Publicado el

Ránking | Para muestra alcanza un botón

Películas de dos minutos: 10 perfectos teaser trailers

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Una imagen vale más que mil palabras y algunos adelantos son, incluso, mejores que la película.

Hoy estamos bastante acostumbrados a todo tipo de adelantos cinematográficos. El avance del teaser del trailer… una denominación que se volvió moneda corriente y, muchas veces, un aporte a la fatiga y al spoiler que precede el estreno de una esperadísima superproducción hollywoodense. A esto sumémosle otros adelantos, clips, spots televisivos y escenas completas que se nos muestran antes del lanzamiento, pero nada tiene el mismo impacto que esas primeras imágenes que nos invitan a ver la película.    

Nos referimos al teaser o teaser trailer, el primer vistazo de un film; ese que en apenas unos segundos nos vende la idea completa, la mayoría de la veces, con poco contenido y mucho misterio. Hay excepciones, como en el caso de Pixar, donde las imágenes de los teaser no corresponden con la película en sí (o luego son descartadas), pero suman al conjunto y al tono de la historia que llegará casi u año después.

A estos pequeñísimos adelantos les dedicamos el top, ya que nos manijearon con muy poco y, muchas veces, nos vendieron gato por liebre demostrando el talento de la gente de marketing (y de los propios directores que suelen voto a la hora de armar estos avances)  para vender lo invendible. 

  • 10
    Psicosis (Psycho, Alfred Hitchcock, 1960)
    Las audiencias de la década del sesenta eran un tanto más ingenuas y, además, no tenían Internet. Los avances se veían en las salas antes de la proyección de una película (como debe ser) y esa era la única oportunidad del estudio de captar su verdadero interés. La idea es brillante, en vez de mostrar imágenes de la película, tenemos al gran Alfredo haciéndonos una recorrida por el Motel Bates (y la casa cercana), anunciando a los cuatro vientos que esa es la escena de un crimen. La cosa no termina ahí, hasta se atreve a adelantar unos cuantos detalles truculentos, incluyendo el segundo asesinato. A pesar de los spoilers, nada preparó al público para los giros de este maestro del suspenso que nos vende de cabo a rabo una de sus obras más terroríficas y exitosas, y nosotros compramos, por supuesto.
  • 9
    Matrix Recargado (The Matrix Reloaded, Lana y Lilly Wachowski, 2003)
    Después de “Matrix” (1999) hubiéramos entregado un riñón a cambio de una entrada de cine para ver esta secuela. Sobre todo tras ver semejante adelanto, tal vez, la mentira más grande de la historia del séptimo arte desde el título de “Festín Desnudo”, ponele. Rage Against the Machine, patadas voladoras, bullet time en su máxima expresión y esa persecución por la autopista. Así, un teaser verdaderamente épico nos lleva hasta una de las decepciones cinematográficas más grandes de todos los tiempos, prueba irrefutable que una imagen bien lograda te vende millones de buzones.
  • 8
    Pearl Harbor (Michael Bay, 2001)
    Michael “Chasquibum” Bay se despacha con este desmadre bélico y romántico de proporciones épicas sobre el ataque japonés que, en 1941, logró que los yanquis se involucraran en la Segunda Guerra Mundial. Dos amigotes de la infancia que terminan luchando por su país, un triángulo amoroso entre Ben Affleck, Josh Hartnett y Kate Beckinsale, y cuanta explosión y héroe patriótico se les ocurra, engalanan esta película considerada un rotundo fracaso, a pesar de haber recaudado casi 200 millones en los Estados Unidos. Podemos discutirle muchas cosas a Miguelito, pero no su talento para los negocios. Muchos corrieron en bandada rumbo a los cines después de ver este adelanto: la conjunción perfecta entre “Titanic” y “Rescatando al Soldado Ryan” (¿?). Como diría Sally White en “Días de Radio” (Radio Days, 1987): “¿Quién es Pearl Harbor?
  • 7
    Secretos Íntimos (Little Children, Todd Field, 2006)
    Mirá cómo te vendo un dramón suburbano con toda la tensión de un thriller psicológico. Todd Field (“La Habitación”) sabe como jugar con nuestros sentimientos, y las tentaciones de sus protagonistas, en este juego de parejas disconformes y abusadores sexuales que quieren enmendar su camino. La música, el ritmo, un elenco de la hostia…, si no te da curiosidad por saber de qué va la cosa, chequeate los signos vitales, amigo. Un teaser hermoso que, bien podría ser el de una película de Alfred Hitchcock. ¿Será mucho?
  • 6
    Kill Bill: Volumen I (Kill Bill: Vol. 1, Quentin Tarantino, 2003)
    La musiquita ya lo anticipa todo. Se viene algo grande del amigo Quentin. ¿Quién es esta chica (obvio que Uma Thurman) y por qué tiene tantas ganas de matar a Bill… y, aparentemente, a todos los que se cruzan en su camino? Esa respuesta nos llegó más adelante, y por partida doble, pero lo fundamental de estas primeras imágenes era el despliegue visual, los homenajes a Bruce Lee y el cine de artes marciales; y a la cultura pop en general porque si no, no sería una peli de Tarantino. Con semejantes nombres y escenas de acción, claro que íbamos a correr al cine para ver de qué se trata.
  • 5
    Mad Max: Furia en el Camino (Mad Max: Fury Road, George Miller, 2015)
    Lo volvemos a mirar hoy en día y nos siguen dando ganas de correr a ver una película que ya vimos mil veces. Esa es la magia (y el logro más grande) de este avance de “Mad Max: Furia en el camino”: elevar la manija hasta la estratósfera cinematográfica. En julio de 2014 George Miller hizo acto de presencia en la Comic-Con de San Diego y nos dejó este regalo para el alma y los sentidos. Apenas unos minutos de lo que sería la mejor película de 2015, una aventura de súper acción non stop, con un montaje vertiginoso, las imágenes más hermosas del apocalipsis y un conjunto de personajes bien humanos que queremos disfrutar hasta que se acabe el mundo.
  • 4
    Réquiem para un Sueño (Requiem for a Dream, Darren Aronofsky, 2000)
    Más que un primer adelanto, el teaser de la segunda película de Darren Aronofsky se nos presenta como un hiperquinético video clip (muy propio del nuevo milenio). Un conjunto de imágenes vertiginosas que resumen, bastante bien, el predicamento de los personajes principales: adicciones, ambiciones, ilusiones que nunca llegan, o se pierden en un mar de drogas y desesperación cuando esos anhelos se transforman en una dependencia sin escapatoria.
  • 3
    Alien – El Octavo Pasajero (Alien, Ridley Scott, 1979)
    Qué vino primero, ¿el huevo o la gallina? Las audiencias todavía no se habían recuperado del susto del escualo asesino cuando Ridley Scott vino con el planteo de esta “Tiburón en el espacio”. Con una acertada economía de recursos, el primer avance de “Alien” es, básicamente, un resumen perfecto de la película: tensión, vértigo, claustrofobia, miedo a lo desconocido y, por supuesto, la parte por el todo que nunca, NUNCA, nos muestra a la aterradora criatura. ¿Qué esconde ese maldito huevo? ¿Y por qué vamos a gritar como locos en el espacio… o en la sala de cine?
  • 2
    El Origen (Inception, Christopher Nolan, 2010)
    Contextualicemos: Christopher Nolan venía de romperla toda con “Batman: El Caballero Oscuro” (The Dark Knight, 2008) y tenía un nuevo proyecto de ciencia ficción entre manos, 100% original, protagonizado por Leonardo DiCaprio. Si esto no era suficiente para crear cierta expectativa, las primeras imágenes de “El Origen” lo confirmaron, sobre todo esos pequeños avances de peleas en pasillos rotatorios. WTF? Nadie entendía nada, y esa era la idea del realizador. Crear hype con muy poco y no revelar las claves más importantes del argumento. Dato aparte: Nolan es uno de los pocos directores que tiene poder (absoluto) de decisión sobre lo que se muestra en los trailers. Pueden chequear cualquiera de sus teasers, son todos igualmente misteriosos.
  • 1
    El Resplandor (The Shining, Stanley Kubrick, 1980)
    Un ascensor y un poco (bah, muchísima) hemoglobina es todo lo que necesitó la gente de Warner Brothers para disparar hasta el cielo la ansiedad por el estreno de esta polémica adaptación de la novela de Stephen King. Está claro que lo más importante de todo esto son los nombres detrás de la película, empezando por su director (Stanley Kubrick) y sus estrellas (Jack Nicholson y Shelley Duvall); aunque la verdadera vedette es la terrorífica obra de King, para muchos una de las mejores de todos los tiempos. Un plano fijo, una escena perturbadora que va subiendo en intensidad, hasta que la tensión (y la sangre) lo abarcan todo como en el producto final.

1. Psicosis (Psycho, Alfred Hitchcock, 1960)

Las audiencias de la década del sesenta eran un tanto más ingenuas y, además, no tenían Internet. Los avances se veían en las salas antes de la proyección de una película (como debe ser) y esa era la única oportunidad del estudio de captar su verdadero interés. La idea es brillante, en vez de mostrar imágenes de la película, tenemos al gran Alfredo haciéndonos una recorrida por el Motel Bates (y la casa cercana), anunciando a los cuatro vientos que esa es la escena de un crimen. La cosa no termina ahí, hasta se atreve a adelantar unos cuantos detalles truculentos, incluyendo el segundo asesinato. A pesar de los spoilers, nada preparó al público para los giros de este maestro del suspenso que nos vende de cabo a rabo una de sus obras más terroríficas y exitosas, y nosotros compramos, por supuesto.
Anterior Siguiente < >