Publicado el

Ránking | Como Adán en el día de la madre

Inconclusas: 10 series canceladas antes de llegar al final

Volver a la home

Por: Jessica Blady

A estas pobres series ni les llegó el telegrama de preaviso. Todo mal.

Muchas series se lo ven venir, otras planifican sus desenlaces con tiempo, y muchos creadores no saben cómo reaccionar cuando sus productos televisivos son cancelados de la noche a la mañana, dejando finales abiertos y un sinfín de preguntas sin respuesta. Estas decisiones suelen responder a bajos ratings y problemas económicos, pero lo que más duele es que quedan inconclusas, muchas veces, en su mejor momento. Qué, ¿no les llegó el memo?

  • 10
    My Name is Earl (NBC, 2005-2009)
    ¿Habrá sido el karma? A lo largo de cuatro temporadas, la sitcom protagonizada por Jason Lee gozó del favor de la crítica y los premios, además de sacarnos sonrisas con su humor irreverente. En 2009, NBC decidió cancelarla debido a los bajísimos índices de audiencia, que no compensaban los costos de producción. Por un tiempo se creyó que podía seguir con vida si lograban que Fox o ABC tomará el testigo para seguir adelante, pero lo números no le cerraban a nadie, incluyendo a su creador Greg Garcia. De común acuerdo decidieron terminar “en el mejor momento”, lástima que nos dejaron ese “esta historia continuará” que todavía nos persigue.
  • 9
    Angel (The WB, 1999-2004)
    Después de dejar atrás a “Buffy, la Cazavampiros” (1997-2003), Angel (David Boreanaz) siguió adelante con sus aventuras vampíricas, aunque no con el mismo nivel de suceso. Tras cinco temporadas, y ante el desconcierto de sus creadores David Greenwalt y Joss Whedon, la cadena anunció que la serie no volvería para un nuevo año. Más allá de la fuerza de los fans (y alas cartitas que mandaron), no hubo marcha atrás y “Not Fade Away” (no te desvanezcas) nos dejó un final bastante ambiguo para asimilar, aunque una esperanza abierta para el futuro. La historia del chupasangre con alma continuó en una serie de cómics, pero acá seguimos esperando que se resuelva esa bendita batalla.
  • 8
    Las Vegas (NBC, 2003-2008)
    Ambientada en el Montecito, uno de los casinos más grandes de la ciudad del pecado, la acción de este drama criminal con toques de “CSI” gira entorno a los diferentes trabajadores de lugar, encabezados por Ed Deline (James Caan), jefe de seguridad y ex agente de la CIA. Sin ser gran cosa, igual se mantuvo a lo largo de cinco temporadas, pero su final llegó abruptamente (debido a los bajos ratings y la falta de presupuesto) dejando un montón de interrogantes. De los 22 episodios que tenían planeados para el último año, sólo pudieron grabar 19, y en un punto pensaron resolver todas esas dudas en una película que nunca llegó al realizarse. Hasta planearon un crossover con la nueva versión de “Knight Rider” (2008-2009), otra serie que apenas duró 17 episodios al aire.
  • 7
    Alcatraz (Fox, 2012)
    Desde el final de “Lost” (2004-2010), cada tanto aparecía “la serie” que vendría a ocupar su lugar. La creación de Steven Lilien, Elizabeth Sarnoff y Bryan Wynbrandt, bajo la producción de J.J. y su Bad Robot, prometía bastante y entusiasmó a los fanáticos, pero la burbuja se pinchó antes de lo que todos pensaban y el drama cargado de acción y toquecitos de ciencia ficción apenas duró unos trece episodios que nadie recuerda con cariño. En 1963, los reclusos y los guardias de la famosa prisión desaparecieron misteriosamente obligando a las autoridades a cerrar el lugar y a ensamblar un equipo especial que se encargue de la investigación. Décadas más tarde, en el tiempo presente, los desaparecidos empiezan a retornar sin tener idea de dónde anduvieron todos estos años, pero con las mismas intenciones criminales y otros propósitos más oscuros a cuestas.
  • 6
    ALF (NBC, 1986-1990)
    Está muy de moda esto de “arruinar infancias”, pero los responsables de ALF se llevan todos los premios. En el capítulo final de la sitcom estelarizada por el alien “amante” de los gatos, existe una posibilidad de reconstruir Melmac y hacia allí parte nuestro peludo protagonista. Después de despedirse de los Tanner, y arrancarnos unas cuantas lágrimas a lo E.T., nos enteramos que la Fueza Antiextraterrestres (Alien Task Force) pudo interceptar una transmisión, y logran capturarlo antes de que abandone la Tierra. ¿Y después? Después NADA, todo termina con un auspicioso “continuará” y nosotros puteando a la pantalla de la tele. Por suerte, en 1996 (seis años después de cancelada la serie) llegó “Project ALF”, película para TV que intentaba cerrar este ciclo, retomando la historia justo donde se había quedado, eso sí, sin el regreso de la familia adoptiva del extraterrestre. Todo mal.
  • 5
    Soap (ABC, 1977-1981)
    Como su nombre lo indica, esta sitcom creada por Susan Harris se mete con los tropos de las telenovelas (Soap Operas), parodiando sus situaciones extremas y personajes. Acá tenemos dos familias enfrentadas, los Campbell y los Tate, en una serie de situaciones más que surrealistas, incluyendo amnesias, amoríos, asesinatos y embarazos extraterrestres (¿?). Sí, un culebrón hecho y derecho, que tuvo que hacerle frente a varias controversias y protestas debido a tanto énfasis en la sexualidad y la infidelidad. Igual, la crítica fue acompañando, y aunque tenían planeadas cinco temporadas, la cadena decidió cancelarla abruptamente al final de la cuarta. El último capítulo no resuelve muchos de los conflictos, sin embargo deja un montón de dudas y cliffhangers, muy acorde a la narrativa de esta comedia que la tuvo que pelear desde el principio.
  • 4
    Revolution (NBC, 2012-2014)
    Eric Kripke, creador de “Supernatural” y J.J. Abrams unen fuerzas para la realización de este drama de ciencia ficción post-apocalíptico que prometía pero que, como muchos productos de J.J., murieron antes de tomar impulso. Estamos en un futuro donde, quince años atrás, un fenómeno desconocido dejó obsoleto todo aparato electrónico. Desde entonces, la civilización debió adaptarse a un mundo sin tecnología regido por comandos militares que tomaron el control tras la caída de los principales gobiernos. En medio de este quilombo, la familia Matheson parece tener las claves de este problema y su solución, pero deben escapar de la persecución constante.
  • 3
    Stargate SG-1 / Stargate Universe (1997-2007)
    Tras el éxito de “Stargate: La Puerta del Tiempo” (Stargate, 1994), la cadena Showtime decidió seguir adelante con las aventuras televisivas del coronel Jack O'Neill y el arqueólogo Daniel Jackson, esta vez en la piel de Richard Dean Anderson y Michael Shanks. Después de cinco temporadas, el drama militar de ciencia ficción pasó a manos de Syfy Channel, pero tras cinco años más decidieron bajarle el pulgar, dejándonos a todos más perdidos que viajeros interdimensionales. Igual, no deberíamos quejarnos. Tenemos diez temporadas y dos películas directo a DVD. La idea era que saliera una tercera en 2009 (“Stargate: Revolution”), posiblemente, rellenando todos esos agujeros que quedaron inconclusos.
  • 2
    Carnivàle (HBO, 2003–2005)
    Durante la Gran Depresión en los Estados Unidos, un joven granjero de Oklahoma, y un extraño y carismático líder religioso se convertirán en piezas claves de una poderosísima lucha librada entre el Cielo y el Infierno. La serie creada por Daniel Knauf, productor y guionista de “Spartacus” y “The Black List” entre otras cosas, es todo un clásico de culto, cargado de misterio, misticismo y fantasía, y un poco agarrado de los pelos hacia el final debido a su abrupta cancelación tras dos temporadas al aire. La serie de HBO –con toda la parafernalia y producción que ello implica- mezcla un poco de teología cristiana, con los mitos y leyendas alrededor de la masonería y los caballeros templarios, pero nunca se aleja de la naturaleza ambigua (entre el bien y el mal) que ostenta cada uno de sus personajes. Estamos listos para el revival, ahora que están tan de moda.
  • 1
    Sense8 (Netflix, 2015-2017)
    Las hermanas Wachowski se despachan con su primer producto televisivo, la historia de ocho individuos desparramados por el mundo que pueden conectarse entre sí y vivir todo tipo de experiencias colectivas. Estos son los “sensates”, personas especialmente elegidas para formar parte de un grupo que se vincula emocional y físicamente aunque estén a miles de kilómetros de distancia. Ninguno de ellos tiene una vida normal y apacible, sino más bien cargada de tribulaciones, que pronto se multiplican cuando empiezan a sentir las presencias de sus congéneres y, además, a sufrir la persecución de un “cazador” que quiere capturarlos y acabar con ellos. Un hermoso collage de situaciones filmadas en escenarios reales, donde el montaje, las actuaciones y la puesta en escena en general juegan muy bien en favor del relato tratando de apaciguar la incertidumbre de los espectadores. Claro que todo esto cuesta su buen dinero, y como la apuesta no era tan segura como otros de sus productos, Netflix le puso un fin a la serie después de dos temporadas que dejaron muchos interrogantes. Estaríamos necesitando que cierren ese cliffhanger, muchachos.

1. My Name is Earl (NBC, 2005-2009)

¿Habrá sido el karma? A lo largo de cuatro temporadas, la sitcom protagonizada por Jason Lee gozó del favor de la crítica y los premios, además de sacarnos sonrisas con su humor irreverente. En 2009, NBC decidió cancelarla debido a los bajísimos índices de audiencia, que no compensaban los costos de producción. Por un tiempo se creyó que podía seguir con vida si lograban que Fox o ABC tomará el testigo para seguir adelante, pero lo números no le cerraban a nadie, incluyendo a su creador Greg Garcia. De común acuerdo decidieron terminar “en el mejor momento”, lástima que nos dejaron ese “esta historia continuará” que todavía nos persigue.
Anterior Siguiente < >