Publicado el

Ránking | Para tirar al tacho

10 extraños discos argentinos interpretados por personajes de la tele

Volver a la home

Por: Cecilia Bona

Cuando lo que ves se transforma en lo que escuchás no siempre sale bien. Si no, mirá estos ejemplos.

La TV argentina se ha esforzado desde el principio de los tiempos en instalar programas y personajes. La maquinaria de luces y pantallas ha conseguido, por tanto, que muchos de los que pasan por ella terminen convertidos en estrellas para siempre.

No es el caso de estos 10 que listamos hoy. En realidad, fueron casos de éxito momentáneo bien aprovechados por productores con visión que armaban un compilado musical cantado por el tipo o show en cuestión. En general, estos discos estaban destinados a los más chiquitos, aunque muchas veces terminaban atrapados hasta los adultos. 

Antes de darle paso a los puestos, hacemos una mención especial al blog Discos Bizarros Argentinos, una importante fuente de este trabajo. 

Si los saben, canten ¡y déjennos un comentario!

  • 10
    Johnny Tolengo - Mis Amigos los Pibes
    Si cantamos “qué alegría, qué alegría”, ustedes ¿qué responden? ¡”Olé olé olá”, por supuesto! ¿Cómo lo saben? Porque alguna vez se les insertó el chip Johnny Tolengo como a nosotros. Pero tal vez no conozcan quién fue este hombre, por eso llegamos a salvarlos.

    El gran comediante argentino Juan Carlos Calabró creó en la década del 80 un personaje que se llevaría todos los aplausos en el programa “Calabromas”. Se trataba de un cantante glamouroso vestido con brillos y antifaz al que le pasaba de todo. El segmento parodiaba a los artistas snob, que viven subidos a banquitos pensando que todo el mundo gira a su alrededor. En la tele, Tolengo atravesaba temáticas de adultos: dejaba embarazada a una mujer, tomaba pastillas, mantenía relaciones con varias a la vez…

    Sin embargo, en quienes más pegó el personaje fueron los niños, fanáticos de la música pegadiza y los coritos repetitivos. Cantaban las canciones con fervor y a los productores no se les escapó este detalle. Pensando en generar dinero, armaron una obra de teatro, rodaron una película (“El majestuoso”) y editaron vinilos. El primero salió a la par del film (1986) y el segundo, llamado “Mis amigos los pibes” al año siguiente. Gran ejemplo del marketing nacional.
  • 9
    Minguito le Canta a la Vieja en el Día de la Madre
    Un vinilo simple que resuma todo lo que Minguito desea decirle a la madre. Esa fue la idea de los famosos productores Gerardo y Hugo Sofovich cuando sacaron en 1973 el tema “Oy Dio, cómo la quiero a mi vieja”.

    El personaje de Minguito Tinguitella, interpretado por Juan Carlos Altavista, había pegado fuerte en la sociedad argentina de los años 70. Aunque era un vago sin remedio y vivía para cambiar de escarbadiente, la persona intocable de su vida era la madre. De hecho, el tema (que les dejamos aquí) repasaba uno a uno los valores maternos. “Se despierta temprano y empieza a limpiar la casa con prolijidad y después con jabón y ternura le lava la ropa a algunos bacanes de la vecindad”, decía la letra. La melodía tanguera y la posibilidad de cantarla en los días de la madre venideros hicieron del disco todo un éxito entre los más chiquitos.
  • 8
    Don Mateo’s - Nueva Ola Revival
    Uno de los programas más memorables de la década del 60 fue "Operación Já Já", otra creación de los hermanos Sofovich que comenzó en Canal 9 y pasó por todas las señales televisivas disponibles.

    La "gracia" de Já Já (qué ocurrentes somos) era la concatenación de sketchs cómicos interpretados por actores como María Rosa Fugazote, Adriana Brodsky, Ginette Reynal, Miguel Ángel Cherutti, Jorge Porcel y Rolo Puente. Estos dos últimos eran los protagonistas de "La peluquería de Don Mateo", donde un cliente y su coiffeur pasaban horas y horas charlando mientras a su alrededor desfilaban diversos personajes. El éxito del segmento fue tal, que se desprendió del programa y tuvo show propio. Más adelante llegaría el vinilo…

    En “Nueva Ola ‘Revival’” Rolo y Porcel se despachaban con una versión de “Libre, soltero y sin nadie”. Por las dudas de que no supieras el título, la tapa del disco aclaraba: “El de ‘Y si usted no está casada, ni comprometida ni nada… eh!’”. Palito Ortega, Violeta Rivas, Raúl Lavié y Chico Novarro también prestaron sus gargantas para este material producido por Don Gerardo que contenía los temas “Qué suerte”, “Bikini amarilla, a lunares, diminuto, justo” y “Despeinada”. ¡Qué épocas!
  • 7
    El Soldado Chamamé - Canciones Infantiles de Súper Acción
    No promovemos la violencia ni nada por el estilo, pero la historia argentina le hizo lugar allá por los ‘70 a un artista chaqueño que se hacía llamar El Soldado Chamamé. Descubierto y protegido por Luis Landriscina y Jorge Cafrune, el joven (de nombre real Avelino Rojas Martínez) comenzó su camino hacia la fama.

    El folcklore y la generosidad de otros colegas que le cedían espacios de escenario, El Soldado intercalaba la música y el humor. Años más tarde, alguien tuvo una idea: convertir a Avelino en un ídolo de los niños. Así fue como se grabó “Canciones Infantiles de Súper Acción”, un LP con más de 12 temas para bailar desde los primeros años de vida. “Bati Chamamé” y “¿Zorro está?” fueron dos de los temas que más reproducían las púas caseras.

    Hagan un poquito de scroll y vuelvan a la foto del puesto. Al estilo de “hicimos 20 tomas y esta fue la mejor”, las caras del buen hombre en la tapa del vinilo no tienen desperdicio. ¿A quién se le ocurrió que podía dársele curso a algo así?
  • 6
    La Familia Pelotín
    (Perdone, señor editor, pero no podemos decir este título en voz alta sin tentarnos…)

    ¿Un programa de TV protagonizado por pelotas? ¡Dale que va! Aunque puede resultarte extraño, los primeros años de la década del 80 dieron también para esto. “La familia Pelotín”, tal el nombre del show, contaba por medio de títeres las aventuras de un grupo de balones de diversos deportes. El tenis, el rugby y el fútbol, por supuesto, estaban representados por los personajes principales, cuyo gran valor fue poder transformarse en merchandising.

    Gracias al éxito cosechado, Los temas musicales de la serie saltaron de la pantalla al vinilo. La típica voz de pito de las grabaciones antiguas se coronó en este material editado por CBS que (¡por suerte!) duraba menos de media hora en total. “La pelota que canta y baila, muñequito que da alegría”, decía ni bien comenzaba el Track 1. No se desmayen, disfruten de la nostalgia:
  • 5
    La Señorita Lee
    A la manera de Anamá Ferreyra, que vive en la Argentina desde hace añares y aún no pronuncia bien el castellano, los ’80 tuvieron a la Señorita Lee, una coreana a la que no se le permitía por contrato hablar otra cosa que no fuera su lengua de origen. El personaje formaba parte del elenco de “Seis para triunfar”, un show televisivo conducido por Héctor Larrea que era mirado por toda la familia.

    Jung Wa Lee, como se llamaba oficialmente la mujer, ostentaba cierto parecido físico a Emma Peel (de Los Vengadores) y para Larrea ese fue motivo suficiente para incorporarla. La gente la amó. Tenía encanto, era simpática y hasta su supuesto desconocimiento del español le aportaban un aire exótico e intrigante. Aprovechando eso, el mundillo musical le hizo un lugar, por lo que Lee tuvo su propio disco en 1992. "Desde Oriente llegué en las alas de un poema a estas tierras amigas de mi lejana Corea. Abriré mi interior cantando noche y día”, entonaba… ya en nuestro idioma.
  • 4
    Tony Kamo - Sólo de Noche
    Lo googleamos. El resumen de su trayectoria dice: "Su mayor dedicación ha sido destinada al desarrollo de la hipnosis clínica dentro del apartado clínico y docente siempre extendido al marco internacional, impartien...". PARÁ. ¿Estamos hablando del CV del mismo Tony Kamo que conocemos nosotros? Sí, la foto no miente, es el mentalista español que en los 80 adquirió cierta fama local.

    Tal vez te estés preguntando por qué está en nuestro top. Es que hace un poco más de 20 años, Kamo intentó incursionar en el universo artístico con su disco "Sólo de noche". Puede que sus métodos hipnóticos hayan funcionado a nivel emocional, pero no sucede lo mismo con su música. Tony no alcanza las notas, carece de gracia (hablamos de talento, no de comicidad, ya que con esto nos podemos reír bastante) y no entiende de poesía. Otra joya olvidada, rescatada por este equipo de detectives.
  • 3
    El Disco de Oro de Lambetain
    Sin repetir y sin soplar, ¿a qué artista pertenecen las canciones "Mi casita de Tolosa", "La vaca Felisa", "El inspector multón" y "La cumbia chocolatada"? Para adivinar, hay que conectarse con la más lejana infancia ochentosa, épocas en las que Esteban Mellino (QEPD) hacía monerías en el programa de Juan Alberto Badía.

    Te lo resolvemos: los temas formaron parte de "El Disco de Oro de Lambetain", interpretadas por uno de los personajes de Mellino: el Profesor Lambetain. Con los dientes exageradamente salidos y una voz aflautada acentuada por aquel defecto, el Profe se dedicó a conquistar a los más pequeños con sus chistes zonzos y su ternura sin igual. Los contadores de dinero se dieron cuenta de que no podían dejar pasar una situación así y pusieron la maquinaria a disposición para grabar vinilos e imprimir portadas. El disco que salió a la venta tenía 14 tracks entre cuentos, canciones y consejos. Acá les dejamos una muestra de su talento:
  • 2
    Mazinger-Z
    ¿Puede la seriedad japonesa haber grabado vinilos con música de Mazinger-Z en castellano? No, de ninguna manera. Lo que tuvimos en nuestras manos cuando éramos pequeños no era, digámoslo así, canónico (aunque estaba avalado por la cadena Fuji, eh. Todo legal). En realidad se trataba de un negocio al que alguien le encontró la veta en 1986, cuando el manga gozaba de popularidad.

    Cantado por Los Pibes Galácticos, el disco estaba compuesto por 10 temas relacionados o no con Mazinger-Z. Por supuesto, tenía el opening instrumental y la apertura doblada al español, pero también sumaba cosas como "Lo he visto en TV", una bajada de línea espantosa ¡para convencerte de mirar más tele! Se las dejamos a continuación porque no podemos quedarnos con tal hallazgo para nosotros solos:
  • 1
    Boby Goma
    Antes de que Lionel Campoy fuera "Lionel de Nivel X" hizo las veces de un personaje recordado por sus proezas y tropiezos. En el noventoso "Ritmo de la Noche", por Telefe, Campoy hacía las veces de Boby Goma, un tonto con suerte, cuya mayor capacidad era animarse a desafíos físicos de los que siempre salía airoso.

    A pesar del horario, el show conducido por Marcelo Tinelli era disfrutado por grandes y chicos, y fue a estos últimos a los que Boby robó el corazón. Todos iban a la escuela cantando "Boby, Boby Goma, de goma, de goma", imitando la voz gangosa del personaje. Fue por eso que en 1991 la compañía "Blooper" editó un LP con 8 temas para pasar una y otra vez en tu bandeja mientras abrazabas al muñeco elástico de Goma. El material tuvo tal éxito que llegó a ser disco de oro, aunque de eso solo quedan recuerdos y algunos vinilos sueltos.

1. Johnny Tolengo - Mis Amigos los Pibes

Si cantamos “qué alegría, qué alegría”, ustedes ¿qué responden? ¡”Olé olé olá”, por supuesto! ¿Cómo lo saben? Porque alguna vez se les insertó el chip Johnny Tolengo como a nosotros. Pero tal vez no conozcan quién fue este hombre, por eso llegamos a salvarlos. El gran comediante argentino Juan Carlos Calabró creó en la década del 80 un personaje que se llevaría todos los aplausos en el programa “Calabromas”. Se trataba de un cantante glamouroso vestido con brillos y antifaz al que le pasaba de todo. El segmento parodiaba a los artistas snob, que viven subidos a banquitos pensando que todo el mundo gira a su alrededor. En la tele, Tolengo atravesaba temáticas de adultos: dejaba embarazada a una mujer, tomaba pastillas, mantenía relaciones con varias a la vez… Sin embargo, en quienes más pegó el personaje fueron los niños, fanáticos de la música pegadiza y los coritos repetitivos. Cantaban las canciones con fervor y a los productores no se les escapó este detalle. Pensando en generar dinero, armaron una obra de teatro, rodaron una película (“El majestuoso”) y editaron vinilos. El primero salió a la par del film (1986) y el segundo, llamado “Mis amigos los pibes” al año siguiente. Gran ejemplo del marketing nacional.
Anterior Siguiente < >