Publicado el

Ránking | What if?

Lo que pudo ser: 10 actores que dijeron que no a grandes papeles

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: actores
¿Salimos ganando o perdiendo?

Estamos acostumbrados a relacionar ciertos actores con papeles emblemáticos. Una unión imposible de separar, incluso, cuando nos enteramos de todos aquellos que podrían haber sido y no fueron. Acá, algunos nombres famosos que rechazaron roles importantes, dejando la puerta abierta para los premios, la fama y el estrellato de otros colegas.  

  • 10
    Emma Watson (La La Land)
    Emma Stone no era la Emma original para interpretar a Mia en “La La Land”. Ese lugar le correspondía a la Watson, pero la actriz admitió que lo tuvo que rechazar por falta de tiempo. La parejita anunciada, junto con Miles Teller, creó cierta anticipación, pero la inglesa ya se había comprometido para interpretar a Belle, en la versión live-action de “La Bella y la Bestia” (Beauty and the Beast, 2017). Los requerimientos de la historia de Disney eran enormes, y Emma tuvo que elegir entre este musical y el otro. Al final todo salió bien para las dos partes: Stone se llevó su Oscar por cantar, bailar y enamorar a la audiencia; y Watson protagonizó el film más taquillero de lo que va en 2017. Todos felices.
  • 9
    Emily Browning (Crepúsculo)
    La australiana Emily Browning creció ante nuestros ojos. Todos la recordamos de “Una Serie de Eventos Desafortunados” (A Series of Unfortunate Events, 2004), y la redescubrimos en “American Gods”. Pero muchos creen que dejó escapar una gran oportunidad cuando rechazó el papel de Bella en la adaptación literaria de la saga de Stephenie Meyer. Al parecer, la chica era la favorita de la autora, y los fans no vieron con buenos ojos semejante desplante. De la otra vereda están los seguidores de la actriz que creen que fue la mejor decisión de su vida. La realidad es que Browning se presentó a la audición y, como acababa de terminar de filmar otra película (“The Uninvited”), el cansancio no le permitía comprometerse con otro papel, mucho menos una trilogía. Todos sabemos que Bella terminó en las manos de Kristen Stewart, pero esa, esa es otra historia.
  • 8
    Matt Damon (Manchester Junto al Mar)
    Más allá de las controversias, es innegable el merecidísimo Oscar de Casey Affleck por “Manchester Junto al Mar” (Manchester by the Sea, 2016). Matt Damon, uno de los productores de la película, tenía planeado protagonizar en el papel de Lee Chandler, pero terminó cediéndole la oportunidad al hermano de su mejor amigo ya que estaba comprometido para filmar “Misión Rescate” (The Martian, 2015). Aunque Damon fue nominado por la película de Ridley Scott, todavía se arrepiente de no haber podido estar delante de las cámaras. El actor quería que el director Kenneth Lonergan lo esperara, aunque fue imposible coordinar esos tiempos cinematográficos. Al final, todos resultó de mil maravillas, y Matt tuvo que admitir que el papel le queda pintado al joven Affleck.
  • 7
    Katie Holmes (Orange is the New Black)
    No estamos seguros si Katie Holmes nos cae bien o mal, pero hasta Christopher Nolan decidió reemplazarla tras su paso por “Batman Inicia” (Batman Begins, 2005). Parece que la ex “Dawson's Creek” estuvo a punto de protagonizar “Orange Is The New Black” en el papel de Piper Chapman, quien terminó en manos de Taylor Schilling. Según la creadora del show Jenji Kohan, la actriz tenía una agenda muy ajustada para comprometerse con la serie de Netflix, y el ignoto proyecto no llamó del todo su atención. Imposible imaginar a alguien tan “delicado” como Holmes por los pasillos de Litchfield, igual la no descarta la posibilidad de aparecer en el futuro de la serie como actriz invitada.
  • 6
    Angela Bassett (Cambio de Vida)
    Necesitamos ver a Angela Bassett más seguido en la pantalla grande. La actriz asegura haber pasado un largo período sin oportunidades, pero igual se dio el lujo de rechazar el protagónico de “Cambio de Vida” (Monster’s Ball, 2001); interpretación que convirtió a Halle Berry en la primera actriz afroamericana en ganar el Oscar como Mejor Actriz Principal. Podrías haber sido vos, Angela, pero no. La chica rechazó la chance ya que lo consideraba “denigrante”, “un estereotipo sobre las mujeres de color y la sexualidad”, según sus propias palabras. Nada en contra de la Berry, pero Bassett no hubiese podido dormir por las noches arrepintiéndose de su decisión. Hay cosas peores.
  • 5
    Chevy Chase, Bill Murray, John Travolta, (Forrest Gump)
    “Forrest Gump” se convirtió en uno de los éxitos más grandes de 1994, la gran ganadora del Oscar, además de que le valió la segunda estatuilla consecutiva a Tom Hanks, actor que no podemos dejar de imaginar atravesando todos esos períodos de la historia norteamericana. Pero la película de Robert Zemeckis atravesó un sinfín de percances, y hubo un momento en el que Hanks no estaba tan disponible para interpretar al personaje. En un principio, la gente de Paramount Pictures tenía en mente otros nombres más reconocibles como Robin Williams, Robert De Niro, Bill Murray, Chevy Chase y John Travolta, quien asegura haber lamentado su negativa. Todos rechazaron el papel por diferentes motivos, pero Tom se la jugó y cuando tuvo la agenda libre se sumó a la producción, y hasta llegó a donar su salario para poder terminar la película.
  • 4
    Molly Ringwald (Mujer Bonita)
    La carrera de Julia Roberts se disparó hasta las nubes gracias al suceso de “Mujer Bonita” (Pretty Woman, 1990), pero casi casi, el papel de la prostituta/Cenicienta va a parar a otra “america's sweetheart” muy diferente. Molly Ringwald se convirtió en la musa de John Hughes y en la estrella de los films adolescentes de la década del ochenta, pero un día desapareció de la escena, haciendo apariciones ocasionales, aquí y allá. No hace mucho, la pelirroja confesó que fue considerada para el papel de Vivian Ward en las primeras etapas de la producción de la película, cuando el título tentativo era “$3,000” (¿?). Pero Ringwald no se arrepiente, y está convencida de que el rol estaba destinado para la chica de la sonrisa brillante.
  • 3
    Tom Selleck (Indiana Jones)
    Harrison Ford es la estrella no de una, si no de dos grandes franquicias de la historia del séptimo arte, pero esto casi no sucede, ya que George Lucas no quería tenerlo en la saga intergaláctica y, al mismo tiempo, interpretando a Indiana Jones en su nuevo proyecto, allá por 1980. Según sus palabras, Jorge se acercó a Steven Spielberg y le espetó: “No quiero que se convierta en mi Bobby De Niro”, claramente haciendo alusión a la larga colaboración que existe entre el actor y el director Martin Scorsese. Nosotros no vemos nada de malo en esta unión, pero Lucas no estaba tan convencido. Entonces, Spielberg se dedicó a buscar otros talentos, entre ellos Peter Coyote y Tom Selleck, una cara menos conocida por aquel entonces. El futuro Magnum llegó a hacer pruebas de cámara junto a la actriz Sean Young, pero sabemos que, al final del día, ganó la cancherez de Harrison.
  • 2
    Michelle Pfeiffer y Meg Ryan (El Silencio de los Inocentes)
    Imposible imaginarse a nadie que no sea Jodie Foster en el papel de Clarice Starling. No, a vos tampoco Julianne Moore. La actriz se llevó el segundo Oscar de su carrera gracias a esta interpretación, pero no era la primera opción del director para el rol de la agente del FBI. Jonathan Demme tenía otras caras en mente como Michelle Pfeiffer, Meg Ryan o Laura Dern, ya que no creía que Foster estuviera a la altura de las circunstancias y, al parecer, no le había gustado para nada su actuación en “Acusados” (The Accused, 1988). A Pfeiffer no la convencía la “oscuridad” del relato; Ryan medio que se ofendió (¿?), y a Dern no la querían los productores ya que la consideraban una desconocida. Jodie estaba interesada desde el minuto cero y Demme decidió darle la oportunidad, en parte, para cumplir los deseos del estudio. Ya sabemos lo bien que resultó todo. El realizador se comió sus palabras y admitió que se enamoró de todos los aspectos de la interpretación de su estrella. Hasta nombró a la compañía productora “Strong Heart Productions”, debido a la fortaleza de su personaje.
  • 1
    Nicolas Cage (El Señor de los Anillos, The Matrix)
    Admitamos que Nicolas Cage es nuestro placer culposo. Sí, tiene un montón de peliculones en su haber, pero también unos cuantos bodrios perdurables, sobre todo acumulados en las últimas décadas. El actor asegura que dejó pasar varias oportunidades que podrían haber equilibrado la balanza y beneficiar su carrera, pero igual no se arrepiente de sus decisiones y prefiere vivir en el presente. ¿De qué estamos hablando? ¿Se imaginan a Nick como el Aragorn de la trilogía de Peter Jackson? Nosotros tampoco. Mucho menos peleando con las máquinas en Matrix (The Matrix, 1999); aunque Cage no guarda resentimientos (diferentes circunstancias lo obligaron a rechazar estos papeles) y sigue disfrutando de estas películas como espectador, muchísimo más que de las propias, las cuales asegura que no mira. Lo bien que hacés Nicolas.

1. Emma Watson (La La Land)

Emma Stone no era la Emma original para interpretar a Mia en “La La Land”. Ese lugar le correspondía a la Watson, pero la actriz admitió que lo tuvo que rechazar por falta de tiempo. La parejita anunciada, junto con Miles Teller, creó cierta anticipación, pero la inglesa ya se había comprometido para interpretar a Belle, en la versión live-action de “La Bella y la Bestia” (Beauty and the Beast, 2017). Los requerimientos de la historia de Disney eran enormes, y Emma tuvo que elegir entre este musical y el otro. Al final todo salió bien para las dos partes: Stone se llevó su Oscar por cantar, bailar y enamorar a la audiencia; y Watson protagonizó el film más taquillero de lo que va en 2017. Todos felices.
Anterior Siguiente < >