir al primer año de juego, diseñar un sistema de acueductos, construir una mega-torre, diseñar un pueblo exclusivamente en la superficie, excavar hasta lo más profundo y mucho más; la gracia del juego reside en su narrativa emergente, es decir que nosotros vamos creando nuestra propia historia; el juego apenas nos da las herramientas para ello. No temas entrar a Dwarf Fortress pensando que vas a perder... porque sí, vas a perder; una y otra vez, y muy seguramente de alguna forma espectacular. Definan sus propios objetivos y hagan lo posible para que sus enanos cooperen. Si tienen suficiente alcohol son capaces de hacer cualquier cosa.

"¡Perder es divertido!" es el lema del juego y es verdad: perder en Dwarf Fortress es muy divertido; nunca sabés cómo va a ocurrir o cuándo, solamente sabés que tarde o temprano va a pasar, y la historia del deceso de tu Fortaleza va a ser inolvidable. Cada derrota nos hace más fuertes... más sabios... más experimentados. Cada nueva Fortaleza aprende de los errores de la anterior (¡o no, pero eso es parte de su encanto!). Cada nuevo juego nos adentra más y más en las complejas mecánicas que se ocultan en lo más recóndito de este mundo ASCII. Pero incluso en un juego tan complejo, sus comandos básicos son mucho más sencillos e intuitivos de lo que aparentan desde afuera, o incluso en este texto. Hay que experimentarlo para comprender. Todo se reduce a eso.

Strike the Earth, mis amigos.