Publicado el

Ránking | Pantalla inevitable

Catálogo Cine.ar: 10 clásicos del cine que todo argentino debería ver

Volver a la home

Por: Cecilia Bona

Actualizamos la frase: plantar un árbol, escribir un libro, tener un hijo y… mirar estas películas.

Es sabido que la preferencia por las producciones extranjeras está muy instalada en nuestra sociedad. Sin ánimos de criticar ese aspecto, la nuestra es una cruzada mucho más positiva: darle valor a la realización nacional defendiendo casos puntuales.

Es así que llegamos a la plataforma Cine.ar (ex Odeón) y revisamos minuciosamente el archivo disponible (que es gratuito, dicho sea de paso). El objetivo de esta búsqueda fue rescatar películas que hayan significado un antes y un después en la historia de la pantalla grande argentina, una bisagra aceitada, un quiebre.

¿Las vieron? ¿Las conocían? ¿Coinciden con nosotros? Hagan click y charlemos en los comentarios.

  • 10
    La Película del Rey
    Como si se tratara de las escenas del “making off” que suelen acompañar a las producciones más modernas, “La película del Rey” fue uno de los films innovadores e icónicos del cine local. El largometraje dirigido en 1986 por el prestigioso Carlos Sorín (“Historias mínimas”; “El camino de San Diego”) contaba lo que pasaba tras bambalinas en una película de hechura argentina.

    A los que se están imaginando sexo, engaños y más sexo, tenemos que desilusionarlos porque la cosa iba más allá: exploraba la profundidad de las relaciones humanas. El film que se estaba rodando en la ficción –idea bastante meta, por cierto- contaba la historia del francés Oreille Antoine de Tounens, quien en 1860 se autoproclamó rey de la Patagonia y Araucaria. Lo original de Sorín fue que logró emparejar ese argumento con lo que le pasaba al elenco que trabajaba en él (¿siguen ahí o ya se perdieron entre tantos cuadros dentro de cuadros?). De pronto, actores y financistas, técnicos y productores comenzaban a enredarse en subtramas tan bien logradas que le mereció a “La Película del Rey” varios premios internacionales.

    Los personajes fueron interpretados por Ulises Dumont, Julio Chávez y Ana María Giunta, entre otros.
  • 9
    Tiempo de Revancha
    Federico Luppi y Haydée Padilla encabezaron en 1981 el elenco de un film escrito y dirigido por Adolfo Aristarain (“Martín ‘Hache’”). En este caso, la idea era contar la historia de un trabajador minero empleado por la firma Tulsaco cuyo plan era simular un accidente y cobrar la indemnización correspondiente. Sin embargo, cuando su idea ya estaba en marcha, algo no salía bien, el hombre volanteaba y emprendía algo mucho más peligroso.

    El objetivo del film era poder mostrar el convulsionado escenario de las luchas obreras y sindicales en medio de las presiones empresariales y el desinterés de los recursos humanos por parte de las grandes compañías. Además, es importante resaltar que la Argentina se encontraba a mediados del último gobierno de facto, por lo que también sirvió como metáfora para advertir las desapariciones de personas. En este caso, la bisagra para las producciones locales la marcaron el deliberado tono de denuncia y los efectos especiales de explosiones.
  • 8
    Sur
    “Una película para llevar en el corazón”, decía el afiche que anticipaba el estreno. En el mismo rectángulo de papel aparecía una pareja besándose apasionada detrás de una ventana cerrada: eran los talentosos Susú Pecoraro y Miguel Ángel Solá en la piel de dos ex perseguidos políticos.

    “Sur”, la película que anunciaba ese afiche, fue estrenada en 1988 por el director Fernando “Pino” Solanas quien trabajó en coproducción con Francia. La idea de Pino era poder hablar de lo ocurrido en la última dictadura militar argentina, aunque solapado con una historia de amor que calara las córneas de todo aquel que no hubiera querido ver lo ocurrido en el país entre 1976 y 1983. Floreal (Solá) salía de la cárcel después de 5 años y emprendía la vuelta a su casa donde esperaba encontrarse con su pareja. Pero el camino se alargaba porque en el iba encontrándose con viejos compañeros de aventuras y hasta con sus propios recuerdos.

    En “Sur” se destacan los tangos cantados por el propio Roberto “Polaco” Goyeneche y la denuncia constante, lograda desde la nostalgia y el dolor. “Nos habla del reencuentro y de la amistad. Es el triunfo de la vida sobre la muerte, del amor sobre el rencor, de la libertad sobre la opresión, del deseo sobre el temor”, escribió el propio Solanas.
  • 7
    Buenos Aires Viceversa
    La temática del gobierno militar de la década del ’70 volvió una y otra vez a las pantallas argentinas. En 1996 fue el director Alejandro Agresti el que filmó sobre ello en “Buenos Aires viceversa”. Ahí, los protagonistas eran dos hijos de desparecidos comprometidos con la realidad social que se mezclaban con personajes emblemáticos de la Ciudad.

    Actuada por Fernán Mirás, Vera Fogwill, Nicolás Pauls y Mirta Busnelli, “Buenos Aires viceversa” fue gestada para denunciar el desinterés de los adultos por el sufrimiento de los más jóvenes, atravesados sin cargo ni culpa por un sistema de exterminio instalado en el Estado.
  • 6
    Boquitas Pintadas
    Basada en la excelente novela homónima escrita por Manuel Puig, “Boquitas pintadas” es una película argentina que el director Leopoldo Torre Nilsson estrenó en 1974. El film contaba la vida de un pueblo bonaerense en la década del 40, con todo lo que eso implica: pasiones, traiciones, represión sexual y mucho chisme llevado y traído por vecinos de vidas sin sentido.

    El elenco estuvo conformado por unos jóvenes Alfredo Alcón, Luisina Brando, Marta González y Raúl Lavié, encargados de enredarse amorosamente como punto de partida para descorrer el telón de la vergüenza pueblerina. El propio Puig fue co-guionista de la película, lo que la dotó de un prestigio inigualable. Su intervención fue clave en la adaptación de las cartas de la novela original a las voces en off que sonaban en la peli. No hay muchas imágenes breves que resuman tamaña producción, así que véanla completa (¡y lean el libro!).
  • 5
    Esperando la Carroza
    Si hay una película que no puede faltar en tu “argentinoteca del cine” es “Esperando la carroza” (1985) de Alejandro Doria. Pensado como una sátira a la sociedad separada en clases, este film hizo todo bien: contó una historia divertida, profunda, rotunda y crítica con un elenco de lujo que la elevó a su máxima potencia.

    En “Esperando la carroza” la anciana Mamá Cora (Antonio Gasalla) se pierde de la vista de sus hijos y nueras (China Zorrilla, Luis Brandoni, Julio De Grazia, Juan Manuel Tenuta, Betiana Blum, Mónica Villa y Lidia Catalano), justo el día en el que se decidirá quién se hace cargo de cuidarla. Es que Cora es senil y metiche, en otras palabras, insoportable. Pero todo se complicará cuando sus descendientes reciban la peor noticia: la mujer está en la morgue, occisa, después de tirarse abajo del tren.

    Lo supremo de esta película es que logró lo que sólo un reducido grupo de producciones locales pudo: instalarse en el imaginario colectivo. Todos sabemos y repetimos la famosa “yo hago puchero, ella hace puchero, yo hago ravioles, ella hace ravioles”, entonada como cantito por la amada Zorrilla, o la cantidad de empanadas que les habían sobrado a los parientes más pobres. Todo es perfecto, cuidado, inigualable (por eso no aceptamos la fatídica parte 2 de 2009). Hasta el loro trabaja bien.
  • 4
    Nueve Reinas
    El público argentino quiere muy poco al cine local. No estamos aquí convocados a discutir por qué, pero sí sabemos distinguir cuando algo emerge por sobre el promedio: enseguida se llenan las salas o se alquilan todas las cintas. Le pasó, por ejemplo, a “Relatos salvajes” (2014), a “El clan” (2015), a “El secreto de sus ojos” (2009) y un tiempo antes a “Nueve reinas” (2000).

    Con un excelente guión escrito por él mismo, el director Fabián Bielinsky llevó a la pantalla grande la historia de dos estafadores (Gastón Pauls y Ricardo Darín) que se ponían de acuerdo para dar el golpe más importante de sus insignificantes vidas (¿metáfora del argentino-sabelotodo-canchero, tal vez?) Además de poner la piedra fundamental en la consagratoria carrera de Darín, “Nueve reinas” innovó en la forma de contar: cortes rápidos, tomas vertiginosas, diálogos inolvidables, formas de distraernos del foco de atención… y la fruta del postre, la escena final.
  • 3
    La Patagonia Rebelde
    Volvemos varios años en el tiempo y detenemos la cinta en 1974, cuando se estrenó “La Patagonia rebelde”, basada en el libro “Los vengadores de la Patagonia trágica” escrito por Osvaldo Bayer.

    El director del film, Héctor Olivera, buscó poner de manifiesto y a gran escala los hechos ocurridos en la provincia de Santa Cruz en 1921, cuando las fuerzas militares reprimieron a los trabajadores de la lana que luchaban contra la clase terrateniente. Federico Luppi, Héctor Alterio, Pepe Soriano y Luis Brandoni fueron los encargados de darle vida a los protagonistas de esta revolucionaria producción local.
  • 2
    La Ciénaga
    La ahora prestigiosa directora de cine Lucrecia Martel rodó alguna vez su ópera prima. Se trató de “La Ciénaga”, estrenada en 2000, cuya trama y actuaciones la llevaron a ser parte de las bisagras del cine nacional.

    En el film, Mecha (Graciela Borges) se ve unida accidentalmente con Tali (Mercedes Morán) justo en el momento en que ambas estaban pasando por situaciones personales difíciles. “La Ciénaga” hace alusión al nombre del pueblo salteño en cuyas inmediaciones transcurre la historia. La sexualidad, la promiscuidad y el deseo de esconder lo que pasa ante nuestros ojos son algunas de las temáticas que Martel quiso poner de manifiesto. “Lo que hace ver que la familia de ‘La Ciénaga’ está viva es precisamente lo perverso, la sexualidad incestuosa, todo eso que provoca angustia. ¿Eso constituye una declaración política? Hay que evitar las formas de autoengaño: ésa es mi posición política”, le dijo a Página 12 en el marco de un festival en que se estrenaba su película.
  • 1
    Crónica de un Niño Solo
    El inolvidable Leonardo Favio merece este primer puesto y, casi como un metamensaje del top mismo, se lo reservamos a su ópera prima. Como veremos, “Crónica de un niño solo” (1964) no sólo representó un antes y un después en el cine local sino que significó la entrada de Favio a un universo que no quedó igual tras su paso.

    En “Crónica de un Niño Solo” la idea era mostrar la durísima infancia de “Piolín” un chico marginado, nacido en un barrio pobre y enviado a un reformatorio más parecido al infierno que a “Rincón de Luz”. Con las actuaciones de Diego Puente (un desconocido niño de 10 años que fue elegido por Favio de casualidad), Tino Pascali y Cacho Espíndola, la película le pegó un cachetazo a la clase acomodada llevándole hasta sus narices la desgracia de quienes vivían con nada. (Para sumar metáforas, se sabe que el director hizo la película con poquísimo dinero y muchos no cobraron ni un centavo).

    “Fue el comienzo de una historia que no terminó nunca y que no va a terminar jamás porque las obras de arte superan ampliamente a sus creadores y en este caso, la obra de arte que fue la vida de Favio lo va a sobrevivir por mucho tiempo”, expresó Puente, cuando ya entrado en años fue entrevistado por su participación en el film.

1. La Película del Rey

Como si se tratara de las escenas del “making off” que suelen acompañar a las producciones más modernas, “La película del Rey” fue uno de los films innovadores e icónicos del cine local. El largometraje dirigido en 1986 por el prestigioso Carlos Sorín (“Historias mínimas”; “El camino de San Diego”) contaba lo que pasaba tras bambalinas en una película de hechura argentina. A los que se están imaginando sexo, engaños y más sexo, tenemos que desilusionarlos porque la cosa iba más allá: exploraba la profundidad de las relaciones humanas. El film que se estaba rodando en la ficción –idea bastante meta, por cierto- contaba la historia del francés Oreille Antoine de Tounens, quien en 1860 se autoproclamó rey de la Patagonia y Araucaria. Lo original de Sorín fue que logró emparejar ese argumento con lo que le pasaba al elenco que trabajaba en él (¿siguen ahí o ya se perdieron entre tantos cuadros dentro de cuadros?). De pronto, actores y financistas, técnicos y productores comenzaban a enredarse en subtramas tan bien logradas que le mereció a “La Película del Rey” varios premios internacionales. Los personajes fueron interpretados por Ulises Dumont, Julio Chávez y Ana María Giunta, entre otros.
Anterior Siguiente < >