Publicado el

Ránking | La consola que no pudo

Sega Saturn: 10 grandes juegos exclusivos de la consola olvidada

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Efímera como una estrella fugaz, la Sega Saturn brilla con estos juegos exclusivos de su catálogo

El salto de Sega de los 16 a los 32 Bits se vio colmado de problemas, decisiones inoportunas y feroces volantazos de parte de la competencia. Su Sega Saturn, la consola que llevaría a la empresa a la siguiente etapa de la guerra de consolas, sufrió desde el momento mismo de su concepción, con los equipos de Sega de Japón y Norteamérica en desacuerdo sobre la tecnología que debía portar el aparato. Peor aún, Sega tuvo la idea de desarrollar el infame adaptador 32X de Mega Drive justo para esa época como una alternativa más barata a la Saturn y una forma de que los actuales poseedores de la consola de 16 Bits puedan ir experimentando ese poder aumentado.

Todos sabemos cómo le fue al adaptador 32X.

Al fin, la Saturn es lanzada en Japón en un distante 1994, vendiendo su stock de 200.000 unidades en un sólo día. Incluso más tarde, con el lanzamiento de la PlayStation de Sony, Saturn continuaba siendo la consola más popular. Pero las cosas no serían igual en Norteamérica; la popularidad del adaptador 32X se fue a pique tras el interés inicial pasadas las fiestas navideñas, y necesitaban empezar a promocionar la Saturn porque, a pesar de que Sony continuaba "perdiendo" en Japón, poco a poco iba sumando ávidos desarrolladores gracias a sus políticas y costos de publicación mucho más flexible y tentadoras.

Así llegamos al infame año 1995, cuando se anuncia que la nueva consola sería lanzada en Norteamérica un sábado (para hacer el juego de palabras "Saturnday"... sí, está bien, se los perdonamos); más precisamente el 2 de Septiembre de 1995. Todo bien... hasta que llega la primerísima E3 en Mayo de ese mismo año y con ella uno de los primeros momentos impactantes del historial del evento gamer: Sega sale a decir que la consola de Sega costaría $399 y se vendería junto a una copia de Virtua Fighter (que había tenido muchísimo éxito en Japón) y que, debido a la alta demanda, enviaría 30.000 unidades a las jugueterías más destacadas para ser vendidas de inmediato.

Las jugueterías más importantes, sorprendiéndose al enterarse de la repentina noticia, dijeron "no". ¿Hacía falta algo más... una estocada directa al corazón empresarial...? Ah, sí... Todavía faltaba la presentación de Sony... en la que se anunció que su flamante PlayStation sería lanzada al mercado yanqui al imbatible precio de... $299. Pero no se fíen sólo de mi palabra; por favor... véanlo ustedes mismos. Es brutal.

De aquí en más Sega la tuvo que remar en dulce de leche para mantener a su producto a flote, pero ya era todo inútil. Lo único que podía hacer a esta altura era asegurar el legado de su consola, y para eso necesitaba buenos juegos. Los hubo, pero ya era tarde. Sega Saturn llegó a las costas Americanas en 1995 para partir tres años más tarde, en 1998. Tuvo una vida un poquito más fructífera en su Japón natal (1994-2000). En su breve período consiguió varios títulos que hoy son clásicos de culto y algunos otros que consiguieron superar la barrera de la consola para aterrizar en otras plataformas. Lo justo, entonces, es recordar a estos clásicos.

Aquí están; diez juegos que se quedaron en la Sega Saturn.

  • 10
    Magic Knight Rayearth (1998)
    Empecemos por el último. Más precisamente, el último juego de Saturn lanzado en Norteamérica, que corresponde a Magic Knight Rayearth, un juego de rol basado en el animé homónimo en el que tres jovencitas deben volverse poderosas guerreras para regresar a su hogar. El juego sigue el primer arco argumental del manga y animé, pero gracias a ser un juego de rol se puede dar el lujo de expandir un poquito la historia y a algunos de los personajes, dándole más material a los fanáticos del producto original, en especial al permitirnos leer los diarios personales de las tres protagonistas principales, Hikaru, Fuu y Umi.

    Debido a que el juego tardó prácticamente toda la vida útil de la Saturn en llegar a costas occidentales (salió originalmente en Japón en 1995), el apartado gráfico resultó perjudicado en relación a todo lo que la consola había mostrado en los últimos tres años, lo que afectó un poco la recepción del título ante la crítica especializada. Aún así, es un lindo juego de rol que gustó bastante a los fans del género, en especial si ya conocían la serie en la que se basa.

  • 9
    Iron Storm (1996)
    Estrategia por turnos durante la Segunda Guerra Mundial. Iron Storm nos manda a dirigir el combate como estrategas en uno de los escenarios de guerra más memorables de la historia, observando el tablero hexagonal y moviendo nuestras unidades, casillas a casilla, intentando superar a las fuerzas enemigas en batallas extensas y complejas. Una de las grandes novedades de este juego era la posibilidad de jugar del lado de los Nazis y de Japón, dos frentes que no son demasiado vistos en este tipo de juegos pero que aquí no sólo hacen acto de presencia, también pueden cambiar el curso histórico de la guerra y alcanzar finales alternativos.

    Gráficamente, el juego no aprovechaba bien las capacidades de Saturn. La mayor parte del tiempo estaremos viendo un tablero 2D con unidades estáticas, íconos en pantalla que representan tropas y vehículos. Sólo al momento de atacar o ser atacados veremos una simple representación del campo de batalla y sus unidades involucradas en modelos poligonales, pero no son gran cosa y estas escenas pierden la gracia muy rápidamente. Podemos desactivarlas, por suerte, y dejar que el juego sea una experiencia de estrategia pura en 2D. Quizá no es el título más espectacular del catálogo, pero para los estrategas resultó uno de los juegos más interesantes de la consola gracias a su gran desafío y contenido. Bien por ellos.

  • 8
    Clockwork Knight (1995)
    Lo más interesante de este juego es pensar que salió a la venta en 1994 (en Japón); y digo que es interesante porque se trata de una aventura en la que interpretamos a un caballero a cuerda que recorre niveles basados en juguetes... y luego, en 1995, Pixar se luce con su Toy Story. ¿Casualidad...? Eso no lo sé.

    Lo que sí puedo decir es que Clockwork Knight es un muy decente juego de plataformas para la Sega Saturn. Los personajes se representan en sprites 2D dentro de niveles 3D, algo que estaba bastante de moda por aquella época, aunque el diseño de los personajes en dos dimensiones estaba renderizado en 3D; similar a lo que Rare había hecho con el revolucionario Donkey Kong Country. Más allá de eso, el juego cumplía su propósito y los personajes estaban bastante bien. A veces no se necesita mucho más.

  • 7
    Dungeon Master Nexus (1998)
    Este juego es una secuela del clásico Dungeon Master, eximia aventura de rol en primera persona en la que debemos recorrer las infames mazmorras con nuestro grupo de aventureros. Aquí ocurre lo mismo, pero esta es la primera iteración del juego en 3D.

    Lo más interesante de este título es que no sólo salió exclusivamente para Sega Saturn, también se mantuvo dentro del mercado de Japón, sin llegar jamás a las costas de Occidente ni por Accidente (perdón... perdón...). El juego cuenta con tres calabozos y un total de quince niveles. Por lo demás, mantiene la estructura y mecánicas del juego original. No hay mucho más que decir excepto que es una rareza para el público de Europa y Norteamérica.

  • 6
    Deep Fear (1998)
    Sega Saturn también tuvo su colección de juegos de terror, y entre ellos uno de los más significativos fue Deep Fear. Este juego nos presenta a John Mayor, un ex-SEAL que sirve de equipo de rescate en la base submarina The Big Table. Todo va bien hasta que el equipo debe recuperar una cápsula que viene del espacio y que contiene a un chimpancé que había sido sometido a la radiación espacial. Ya se pueden imaginar cómo va a terminar la cosa.

    Sí señor, todos empiezan a mutar en bichos horribles y ahora la estación submarina es una trampa mortal a 300 metros bajo la superficie del Océano Pacífico. El juego toma varios elementos del primer Resident Evil, especialmente los movimientos toscos de modelos poligonales en escenarios con cámara fija, pero también tuvo la gracia de poseer algunas de las peores interpretaciones de actores de voz en un juego de estas características. Es impresionante, se los juro, más de un director de Cine B pagaría fortunas por estas líneas de texto.

    Un elemento de interés es la presencia de un medidor de oxígeno. Ya que estamos bajo el agua hagamos que respirar sea un función vital (y dale...). Las diferentes secciones de la base submarina sufrirán pérdida de oxígeno, por lo que habrá que buscar la forma re normalizar los niveles de aire respirable mientras intentamos sobrevivir a los demás horrores que pronto cubrirán toda la edificación. Un juego de terror con todos los elementos apropiados y que, sin embargo, no tuvo la suerte de volverse una franquicia. Potencial desperdiciado si los hay...

  • 5
    Crimewave (1997)
    Juegos arcadosos si los hay, Eidos Interactive ofreció a la Saturn un divertido juego que se volvería exclusivo de la consola. Crimewave nos pone al volante de nuestro vehículo, con el que recorreremos las poligonales calles de la ciudad para perseguir y detener criminales. Sí, somos cazadores de recompensas sobre ruedas y nuestros tachos vienen con todo y armas; ¿cómo no nos iba a gustar?

    Se destacó muchísimo el gran diseño a nivel técnico. Si bien el modelo de la ciudad era poligonal, los vehículos eran sprites 2D dibujados a diferentes ángulos. Gracias a un correctísimo uso de la cámara y la perspectiva, era muy fácil hacer que ambos estilos se fusionasen, dando al jugador una enorme sensación de inmersión. Sí, es verdad que la cámara también podía ser un poquito temperamental al moverse de lado a lado, pero dada la velocidad del título casi-casi que le terminaba jugando a nuestro favor.

    Ah, y antes de que digan "uuuh, le copió el estilo a GTA", déjenme recordarles que el primer juego de la franquicia de Rockstar (en aquel entonces DMA) salió algunos meses después de Crimewave. Sega Saturn y Eidos Interactive cantaron pri.

  • 4
    Shining Force III (1998)
    La saga Shining Force cuenta con un considerable catálogo de títulos, tanto de la serie principal como de derivaciones e spinoffs, comenzando desde el original para Sega Mega Drive en 1993 (Norteamérica). Esta tercera parte de la historia principal aprovecha las bondades de la tecnología 3D para llevar los combates de estrategia por turnos de entregas anteriores a un escenario poligonal, lo que añadía un elemento de profundidad (o mejor dicho, elevación del terreno) a la fórmula. Por lo demás, era otra gran historia de rol que dejó encantados a todos los que lo jugaron...

    ...en Japón, porque resulta que el juego fue lanzado en tres volúmenes, cada uno con un fragmento de la historia, y el público de Europa y Norteamérica solamente recibió el primero. Para ver el verdadero final del juego hacía falta ganarle a los tres volúmenes, así que los que jugaron el juego en su momento tienen hoy una deuda pendiente. Si eso no es motivo suficiente como para al menos una remake HD de la colección...

  • 3
    Burning Rangers (1998)
    Bomberos futuristas estilo animé. Así de simple. El propio Sonic Team estuvo a cargo de este interesante juego de acción. Ahora somos parte de los Burning Rangers, especialistas en rescate de víctimas de incendios, y para ello cuentan con tecnología y equipo especial para combatir las llamas, navegar por estructuras ardientes y teletransportar víctimas fuera del área de peligro.

    Burning Rangers es uno de los últimos juegos que fueron lanzados en el territorio Norteamericano. Se le dio muy buena repercusión a su apartado audiovisual; especialmente al cuidado apartado estético y de diseño. Las secuencias animadas estilo animé son un deleite y la jugabilidad en sí es muy buena, mostrando un competente uso del sistema de control en ambiente 3D, que por aquellos años ya estaba de moda y se iba perfeccionando más y más.

    Dicho de otra forma, otro gran clásico que Sega debería reconsiderar darle un buen lavado de cara.

  • 2
    Shinrei Jusatsushi Taromaru (1997)
    Es probable que no conozcas este juego. Salió únicamente en Japón y tuvo un bajísimo número de unidades. Tan bajo como 7.500. Sí, así de poco. Time Warner, desarrollador y distribuidor del juego, sacó el producto justo cuando culminaban sus operaciones, dejando esa mísera cantidad de copias en la calle. Ni siquiera era un mal juego; al contrario, esta es una aventura plataformera con sprites 2D en escenarios 3D nos ponía al control de un ninja que atacaba con poderes psíquicos, y era genial. Se controlaba muy bien y la acción venía de todos lados, en grandes cantidades. El diseño del juego era simplemente fantástico (para la época) y es una verdadera pena que haya tenido el destino que tuvo.

    Hoy en día Shinrei Jusatsushi Taromaru es considerado el juego más difícil de conseguir del catálogo de Saturn, la "figurita difícil" de la consola, y un vistazo rápido a los portales de compra online nos demuestran que los precios pedidos por una copia del juego son impactantes. Si tu sueño es coleccionar todos los juegos de Saturn mejor andá ahorrando bastante, porque éste te va a dejar los bolsillos planchados.

  • 1
    Panzer Dragoon Saga (1998)
    "¡UN MOMENTO!", dirán algunos de ustedes al ver el juego que ocupa el primer puesto, "¿Y Nights into Dreams?", y la respuesta es: "Nights luego pasó a otras consolas, y nos estamos enfocando en juegos que se quedaron en Saturn". Nadie duda que Nights nació en Saturn y fue uno de sus juegos más representativos, pero nuestro arlequín de sueños tuvo la fortuna de probar suerte en otras plataformas. No fue el caso de Panzer Dragoon Saga. Para nada.

    Si hablamos de verdaderos juegos de culto Panzer Dragoon Saga es un ejemplo magnánimo del término. Saturn ya contaba con un par de buenos juegos de la franquicia, pero estos eran juegos de disparo sobre rieles que tenían la hermosa gracia de que íbamos a bordo de un dragón volador; o sea, algo fantástico, mil gracias, queremos más; y más es lo que se nos dio con Saga, que cambiaba el género del producto y convertía sus mecánicas en un juego de rol... pero con dragones.

    La historia del juego nos lleva a recorrer este mundo de fantasía desde la perspectiva de Edge, un joven mercenario al que le encajan una misión que se desenvuelve en algo de mucha mayor repercusión; argumento clásico de los juegos de rol (no por eso menos interesante). Por primera vez en un juego de esta franquicia podemos recorrer mapas a pie, pero las escenas de vuelo montados en nuestro dragón siguen siendo las predominantes, en especial cuando entramos en combate en el aire y se nos regala un fantástico sistema de lucha que mezcla elementos de acción en tiempo real y tácticos por turno.

    Debido a que fue lanzado hacia finales de la vida útil de Saturn, y como Sega ya estaba pensando en Dreamcast, Panzer Dragoon Saga tuvo un bajo número de copias que, para peor, jamás se volvió a reeditar, por lo que hoy son algunos de los ítems más cotizados en el mercado Gamer. Más aún cuando el juego en sí es considerado no sólo el mejor título de Saturn, sino además uno de los mejores juegos de todos los tiempos.

    Che, Sega... ¿y... una remake para consolas modernas y PC, no... verdad? Digo...

1. Magic Knight Rayearth (1998)

Empecemos por el último. Más precisamente, el último juego de Saturn lanzado en Norteamérica, que corresponde a Magic Knight Rayearth, un juego de rol basado en el animé homónimo en el que tres jovencitas deben volverse poderosas guerreras para regresar a su hogar. El juego sigue el primer arco argumental del manga y animé, pero gracias a ser un juego de rol se puede dar el lujo de expandir un poquito la historia y a algunos de los personajes, dándole más material a los fanáticos del producto original, en especial al permitirnos leer los diarios personales de las tres protagonistas principales, Hikaru, Fuu y Umi. Debido a que el juego tardó prácticamente toda la vida útil de la Saturn en llegar a costas occidentales (salió originalmente en Japón en 1995), el apartado gráfico resultó perjudicado en relación a todo lo que la consola había mostrado en los últimos tres años, lo que afectó un poco la recepción del título ante la crítica especializada. Aún así, es un lindo juego de rol que gustó bastante a los fans del género, en especial si ya conocían la serie en la que se basa.
Anterior Siguiente < >