Publicado el

Ránking | ¿Dónde van las series cuando mueren?

Uno y Chau: 10 series canceladas después de su primer episodio

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Bueh, al menos les dieron UNA oportunidad.

Bajos índices de audiencias, algunas controversias o simples mamarrachos televisivos. Los motivos para cancelar una serie son varios, pero deben ser realmente horrendas si esto ocurre después de sólo un primer episodio. ¿Nunca escucharon hablar de estos shows? Eso es porque les cortaron las alas apenas abandonaron el nido. Bueno, no se quejen que al menos tuvieron sus cinco minutos de fama. 

  • 10
    Turn-On (ABC, 1969)
    De esta comedia, consistente en una verborrágica seguidilla de sketchs -que satirizaba la política, el sexo y cuanto tema se les ocurría-, sólo se emitió un episodio allá por 1969. Muchas cadenas decidieron directamente no sacarlo al aire después de ver de qué se trataba, y otras lo cancelaron durante los cortes comerciales. La premisa del show rezaba que estaba producido por una “computadora”, los segmentos carecían de decorados (excepto por un fondo blanco), abundaba en sintetizadores, muchas de sus bromas se presentaban a pantalla dividida como si se tratara de un cómic, y otros elementos que, obviamente, desconcertaron a la audiencia familiarizada con otro tipo de formato. “Turn-On” no le gustó a nadie, pero tal vez era una adelantada a su época.
  • 9
    Emily’s Reasons Why Not (ABC, 2006)
    Si se preguntaron dónde anduvo Heather Graham todo este tiempo, acá tienen una de las respuestas. Esta comedia romántica está basada en la novela homónima de Carrie Gerlach, y se centra en Emily Sanders (Graham), autora de libros de auto ayuda en busca del romance perfecto. Tras una mala relación, la chica piensa seguir algunas reglas y se pone a buscar al mejor candidato que cumpla con todos sus requisitos, pero también tiene cinco razones para cortarle el rostro si llega a ser necesario. Todo tenía mucho olorcito a “Sex and the City” y, a pesar de que los ratings no eran tan malos, la performance no colmó las expectativas de la cadena que decidió cancelarla tras la emisión del primer episodio.
  • 8
    Secret Talents of the Stars (CBS, 2008)
    El título lo dice casi todo. Este reality show interactivo ponía a competir a varias “celebridades” en diferentes disciplinas artísticas que no tenían mucho que ver con sus profesiones. Canto, baile, acrobacias, stand-up… las estrellas ponían su mejor cara mientras eran juzgados y criticados por Debbie Reynolds, Brian McKnight y Gavin Polone, aunque la última palabra la tenía el voto del público. La idea era que este torneo se extendiera a lo largo de siete semanas, pero los índices de audiencia del primer episodio fueron tan malos que la cadena canceló el show al día siguiente. Sí, nos perdimos a George Takei, Danny Bonaduce, Marla Maples y tantos otros haciendo papelones delante de la cámara.
  • 7
    Lawless (Fox, 1997)
    Brian Bosworth, ex jugador de la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano) quiso probar con la ficción y el drama en esta serie detectivesca que duró menos que cualquiera de sus jugadas en el cancha. La historia se centra en John Lawless (Bosworth), un ex agente de las fuerzas especiales devenido en detective privado y motociclista en el área de South Beach, Miami. Los rating del primer episodio fueron tan malos, que Fox ni se molestó en estrenar los que quedaban. No se sientan mal por Brian que siguió despuntando el vicio actoral, tanto en el cine como en la TV… aunque nada muy digno de destacar.
  • 6
    The Hasselhoffs (A&E, 2010)
    Cuando no queda frasco por raspar, siempre se puede echar mano a un reality. David Hasselhoff y sus hijas, Taylor-Ann y Hayley, son los protagonistas de este show que debutó en el año 2010 con la única intención de resucitar la carrera del actor de “Baywatch” y lanzar a sus retoños a la fama. El sueño fue efímero, ya que después de emitir los dos primeros capítulos (ambos el mismo día), la cadena decidió cancelar todo debido a los bajísimos índices de audiencia. Tuvo un poquito más de suerte en el reino Unido, donde la serie salió completa a través The Biography Channel. Menos mal que después llegó James Gunn al rescate (¿?).
  • 5
    Family Forensics (Living TV, 2005)
    La versión inglesa de este reality norteamericano duró apenas un episodio. El show se centra en un grupo forense -que incluye un investigador privado, un experto en relaciones y un analista- que se sumergen en la vida de una familia y entran a su hogar como si se tratara de la escena de un crimen, documentando el comportamiento psicológico de sus miembros a lo largo de un fin de semana, y teniendo acceso a cada rincón de la vivienda y su contenido. Tras la emisión de su primer capítulo, el programa fue abruptamente cancelado cuando los productores descubrieron que su investigador privado, Michael Brown, había sido condenado un mes antes por seis cargos sexuales relacionados con menores. El programa volvió a emitirse en abril de 2006 con un nuevo equipo, esta vez, suponemos, sin antecedentes delictivos.
  • 4
    Mesmerised (Seven Network, 2015)
    La TV australiana tampoco se salva del bochorno. De los seis episodios de “Mesmerised” que fueron producidos, sólo el primero salió al aire, ya que la serie fue cancelada casi inmediatamente debido a los bajos ratings. El show muestra al hipnotizador británico Peter Powers viajando a través del país de Oceanía junto a diferentes actores y voluntarios dispuestos a caer bajo sus influjos que, muchas veces, dan como resultado una serie de actos bastante divertidos, y otras tantas embarazosos como obligar a un hombre a casarse con una alpaca, o crear caos durante un evento de citas rápidas.
  • 3
    Co-Ed Fever (CBS, 1979)
    El éxito de “Colegio de Animales” (Animal House, 1978) desató una oleada de sitcoms ambientadas en fraternidades y afines. Así surgió la idea de “Co-Ed Fever”, una comedia que nunca logró despegar y, hasta el día de hoy, forma parte de las peores de la historia de la TV yanqui. Todo arranca en Brewster House, uno de los dormitorios en el campus del Baxter College, una ex escuela sólo para señoritas que empezó a admitir estudiantes masculinos. El primer episodio, titulado “Pepperoni Passion”, se emitió en horario “especial” (el 4 de febrero de 1979), y al ver los bajísimos niveles de audiencia, la cadena decidió cancelarla antes de su estreno pautado para el 19 de febrero. Al menos, algunos de los escenarios fueron reutilizados en “Los Hechos de la Vida” (The Facts of Life) que arrancó durante el verano.
  • 2
    Who’s Your Daddy? (Fox, 2005)
    Este especial de 90 minutos tenía a la actriz Finola Hughes (“General Hospital”) como anfitriona. La idea era reunir a la joven TJ Myers (y otros tantos) con su padre biológico, claro que primero tenía que adivinar quién era el señor de entre un grupo de veinticinco “concursantes” que habían dado a sus retoños en adopción. Si la chica elegía correctamente se iba a casa con 100 mil dólares, si no lo hacía el “padre” incorrecto. No se preocupen que, si la erraba, igual se iba a producir el esperado encuentro; una idea que acarreó tanta controversia entre varias organizaciones de derechos sobre adopción que el resto de los episodios programados (seis en total) nunca salieron al aire.
  • 1
    You’re in the Picture (CBS, 1961)
    Jackie Gleason quería demostrar su versatilidad delante de las cámaras tras el éxito de “The Honeymooners” (1955-1956) y otros tantos programas de variedades. Por eso se prestó como anfitrión de este show de entretenimientos que ponía a cuatro celebridades a adivinar el nombre de una famosa canción o ilustración, obviamente, incluyéndolos en una imagen a gran escala de la misma. “You're in the Picture” debutó el mismo día de la gala inaugural del presidente John F. Kennedy. Las críticas fueron tan malas que la cadena no volvió a emitir el siguiente episodio, en cambio, si apareció el bueno de Gleason dando un discurso de “despedida”, una especie de mea culpa y disculpa pública en medio de la que fue considerada una de las perores temporadas de la TV norteamericana.

1. Turn-On (ABC, 1969)

De esta comedia, consistente en una verborrágica seguidilla de sketchs -que satirizaba la política, el sexo y cuanto tema se les ocurría-, sólo se emitió un episodio allá por 1969. Muchas cadenas decidieron directamente no sacarlo al aire después de ver de qué se trataba, y otras lo cancelaron durante los cortes comerciales. La premisa del show rezaba que estaba producido por una “computadora”, los segmentos carecían de decorados (excepto por un fondo blanco), abundaba en sintetizadores, muchas de sus bromas se presentaban a pantalla dividida como si se tratara de un cómic, y otros elementos que, obviamente, desconcertaron a la audiencia familiarizada con otro tipo de formato. “Turn-On” no le gustó a nadie, pero tal vez era una adelantada a su época.
Anterior Siguiente < >