Publicado el

Ránking | Abandonen toda esperanza

De Bajón: 10 pelis deprimentes para ver en Netflix

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Netflix
Nos pintó la depre, qué quieren que les digamos.

Este clima gris e invernal no ayuda para nada a nuestro taciturno estado de ánimo (¿?), y lo único que se nos ocurrió para este “jueves de Netflix” es este top bastante depresivo. Ojo, esta lleno de grandes joyitas del séptimo arte, pero no te van a alcanzar los pañuelos para llegar hasta los títulos finales. Si querés llorar, llorá tranquilo, acá no juzgamos a nadie.  

  • 10
    Beasts of No Nation (Cary Fukunaga, 2015)
    No satisfechos con la producción de grandes series originales, Netflix se animó a las películas que, además de estrenarse en su propio sistema de streaming, llegan a las salas en algunas partes del globo. La primera de estas cintas fue “Beasts of No Nation” (2015) dirigida por Cary Fukunaga –responsable de la majestuosa primera temporada de “True Detective”- y protagonizada por Idris Elba. La historia basada en hechos reales, y en la novela homónima de 2005 escrita por Uzodinma Iweala, se centra en las experiencias de Agu, un chico que, tras ser separado de su familia, se ve forzado a tomar las armas y pelear en la guerra civil de uno de los tantos países del Oeste de África.
  • 9
    Flores de Acero (Steel Magnolias, Herbert Ross, 1989)
    Basada en la obra de teatro homónima de Robert Harling, este dramón con toques de comedia y romance, se convirtió en uno de los primeros grandes papeles de Julia Roberts, y responsable también de su primera nominación al Oscar como Mejor actriz e eparto. Las vidas de seis mujeres se entrecruzan mientras comparten experiencias en un pequeño pueblo de Luisiana. Shelby Eatenton (Roberts) es una joven diabética a punto de casarse, su rebeldía la llevará a desoír los consejos médicos (y los de su madre sobreprotectora) y poner en jaque su salud cuando decida seguir adelante con sus deseos de tener un hijo. Les dijimos que era un dramón, ¿no?
  • 8
    Fruitvale Station (Ryan Coogler, 2013)
    Antes de romperla con “Creed” (2015), Ryan Coogler y Michael B. Jordan se juntaron para contar las últimas horas de vida de Oscar Grant III, un joven de 22 años que fue asesinado por dos oficiales de la policía de San Francisco en la víspera de Año Nuevo de 2009. El caso, que conmovió a la opinión pública, volvió a sacar a la luz un tema que parece interminable: la violencia policial contra los afroamericanos en los Estados Unidos. Coogler, que debuta con este drama, se concentra en la vida de Grant que, como resolución de fin de año, pretende cambiar algunos malos hábitos y convertirse en un mejor hijo, compañero para su novia, y padre para su pequeña de cuatro añitos. Chiquita, independiente y contundente (ni hablar de la indignación que provoca), así es esta historia multipremiada que, obviamente, no conmovió a los miembros de la Academia.
  • 7
    Siempre Alice (Still Alice, Richard Glatzer, Wash Westmoreland, 2014)
    A los 50 años y en pleno éxito profesional, Alice Howland (Julianne Moore), profesora de lingüística, esposa amorosa y madre de tres hijos maravillosos, descubre la aparición temprana de un raro tipo de Alzheimer hereditario. Este dramón híper lacrimógeno, dirigido conjuntamente por el matrimonio conformado por Richard Glatzer y Wash Westmoreland (“Quinceañera”, 2006), le valió a la genial pelirroja el primer Oscar de su carrera, aunque tal vez no el más merecido. Sin mucha más historia que el tremendo avance de una enfermedad que no tiene cura, Alice se esfuerza por no perder su identidad junto con sus recuerdos, atesorar los pequeños momentos de la mano de sus seres queridos y, en última instancia, no resultar una carga para ellos. ¿Quieren rematar este conjunto pum para abajo y depresivo? Por suerte Glatzer sí llegó a ver el triunfo de su película, pero falleció el 10 de marzo de 2015 a causa de su padecimiento de esclerosis lateral amiotrófica (ELA).
  • 6
    Un Monstruo Viene a Verme (A Monster Calls, J.A. Bayona, 2016) (Enero 26)
    Basado en la novela homónima de Patrick Ness, el español Juan Antonio Bayona –responsable de “El Orfanato” (2007) y “Lo Imposible” (2012)- nos cuenta este relato que mezcla drama y fantasía, centrado en el pequeño Connor (Lewis MacDougall), un nene de 12 años que, convertido en el “hombre de la casa” tras la separación de sus padres, además debe hacerle frente a la horrenda enfermedad de su joven mamá (Felicity Jones). Connor se refugia en los cuentos de hadas y en la amistad con un enorme monstruo imaginario para superar todos sus miedos y la terrible realidad que lo rodea. Ni los truculentos clásicos de Disney se animaron a tanto.
  • 5
    Despertares (Awakenings, Penny Marshall, 1990)
    Robin Williams se pone en la piel del doctor Malcolm Sayer -nombre ficticio de Oliver Sacks, en cuya autobiografía se basa la película de Penny Marshall-, un neurólogo que en 1969 logró sacar (temporalmente, sí ya te la spoileamos) a varios pacientes de un hospital del Bronx de su estado catatónico, producido por una epidemia de encefalitis letárgica, gracias a sus investigaciones y la aplicación de la L-Dopa (precursor metabólico de la dopamina). Más allá del tratamiento, acá lo importante es su relación con ellos y, en especial con Leonard Lowe (Robert De Niro), un muchacho que “despierta” tras haber caído en este estado durante su adolescencia. Un bajón, bajón.
  • 4
    Up - Una Aventura de Altura (Up, Pete Docter, 2009)
    Pixar no es Disney y no hecha mano del golpe bajo… al menos, no gratuitamente. “Por cada risa debe haber una lágrima”, decía el tío Walt, y la gente de la lamparita decidió tomar esta frase al pie de la letra. La vida es una aventura en sí misma, pero si le sumamos una travesía a las cataratas venezolanas, llena de peligros, aves exóticas, malvados exploradores, perros parlanchines y un regordete boy scout, la cosa adquiere otro significado. El cascarrabias de Carl tuvo que atravesar medio mundo para descubrirlo y en el trayecto se ganó a un grupo de desopilantes compañeros de andadas. Pete Docter sabe como enternecer y divertirnos al mismo tiempo. Acá, decide comenzar su historia contándonos la vida de una amorosa pareja en sólo diez minutos, dejándonos sin lágrimas para derramar y lanzándonos a una montaña rusa de emociones. Es como arrancarse una Curita de golpe, dicen que duele menos, pero son puras mentiras.
  • 3
    La Decisión de Sophie (Sophie´s Choice, Alan J. Pakula, 1982)
    La pobre Sophie Zawistowski (Meryl Streep) se pasó la vida entera teniendo que tomar decisiones dificilísimas. Como sobreviviente del campo de concentración de Auschwitz, encontró una nueva razón para existir de la mano de su apasionado amante americano (Kevin Kline). La estabilidad de su mundo y su felicidad amenazan con derrumbarse cuando se cruza con un joven escritor (Peter MacNicol) del cual, poco a poco, comienza a enamorarse. Esta relación entre tres despierta celos, varias obsesiones y algunos fantasmas del pasado que vuelven para atormentar a la joven mujer que, además, esconde unos cuantos secretos truculentos de aquella vida europea.
  • 2
    Sólo un Sueño (Revolutionary Road, Sam Mendes, 2008)
    Sam Mendes vuelve a juntar a Leonardo DiCaprio y Kate Winslet -una década después de que enamoraran al mundo con “Titanic” (1997)- y nos cuenta una historia muy diferente basada en la novela homónima de Richard Yates. Una feliz parejita ve sus sueños a futuro convertidos en verdaderas pesadillas. Tras siete años de matrimonio (¿será la famosa comezón?), April y Frank Wheeler atraviesan varias crisis conyugales y problemas personales mientras le hacen frente a su monótona vida suburbana de Connecticut. La década del cincuenta y el rol de la mujer están plasmados como nunca en este dramón que podría haber caído fácilmente en la “telenovela”, si no fuera por las magistrales actuaciones de la dupla protagonista. A los cinco minutos de película, DiCaprio muestra la hilacha de un personaje que esconde un lado bastante oscuro, aunque a simple vista no lo parezca.
  • 1
    El Último Camino (The Road, John Hillcoat, 2009)
    John Hillcoat toma el desesperanzador relato de Cormac McCarthy y lo traslada a la pantalla de forma (aún más) desgarradora, violenta y fantástica. Viggo Mortensen y el pequeño Kodi Smit-McPhee, son un padre y su hijo que se abren camino para sobrevivir en un helado desierto post-apocalíptico. Sus posesiones son escasas, pero se tienen el uno al otro, y a su propia fuerza de voluntad para procurarse de alimentos, seguridad y el abrigo necesario para seguir adelante, tratando de evitar a los bandidos y caníbales que proliferan en una sociedad que se va desintegrando de a poco, donde la falta de alimentos y recursos convirtió al ser humano en la última fuente de comida viable. La dupla se dirige hacia el sur, en busca del calor y la esperanza. El padre tratará de dejarle alguna enseñanza a su retoño, antes de que la cordura amenace con abandonarlo y la paranoia gane su lucha interna.

1. Beasts of No Nation (Cary Fukunaga, 2015)

No satisfechos con la producción de grandes series originales, Netflix se animó a las películas que, además de estrenarse en su propio sistema de streaming, llegan a las salas en algunas partes del globo. La primera de estas cintas fue “Beasts of No Nation” (2015) dirigida por Cary Fukunaga –responsable de la majestuosa primera temporada de “True Detective”- y protagonizada por Idris Elba. La historia basada en hechos reales, y en la novela homónima de 2005 escrita por Uzodinma Iweala, se centra en las experiencias de Agu, un chico que, tras ser separado de su familia, se ve forzado a tomar las armas y pelear en la guerra civil de uno de los tantos países del Oeste de África.
Anterior Siguiente < >