Publicado el

Ránking | Netflix and List

De Menor a Mayor: TODAS las series originales de Netflix

Volver a la home

Por: Malditos Nerds

Tags: Netflix
Separamos las joyas del fango en un ranking ÉPICO de 60 dramas y comedias.

El año pasado Ted Sarandos, el director de contenidos de Netflix dio una conferencia de prensa en la que reveló los planes a futuro del servicio de streaming. Entre los datos más interesantes destacaba esta joyita: en los próximos años Netflix apuntará a tener un equilibrio de 50% de series y películas adquiridas a los grandes estudios y 50% de producción original.

Por eso es que año a año aumenta proporcionalmente la cantidad de series originales disponibles en este servicio. Pero si el objetivo es dentro de un año tener mitad producción propia y mitad material comprado a los estudios, las series tienen que ser muy, muy buenas.

¡Y hasta ahora lo han sido! Los redactores de TV de Malditos Nerds (Leo, Jessy, Flor, Fichi) nos propusimos hacer una lista de todas las series originales del servicio y realizar un arbitrario (pero democrático) proceso de selección para identificar cuáles son las mejores y cuáles son las peores. En orden descendente, aquí están, estas son.

(NOTA: no incluimos series documentales como “Chef’s Table” o “Making a Murderer”, especiales de comedia, ni coproducciones con otros países o canales como “Better Call Saul” o “Between”. También dejamos afuera la mayoría de las series animadas, destacando solamente las que están orientadas para un público adulto.)

  • 60
    Trailer Park Boys
    Esta impresentable comedia canadiense lleva unos 20 años al aire, y debe tener un público rabioso para que Netflix no sólo se haya ofrecido a resucitarla con varias temporadas adicionales, sino a publicar sus proyectos paralelos como Swearnet, varios especiales de stand-up y hasta una serie nueva, ambientada en Europa para la que convocaron a directores de la talla de los hermanos Farrelly (Tonto y Retonto, Loco por Mary). Cada uno de estos productos es terrible. Humor apuntado al mínimo común denominador, que recuerda un poco a la comedia de aquella dupla de directores, o a series muy superiores como East Bound & Down. Abuelitas que putean, niños rebeldes, señores con patillas raras. Ni para la peor noche de insomnio. (Fichi)
  • 59
    Fuller House
    Spin-off de Full House (1987-1995), sitcom que tuvo un reconocido éxito a pesar de las malas críticas de parte de la prensa. Fuller House repite la historia, es decir, con una tercera temporada a estrenarse en septiembre, claramente es una serie que le rinde a Netflix. Sigue la misma premisa que el show original, solo que esta vez no son tres tipos, sino tres mujeres. Lo terrible es que es una producción retrógrada, que maneja el humor y los estereotipos de los ochenta, y que solo puede llegar a comprarte si te derretís por la nostalgia. (Flor)
  • 58
    Real Rob
    Es difícil imaginar que una comedia creada íntegramente por Rob Schneider pueda ser buena. Además de ser el protagonista, el comediante perfila la serie como una especie de ventana a su vida, con su verdadera esposa e hija, Patricia y Miranda Schneider, como protagonistas. A medio camino entre el falso reality y el humor berreta, Scheider no hace más que demostrar que no necesita de su buen amigo Adam Sandler para hacer una serie de porquería. Lo más feo del asunto es que a los yanquis les gusta este tipo de producciones y Netflix ya confirmó una segunda temporada. (Flor)
  • 57
    Disjointed
    Chuck Lorre, creador de sitcoms como “The Big Bang Theory”, “Two and a Half Men” y tantas otras, se suma a la movida de Netflix con esta comedia fumona protagonizada por Kathy Bates. La historia gira en torno a Ruth Whitefeather Feldman (Bates), legendaria militante de la legalización de la marihuana, que trata de llevar un poco de “sanación” a la extraña clientela de su pequeño local de hierba medicinal de Los Ángeles. Su hijo Travis quiere ampliar el negocio, pero Ruth no tiene intención de que el capitalismo interrumpa su relajada política mercantilista. Una sitcom bastante fallida que entrelaza segmentos aleatorios, personajes estereotipados y risas grabadas que ponen nervioso a cualquiera. (Jessy)
  • 56
    Haters Back Off
    ¿Quién diría? La adaptación de un personaje irritante de YouTube se convirtió en una serie de televisión aún más irritante. Miranda Sings es, en realidad, una parodia de los youtubers obsesionados con la fama, y a pesar de que se puede percibir algo de talento en la actriz y creadora de la serie Colleen Ballinger, lo que funciona relativamente bien en videos de 5 minutos es una tortura china estirado a capítulos de media hora sin pies ni cabeza en la que ninguno de los personajes para de gritar. La salva de estar en el fondo de la lista un buen elenco secundario y la esperanza que dan los capítulos finales de que en una segunda temporada Miranda se aleje de la caricatura repetitiva y encuentra algo más real - y por lo tanto, más gracioso. (Fichi)
  • 55
    Iron Fist
    Mientras que Daredevil se encaminaba hacia su tercera temporada, Jessica Jones se aseguraba la segunda y Luke Cage buscaba directores para su nueva entrega, parecía que el futuro en solitario de Danny Rand (Finn Jones) pendía de un hilo, más que nada debido a las malas críticas y la tibia acogida del público que recibió su historia. Pero no, a pesar de los bochornos, Iron Fist volverá a hacer de las suyas, defendiendo a la ciudad de Nueva York de los criminales más peligrosos y de cualquier fuerza oscura que se atreva a amenazarla. En su primera incursión televisiva vimos al joven Rand de regreso en la Gran Manzana para recuperar su identidad, la empresa de sus padres, y combatir a puño limpio (¡je!) gracias a su increíble dominio de las artes marciales y otros poderes que guarda bajo la manga. La verdad es tan mala que nadie la terminó de ver y no estamos muy seguros de qué se trata. (Jessy)
  • 54
    Flaked
    Muchas series de esta lista se ven buenísimas en papel. Flaked es una comedia realista ambientada en Los Angeles, centrada en la vida de Chip, uno de esos alcohólicos en recuperación que hace del “programa” el centro de su vida, y se mueve por su mundo como una especie de gurú de lo cotidiano, a mitad de camino entre la sinceridad y la hipocresía. La locación de Venice Beach es llamativa, los valores de producción son altos, y el actor y productor Will Arnett no oculta que Chip está basado indirectamente en su vida… y sin embargo, a diferencia de proyectos personales más ambiciosos como Love o Master of None, Flaked trata todas estas situaciones de forma superficial, enamorada de conversaciones cotidianas interminables, y narrada a un ritmo que hace que cada capítulo parezca durar horas. Y para colmo, la segunda temporada refuerza cada uno de estos errores. (Fichi)
  • 53
    Gipsy
    El bodriazo más reciente de Netflix es un thriller en el que no pasada nada y sigue de cerca a Jean (Naomi Watts), una psicóloga que se involucra demasiado en la vida de sus pacientes, al punto tal que toma varias identidades. Watts lo hace bien y es una actriz a la que amamos, pero con ella sola no alcanza, porque el resto del elenco, y toda la serie en sí, se cae a pedazos y culmina con una escena que parece una tomada de pelo. Por fortuna, Netflix la canceló tras la primera temporada. (Flor)
  • 52
    Wet Hot American Summer: Ten Years Later
    Esta segunda miniserie inspirada en la comedia de culto es todavía peor que la primera. Está claro que el grupo de actores se ama, y que la pasan muy bien dedicando un par de semanas a grabar estas interminables cuatro horas de comedia, pero por Dios, ya es suficiente. Las extensas secuencias improvisadas repiten el mismo chiste veinte veces, pasando del tedio a la vergüenza ajena, y para el tercer capítulo ya aburre ver actores conocidos hacer cameos con pelucas y ropa “de época”. Otra cosa que confirma esta serie: los ochenta son mucho, mucho más graciosos que los noventa. (Fichi)
  • 51
    Girlboss
    El antihéroe es un clásico personaje de comedia, ese personaje egocéntrico y destructivo que arruina la vida de la gente que lo rodea y que es a la vez un reflejo de alguien que todos conocemos y una manifestación de nuestros peores impulsos. Pero aunque hay mil variantes de Homero Simpson o George Costanza, hay pocas “antiheroinas” en la tele. Girlboss nos presenta a Sophia, una verdadera pesadilla de ser humano, ultra narcisista, traicionera, mentirosa… y la verdad, un poquito aburrida. Britt Robertson entrega todo a este personaje y la convierte en una fuerza de la naturaleza, pero no logra elevarse por encima de guiones demasiado tradicionales dentro de una historia trilladísima de autosuperación. Cancelada con justicia. (Fichi)
  • 50
    F is for Family
    F Is for Family es una comedia simplemente aburrida porque tarda mucho en despegar. Los personajes tardan en llegarnos al corazón y las situaciones, aunque a veces son interesantes, no dejan de ser las típicas de la comedia grosera y lasciva americana. Frank (Bill Burr) es un padre de familia y veterano de guerra, que junto a su esposa Sue (Laura Dern) y sus tres hijos, vive en los suburbios, en la década de 1970. Burr, además de ser el protagonista, es el creador, junto a Michael Price, guionista de Los Simpson. (Flor)
  • 49
    The Get Down
    Tras varias idas y vueltas, Baz Luhrmann -responsable de “Moulin Rouge!” (2001)- logró concretar este drama musical, cuya primera y única temporada consiste en 13 episodios (divididos en dos tandas). Estamos en la violenta ciudad de Nueva York en plena década del setenta, donde un grupo de adolescentes del Bronx -armados de improvisaciones, juegos de palabras y pasos de baile novedosos-, sin lugar a donde ir, empiezan a transitar el surgimiento del hip-hop, el punk y el disco, desde el barrio, pasando por la escena artística del SoHo, el CBGB y Studio 54. Una saga mítica contada a través de las vidas y la música de estos chicos del Sur que sacudieron a la ciudad y al resto del mundo. Una serie que no logró captar la atención de los usuarios y sufrió las consecuencias, más que nada debido a sus altísimos costos de producción, según se dice, un presupuesto estimado de 120 millones de dólares. (Jessy)
  • 48
    Netflix Presents: the Characters
    El concepto de The Characters es de lo más interesante. Netflix eligió a ocho comediantes prometedores, y les dió un presupuesto ajustado para que jueguen durante media hora mezclando stand-up, sketches, y todo tipo de experimentos cómicos. Por eso sorprende que el producto final sea tan tradicional, cayendo en pálidas imitaciones de Saturday Night Live o Mr. Show. El único que destaca es Paul W. Downs (el personal trainer de Broad City), que revela ser tan buen guionista como actor, y que en un mundo justo podría ser el próximo Ben Stiller, o al menos un nuevo Paul Rudd. (Fichi)
  • 47
    Wet Hot American Summer: First Day of Camp
    “Wet Hot American Summer” (2001) pasó sin pena ni gloria por los cines, pero se consolidó como un clásico de culto gracias a un elenco multifacético y, por supuesto, muy gracioso. Quince años después Janeane Garofalo, David Hyde Pierce, Michael Showalter, Marguerite Moreau, Paul Rudd, Molly Shannon, Christopher Meloni, Elizabeth Banks, Michael Ian Black, Bradley Cooper, Amy Poehler, Zak Orth y A.D. Miles decidieron volver a Camp Firewood para contarnos en formato televisivo aquel primer día de campamento en el verano de 1981. Sí, están todos bastante más creciditos, y sí, se trata de una precuela, pero por ahí pasa la idea de esta parodia que no sólo satiriza a las películas adolescentes de la década del ochenta, sino que no tiene miedo de reírse de sí misma. (Jessy)
  • 46
    Club de Cuervos
    Qué Club de Cuervos no sea inmirable ya es una pequeña victoria. La primera producción original latinoamericana de Netflix tiene elementos de lo peor del cine mexicano, como el histrionismo desatado del elenco secundario y un guión artificial y excesivamente cínico. Donde realmente destaca es en la dirección, y en la lograda química en el trío protagónico. Es la historia de Chava e Isabel Iglesias, dos hermanos que heredan un club de fútbol en decadencia y tratan de sacarlo adelante como pueden. Es una pena que los muy buenos momentos entre los hermanos y su asesor (interpretado por un magistral Daniel Giménez Cacho) se mezclen con conflictos de lo más telenovelescos. (Fichi)
  • 45
    The Ranch
    Ashton Kutcher y Danny Masterson vuelven a juntarse tras “That '70s Show” (1998-2006) para protagonizar esta comedia creada por Jim Patterson y Don Reo. Después de quince años de ausencia, Colt Bennett (Kutcher) regresa a casa desde Canadá para probar suerte en un equipo de fútbol de Denver, y descubre que el rancho familiar -Iron River en Garrison, Colorado- está atravesando por varios problemas económicos. Ahora, Colt y su hermano Jameson (Masterson) deberán hacerse cargo de los negocios, mientras lidian con el carácter de su padre y su ex esposa, la dueña del bar del pueblo. (Jessy)
  • 44
    Luke Cage
    Lo conocimos gracias a Jessica Jones y hacían una linda parejita televisiva (¿?), aunque llena de mambos; pero Luke Cage (Mike Colter) tuvo que seguir su propio camino, enfrentando a sus demonios y unos cuantos criminales con ganas de amenazar la estabilidad de su querido Harlem. Así nos enteramos como consiguió su súper fuerza y su piel impenetrable, consecuencias de un experimento fallido que, además, lo convirtieron en fugitivo de la justicia. Decidido a reconstruir su vida y a hacerle frente a lo que venga, Cage regresa al barrio donde lo esperan unos cuantos fantasmas del pasado. Sí, acá también creemos que hubiera sido más provechoso juntarlo de entrada con Danny Rand/Iron Fist (Finn “soy de madera” Jones) para explorar “Heroes for Hire” en vez de estas series en solitario que hicieron más daño que un bien a este universo superheroico. (Jessy)
  • 43
    Marco Polo
    Las aventuras de Marco Polo, el famoso explorador que les mostró a los europeos el exótico mundo de Asia. Con el clásico estilo de las series de aventuras y épica modernas, popularizado por Game of Thrones, es decir, con mucha acción, sexo y debate político. Tras dos temporadas, terminó cancelada. La audiencia de Netflix se puede dejar seducir por las buenas dosis de violencia y desnudos, pero el guion pesado y la trama predecible no se los bancó casi nadie. (Flor)
  • 42
    Marseille
    La primera producción francesa de Netflix tiene como protagonista a uno de sus actores más exportables, el veterano Gérard Depardieu, quien encarna a Robert, el alcalde de la ciudad de Marseille. El tipo lleva 20 años en el poder y si eso no es suficiente corrupción, ahora está preparando su último golpe: conseguir los votos para construir un casino. Al igual que House of Cards, acá todo vale con tal de llegar al poder. Claro que esa carrera por la alcaldía no resulta tan interesante como uno podría esperar. (Flor)
  • 41
    Castlevania
    Versión animada Castlevania III: Dracula's Curse, el fichín de 1989 para NES que sigue a Trevor Belmont en su cruzada por vencer a Dracula. Se trata de un recuento fiel de los sucesos del juego, a los que se suman también la maga Sypha y Alucard, hijo del legendario vampiro. La animación no está mal, pero flaquea por momentos. En líneas generales, termina siendo una serie destinada a un público juvenil, que hace de las delicias de los fans, pero que se queda corta si la comparamos con otras series de fantasía oscura en el campo de la animación. (Flor)
  • 40
    Ingobernable
    Quizás conozcas a Kate del Castillo por el escándalo del “Chapo” Guzmán, el narcotraficante que escapó de la justicia, se enamoró de esta actriz y soñaba con filmar con ella una película autobiográfica. Ingobernable no es esa película, pero es un verdadero “tour de force” melodramático para la muy talentosa Kate, en una serie que sorprende por sus buenos recursos narrativos, a mitad de camino entre House of Cards y los placeres culposos de Scandal y How to Get Away With Murder, con una premisa irresistible: el presidente de México es asesinado ¿la principal sospechosa? La primera dama. Culebrón del bueno. (Fichi)
  • 39
    Voltron: Legendary Defender
    Reboot del clásico anime de Voltron, el gran robot destinado a salvar la galaxia junto a cinco pilotos que combinan fuerzas para invocarlo. La serie mezcla animación tradicional con escenas de CGI y tiene ese encanto que la vuelve atractiva para los más chicos, para los más grandes... bueno, tal vez sea demasiado simple. A los fans de la original, lo más probable es que les vaya a encantar y su éxito notable ya le garantiza nuevas temporadas a futuro. (Flor)
  • 38
    Ozark
    Ozark desborda de clichés y no tiene nada que no tenga Breaking Bad, pero no por so califica de serie mala. Es más bien cómoda, nos trae un relato dramático que ya vimos, cuya mayor virtud viene desde la fotografía y la dirección, que en algunos episodios está a cargo de Jason Bateman, también protagonista. Marty Byrde (Bateman) tiene una doble vida: trabaja lavando dinero para carteles de drogas. Cuando todo sale mal y casi lo matan, termina por llevarse a su familia a las montañas en el valle de Ozark, zona turística, pero no muy poblada, donde deberá lavar una suma de 5 millones de dólares. (Flor)
  • 37
    One Day at a Time
    Esta no la tenían, ¿no? Para captar un poco el mercado latino de USA y el resto del mundo, en el año 2016 la plataforma se despachó con la remake de esta sitcom de CBS que estuvo al aire entre 1975 y 1984. Justina Machado, Rita Moreno (de pie, por favor), Stephen Tobolowsky, Marcel Ruiz y Todd Grinnell son los protagonistas de esta historia centrada en los Álvarez, una familia cubano-estadounidense que tiene como cabeza a Penelope (Machado), enfermera veterana de la guerra en Afganistán y madre divorciada que, tras regresar del frente, debe afrontar los problemas que acarrea reintegrarse a la vida civil. Penélope cría a dos hijos, la progresista Elena y el socialmente inadaptado Álex, con la ayuda de su madre Lydia (Moreno), bailarina y maestra de danza en su juventud que emigró desde Cuba a temprana edad, escapando del régimen de Fidel Castro. (Jessy)
  • 36
    Friends From College
    Había mucha expectativa detrás de Friends from College, la primera creación de Nicholas Stoller (Neighbors, Forgetting Sarah Marshall) y Francesca Delbanco. Una decena de comediantes liderados por Keegan-Michael Key y Cobie Smulders, con nombres como Nat Faxon, Annie Parisse y Fred Savage como un grupo de amigos de Harvard que aún después de haber pasado los cuarenta continúa arrastrando viejos rencores no podía fallar.

    Pero Friends from College no consigue presentarnos a la mayoría de los personajes como individuos reales, porque aunque los conflictos están basados en las relaciones personales, cada uno se vuelve una caricatura de sí mismo y se pierde en la (no tan intencional) sátira. Aún así, la serie es atrapante y no cuesta terminarla, aunque al final nos quede sabor a poco. (Leo)
  • 35
    Lovesick Season 2
    Comedia post-moderna que retrata sin tapujos el descuido de la vida juvenil actual. Es una sitcom muy británica que sigue a Dylan (Johnny Flynn), un joven al que le diagnostican clamidia y decide contactarse con todas las chicas con las que tuvo sexo para avisarles de su enfermedad (¡y también para ver si alguna lo contagio, claro!). Lo efímero de las relaciones de pareja, la importancia de la amistad y las idas y vueltas de la vida, que muchas veces nos dejan solos, son solo algunos de los planteos de esta tragicomedia que no pueden perderse y que gracias a Netflix no fue cancelada. (Flor)
  • 34
    Las Chicas del Cable
    La primera serie española original para Netflix es este drama de época que pone a la mujer en primer plano (bien ahí). Estamos en los locos años veinte, específicamente 1928, cuando se inaugura en Madrid una moderna empresa de telecomunicaciones que atrae a un centenar de jovencitas en busca de trabajo e independencia, algo que no está bien visto en una sociedad tan machista que pretende que sus mujeres sólo se casen y se ocupen de los pibes. Alba Romero (Blanca Suárez), ladrona que quiere comenzar desde cero, debe infiltrarse en la compañía para robar una cuantiosa suma de dinero. Todo se le complica entre amenazas y amores del pasado, pero encontrará en sus nuevas compañeras de trabajo el apoyo que necesita. Un abanico de situaciones que abarca a todo tipo de personajes femeninos y, de paso mezcla de fondo, alguna que otra trama política conspirativa. (Jessy)
  • 33
    The Killing Season 3
    La remake Americana del drama criminal Forbrydelsen comenzó con el pie derecho en 2011, tiempos en los que se emitía por AMC / FOX, hasta que finalizó la tercera temporada, momento en que las bajas de ratings la llevaron a su cancelación. Netflix tomó la posta entonces, y encargó una cuarta temporada de seis episodios que cierra un poco la historia personal de los detectives Sarah Linden (Mireille Enos) y Stephen Holder (Joel Kinnaman), a la vez que abre un nuevo caso. Los puntos más fuertes de The Killing están en las dos primeras temporadas, pero el final encargado por Netflix da un cierre notable a esta serie que enganchó a millones. (Flor)
  • 32
    Lemony Snicket’s a Series of Unfortunate Events
    La trágica historia de los huérfanos Baudelaire —Violet, Klaus y Sunny—, ya se había hecho popular hace años gracias al cine, en 2004, con una película de Brad Silberling, protagonizada por Jim Carrey. Años después, la popular saga de libros tiene una nueva adaptación a la pantalla, más fiel y, por ende, más oscura y cínica. El multifacético Neil Patrick Harris se pone en la piel del Conde Olaf, el villano de esta historia de fantasía y aventuras, un viejo amargo que solo quiere sacarles la fortuna a los pobres Baudelaire. Netflix ya tiene en marcha más temporadas para abarcar las trece novelas de la saga. (Flor)
  • 31
    Arrested Development Season 4
    Arrested Development es una de las mejores comedias de todos los tiempos, gracias a su elenco insuperable de personajes, su ingenio para satirizar la decadencia de una familia de clase alta de Los Angeles, y la intrincada estructura narrativa de sus capítulos, que entrelazaban múltiples historias a lo largo de cada temporada. Por eso es que la cuarta, a pesar de tener grandes momentos, resulta algo decepcionante. Cada capítulo está dedicado a un sólo personaje, por lo que pierde el ritmo vertiginoso que tanto nos gustaba, y aunque al final todas las historias choquen en un cierre tan satisfactorio como (increíble para esta serie) emocionante, es un poco pesado llegar hasta ahí. Se viene la quinta, y Hurwitz ha prometido reeditar esta temporada antes, para acercarla un poquito a los contrapuntos inolvidables de la original. (Fichi)
  • 30
    13 Reasons Why
    Más que una serie, 13 Reasons Why terminó siendo un fenómeno por el impacto social y mediático que generó. Al tratar de una manera tan cercana temas como el bullying, el suicidio y el abuso sexual entre adolescentes, por solo nombrar algunos, la serie pegó fuerte entre los jóvenes, de la misma forma que consternó a padres e instituciones educativas. Por nuestros pagos, el golpe no fue tan duro, pero todos lloramos con la historia de Hannah Baker, la chica que se suicidó dejando 13 casetes a sus compañeros, explicando las razones de por qué son culpables. (Flor)
  • 29
    Lady Dynamite
    Maria Bamford es una de las comediantes más originales del momento, capaz de milagros como el “Special Special Special”, un show de stand-up filmado en el living de su casa, con sus padres como únicos espectadores. Entenderás que la incomodidad es el terreno en el que Bamford mejor se mueve, y esta serie vuela entre la autobiografía y el realismo mágico, con un personaje en su centro basado en ella misma, y su percepción borrosa del mundo. Los primeros capítulos parecen pura comedia absurda, pero de a poco Lady Dynamite demuestra tener mucho para decir sobre la salud mental y el lugar del que realmente nace la comedia. No es para todo el mundo, pero los que estén en esta onda la van a amar. (Fichi)
  • 28
    Narcos
    La vida (y el final, sorry por el SPOILER) de Pablo Escobar es bastante conocida, pero Netflix igual se la juega con este drama criminal biográfico que, además, suma artistas internacionales, tanto delante como detrás de las cámaras. El brasileño Wagner Moura se pone en la piel del famoso capo de la droga colombiano, desde sus humildes comienzos hasta sus encontronazos con las fuerzas de seguridad –lideradas por el agente Steve Murphy (Boyd Holbrook) de la DEA-, que hacen todo lo posible para detener su accionar en todo el globo. El sistema de streaming empieza así a ampliar sus fronteras y abre el espectro de su producción con la intención de captar cada vez más mercados a lo largo y ancho del planeta. (Jessy)
  • 27
    The Defenders
    Después de presentarnos a los cuatro justicieros de Nueva York en sus aventuras en solitario, Marvel y Netflix salen a la cancha con “The Defenders”, ¿los Avengers del barrio? Daredevil (Charlie Cox), Jessica Jones (Krysten Ritter), Luke Cage (Mike Colter) e Iron Fist (Finn Jones) unen fuerzas por un bien común: salvar a la Gran Manzana de una poderosa amenaza. El villano de turno viene por el lado de Alexandra (Sigourney Weaver), detrás de The Hand, organización que viene haciendo de las suyas desde la segunda temporada del Diablo de Hell’s Kitchen. Estos héroes atípicos deberán dejar sus diferencias y egoísmos de lado, y darse cuenta que la unión hace la fuerza. Un cruce que, lamentablemente, pone el acento en los personajes más flojitos de este universo televisivo, y pide a gritos por más escenas entre Matt Murdock y Jessica en medio de una historia con mucho misticismo, superpoderes y personajes inmortales. (Jessy)
  • 26
    Hibana: Spark
    El nombre puede no significar nada para vos, y las imágenes genéricas que usa Netflix para promocionarla podrían ser las de cualquier J-Drama, pero Hibana: Spark es algo especial: la historia de un dúo de comedia “manzai” a lo largo de 10 capítulos, cada uno correspondiente a un año de su vida artística. El mundo del manzai resulta ser tan cruel como el del stand-up, y cada triunfo es el preludio de una nueva derrota, en una serie que va a toda velocidad, llena de momentos conmovedores y mucho para decir sobre la comedia y el arte. Si te gusta el cine intimista de directores como Hirokazu Kore-Eda, no la dejes pasar. (Fichi)
  • 25
    W/Bob & David
    Netflix no solo se encargó durante estos años de revivir sitcoms perdidas en el tiempo o tomar la posta de series abandonadas por sus cadenas, sino también juntó al elenco del programa de sketchs Mr. Show with Bob and David (1995) para una nueva temporada de cinco episodios.

    Bob Odenkirk y David Cross mantienen vivos con su carisma algunos de los segmentos más flojos del show que, sin embargo, cuando la pega, la pega de verdad. Mención especial para el quinto episodio, que es un repaso por el detrás de escena de la producción y otorga un vistazo fundamental al funcionamiento de este tipo de series – y ayuda a apreciar aún más el humor ya vivido. (Leo)
  • 24
    Santa Clarita Diet
    Timothy Olyphant y Drew Barrymore se ponen al frente de esta serie que no resonó demasiado en el público, pero que tenía elementos más que interesantes, en particular su aproximación al oxidado género zombie. La creación de Victor Fresco (Better Off Ted) combina sátira, comedia y algo de drama familiar, con un Olyphant extraordinario y una Barrymore entregada al rídiculo.

    Por supuesto la serie cae en algunos lugares comunes, pero aún así se las arregla para poner en el centro de la escena a los personajes y su manera de adaptarse a la nueva realidad que les toca vivir. Santa Clarita es fundamentalmente un drama familiar sostenido por buenas actuaciones y una excelente química no solo entre sus protagonistas, sino también entre la joven pareja secundaria. (Leo)
  • 23
    Gilmore Girls: A Year in the Life
    El que nunca haya visto Gilmore Girls dificilmente entienda el impacto emocional que tiene esta secuela. La serie original es la mejor de las comedias dramáticas que tan de moda estaban a fines del siglo pasado en la televisión norteamericana, y tenía en su centro a Lorelai, una madre soltera que tenía 32 años a principios de la serie, y a Rory, su hija de 16 años, tan talentosa como introvertida. La magia de Gilmore Girls estaba en los diálogos perfectos, dignos de comedia “screwball” de los ‘40, y en la creación de Stars Hollow, un pueblito adorable con tantos personajes delirantes como Springfield o Twin Peaks. Esta continuación no llega a los picos tan altos de la serie, pero encuentra momentos conmovedores al enfrentar a los personajes con una vida que no les ha dado todo lo que esperaban. (Fichi)
  • 22
    Easy
    Joe Swanberg viene explorando relaciones conflictivas desde hace rato en el cine, y Netflix le ofreció una oportunidad única con Easy, una serie de antologías de ocho episodios de media hora cuyo mayor atractivo radica en escapar del rango jóvenes blancos de 24 a 35 y permitirse representar la búsqueda del amor y la felicidad en un espectro multigeneracional y cultural.

    La ciudad de Chicago se convierte en un personaje más en Easy, una serie más preocupada por plantear interrogantes que por ofrecer respuestas, algo que puede llegar a frustrar a algunos espectadores. Sin embargo, aunque algunos episodios funcionan mejor que otros, la sensibilidad (y cinismo, porqué no) de Swanberg está presente en cada uno de ellos. Y eso siempre es de agradecer. (Leo)
  • 21
    Hemlock Grove
    Una de las primeras producciones originales de Netflix y también una de las más extrañas, Hemlock Grove es un drama adolescente de terror que explora la eterna lucha de hombres lobos vampiros, aunque desde un ángulo poco convencional, con más sangre y surrealismo que romance juvenil e histeria adolescente. Intencionalmente rara, por momentos roza lo ridículo, y eso la convierte en una serie única. La amás o la odiás. Nosotros la queremos bastante, por eso escaló a este puesto en el ranking. (Flor)
  • 20
    Grace & Frankie
    Grace (Jane Fonda) y Frankie (Lily Tomlin) nunca se llevaron bien. Su rivalidad es estrecha y longeva a pesar de que sus esposos, Robert (Martin Sheen) y Sol (Sam Waterston), comparten una firma de abogados. Todo cambia cuando los señores deciden salir del ropero y anunciar su romance a los cuatro vientos, con futuro casamiento incluido. Unidas por el despecho y el impacto, las mujeres deberán apoyarse mutuamente en esta nueva “aventura” que les depara tras la separación; una accidentada, cómica y conmovedora búsqueda de la identidad, alejada de los clichés de la tercera edad. Marta Kauffman, creadora de “Friends” (1994-2004), es la responsable de esta dramedia - junto con David Crane y Howard J. Morris- que junta a esta gran dupla actoral, amigazas desde “Cómo Eliminar a su Jefe” (Nine to Five, 1980), quienes aceptaron el reto, más que nada, “porque la gente mayor pocas veces tiene oportunidades en la cultura popular”. (Jessy)
  • 19
    3%
    La primera producción brasilera de Netflix es una serie de suspenso y ciencia ficción de corte juvenil que se vuelve muy entretenida. Los capítulos vuelan. En un futuro distópico, la sociedad está dividida y todos aspiran a ganar un lugar en La Isla, un paraíso prometido al que solo van los ciudadanos más aptos. Para llegar, los jóvenes aspirantes deben pasar una difícil prueba de admisión y luego superar retos para demostrar que son mejores que sus pares. Battle Royale puro, aunque más edulcorado. Como los Juegos del Hambre, ¿no? (Flor)
  • 18
    Atypical
    Netflix no es ajeno al tratamiento de temas controversiales: desde el suicidio adolescente con “13 reasons why” hasta los desórdenes alimenticios con “To the bone”. Y aunque la ficción no siempre está puesta al servicio de la representación realista o de la sensibilidad necesaria, Atypical presenta una serie de situaciones que ponen en primer plano la problemática de convivir con el autismo sin ser condescendiente.

    La creación de Robia Rashid (How I Met Your Mother) no es perfecta ni mucho menos. Su mayor problema es que pierde la oportunidad de representar el espectro completo y se queda con el protagonista, altamente funcional. Pero Sam es solo el hilo conector de una serie de dispares personajes que, cada uno a su manera, aprende a lidiar con la situación – y son ellos de los que realmente aprendemos nosotros, los neurotípicos. (Leo)
  • 17
    Trollhunters
    Guillermo del Toro se sumerge en la animación infantil televisiva para la adaptación del libro homónimo escrito por él y Daniel Kraus. Una aventura auspiciada por la gente de DreamWorks, plagada de acción, fantasía y, por supuesto, muchos monstruos de esos que tanto adora el mexicano. Arcadia esconde bajo el pavimento un mundo oculto atestado de trollls que, desde hace décadas, viven en paz y armonía con los humanos que desconocen su existencia. Pero hay fuerzas del mal que quieren romper este equilibrio y reinstaurar el poder de las criaturas más violentas, encerradas gracias a la pericia de los cazadores, valientes guerreros que han dado su vida durante generaciones para mantenerlos a raya. Por esas cosas del destino, James Lake Jr. (voz de Anton Yelchin) se convierte en el nuevo “campeón”, un jovencito que, ahora, debe sumar esta nueva y peligrosa tarea a sus problemas cotidianos y hormonales. Una hermosa conjunción entre cuentos de hadas y épica fantástica, mezclada con las tribulaciones adolescentes, la amistad inquebrantable, mucho humor y un poquito de drama. (Jessy)
  • 16
    Bloodline
    Este drama gótico ambientado en lo profundo de los pantanos de Florida tiene una primera temporada sublime. La paz de la adinerada familia hotelera Rayburn se ve quebrada con el regreso de Danny, la oveja negra, el hermano mayor que fue responsable de una horrible tragedia en el pasado… y será la víctima de una aún más horrible en el futuro. Esa primera temporada desmenuza a cada uno de los miembros a lo largo de capítulos lentos, pausados, pero fascinantes. El problema es que después de ese gran final no queda mucho para contar que tenga el mismo nivel de intensidad dramática, y para la segunda y tercera temporada nos quedamos solamente con la lentitud. Eso sí: las actuaciones siguen siendo brillantes. (Fichi)
  • 15
    The OA
    Una de las pocas series que estaba en las listas de cada uno de los que votamos. Lo raro es que en algunas listas estaba entre las mejores y en otras listas estaba entre las peores. Es que The OA es una serie que divide las aguas, una historia de ciencia ficción, fantasía, viajes en el tiempo, espiritualidad (pero no religión), que rompe cualquier estructura narrativa establecida. Hay capítulos que duran 60 minutos. Hay otros que duran 15. Algunos parecen obras de teatro, puras conversaciones, mientras que otros están repletos de flashbacks e historias imposibles de creer. Es un misterio, y la resolución tiene un nivel de exaltación tan alto que roza el ridículo. Lo que la hace fascinante es el trabajo de Brit Marling, protagonista y guionista de la serie, que logra que nos creamos que su Prairie es mucho más que una chica normal delirando. Marling es tan hipnótica como la serie, y si uno se permite caer bajo su hechizo, verá algo realmente original. (Fichi)
  • 14
    Daredevil
    Lo mejor que le pudo pasar a Marvel/Disney para rematar su afianzado éxito fílmico y televisivo, era unir fuerzas con Netflix y arriesgarse a contar historias comiqueras un poquito más “adultas” y violentas como las aventuras nocturnas de Matthew Murdock (Charlie Cox) y su alter ego justiciero. Drew Goddard -guionista de “Buffy, la Cazavampiros” y director de “La Cabaña del Terror”- le pone su impronta a un producto mucho más cuidado y cinematográfico, anclado en una buena historia que va y viene del pasado para contarnos los orígenes del héroe, sus motivaciones y mucha acción de pasillo. “Daredevil” fue el puntapié inicial del “Marvel Defenders”, la iniciativa que reunió a este grupete urbano de antihéroes marginados con base en Hell’s Kitchen y sus alrededores, un escenario que asegura un cierto grado de “autenticidad” para cada uno de estos relatos barriales que se hacen camino a fuerza de puño y algunos poderes. (Jessy)
  • 13
    Love
    Chico conoce chica. La premisa más básica del mundo puede tratarse de una forma sencilla, histérica y predecible, o dejando en evidencia todas las miserias y complejidades de sus protagonistas. Apatow, más interesado en el drama que en la comedia, nos muestra la relación de Gus (Paul Rust) y Mickey (Gillian Jacobs), dos personajes conflictivos que se encuentran en momentos bisagra de su vida, lidiando con demonios propios y ajenos.

    Love es una serie complicada de ver, con algunos problemas estructurales y una protagonista que genera más rechazo que empatía. Y aunque su segunda temporada sea inferior a la primera, resulta una magnífica exploración de las imperfecciones humanas y de los costos y beneficios de apostarla a una conexión, de permitirse a uno mismo bajar la guardia. (Leo)
  • 12
    Unbreakable Kimmy Schmidt
    Kimmy Schmidt es la versión más extrema del “sapo de otro pozo”. Kimmy fue secuestrada en su adolescencia por un psicópata que la tuvo encerrada junto a otras tres mujeres en un bunker y le hizo creer que el mundo se había terminado. Al principio de la serie Kimmy es rescatada, decide viajar a New York y ver cómo es el mundo real. Kimmy vivió el infierno y sin embargo es el ser más optimista de la Tierra, optimismo que contagia a un elenco de descastados, que van desde una millonaria esposa de Manhattan hasta el melodramático cantante/actor desempleado Titus Andromeddon, una de las grandes creaciones cómicas de esta década. Detrás de todo esto está Tina Fey, creadora de 30 Rock, y aunque la primera temporada tarda un poco en encontrar su tono, las otras dos (y en especial la segunda) vuelven a ser esa ametralladora de chistes que supo ser la premiada serie de NBC. (Fichi)
  • 11
    The Crown
    Creado y escrito por Peter Morgan (“La Reina”), este drama biográfico se centra en la familia real de Gran Bretaña, más precisamente en la joven Elizabeth II (Claire Foy) que, a sus 25 años, debe lidiar con la tremenda tarea de liderar la monarquía más famosa del mundo, al mismo tiempo que enfrenta una tensa relación con el primer ministro Sir Winston Churchill (John Lithgow). La primera entrega de diez episodios se convirtió en la serie más costosa producida por Netflix (o cualquier sistema de streaming de USA), y la más premiada, un ataque directo a las ostentosas producciones de la BBC que, se espera, llegue a la suma de unos 60 capítulos (a lo largo de seis temporadas) para narrar la historia de la monarca, desde su boda en 1947, hasta la actualidad donde cruzamos los dedos para ver a una gran actriz madurita encarnado a la justa soberana del Reino Unido. (Jessy)
  • 10
    House of Cards
    El drama producido por Beau Willimon –adaptado de la miniserie homónima inglesa trasmitida por la BBC, y a su vez basada en la novela de Michael Dobbs- fue una de las primeras apuestas originales desarrolladas por un sistema de streaming (Netflix, obvio) que cambió, en parte, la forma de producción televisiva de los últimos años y sumó prestigio a la caja boba. El congresista yanqui Francis Underwood (Kevin Spacey), y su igualmente manipuladora esposa Claire (Robin Wright), echaran mano de todos los ardides políticos (y de otra naturaleza) para lograr sus objetivos y cobrar venganza contra aquellos que los traicionaron. Un contundente “reflejo” del poderoso mundo de la política plagado de avaricia, corrupción y un poquito de sexo que no tiene miedo de romper la cuarta pared cuando se le canta. Sí, después de cinco temporadas se fue todo al demonio, pero quién le quita lo bailado a los Underwood. (Jessy)
  • 9
    Jessica Jones
    Tras el éxito y el puntapié inicial del universo televisivo de Marvel/Netflix de la mano de “Daredevil”, conocimos al segundo miembro del conjunto justiciero de la Gran Manzana. Jessica Jones (Krysten Ritter) abandonó una corta carrera como superheroína y ahora trata de seguir adelante con su vida como una detective privada que, desde su propia agencia (Alias Investigations), lidia con algunos casos que involucran a personas con “habilidades especiales”. Mientras que el Diablo de Hell’s Kitchen le hace frente a los mafiosos que amenazan su ciudad, Jones pelea con su pasado, sus propios demonios, y las cicatrices psicológicas que le dejó la abusiva y destructiva relación con Kilgrave (David Tennant), uno delos mejores villanos de este conjunto. Un poquito de Luke Cage (Mike Colter), mucho girl power y temas coyunturales y así vamos arrimando el bochín rumbo a constituir “The Defenders”. (Jessy)
  • 8
    Dear White People
    El ignoto Justin Simien sigue el hilo de su independiente y premiadísima película homónima de 2014 y nos regala esta comedia dramática (y satírica) centrada en un grupo de estudiantes afroamericanos que asisten a una escuela donde la mayoría son blancos. Los chicos enfrentan las injusticias sociales y todo tipo de discriminación, cada uno desde su lado. Son 30 minutos por episodio enfocados en cada personaje, una propuesta que no cayó bien entre aquellos que no entienden su sarcasmo y, aunque esta publicidad no deseada (incluso llamaron a boicot por considerarla una serie racista) haya desalentado a la gente de Netflix, ya tiene garantizada una segunda temporada para el año 2018. (Jessy)
  • 7
    Sense8
    La producción de Netflix de culto por excelencia, Sense8 es la propuesta más nueva de ciencia ficción de Las Wachowski, mejor conocidas por la trilogía Matrix. Con Sense8, exploran un poco más ese costado humano del género que ya habían tocado en películas como Cloud Atlas. La serie, a diferencia de sus trabajos previos, es sumamente emocional, rozando lo telenovelesco a veces, aunque siendo consciente de ello; pero nunca escatima en acción y combates coreográficos, sello de identidad Wachowski en el medio audiovisual. Sense8 sigue a ocho personas conectadas por un vínculo psico-emocional, separadas físicamente, pero reunidas con el único propósito de acabar con quienes quieren erradicarlos. (Flor)
  • 6
    GLOW
    La gran sorpresa de Netflix de 2017 es esta brillante comedia dramática que lleva la fórmula de Rocky o Karate Kid al mundo (¡real!) de la lucha libre femenina de mediados de los ‘80. Son 10 capítulos que no tienen un gramo de más, y cada uno encuentra una forma de adaptar los puntos clave de las películas deportivas, desde los primeros entrenamientos en los que parece que todo sale mal, hasta el momento en que las luchadoras logran superarse y la épica confrontación final. Alison Brie (Annie de Community) hace magia con la protagonista Ruth, pero es invaluable el apoyo de Betty Gilpin como su amiga/enemiga, Marc Maron como su reacio mentor, y un elenco de actrices secundarias que se roban cada escena que les dan. Pura alegría. (Fichi)
  • 5
    Stranger Things
    Los hermanos Matt y Ross Duffer (dos perfectos desconocidos) revuelven en el arcón de los recuerdos y se despachan con una historia cargada de nostalgia y muchos guiños al mejor cine de género de la década del ochenta. Terror, fantasía, drama y niñitos en problemas se conjugan para crear este nuevo fenómeno de la TV, que cuenta el infortunio de un pequeño puebo cuya tranquilidad se ve azotada por la desaparición de Will Byers, un nene que, sin querer, se topa con una extraña criatura desatando una serie de eventos que sobrepasan el raciocinio de cualquiera. Experimentos del gobierno, una nena con poderes mentales, la amistad ante todas las cosas y muchos clichés ochenteros redefinidos para una nueva generación en esta aventura que se convirtió en un clásico de culto de la noche a la mañana, gracias al boca en boca y a su apabullante presencia en las redes sociales. (Jessy)
  • 4
    Black Mirror S3
    Breve, concisa y sin continuidad argumental, la creación de Charlie Brooker logró su tercera temporada (y una cuarta que se viene) gracias a la gente de Netflix, y así la serie salió del nicho de culto para convertirse en un producto más “popular”. Sus historias autoconclusivas siguen cargadas de sátira, tensión, angustia, dudas, miedo y unas cuantas reflexiones sobre los medios de comunicación, el conformismo social o los peligros tecnológicos; y ni hablar de su magnifica puesta en escena que la separan del resto. A lo largo de seis episodios, “Black Mirror” nos volvió a mostrar el lado más oscuro de la vida y la tecnología. Acá, los avances son el villano de turno y el ser humano su torpe víctima. Gugu Mbatha-Raw, Mackenzie Davis, Bryce Dallas Howard, Alice Eve, Malachi Kirby, Michaela Coel y Kelly Macdonald se convirtieron en las nuevas estrellas de Netflix, mientras que directores como Joe Wright, Jakob Verbruggen, James Hawes y Dan Trachtenberg pudieron lucirse detrás de las cámaras. “San Junipero” FTW. (Jessy)
  • 3
    Bojack Horseman
    Allá en los ‘90, Bojack el caballo actuaba en un programa de televisión muy famoso, una comedia familiar intragable al estilo de Full House que le dió mucha, mucha plata, pero muy poca satisfacción. Hoy Bojack se acerca a los 50 y no sabe qué hacer con el vacío existencial que es su vida. Alcohólico y depresivo, el caballo más querido de la tele contrata a una periodista para escribir su autobiografía, mientras su vida se va desintegrando alrededor de él. Los primeros capítulos de esta serie que mezcla animales y humanos sin ninguna explicación son una aceptable sátira de Hollywood, pero de a poco la historia se va volviendo más real, más oscura que cualquier otra comedia televisiva, animada o no. Para el final de la tercera temporada vas a necesitar alguien que te barra del piso. (Fichi)
  • 2
    Master of None
    Si tomamos un poco de Woody Allen, un poco de la superficialidad y el hastío propio de las grandes ciudades, y lo condimentamos con la genialidad y la ternura de Aziz Ansari, obtendríamos un producto más que llamativo, sin embargo, Master of None es todo lo dicho y también es mucho, mucho más. Es un retrato hecho con humor de la cotidianeidad de varias minorías en la imponente urbe neoyorquina, es una mordaz visión de las relaciones románticas actuales, es la excusa perfecta para que Ansari se luzca desde ese perfil de treintañero perdedor que tanto y tan bien se ha explotado en el stand up.

    En apenas veinte capítulos cortos, nos encariñaremos con Dev (Ansari) y sus amigos, nos frustraremos ante sus repetidos fracasos amorosos, sentiremos - tal como sucedía en How I Met Your Mother - que somos parte de algo que nos excede y repetiremos hasta el cansancio la palabra en italiano favorita del protagonista.

    Master of None tiene lo necesario para agradar a todo tipo de público, pero sin dudas hechizará particularmente a aquellos que -como quien escribe- rondan los 30 años y aún están buscando su lugar en el mundo. (Dylan)
  • 1
    Orange is the New Black
    Nuestro primer puesto no es otra que la serie original de Netflix más vista de todas. Orange is the New Black resiste encasillamientos (al punto de ser la única serie en haber sido nominada a un Emmy como drama y como comedia), y brilla por la forma en que retrata el lado humano de una cárcel de mujeres, sin ningún tipo de prejuicios, con un tratamiento muy inteligente de temáticas sensibles como la sexualidad, la etnia y las exigencias sobre los cuerpos femeninos, entre otras.

    Basada en el best seller homónimo de Piper Kerman, la Piper (Taylor Schiling) de la serie es una mujer de Connecticut que rompe con su vida estable cuando la sentencian a prisión por traficar drogas en su juventud. Tras las rejas, comenzará a codearse con el grupo de internas del lugar, de los más variopinto y bizarro. Humor negó, drama y crítica social. Todo lo que nos gusta. (Flor)

1. Trailer Park Boys

Esta impresentable comedia canadiense lleva unos 20 años al aire, y debe tener un público rabioso para que Netflix no sólo se haya ofrecido a resucitarla con varias temporadas adicionales, sino a publicar sus proyectos paralelos como Swearnet, varios especiales de stand-up y hasta una serie nueva, ambientada en Europa para la que convocaron a directores de la talla de los hermanos Farrelly (Tonto y Retonto, Loco por Mary). Cada uno de estos productos es terrible. Humor apuntado al mínimo común denominador, que recuerda un poco a la comedia de aquella dupla de directores, o a series muy superiores como East Bound & Down. Abuelitas que putean, niños rebeldes, señores con patillas raras. Ni para la peor noche de insomnio. (Fichi)
Anterior Siguiente < >