Publicado el

Ránking | Se agrandó la pantalla

Funciones Privadas: 10 ciclos de cine de la tele Argentina

Volver a la home

Por: Cecilia Bona

No existía el ondemand, escaseaba la plata y ciertas pelis ni se estrenaban. Mejor, prender la TV.

El mundo NO era un lugar mejor antes, como nos quieren hacer creer nuestros abuelos y padres. Para empezar, no teníamos libertad para consumir el contenido que se nos ocurriera. 

Para paliar esa falta, los ejecutivos de TV inventaron cientos de ciclos de cine que mostraron lo que de otra manera era imposible. Bizarreadas de Hollywood, pelis dobladas a un latino imperdonable, latas descartables o buenos clásicos, cualquier cosa se transformaba en agrupable y pasable. 

Con el correr del tiempo, los canales de aire restaron minutos de pantalla a las películas y empezaron a emitir más series, subidos al caballito de los éxitos en 60 minutos. O sea que, de ver films todo el día pasamos a la (prácticamente) nada misma. 

Acá no nos queda otra que homenajear a aquellos que nos dieron algo que disfrutar durante los 70, 80 y 90. Imposible no mencionar al blog Resiste un archivo, un punto de partida clave para indagar en el archivo de la TV nacional. 

  • 10
    Sábados de Súper Acción
    El Teleonce de los años 70 puso en pantalla el primer ciclo de cine que homenajearemos en este top. Se llamaba “Sábados de Súper Acción” y había tenido un antecedente, “Aquí Hollywood”, emitido en los 60.

    La historia del segmento que llegó a hacer más rating que los programas producidos a nivel local con altísimos presupuestos comienza con un lagrimón. Es que por aquel entonces el canal estaba en manos de la Compañía de Jesús, una congregación cristiana que tenía mucho rezo, pero poco dinero. Para llenar la grilla con algo, las autoridades de Teleonce compraron a muy bajo costos producciones hollywoodenses que esperaban al mejor postor.

    No se trataba de clásicos, mucho menos de estrenos. Eran ese residuo bizarro que terminamos entronizando porque nos enloquecía. “Los intrépidos doberman”, “El brazo mutilado”, “Los violentos van al cielo” y “La casa poseída” son algunos de los títulos que los fanáticos del ciclo más recuerdan. Lo bueno del asunto es que si te perdías la emisión, más adelante volvían a pasarla.

    En 2001, el director de cine Diego Curubeto y el crítico Martín Peña escribieron el libro “Sábados de Súper Acción” en el que reconstruyeron la historia del programa que estuvo al aire hasta 1993.


  • 9
    El Mundo del Espectáculo
    Decilo de nuevo: “El mundo del Espectáculo”. ¿No empieza a sonar la musiquita a tu alrededor? Chara cha cha cha cha cha cha cha cha cha chaaaara (juramos haber contado los “cha cha”), esa melodía inconfundible del ciclo de cine que Canal 13 empezó a emitir en los 80.

    La apuesta era un poquito más jugosa que la de “Sábados de Súper Acción”, ya que se trataba de poner en pantalla estrenos cinematográficos o películas de renombre que atrajeran al público por la calidad. A lo largo de los años, el show cambió la presentación y el horario (al principio salía los lunes y luego se instaló los sábados), pero nunca el espíritu de rendirle homenaje al séptimo arte. Ya en los años 2000, Canal 13 siguió dándole el nombre del ciclo a sus esporádicas proyecciones de pelis, pero dejó de tener sentido su emisión regular por la voraz competencia del ondemand.

    Bonus track: volvemos sobre la musiquita. Todo el crédito es del compositor Elmer Bernstein, quien la creó como banda sonora de la película “Baby The Rain Must Fall” (1964).
  • 8
    Cine Shampoo
    ¿Qué más lavado puede resultar un ciclo de películas que se autodenomina “Cine Shampoo”? En la jerga, el término se utiliza para clasificar films pasatistas, y en los ‘90 Canal 13 lo eligió para bautizar a un show veraniego que terminó extendiéndose al resto de las estaciones.

    La presentación del ciclo, bien al estilo del extrañado Locomotion estaba protagonizada por un tipo al que la cabeza se le iba vaciando de cosas hasta que su expresión ganaba cierta tranquilidad, le crecía pelo y recibía una gota de shampoo que daba paso a la película. Como no podía ser de otra manera, el ciclo contaba con un locutor (el oficial del canal) que repasaba la síntesis del film que se emitiría a continuación. “El mejor cine está en el 13”, cerraba la voz en off.
  • 7
    Hollywood en Castellano
    La industria sabe que la promoción del idioma que se habla en nuestro país está asegurada por ley. Por eso, la tele de aire pocas veces emitió contenidos en inglés, por ejemplo, si no que siempre eligió los doblajes latinos o, en su excepción, los argentinos. En ese contexto, resultaba bastante ridículo que un ciclo de cine se llamara “Hollywood en Castellano” cuando todos los demás también salían en castellano. En fin: a caballo regalado…

    Los sábados de Canal 11 durante la década del 80 fueron de película. Cuando los relojes marcaban las 22 (y después de una tarde de películas en continuado), las pantallas se volvían terroríficas, sangrientas, nudistas y todo término asociado a los adultos. Eso no quitaba que tiempo después las mismas cintas salieran más temprano, durante los “Sábados de Súper Acción” reservados a los menores.
  • 6
    Cine Club con Salvador Sammaritano
    Cuando era muy chico a Salvador Sammaritano se le acalambraban las manos de tanto acomodar cintas cuadro por cuadro para proyectarlas en una sábana para sus amiguitos. Completamente atravesado por la magia del celuloide, ya de adulto Sammaritano fundó en 1954 el primer cine club de la Argentina, el Núcleo, donde la gente acudía en masa, intrigada por lo que allí sucedía.

    Atraídas por sus conocimientos, a mediados de los 80 las autoridades de ATC le ofrecieron al “Negro” llevarlo a la TV. Así nació “Cine Club con Salvador Sammaritano”, un ciclo nocturno que reestrenaba películas clásicas. Con el correr de los años, el show fue habitando diversos canales de cable hasta volver, en el 2000, a su casa natal.
  • 5
    La Trasnoche de Kenia Sharp Club
    “Usted ya lo sabe, esta imagen ya nos identifica”, anunciaba a mediados de los 80 Pedro Dizán, el locutor trajeado que, para reforzar sus palabras, señalaba con el pulgar la pantalla a sus espaldas. En letras de pseudo neón, el cartel decía “Kenia Sharp Club” y era –como “usted ya lo sabe”- el broche nocturno de ATC.

    Acá no importaban ni el horario, ni el contenido, ni el origen, ni la calidad. Acá se priorizaba el sostenimiento de la programación “hasta altas horas de la noche”. Por eso, hasta las palabras de Dizán carecían de sentido y coordinación. “Hoy vamos a ver una de esas películas llenas de acción, misterio, aventura; una película para compartir en familia (N. de la R: ¿En familia? ¡Eran las 12, viejo!) y desde el principio”, comenta el hombre tal como se ve en el video inmortalizado por YouTube que dejamos más abajo.

    Además de ser el chicle de la programación, el ciclo servía para promocionar los electrodomésticos de la firma Kenia Sharp, al igual que lo hacía la competidora Aurora Grunding con su show de series emitido por Canal 2 y Canal 13.
  • 4
    Matineé como en el Cine
    Dice el diccionario sobre matiné: “Fiesta, reunión o espectáculo que tiene lugar por la mañana o en las primeras horas de la tarde”. Haciendo un uso raro de la acepción, Canal 13 le dio vida hace más de 40 años al ciclo “Matineé como en el Cine”, un continuado de películas que emulaba a los que ocurrían en las salas.

    La cosa era más o menos así: los domingos desde las 13 se podían ver cuatro films (a veces nacionales, pero en su mayoría de afuera) que de vez en cuando se repetían (porque el público se renueva y porque no era cosa de andar pagando nuevos derechos). Acá les compartimos la promo. Imperdible.
  • 3
    Historias de Corazón
    “Es un lugarcito pequeño donde sentirse útil, encender llamitas para la curiosidad”. De esa manera definió Virgina Lago el ciclo que le tocó conducir entre 2012 y 2015 en Telefe. Musicalizado con “Someone like you”, de Adele, el show nació para ser el jamón del medio de la programación veraniega aunque el éxito lo hizo durar más allá de lo proyectado.

    La propuesta, como su nombre lo indica, era hacerle lugar a películas que llegaran directo al alma, en general historias de vida para emocionarse hasta las lágrimas. Todo empezaba después de la presentación de Virginia, quien esperaba a los televidentes en una especie de living casero a donde tomar el te (ideal para establecer una relación cercana con los que tienen tiempo de mirar la tele a esa hora). La cosa funcionó tan bien, que al año siguiente le sumaron producción propia, capítulos escritos y actuados por argentinos. "Es un sueño hecho realidad", dijo Lago cuando se lanzó la novedad. A las películas se le sumaron después las series, como “Avenida Brasil”, “ER emergencias” y “Fronteras”, y el espacio empezó a deformarse hasta su exclusión de la grilla.

    A pesar del intento del canal y de la conductora, lo que más provocó el ciclo fue el bullying, los memes y la parodia. Internet se llenó de videos con audios cambiados donde la mujer decía todo menos cosas lindas. “Creo que hay mucha gente que no tiene nada que hacer, que en vez de tirar buenas cosas tira malas cosas. Cuando vos tirás porquerías es porque algo le pasa a tu cuerpito. Dicen esas pavadas porque son malos”, se distanció Lago. ¡Bien por esa autoestima!

    Acá la promo de una edición especial:
  • 2
    La Noche Top del 13
    En el comienzo del horario de protección al menor de los sábados noventosos, Canal 13 puso al aire un ciclo que poco se recuerda, pero que fue la compañía de muchos amantes del séptimo arte. En “La Noche Top del 13” se agrupaban todas las películas que no encajaban en ninguno de los otros shows similares.

    Gracias al programa, el canal conseguía estirar el contenido de su pantalla hasta la madrugada, por lo que lo sostuvo hasta 2002. En la promo que les dejamos acá abajo podemos revivir la pasión con la que el locutor presentaba las pelis:
  • 1
    Función Privada
    ¿Querías recuerdos? Tomá este homenaje al mejor ciclo de cine –a nuestro entender- que supo crear la TV local. Hablamos de “Función privada”, emitido desde 1983 hasta el 2001 en Canal 7 y Space (acá solamente los últimos 6 años). Con la conducción de Carlos Morelli y Rómulo Berruti, el programa iba más allá que el mero hecho de pasar películas, más bien se dedicaba a hacer de ellas un culto.

    Es que los presentadores promovían la proyección de cintas impensadas, muchas de ellas argentinas y otras extranjeras que no habían llegado a las salas. Además, conversaban con directores, actores y técnicos y anunciaban lo que se vería a continuación mientras se bajaban una copita del más tentador tinto.

    La elección de rarezas se explica en la comparación con lo que estaba pasando en el resto de los canales. “No podíamos ponernos a competir nunca con El mundo del espectáculo ni con el cine de acción y aventura que daba Canal 11. Entonces pensamos que la clase media argentina amó siempre ese cine que lo acerca a la cultura”, explicó Berruti entrevistado por la revista Fonoscopio. "Pero lo importantes es que demostramos que el cine es convocante tanto desde la pantalla grande como desde la televisión. Esta era nuestra meta y la hemos cumplido”, coincidieron ambos presentadores.

1. Sábados de Súper Acción

El Teleonce de los años 70 puso en pantalla el primer ciclo de cine que homenajearemos en este top. Se llamaba “Sábados de Súper Acción” y había tenido un antecedente, “Aquí Hollywood”, emitido en los 60. La historia del segmento que llegó a hacer más rating que los programas producidos a nivel local con altísimos presupuestos comienza con un lagrimón. Es que por aquel entonces el canal estaba en manos de la Compañía de Jesús, una congregación cristiana que tenía mucho rezo, pero poco dinero. Para llenar la grilla con algo, las autoridades de Teleonce compraron a muy bajo costos producciones hollywoodenses que esperaban al mejor postor. No se trataba de clásicos, mucho menos de estrenos. Eran ese residuo bizarro que terminamos entronizando porque nos enloquecía. “Los intrépidos doberman”, “El brazo mutilado”, “Los violentos van al cielo” y “La casa poseída” son algunos de los títulos que los fanáticos del ciclo más recuerdan. Lo bueno del asunto es que si te perdías la emisión, más adelante volvían a pasarla. En 2001, el director de cine Diego Curubeto y el crítico Martín Peña escribieron el libro “Sábados de Súper Acción” en el que reconstruyeron la historia del programa que estuvo al aire hasta 1993.
Anterior Siguiente < >