Publicado el

Ránking | Placeres culposos

10 series adictivas de Netflix que no requieren neuronas

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Netflix
No todas las series requieren nuestra total atención, algunas las podemos mirar de reojo.

No son las mejores series de todos los tiempos, tampoco son bodrios infumables. Son shows que no requieren nuestra atención absoluta y hasta podemos saltearnos un par de temporadas sin perder el hilo.

Sí, pueden resultar adictivas, y no podemos maratonearlas completas durante un fin de semana, pero nos regalan horas y horas de sano entretenimiento, mientras hacemos las tareas de la casa (¿?). 

  • 10
    Two and a Half Men (CBS, 2003-2015)
    Dejando todos los quilombos por los que atravesó esta sitcom a partir de su novena temporada, la creación de Lee Aronsohn y Chuck Lorre gozó de un largo suceso, justamente gracias a su conflictivo protagonista Charlie Sheen. Charlie Harper (Sheen) es un exitoso compositor de jingles que pasa sus días conquistando chicas y disfrutando de su fortuna. Su vida placentera y hedonista se interrumpe cuando su hermano menor Alan (Jon Cryer) se instala en su casita de Malibú junto a su pequeño sobrino Jake (Angus T. Jones), tras el divorcio. Claro que su estilo de vida ya no volverá a ser el mismo, aunque el zorro pierde el pelo, pero no las mañas.
  • 9
    Revenge (ABC, 2011-2015)
    La venganza es un plato que se sirve frió, si no pregúntenle a Emily Thorne (Emily VanCamp), cuyo nombre real es Amanda Clarke, una jovencita que decide volver a Los Hamptons para tomar revancha de los culpables de la muerte de su padre David y la ruina de su familia. Emily se mezclará con los miembros más refinados de la high society, y el círculo de Conrad Grayson y su esposa Victoria. Cuando Amanda era chiquita, su papá fue arrestado y encarcelado injustamente bajo cargos de terrorismo, terminando sus días de calvario en la prisión. La chica pasó su infancia en un centro juvenil, pero ahora está decidida a reclamar lo que le pertenece, cueste lo cueste.
  • 8
    Scandal (ABC, 2012- )
    Shonda Rhimes ataca por todos los frentes y nos cuenta las vicisitudes de Olivia Pope (Kerry Washington), ex directora de comunicaciones de la Casa Blanca, que decide llevar adelante su propio emprendimiento ofreciendo sus servicios como abogada experta en manejo de crisis y escándalos varios. Con base en Washington DC, Pope y su equipo se dedican a esconder los chanchullos y resguardar la imagen pública de su renombrada clientela, incluyendo al mismísimo presidente de los Estados Unidos, pero pronto descubre que no son los únicos a su alrededor capaces de esconder algunos secretos.
  • 7
    Bones (Fox, 2005-2017 )
    “C.S.I.” puso de moda a la rama forense. La doctora Temperance Brennan (Emily Deschanel), además es antropóloga, una inteligentísima científica que se relaciona mucho mejor con los muertos que con los vivos. Junto con el agente del FBI Seeley Booth (David Boreanaz), conforman un equipo dedicado a investigar los asesinatos más truculentos. Una relación particular que se extiende más allá de la oficina. Este drama criminal creado por Hart Hanson toma como inspiración la vida de la antropóloga forense y escritora Kathy Reichs, y las novelas protagonizadas por su alter ego Temperance, cuyos casos, muchas veces, están basados en hechos reales.
  • 6
    The Blacklist (NBC, 2013- )
    Cualquier cosa protagonizada por James Spader se agradece. Este drama criminal se centra en la misteriosa figura de Raymond "Red" Reddington, un excéntrico millonario, además de uno de los criminales más elusivos, que decide entregarse al FBI –y más precisamente a la joven agente Elizabeth Keen (Megan Boone)-, para ayudarlos a atrapar a los delincuentes y terroristas más buscados y peligrosos. El amigo Red tiene una lista llena de nombres de “interés”, una fuente de información con la que se colocará a todo el buró en el bolsillo y obviamente también a Keen, fascinada por la astucia de este personaje que pronto pondrá su vida personal patas para arriba.
  • 5
    The Vampire Diaries (The CW, 2009-2017 )
    Basada en la saga literaria de L. J. Smith, este drama sobrenatural adolescente gira en torno a la vida de la joven Elena Gilbert (Nina Dobrev), sus amigos y el resto de los habitantes de la pequeña comunidad de Mystic Falls (Virginia). La chica queda atrapada entre el amor de dos hermanos, Stefan y su hermano Damon Salvatore, que resultan ser vampiros con unos cuantos siglos a cuestas. Con menos cachondeo que “True Blood” (o sea, apta para todo público) y más entuertos amorosos al estilo de la serie “Crepúsculo”, la creación de Julie Plec y Kevin Williamson (“Scream”) se ganó su lugar entre el público, un spin-off (“The Originals”) bastante exitoso y prolongar el mito de los chupasangres en la TV, al menos hasta 2017.
  • 4
    Californication (Showtime, 2007-2014)
    Al final de tantas idas y vueltas cinematográficas y varios cameos televisivos, David Duchovny volvió a la pantalla chica para protagonizar la comedia dramática “Californication” donde encarna a Hank Moody, un afamado novelista de Nueva York que perdió la inspiración tras el éxito de su último libro el cual será adaptado al cine. Por este motivo el autor y su familia se mudan a Los Ángeles y ahí empiezan las complicaciones. Los tires y aflojes con Hollywood y la vida de California lo empujan en una espiral desenfrenada llena de sexo, drogas, alcohol y otros vicios. Un personaje bastante alejado del recatado Fox Mulder.
  • 3
    White Collar (USA Network, 2009-2014)
    Antes de derrochar sensualidad en “Magic Mike”, o ponerse creepy en “American Horror Story”, Matt Bomer se puso en los zapatos de Neal Caffrey, un estafador y ladrón de guante blanco, moy carilindo que, tras tres años de persecución incansable, termina tras las rejas gracias al agente Peter Burke (Tim DeKay) del FBI. Caffrey logra escapar para ir a reencontrarse con una antigua novia, pero vuelve a la cárcel por la pericia de Burke que ya lo tiene entre ceja y ceja. Esta vez hay términos y condiciones: Neal le ofrece al agente una alianza particular, trabajar juntos en otros casos, usando su experiencia “laboral” para atrapar a los criminales escurridizos como parte de un programa de liberación. Oiga, esto ya lo vimos en “Catch me if you can”.
  • 2
    Grey’s Anatomy (ABC, 2005- )
    Si llegaron tarde a “ER –Emergencias” (ER, 1994-2009), Shonda Rhimes tiene mucho drama medicinal para ofrecerles. Las desventuras de los doctores del Seattle Grace Hospital ya llevan quichicientas temporadas al aire, ya nos olvidamos quién se murió por el camino y quién terminó en la cama con quién, pero sigue siendo uno de esos placeres culposos que no se pueden abandonar aunque no les sigamos el hilo. La historia centrada en la doctora Meredith Grey (Ellen Pompeo), que debe vivir bajo la sombra de su madre, la afamada cirujana Ellis Grey, está llena de desengaños, desafíos y quilombos personales, pero también (como es costumbre de ShondaLand) grandes personajes femeninos.
  • 1
    Supernatural (The CW, 2005- )
    Los hermanos Winchester llegaron para quedarse, conformando una de las duplas más queridas de la TV. Lo que comenzó como un drama sobrenatural lleno de criaturas diabólicas, pronto fue mutando y agregando un poco de humor gracias a la personalidad de sus protagonistas (Jared Padalecki y Jensen Ackles) y personajes como Castiel y Crowley, entes que se encuentran a ambos lados de la línea del bien y el mal, pero se hacen querer justamente, por sus rasgos más “humanos”. Sam y Dean fueron criados por papá John (Jeffrey Dean Morgan), para cazar y matar todo tipo de monstruos, después de que su esposa Mary fuera asesinada por un demonio cuando los nenes eran chiquitos. Ahora, 22 años después, los hermanitos vuelven a juntarse para tratar de encontrar a su padre desaparecido, una cruzada (aparentemente) sin fin, haciéndole frente al mal que se va cruzando en su camino.

1. Two and a Half Men (CBS, 2003-2015)

Dejando todos los quilombos por los que atravesó esta sitcom a partir de su novena temporada, la creación de Lee Aronsohn y Chuck Lorre gozó de un largo suceso, justamente gracias a su conflictivo protagonista Charlie Sheen. Charlie Harper (Sheen) es un exitoso compositor de jingles que pasa sus días conquistando chicas y disfrutando de su fortuna. Su vida placentera y hedonista se interrumpe cuando su hermano menor Alan (Jon Cryer) se instala en su casita de Malibú junto a su pequeño sobrino Jake (Angus T. Jones), tras el divorcio. Claro que su estilo de vida ya no volverá a ser el mismo, aunque el zorro pierde el pelo, pero no las mañas.
Anterior Siguiente < >