Publicado el

Ránking | VIEJITOS PIOLAS

Netflix Retro: 10 Clásicos del Cine

Volver a la home

Por: Jessica Blady

No sólo del siglo XXI vive el nerd. Acá te recomendamos estos diez clásicos imperdibles.

Seguimos rebuscando en el extenso catálogo de Netflix y esta vez nos metimos con los clásicos, esas películas (a veces a color, y la mayoría en blanco y negro) que sentaron las bases de casi todas las imágenes en movimiento que disfrutamos hoy en día.

Si somos sinceros, el sistema de streaming es un poco pobre en este aspecto y se concentra, mayoritariamente, en films hollywoodenses, pero aun así rescatamos estas maravillas que hay que ver sí o sí, al menos, una vez a lo largo de nuestras vidas. Aprovechen porque la gran N va eliminando este pasado de a poquito.      

ACTUALIZADA AL 15 DE FEBRERO DE 2018

  • 10
    Espartaco (Spartacus, Stanley Kubrick, 1960)
    Todos conocemos la gran historia de Espartaco, el esclavo que lideró una violenta rebelión en tiempos de la república romana, basada en la novela homónima de Howard Fast, y protagonizada por Kirk Douglas (Spartacus), Laurence Olivier (Crassus), John Gavin (Julio César), Jean Simmons (Varinia), Charles Laughton (Gracchus) y Peter Ustinov (Batiatus), entre tantos otros. Stanley Kubrick tomó la posta en la dirección después de que el mismísimo Douglas –cuya compañía Bryna Productions se hacía cargo del film- despidiera al realizador Anthony Mann, tras la primera semana de rodaje. Entonces llamó a Kubrick con quien había trabajado anteriormente en “La Patrulla Infernal” (Paths of Glory, 1957) para que se ocupara del proyecto, un trabajo que el director aceptó sin más, pero del cual se arrepintió bastante ya que en ningún momento tuvo el control creativo.
  • 9
    Patton (Franklin J. Schaffner, 1970)
    El drama biográfico de Franklin J. Schaffner se embolsó siete premios de la Academia en su momento, incluyendo Mejor Película, Director y Actor para George C. Scott, que acá se mete de lleno en la piel del general George S. Patton, famosísimo comandante norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial. La película sigue el progreso militar de Patton desde el Norte de África hasta el avance sobre Europa y la caída del Tercer Reich, mientras no deja de señalar sus innumerables fallas, su temperamento descontrolado, y su clara tendencia a la insubordinación, faltas que le restaron varios puntos y no le permitieron comandar la movilización del Día D sobre las playas de Normandía.
  • 8
    The Way of the Dragon (Meng long guo jiang, Bruce Lee, 1972)
    Bruce Lee debuta como director y guionista con esta historia repleta acción, aventuras y artes marciales. Tang Lung (Lee) llega a Roma para ayudar en el restaurante de sus primos, quienes están siendo amenazados por la mafia para vender la propiedad y alejarse del negocio. Los criminales no se van a detener ante nada, pero Lung es todo un obstáculo. Por eso deciden contratar a los mejores luchadores europeos y japoneses, aunque no representan ningún peligro para el héroe. Todo cambia con la presencia de Colt (Chuck Norris), karateca norteamericano que va a poner en jaque a Tang, además de cerrar este capítulo con una de las peleas más memorables: su famoso enfrentamiento en el Coliseo Romano.
  • 7
    Calles Peligrosas (Mean Streets, Martin Scorsese, 1973)
    Casi desde el comienzo de su filmografía, Martin Scorsese se despachó con ciertos temas recurrentes: el crimen organizado, la ciudad de Nueva York, la lealtad y el catolicismo. Charlie (Harvey Keitel) es un joven de la “Pequeña Italia” que trata de ascender dentro de los escalafones de la mafia local cobrando deudas para su tío. Pero el pibe es demasiado bueno y devoto, además de un fiel amigo para el psicótico Johnny Boy (Robert De Niro), una amistad que su tío desaprueba, al igual que el romance con Teresa, una chica que sufre de epilepsia. Sus ambiciones pronto se ven interrumpidas y debe decidir si seguir adelante con sus planes o hipotecar su futuro y sacrificarlo todo por la lealtad hacia su compinche.
  • 6
    Hasta que Llegó su Hora (C'era una volta il West, Sergio Leone, 1968)
    Un spaghetti western hecho y derecho, protagonizado por Charles Bronson, Henry Fonda, Jason Robards, Claudia Cardinale y Gabriele Ferzetti. Sergio Leone arranca con su famosa “Once Upon a Time Trilogy” y, de paso, se despacha con una de sus obras más logradas, la historia de un misterioso personaje apodado Armónica (Bronson), en busca de Frank (Fonda), un despiadado pistolero que trabaja bajo las órdenes de Morton, un ricachón que controla el transporte ferroviario. Armónica termina haciendo equipo con Cheyenne (Robards), acusado de asesinar a toda una familia. Pero detrás de todo esto hay una viuda, un terrero del que los poderosos quieren echar mano y un par de buenos samaritanos que tratarán de protegerla.
  • 5
    Los Diez Mandamientos (The Ten Commandments, Cecil B. DeMille, 1956)
    No hace falta decir que estamos ante una de las películas más épicas que nos regaló el mítico Hollywood en VistaVision y Technicolor: la bíblica historia de Moisés (Charlton Heston), el príncipe de Egipto, que un día se desayunó con que en realidad era adoptado, y sus verdaderos orígenes eran hebreos. Así, decide seguir un mandato divino y liberar a su pueblo de la tiranía del faraón Ramsés (Yul Brynner), para luego guiarlos hasta la Tierra Prometida. Una tarea que en los papeles parece fácil, pero que va a requerir de varios sacrificios. Todo un despliegue visual para la época (ganadora del Oscar a Mejores Efectos Especiales gracias a la separación de las aguas del Mar Rojo), y uno de esos clásicos infaltables durante Semana Santa, junto con “Ben-Hur” (1959) y “La Pasión de Cristo” (2004).
  • 4
    Descalzos en el Parque (Barefoot in the Park, Gene Saks, 1967)
    Basada en una obra de Nil Simon (con el guión del mismo Simon), esta comedia romántica cuenta las peripecias de Paul (Robert Redford), un joven abogado conservador, y la efervescente Corie (Jane Fonda); parejita recién casada que, tras vivir una relación muy apasionada, empieza a sufrir los efectos de la rutina y la vida matrimonial después de mudarse a un pequeño departamento del Greenwich Village neoyorquino. La intervención de los vecinos y la madre de ella no ayudan, y pronto se evidencian sus diferencias de carácter. Corie decide ponerle fin a la relación y el pobre de Paul va a parar a un banco del Washington Square Park, pero es durante la ausencia donde se dan cuenta que se extrañan y que a pesar de todo, si están hechos el uno para el otro.
  • 3
    Atrapado Sin Salida (One Flew Over the Cuckoo's Nest, Milos Forman, 1975)
    Seguramente, Ken Kesey trató de buscar el mejor título para su novela “One Flew Over the Cuckoo's Nest” (Alguien voló sobre el nido del cuco), pero las metáforas no funcionan para el público local que, al parecer, necesita que los motes sean más concretos y menos poéticos. Dejando estos pequeños detalles de lado, la multipremiada película de Milos Forman (ganadora de los cinco premios principales) protagonizada por Jack Nicholson, Louise Fletcher y Danny DeVito entre otros, reflexiona sobre la institucionalización de los seres humanos y los efectos dañinos que les produce a sus ya de por sí, inestables seseras. McMurphy (Nicholson) es un criminal que decide alegar demencia para zafar de una condena en prisión y le va a tocar vivir estas injusticias en carne propia.
  • 2
    Matar a un Ruiseñor (To Kill a Mockingbird, Robert Mulligan, 1962)
    Sin dudas, una de las mejores adaptaciones literarias de todos los tiempos, y un drama legal contundente que explora la moral de una época; basada en la novela homónima de Harper Lee, galardonada con el premio Pulitzer. Atticus Finch (Gregory Peck), viudo y padre de dos pequeñines (Jem y Scout), es el altruista abogado de un pueblito de Alabama, racialmente dividido en la era de la depresión. Finch toma la tarea de defender a Tom Robinson (Brock Peters), afroamericano acusado de violar a una joven mujer blanca. Una historia contada a través de la mirada de, ahora, una crecidita Scout que recuerda como su vida y la de su hermano se fueron moldeando a través de estos acontecimientos y un clima racista plagado de odios.
  • 1
    Qué Bello es Vivir (It's a Wonderful Life, Frank Capra, 1946)
    Si bien nosotros tenemos clásicos navideños como “Duro de Matar” (Die Hard, 1988) o “Mi Pobre Angelito” (Home Alone, 1990) (¿?), la tradición de los yanquis es sentarse a ver este drama fantástico familiar durante la época de festividades. Cada año, “Qué Bello es Vivir” vuelve a las pantallas televisivas para inspirarlos a todos con esta historia basada en el cuento “The Greatest Gift”, de Philip Van Doren Stern. James Stewart es George Bailey, un hombre que ha dejado de lado sus propios sueños para ocuparse de su negocio y sus responsabilidades. Frustrado, decide suicidarse durante la víspera de Nochebuena, pero un ángel (Henry Travers) interviene para mostrarle cómo hubiera sido la vida de los que lo rodean y la gente de su pueblo si él nunca hubiera existido.

1. Espartaco (Spartacus, Stanley Kubrick, 1960)

Todos conocemos la gran historia de Espartaco, el esclavo que lideró una violenta rebelión en tiempos de la república romana, basada en la novela homónima de Howard Fast, y protagonizada por Kirk Douglas (Spartacus), Laurence Olivier (Crassus), John Gavin (Julio César), Jean Simmons (Varinia), Charles Laughton (Gracchus) y Peter Ustinov (Batiatus), entre tantos otros. Stanley Kubrick tomó la posta en la dirección después de que el mismísimo Douglas –cuya compañía Bryna Productions se hacía cargo del film- despidiera al realizador Anthony Mann, tras la primera semana de rodaje. Entonces llamó a Kubrick con quien había trabajado anteriormente en “La Patrulla Infernal” (Paths of Glory, 1957) para que se ocupara del proyecto, un trabajo que el director aceptó sin más, pero del cual se arrepintió bastante ya que en ningún momento tuvo el control creativo.
Anterior Siguiente < >