Publicado el

Analisis | El perfecto asesino

ANÁLISIS: Mr. Mercedes S01E01: Pilot (Spoilers)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Stephen King invade la pantalla chica con una adaptación y bastante suspenso.

Stephen King está decidido a inundar todas las pantallas durante 2017. Al inminente estreno en cines de “La Torre Oscura” (The Dark Tower, 2017), ahora hay que sumarle “Mr. Mercedes”, un thriller de misterio que llega a la TV de la mano del prolífico productor David E. Kelley (“Ally McBeal”).

La historia arranca en el año 2009, plena crisis económica en los Estados Unidos que encuentra a un grupo de desempleados haciendo fila desde la madrugada para acceder a una feria de trabajo en Ohio. Los somnolientos aspirantes son sorprendidos por un asesino psicótico que arremete contra ellos manejando un Mercedes, desatando el caos y la muerte a su alrededor antes de desaparecer sin dejar rastro. El saldo: dieciséis personas muertas, incluyendo una madre y su bebé; y un caso que, dos años después, sigue sin resolverse.

Acá estamos, veinticuatro meses después, con el detective Bill Hodges (Brendan Gleeson) retirado tras más de tres décadas de servicio, pasando el tiempo en su casa sin hacer mucho más allá de dormir, escuchar música y tomar cerveza. Todo cambia cuando recibe un mensaje del supuesto asesino, apodado Mr. Mercedes, que revuelve sus recuerdos y sus ganas de volver al caso.

Este primer episodio de “Mr. Mercedes” no está tan bien equilibrado como quisiéramos, sobre todo para meternos de lleno en el suspenso de una cacería psicológica entre el gato y el ratón. De un lado, Hodges y sus fantasmas, obligado a volver al ruedo cuando recibe varias señales de que está siendo vigilado por el criminal. Del otro, Brady Hartsfield (Harry Treadaway), un veinteañero que se adjudica el hecho, quien trabaja en una tienda de electrónica (entre otros empleos) y mantiene una extraña relación con su madre alcohólica, todo muy al estilo de los Bates.

La primera temporada de la serie de Audience (subsidiaria de y AT&T) tiene diez capítulos para desarrollar esta historia, a simple vista, más concentrada en los personajes que en el misterio. A lo largo de esta primera hora nos desayunamos con todos los detalles de la vida cotidiana del ex policía: sus gustos musicales, la no relación con su vecina (Holland Taylor) y la monotonía tras la jubilación; demasiado hincapié para una introducción que debe atraparnos de inmediato en un mar infinito de opciones para ver.  

Gleeson hace lo mejor que puede con un guión correcto (escrito por Kelley) y la dirección de Jack Bender, veterano de “Alias”, “Lost” y tantos otros productos, que logra atraparnos con una primera secuencia cargada de sensaciones y mucho horror, y luego nos traslada al día a día de los suburbios de Ohio.    

El gran problema de “Mr. Mercedes” es que, de entrada, no deja mucho a la imaginación y, aunque sabemos que está basada en una de las últimas novelas de King, siempre se puede jugar con la narrativa, romper las reglas y acomodar la trama para generar más suspenso en el espectador.  

Kelley y compañía prefieren mostrar sus cartas desde el principio y después empezar a acomodar cada una de las piezas de este rompecabezas. Ojo, no decimos que este formato esté del todo mal, pero sólo podemos juzgar este primer episodio sin saber lo que vendrá detrás. Por lo pronto, hay demasiados detalles secundarios (y muchas referencias para los fans del autor), pero nos faltan los por qué del asunto. Si Hartsfield es quien dice ser, ¿cuáles fueron los motivos que desencadenaron semejante acto de violencia?

Esa es la tarea de Hodges, con o sin la ayuda de la policía. Empujado por el criminal para que tome cartas en el asunto y, posiblemente, su grito desesperado para ser atrapado finalmente.