Publicado el

Ránking | Sustos intangibles

10 clásicos de terror en Netflix

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Nuestro servicio de streaming favorito esconde estas 10 películas obligadas

Antes de considerarte un fanático del terror, tenés que haber visto algunas joyitas de cabecera, varias de ellas recomendadas en esta nota porque, por fortuna, forman parte del catálogo de Netflix. Y si lo tuyo no viene por el lado del fanatismo y estás buscando una buena de terror para un día lluvioso o sábado a la noche con amigos, lo bueno de estas clásicas es que se mantienen vigentes en muchos sentidos. 

Ahora, si ya las viste, ¿por qué no volver a verlas? Gracias a Netflix las tenemos más cerca que nunca. 

  • 10
    Drácula de Bram Stoker (1992)
    Francis Ford Coppola dirigió esta adaptación del clásico de Bram Stoker, muy fiel en varios aspectos, y con un elenco de primera: Gary Oldman como Dracula, Winona Ryder como Mina, Anthony Hopkins es Van Helsing y Keanu Reeves es el pobre Jonathan Harker. La película capta perfectamente las atmósferas del terror gótico y nos envuelve en un clima denso, con una ejecución artista muy bella de ver, desde la fotografía, a los escenarios y los vestuarios. El Drácula moderno nunca lució mejor.
  • 9
    Psicosis (Psycho, 1960)
    Pocas escenas tienen una impronta tan fuerte como el asesinato en la ducha de Psicosis. Es curioso que Hitchcock la haya filmado con un presupuesto mucho menor del que venía manejando para sus films y, aun así, terminó orquestando la que se consagró como una de las obras más importantes del suspense y una de las semillas del género slasher –el terror en cine dejó de ser sinónimo de sobrenatural. Thriller hasta la médula, Psicosis va creando el clima y la intriga para bombardearnos con una revelación inesperada. Puede que el metraje en blanco y negro no sea el más atractivo para los tiempos que corren, pero el ritmo no envejeció para nada.
  • 8
    El Ataúd del Vampiro (1958)
    Seguimos con los vampiros, ahora con un clásico de terror mexicano, secuela de El Vampiro (1957), film de culto en su país como pocos. Como siempre dicen, no se puede matar lo que no está vivo y El Ataúd del Vampiro (1958) se encarga de dejarlo bien en claro. La trama sigue a un grupo de ladrones que profanan la tumba de un Conde y deciden sacarle la estaca que la mantiene clavado al fondo, ¡para qué! Obviamente, el tipo resulta ser un vampiro y convierte a los chorros en sus sirvientes para conseguir así bellas doncellas.
  • 7
    Piraña (Piranha, 1978)
    Con Piraña no nació el género de animales asesinos, pero sí su parodia, justamente este film fue pensado como una versión divertida de Jaws. De hecho, Universal Studios estuvo a punto de frenar su producción hasta que Spielberg le dio su aprobación. ¡Menos mal! Cuando unas pirañas come carne son accidentalmente liberadas en un río turístico, todos se convierten en su próxima comida. Y ahí comienza el festín de sangre y tripas que todos queremos ver.
  • 6
    Temblores (1990)
    Un clásico de los 90 que retoma el estilo retro de las películas de monstruos de antaño, el fuerte de Tremors es el humor y el carisma de Kevin Bacon, además de sus efectos especiales prácticos, muy buenos para el momento. La matanza de los gusanos subterráneos envejeció muy bien y nos sigue sacando carcajadas y algunos escalofríos.
  • 5
    Del Crepúsculo al Amanecer (From Dusk Till Dawn, 1995)
    Ya sea porque te enganchaste con la serie nueva y querés saber de dónde vienen los hermanos Gecko y todo el embrollo vampírico o porque te dan ganas de volver a verla, From Dusk Till Dawn es de las comedias de fantasía y terror más entretenidas de Netflix, con la perspicacia de Quentin Tarantino no solo en el guion sino también frente a las cámaras. En definitiva, es una película muy vivaz, con el ritmo trepidante de las películas de Taranta y la violencia visceral que tanto le gusta.
  • 4
    La Noche de los Muertos Vivientes (Night of the Living Dead, 1990)
    George A. Romero nos dejó para pasar a mejor vida, pero su legado sigue más que vivo, como sus zombis. Netflix no se remonta tan atrás en el tiempo y en su catálogo no incluye la original sino la remake de La Noche de los Muertos Vivos. En este caso, el genio de los efectos visuales Tom Savini y el mismísimo George Romero unieron fuerzas para volver a contar la historia y el resultado es un film muy fiel al original que gana por el lado del entretenimiento y lo campy, aunque pierde un poco de lo horroroso de la original.
  • 3
    Tiburón (Jaws, 1975)
    Spielberg captó la sensibilidad y la incertidumbre del thriller de Hitchcock con una película que tuvo todas las de ganar para convertirse en el éxito de temporada en su momento, ¡y lo hizo! Fue la película más taquillera de Hollywood hasta que llegó George Lucas con sus sables de luz. Tiburón gana por el lado del suspense y la sugestión, una técnica que todavía resulta efectiva. La melodía que anuncia la presencia de la gran bestia blanca todavía resuena en nuestras cabezas y aunque ya no nos retorcemos con las escenas de muerte, nadie le quita lo clásico.
  • 2
    La Mosca (The Fly)
    Cronenberg vuelve a explotar su costado tecnófobo con La Mosca, un film de ciencia ficción y body horror que sigue impactando. Jeff Goldblum toma el rol de un científico que se anima a usarse a sí mismo como conejillo de indias para un experimento de tele transportación. Todo resulta un éxito hasta que empieza a sentirse raro con su cuerpo… Sí, una mosca se había metido junto a él, accidentalmente, en el teletransporador. La versión más grotesca del relato homónimo de George Langelaan.
  • 1
    La Cosa del Otro Mundo (The Thing, 1982)
    Una cosa indescriptible se infiltra en una base de investigación en la Antártida y comienza a matar a quienes trabajan allí, tomando la forma de los muertos para pasar desapercibida. El caos no tarda en estallar y ¡zas! La paranoia es automática. John Carpenter se inspiró claramente en la literatura de Lovecraft para dar vida a este clásico, especialmente en su novela “En las montañas de la locura”. Si te quedas con ganas de más, tendrías que buscar Prince of Darkness e In the Mouth of Madness para completar la trilogía lovecraftiana de Carpenter, aunque esas no están en Netflix así que no te quedan tan cómodas.

1. Drácula de Bram Stoker (1992)

Francis Ford Coppola dirigió esta adaptación del clásico de Bram Stoker, muy fiel en varios aspectos, y con un elenco de primera: Gary Oldman como Dracula, Winona Ryder como Mina, Anthony Hopkins es Van Helsing y Keanu Reeves es el pobre Jonathan Harker. La película capta perfectamente las atmósferas del terror gótico y nos envuelve en un clima denso, con una ejecución artista muy bella de ver, desde la fotografía, a los escenarios y los vestuarios. El Drácula moderno nunca lució mejor.
Anterior Siguiente < >