Publicado el

FichineAR | Error 404 Studios

Entrevista: Obey Me, el RPG de acción que nació en Image Campus

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: Image Campus
Nos fuimos a Image Campus a conocer a los creadores de uno de los proyectos argentinos más originales

Hoy toca actualizarlos sobre uno de los proyectos más ambiciosos que se están gestando en el país: Obey Me, un RPG de acción, género no muy explotado por los desarrolladores argentinos, ambientado en un mundo moderno decadente, al estilo Mundo de Tinieblas, con un trasfondo en el que Ángeles y Demonios no paran de darse guerra hace milenios. Ya habíamos dado un pantallazo general del fichín en FichineAR y ahora nos acercamos a sus creadores, los chicos de Error 404, egresados de Image Campus, para que nos cuenten cómo nació el estudio y la idea para desarrollar Obey Me.

No son pocos los estudios argentinos que desarrollan videojuegos para empresas como Cartoon Network y Disney, entre otras con IPs ya establecidas. Las ideas originales siempre se aprecian y aunque Obey Me no está solo en la industria como “proyecto propio”, si es el primer RPG de acción gestado en el país: “Buscamos hacer un juego de acción dinámica con dos personajes que te ayuden a generar un gameplay que dependa de tus decisiones. Obey Me es una experiencia de combate ágil, con exploración gratificante y una progresión que permita al jugador adaptar el juego a su estilo”. El que habla es Marcos Ribatto Crespo, fundador del estudio y productor de Obey Me, que es también su primer videojuego:

Es mi primer proyecto, lo arranqué dos o tres años después de haberme recibido. Renuncié a mi trabajo de ese momento y me tiré de cabeza a hacer esto, lo que sería el concepto inicial de lo que ahora es Obey Me”, cuenta Marcos. Aunque suene increíble, antes de estudiar Desarrollo en Unity y Game Design en Image Campus, Marcos trabajó durante 5 años como gerente de Marketing y publicidad de una empresa importadora de artículos de motos. “Me sirvió mucho desde el lado gerencial, es decir, para el manejo del equipo y entre áreas, para hacer predicciones a futuro, orientar el rumbo del proyecto y para no ahogarme en un vaso de agua”, agrega.

Cuando Marcos quiso afrontar de lleno lo que implica hacer un videojuego, se anotó en Image Campus y allí fue donde conoció también al resto del equipo: “Estudiar en Image me dio nuevas herramientas para hacerme la cabeza de todo lo que se necesita para afrontar un proyecto”, concluye Marcos.

Joaquin Frere, programador en jefe del estudio, nos cuenta que estaba sentado rindiendo un parcial en Image Campus cuando le llegó un mensaje de Marcos proponiéndole que se sume a trabajar en Obey Me. Joaquín dice que Obey Me siempre le llamó la atención: “apenas lo conocí, cuando ni siquiera sabía el nombre del juego y cuando Marcos me contó la idea, que se trataba de un action RPG”.

Joaquín es Técnico Superior en Desarrollo de Videojuegos, carrera que, según nos cuenta, le sirvió muchísimo como base para afrontar el cargo en Error 404: “Al principio fue un lío, en parte por no tener nada de experiencia en el área y no saber programar, pero la carrera, de a poco, entró en ritmo con los que sabían y los que no sabían y demostró no ser el tabú de ‘venís a jugar jueguitos y nada más’ como dicen muchos”, agrega Joaquín.

Cuando Joaquín llegó a Error 404, Paula ya estaba trabajando con Marcos: “Nos conocimos con Marcos por contactos, gracias a Image también, a los summer labs, ahí aprendí a trabajar en equipo y conocí a otras áreas, porque yo estaba totalmente metida en lo mío,” dice Paula Meza, directora de arte de Obey Me.


Obey Me se presentó en GDC en marzo con este trailer. Lo cierto es que, desde entonces, el desarrollo avanzó mucho y Obey Me hoy en día es un juego muy distinto. Para ver un nuevo trailer, habrá que esperar un poco más. 


Paula se especializó en Image Campus, en los trayectos profesionales de Concept Art, Game Art y Modelado 3D: “ya tenía estudios en dibujo y pintura tradicional, y quería adentrarme en el mundo digital. La ilustración digital para mí era algo nuevo y desconocido también. En Image aprendí un montón de técnicas que me sirvieron para complementar lo aprendido”.

Antes de trabajar en Obey Me, Paula había trabajado en juegos mobile. Como es de esperarse, un desarrollo como Obey Me le representa un desafío y un entusiasmo mucho mayores: “Hay que tener en cuenta el personaje y sus características, cómo reacciona con el entorno y con los personajes, cuántos entornos son y la historia que hay detrás. Es mucho más amplio.”

Obey Me está en desarrollo desde 2015 y, tal como explica Marcos, aunque tuvo sus bases bien definidas desde el principio –“Nuestra idea siempre fue la de hacer un hack and slash de estilo Diablo”– es un proyecto que se fue dando y es hasta el día de hoy que hay elementos que están en constante cambio. El equipo de Error 404 es flexible y hace muy poco sumó a un nuevo integrante, Damián Rebollo, quien cursó junto a Joaquín la carrera de Técnico Superior en Desarrollo de Videojuegos y se sumó hace un mes al equipo como implementador. Su rol es importantísimo en el desarrollo, es “el que cuida el rancho” en palabras de Marcos, es decir, quien ata los cabos, agarra el trabajo de todos y lo integra.

A Damián le entusiasma muchísimo poder trabajar en un videojuego como Obey Me: “La complejidad y la profundidad que tiene, es decir, el desafío que significaría trabajar en él fue lo que me convenció”. Y todo desafío conlleva esfuerzos, pero Damián confiesa que no le fue tan difícil adaptarse al ritmo del estudio como creía inicialmente. “Con Marcos creímos que tardaría un poco más de tiempo, pero la velocidad con la que se adaptó nos sorprendió”, agrega Joaquín.

Obey Me está siendo desarrollado en Unity y aunque todavía no tenemos una fecha de lanzamiento concreta para estar expectantes, vale la pena seguir su desarrollo por su estética cómic, su propuesta de juego hibrida y el mundo en que se ambienta, elementos que le dan particularidad dentro de su género. Es decir, ¿cuántos ARPG que no sean medievales ni de ciencia ficción conocemos? Obey Me claramente se diferencia, también a nivel internacional, y solo por eso queremos que llegué ya a nuestras PC.