Publicado el

Ránking | Vote y vuelve

La Picota: 10 series de Netflix que están cerca de la cancelación

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Acá estamos, esperando las nuevas temporadas.

Estamos en esa época del año donde las emisoras deciden sobre el futuro de sus productos. Netflix va por sus propios caminos, y mientras renueva “Orange is the New Black”, y nos deja en Pampa y la vía con “Sense8” y “The Get Down”, cruzamos los dedos para que estas series consigan un lugarcito en sus grillas para el próximo año. ¿Vuelven o no vuelven? A esta altura ya deberíamos saberlo, la cadena se está tomando su tiempo y eso, nunca, es una buena señal. A cruzar los dedos, y sepan que las súplicas no ayudan. 

  • 10
    Dear White People (2017-¿?)
    Justin Simien sigue el hilo de su película homónima de 2014 y se despacha con esta comedia dramática satírica centrada en un grupo de estudiantes afroamericanos que asisten a una escuela donde la mayoría son blancos. Los chicos enfrentan las injusticias sociales y todo tipo de discriminación, cada uno desde su lado. Son 30 minutos enfocados en un personaje, una propuesta que no cayó bien entre aquellos que no entienden su sarcasmo, y puede que esta publicidad no deseada (incluso llamaron a boicot por considerarla una serie racista) haya desalentado a la gente de Netflix para garantizar una segunda temporada.
  • 9
    Gilmore Girls: A Year in the Life (2016-¿?)
    El 2016 nos trajo de vuelta a Lorelai (Lauren Graham) y Rory Gilmore (Alexis Bledel). Netflix se sumó a la ola creciente de “revivals” y nos regaló este “evento televisivo”, un especial de cuatro capítulos de 90 minutos de duración, cada uno centrado en una estación del año -Invierno, Primavera, Verano y Otoño-, para contar (como su título bien lo indica) un nuevo año en la vida de las chicas de Stars Hollow. Con un final bastante abierto, todos se preguntan si tendremos más episodios. Amy Sherman-Palladino, creadora del show, asegura que está todo dicho y que cumplieron su cometido, pero puede que se le hayan ido las ganas ante las negativas de sus protagonistas, demasiado ocupados con otros proyectos.
  • 8
    White Rabbit Project (2016-¿?)
    Netflix también tiene lo suyo para los amantes de los reality shows y “MythBusters”. Los ex cazadores de mitos Grant Imahara, Tory Belleci y Kari Byron se vuelven a juntar para investigar los aspectos más científicos de diferentes eventos poco convencionales de la historia, la ciencia y la cultura pop. Desde una fuga de prisión, hasta los superpoderes, todo tiene una explicación (a través de complicados experimentos y pruebas) para estos muchachos que todavía siguen esperando la confirmación de una segunda temporada.
  • 7
    F is for Family (2015-¿?)
    Netflix tiene varias apuestas animadas en su catálogo. Además de “Bojack Horseman” y “Trollhunters”, existe “F is for Family”, comedia dramática centrada en los Murphy, una familia tipo (mamá, papá, tres hijos) muy liberal de Pennsylvania en la década del setenta con papá Frank a la cabeza, veterano de la guerra de Corea, y con bastante mal temperamento, que sólo busca que lo dejen en paz cuando se sienta frente a la tele para ver su programa favorito “Colt Luger”. El show está basado en el stand-up de Bill Burr (quien le pone la voz al patriarca), pero ambientado en una época más simple “donde le podías pegar a los chicos, fumar en cualquier lado y llevar armas al aeropuerto”, según su creador y protagonista. Acá estamos, esperando la confirmación de una tercera temporada.
  • 6
    Chef’s Table (2015-¿?)
    Porn food en su máxima expresión. En cada una de sus temporadas, esta serie documental nos pasea por las cocinas y las vidas de seis de los chef más renombrados del mundo. Genios de la cocina que no temen romper las reglas y experimentan con diferentes sabores, texturas y colores. Si quieren sentirse como uno de Los Tres Bocateros (no podíamos dejar pasar una referencia a Los Simpson), aprovechen y denle un vistazo a las tres temporadas existentes porque no hay noticia alguna, todavía, sobre una nueva entrega de esta locura culinaria cortesía de David Gelb, el mismo de “Jiro Dreams of Sushi” (2011).
  • 5
    Crazyhead (2016-¿?)
    Esta comedia terrorífica, creada por Howard Overman responsable de “Misfits”, es originalmente inglesa y tuvo su estreno en la plataforma a finales del año pasado. La historia gira en torno a Amy y Raquel, dos veinteañeras que deben ponerle el pecho a las vicisitudes de la vida, al mismo tiempo que se encargan de combatir todo tipo de demonios. Una historia que recibió varios premios, pero ninguna noticia de si volveremos a ver a este dúo dinámico nuevamente en acción. Dale Netflix, copate.
  • 4
    Iron Fist (2017-¿?)
    Mientras que Daredevil ya estrenó su segunda temporada, Jessica Jones va por ello y Luke Cage ya busca directores para su nueva entrega, el futuro en solitario de Danny Rand (Finn Jones) pende de un hilo, más que nada debido a las malas críticas (y acogida del público) que recibió su serie. Sí, pronto lo veremos hacer equipo con el resto de sus vecinos de Hell’s Kitchen en “The Defenders”, y esto puede terminar de convencer a la gente de Netflix de darle una nueva oportunidad, tal vez, cambiando un poco (léase mejorando) algunos aspectos del show. Bueno, si Finn se queda sin laburo siempre puede volver a “Game of ThroneAh, no, cierto…
  • 3
    Girlboss (2017-¿?)
    A esta altura ya estamos convencidos de que Britt Robertson es medio mufa. Película o serie en la que aparece se convierte en fracaso, pero no vamos a abrir el paraguas antes de tiempo en cuanto a esta nueva comedia se refiere. “Girlboss”, basada muy libremente en la autobiografía de Sophia Amoruso, cuenta la historia de esta inadaptada que se convirtió en una empresaria exitosa siguiendo su propia visión y pasión por la moda. A mediada que su compañía Nasty Gal va creciendo, Sophia descubre que no es tan fácil como parece ser su propio jefe. Las críticas no la acompañaron en su primera temporada de 13 episodios, sumado al hecho de que a esta altura Netflix todavía no dijo palabra, no le auguramos mucho futuro a la Robertson.
  • 2
    Flaked (2016-¿?)
    Mientras espera una nueva temporada de “Arrested Development”, Will Arnett se despacha con esta comedia que creó junto a Mark Chappell. Después de dos temporadas cortas -una de ocho episodios y la segunda de sólo seis- que consiguieron críticas mezcladas, no hay novedades sobre el futuro de esta historia centrada en Chip (Arnett), un alcohólico en recuperación que decide darle un giro de 180° a su vida después de un accidente en Venice Beach. El problema principal de la serie es que se volcó demasiado hacia el melodrama y perdió el eje y ya no atrae el tipo de personaje (el niño que se rehúsa a crecer) que representa. No importa Will, seguimos bancando tu Batman.
  • 1
    House of Cards (2013-¿?)
    El drama producido por Beau Willimon –adaptado de la miniserie homónima inglesa trasmitida por la BBC, y a su vez basada en la novela de Michael Dobbs- fue una de las primeras apuestas originales desarrolladas por un sistema de streaming (Netflix, obvio) que cambió, en parte, la forma de producción televisiva de los últimos años. El congresista yanqui Francis Underwood (Kevin Spacey) y su igualmente manipuladora esposa Claire (Robin Wright) echaran mano de todos los ardides políticos (y de otra naturaleza) para lograr sus objetivos y cobrar venganza contra aquellos que los traicionaron. Un contundente “reflejo” del poderoso mundo de la política plagado de avaricia y corrupción que todavía no tiene su futuro tan asegurado. La serie es un éxito multipremiado que volvió con todo para su quinta temporada, pero también es una de las apuestas más caras de Netflix que, según parece, le pondrá el punto final a Frank y compañía con una sexta y última entrega. Empecemos ya con la compaña #BringBackHouseOfCards, por las dudas.

1. Dear White People (2017-¿?)

Justin Simien sigue el hilo de su película homónima de 2014 y se despacha con esta comedia dramática satírica centrada en un grupo de estudiantes afroamericanos que asisten a una escuela donde la mayoría son blancos. Los chicos enfrentan las injusticias sociales y todo tipo de discriminación, cada uno desde su lado. Son 30 minutos enfocados en un personaje, una propuesta que no cayó bien entre aquellos que no entienden su sarcasmo, y puede que esta publicidad no deseada (incluso llamaron a boicot por considerarla una serie racista) haya desalentado a la gente de Netflix para garantizar una segunda temporada.
Anterior Siguiente < >