Publicado el

Analisis | No hay vacantes

ANÁLISIS: Room 104 S01E01: Ralphie (Spoilers)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: hboRoom 104
HBO tiene una nueva propuesta antológica y se ve bastante interesante.

HBO le apuesta al formato antológico con esta nueva serie pergeñada por los hermanos Jay y Mark Duplass, responsables de “Togetherness” y “Animals.”, también de la cadena premium.

Estas pequeñas historias, que no sobrepasan los treinta minutos, se concentran en un solo lugar –la habitación 104 de un típico motel norteamericano- para explorar personajes casuales y situaciones que pasan por allí.

“Room 104” promete diferentes enfoques desde el drama y la comedia romántica, hasta el suspenso y el terror. Por ahí pasa esta primera entrega titulada “Ralphie”, una historia perturbadora que no tiene nada que envidiarle a los mejores episodios de “La Dimensión Desconocida” (The Twilight Zone, 1959-1964). Imposible no tener este clásico televisivo en mente cuando vemos la creación de los Duplass, un relato que se va cargando de tensión poco a poco, y no sabemos donde puede terminar.

Meg (Melonie Diaz) es una joven niñera contratada por la noche para cuidar al pequeño Ralph (Ethan Kent), mientras papá sale con alguna señorita. Se nota que están de paso e hicieron parada en el hotel, pero no mucho más sobre sus vidas. Ralph es un nene tímido con mucha imaginación que, en seguida, pone nerviosa a la chica, sobre todo cuando le cuenta sobre Ralphie, un personaje que lo atormenta, supuestamente, encerrado en el baño de la habitación.

Las horas pasan y las preguntas del nene (y su actitud) van poniendo cada vez más tensa a la niñera, quien no ve la hora de que papá vuelva para hacerse cargo, y mientras tanto nuestra imaginación vuela y vuela tratando de imaginar para qué lado nos va a llevar la directora Sarah Adina Smith y el guión de Mark Duplass. Sí, cualquier cosa puede pasar.

Cuatro paredes, tres personajes, mucho misterio y una premisa inquietante convierten a “Room 104” en una propuesta interesante, cortita y al pie, que puede darles la oportunidad a realizadores ignotos para demostrar sus habilidades y contar lo que tengan para contar. No hacen falta caras demasiado conocidas, sólo buenas ideas y un poco de originalidad para llevarlas a cabo, cambiando la perspectiva (y los géneros), semana tras semana.

Por ahora, sólo podemos hablar de “Ralphie” y su enfoque terrorífico, un relato que juega con la psicología de los personajes (y la del espectador), más que con los trucos de cámara y la puesta en escena. Smith intenta ser realista, y bastante minimalista, pero hubiera estado copado que se la jugara un poco más con el entorno y el aspecto visual, acá un tanto deslucido.

“Ralphie” tiene un aire ochentoso, reforzado por una banda sonora que recuerda lo mejor de John Carpenter, o en su defecto, a “Stranger Things”; pero también un aura atemporal que no permite saber que acontece más alá de la puerta de la habitación, a pesar de los modernos celulares y las pantallas de TV.  

Igual, “Room 104” termina siendo un escenario experimental que atrapa y nos deja con ganas de más, un poco jugando con la noción de cómo el entorno puede afectar a las personas, directa o indirectamente.