Publicado el

Ránking | Extrañados talentitos

Gamuza Volvé: 10 actores infantiles que desaparecieron de la tele

Volver a la home

Por: Cecilia Bona

Tags:
Nos hicieron quererlos y después los borraron. Pero un maldito nerd jamás olvida.

Reyes de notas que se titulan “¿Cómo está hoy Tal de Aquel programa?” o "¿Qué será de la vida de Ese de Tal Otro?", estos talentos nacieron en las pantallas, brillaron y fueron volados de un plumazo por productores y directores. 

Nuestras infancias están llenas de tiras televisivas protagonizadas por grupos de chicos: desde Pelito hasta Amigovios, pasando por Chiquititas, Cebollitas y Rebelde Way. Pero las catapultas del éxito no funcionaron siempre. 

Podemos ensayar mil razones por las que aquellas criaturas hoy adolescentes, jóvenes o adultos no volvieron a pegar en TV. ¿Será que sus imágenes sólo vendían sub 12? ¿Será que ya no les perdonan las actuaciones trabadas y sin gracia? ¿Será que quedaron pegados a aquellos seudónimos tiernitos? 

Aquí, a pedido del público, repasamos diez ejemplos del Efecto Gamuza. ¿Extrañás a alguno? ¿En qué serie podrían participar ahora? Todas sus ideas, las leemos en los comentarios. 

  • 10
    Brian Caruso
    Hay un momento en que todo parece estar saliendo bien en la vida de una figura televisiva: la gente la reconoce en la calle, le pregunta cosas sobre la tira, lo llama por su nombre en la ficción… Y ahí es cuando el asunto se vuelve peligroso. Eso le sucedió a Brian Caruso, ignoto hasta que te digamos que fue Gamuza de “Cebollitas” (1997).

    A sus 8 años, Brian vivió el esplendor de participar del ciclo infantil que narraba la vida de un club de fútbol barrial y las peripecias de sus integrantes. Hoy, 20 años después de aquel boom, la gente lo saluda en la calle llamándolo Gamuza. “Lamentablemente mi cara no cambió”, le explicó a Infobae en una entrevista. Su voz tampoco: a punto de llegar a los 30 tiene el mismo tono cascado que cuando vestía la camiseta anaranjada.

    Claro que de algo hay que vivir, y si la tele ya no llama, tendrá que ser en otro rubro. Caruso –cuyo padre en la vida real era el dueño de las canchitas que se usaban para la tira- aprendió de sistemas, es director de cine y escribe guiones de obras de teatro infantiles.

    Entre sus tesoros guarda la camiseta de ese Gamuza del que no puede despegarse (¡por algo le da el nombre a la nota!) y la estatuilla del Martín Fierro a mejor actor infantil.
  • 9
    Sebastián Francini
    Lo primero que supo del mundo de la actuación Sebastián Francini fue lo sacrificado que era. Después de pegarla con una participación en una publicidad de Canal 13 por el día de la madre, fue elegido para actuar en “Chiquititas”. Se levantaba a las 7 y volvía a su casa a las 12. “Siendo una 'víctima' de eso no sé si a mis hijos los haría trabajar desde tan temprano. Está buenísimo, pero es laburo”, reconoció en una entrevista.

    Después de aquel papel como “Sebas” que lo izó a la fama, fue El Principito en teatro y el hijo de Guillermo Francella en la película “Mi papá es un ídolo”. Luego, sus mechas rubias y su eterna sonrisa infantil salieron de la pantalla y los afiches publicitarios, pero no de las tablas. En la actualidad, el chico de casi 30 años se define como un “artista argentino”, canta, toca la guitarra y está presentando su primer material musical.
  • 8
    Malena Luchetti
    “Le agradezco mucho a mi productor Adrián Suar, a APTRA y a toda mi familia. Y un beso para todos”, chilló en el 2000 la voz de Malena Luchetti, la niña que en el atril, festejaba haber ganado el premio Martín Fierro como mejor actriz infantil por su papel en “Campeones”.

    A pesar de medir poco más de un metro, Malena era realmente talentosa, de ese tipo de artistas cuyo don es innato. Gracias a ello, su carrera televisiva la condujo por las tiras “Mamitas”, “Culpables”, “Resistiré” (donde brilló), y “La Niñera”. Nos negamos a decir que su estrella se fue apagando, pero lo que sí, se fue orbitando hacia otra galaxia.

    A los 25 años y después de hacer alguna que otra aparición en “Esperanza mía”, es poseedora del título de realizadora audiovisual y hace teatro bastante alejada del circuito masivo.
  • 7
    Leandro López
    Otra de las tiras que hizo todo para llenar el mundo de niños ex actores fue “Amigovios”, que salía por Canal 13 en los primeros años de los ’90. Después de ir a la colonia de verano, los chicos pasaban a séptimo y vivían mil aventuras junto a sus maestros. Entre los pequeños protagonistas estaban María, Kathy, Belén, Carlitos, Andy y Guille, llamado en la vida real Leandro López.

    Se notaba que Leandro era talentoso y como muestra les dejamos uno de los mejores momentos de la serie, cuando tuvo que interpretar a Guille y a su doble, un niño canchero insolente. Su personaje era un buenazo -mucho menos consentido que su amigo Andy- y un galancete de belleza exótica que derretía a las niñas del grado.

    Cuando “Amigovios” terminó (esperen que nos secamos las lágrimas), Leandro apareció en casi todas las series de Pol-Ka: “Gasoleros”, “Campeones”, “22, el loco”, “El sodero de mi vida” y “Son amores”. Después salió de escena y ya hace años que no se lo ve. Algunos dicen que se dedica al comercio, pero no hay ningún dato certero. Para colmo se apellida López.
  • 6
    Andrés Poggio
    Para conocer a este personaje tuviste que haber visto “Pelota de trapo” o “Toscanito y los detectives”, ambas películas de mediados del siglo pasado. ¿No? Bueno, esta es la historia de Andrés Poggio, quien a sus 13 años era toda una estrella del espectáculo. Sus personajes pegaron tanto que se hizo llamar “Toscanito” desde ahí y para siempre.

    El Poggio oriundo de Mataderos tiene ahora más de 80 años y se mudó a Estados Unidos. Hace décadas que ya no se dedica a la actuación y que eligió el comercio como forma de vida.
  • 5
    Rodrigo Noya
    “¿Tiene novio tu hermana?”, pregunta el Dady-Brieva-entrevisto-a-niños-y-nos-reímos-de-ellos. “Y no… yo le dije que era muy chiquita”, responde el pequeño oriundo de Chascomús que usa anteojos redondos y el mítico pelo con corte taza. Esa charla que aquí transcribimos es lo primero que aparece en YouTube cuando buscamos el nombre de Rodrigo Noya.

    Famoso por sus respuestas sagaces y su sonrisa compradora, Noya disfrutó de la buena estrella que lo acompañó en sus primeros años en pantalla, ayudado por la naturalidad con la que componía sus papeles. En cine le dio vida a Valentín, el niño de la película homónima y en tele brilló como Lorenzo Montero, en “Hermanos y detectives” (Telefe). Sin dejar nunca de actuar, pasó al teatro, donde estuvo hasta el año pasado. Ahora formará parte de “Fanny, la fan”, la nueva serie de Telefe, como personaje secundario.

    Noya es un caso particular de la categoría “Te comió el personaje”, porque en realidad lo que le sucedió fue que quedó sumergido en el “physique du rôle”: siempre lo eligen para los mismos papeles. Curiosamente, el verano pasado protagonizó una triste campaña de desodorante en la que fingió tener una relación con la bella Cande Ruggeri. La idea era demostrar que, a la hora del romance, lo importante es la actitud y no el aspecto físico; por eso un pibe como Noya podía levantarse a una piba como Cande. Hermoso todo. Fush fush.
  • 4
    Leonardo Vilches
    El estudio de “Intratables” está paralizado. Nadie quiere acercarse al hombre que acaba de entrar a la fuerza. Pide sentarse, hablar. Agarra el micrófono, mira a Santiago del Moro y le dice sollozando: “Quiero decirte que acabo de tener un brote, que no estoy bien psicológicamente y necesito ayuda (…). Ahora piensan que soy un agente de inteligencia de la SIDE y no lo soy”. STOP. Paremos de reproducir la cinta acá.

    ¿Qué tendrá que ver esa anécdota con este top? Es que el hecho narrado sucedió hace poco más de un año y el tipo que pedía micrófono sin identificarse era Leonardo Vilches, más conocido como Ulises, el niño de “Mi cuñado”. En la serie que estuvo al aire entre 1993 y 1996 en Telefe, Vilches vio pasar la estrella de su fama, pero fue fugaz. Aunque luego se presentó en castings e hizo bolos en Pol-Ka, jamás consiguió repetir el primer éxito.

    Para peor, tuvo problemas con drogas, se declaró tímido y explicó que su alejamiento de la pantalla tenía que ver con haberse mudado a una casa con fantasmas al empezar el tercer año de “Mi cuñado”. “Empecé a tener mucha mala suerte”, contó. “Leonardo empezó a cambiar la conducta, a manifestarse agresivo”, acompañó la familia. Ninguna de las estrategias funcionó (ni si quiera cuando culpó a Luis Brandoni de querer cortarle la carrera) y Vilches continúa afuera del mundillo televisivo.
  • 3
    Daniela Mastrichio
    A lo largo de su carrera mediática, Daniela Mastrichio fue Sol en “Chiquitas” y… bueno, Sol en “Chiquitas”. La tierna criatura de ojos achispados que cantaba “Corazón con agujeritos” junto a Romina Yan, se hizo un lugar en los televisores argentinos gracias a Cris Morena y fue creciendo a lo largo de la serie.

    “Para mí era un juego maravilloso”, contó la ex actriz. De aquel papel que la revoleó a la fama nada queda, porque ahora trabaja en una empresa de cueros y se dedica a la crianza de sus tres hijos. Aunque no lo creas, a la nena la llamó Sol.
  • 2
    Fabián Marcelo Rodrigues
    Una cosa es haber sido niño actor y ya no ser convocado, volverse loco al punto de pedir ayuda ante las cámaras o tirar centros desde afuera para que alguien se acuerde de vos. Otra muy distinta es volverse ladrón, robar un kioskito, que te atrapen y maten a tu cómplice. Esta última realidad es la que vivieron Fabián Marcelo Rodríguez y el difunto Julio Silva, ambos surgidos de la tira “Señorita maestra”.

    Rodríguez y Silva –Cirilo Tamayo y Siracusa, si mirabas la serie de ATC- eran dos traviesos estudiantes del salón en el que daba clases Jacinta Pichimahuida. Cuando el programa dejó de emitirse en 1985, ambos quedaron con el pase libre y estuvieron alejados de la actuación durante años. Siempre juntos, se metieron en la Policía, los exoneraron por ladrones y arrancaron el grupo de cumbia “Los Siracusa”.

    Cuando volvieron a robar, los atraparon y Silva perdió la vida en un enfrentamiento con otro uniformado. Condenado a cuatro años de prisión por ser el coautor del robo, Rodrígues fue liberado porque la condena no quedó firme. Que baje el telón.
  • 1
    Lorena Paola
    Pedirle a Google información sobre la actualidad de Lorena Paola es infructuoso. La talentosa niña actriz que supo ser quedó en el olvido para darle paso a la madura señora que en septiembre de 2016 se casó con su pareja Esteban Gatti “después de 14 años de noviazgo”. ¿Nada más?

    Corramos la cortina del tiempo y vayamos a la televisión de los ’80, cuando Lorena brilló bailando en “Festilindo” de Ecuador y en tiras como “Pelito”, “Crecer con papá”, “Una chispa de amor” y “De carne somos”. Aunque más adelante consiguió participaciones más pequeñas en TV, hizo teatro y hasta la convocaron del cine, nunca volvió a los papeles protagónicos que encaraba en su infancia. Una lástima.

1. Brian Caruso

Hay un momento en que todo parece estar saliendo bien en la vida de una figura televisiva: la gente la reconoce en la calle, le pregunta cosas sobre la tira, lo llama por su nombre en la ficción… Y ahí es cuando el asunto se vuelve peligroso. Eso le sucedió a Brian Caruso, ignoto hasta que te digamos que fue Gamuza de “Cebollitas” (1997). A sus 8 años, Brian vivió el esplendor de participar del ciclo infantil que narraba la vida de un club de fútbol barrial y las peripecias de sus integrantes. Hoy, 20 años después de aquel boom, la gente lo saluda en la calle llamándolo Gamuza. “Lamentablemente mi cara no cambió”, le explicó a Infobae en una entrevista. Su voz tampoco: a punto de llegar a los 30 tiene el mismo tono cascado que cuando vestía la camiseta anaranjada. Claro que de algo hay que vivir, y si la tele ya no llama, tendrá que ser en otro rubro. Caruso –cuyo padre en la vida real era el dueño de las canchitas que se usaban para la tira- aprendió de sistemas, es director de cine y escribe guiones de obras de teatro infantiles. Entre sus tesoros guarda la camiseta de ese Gamuza del que no puede despegarse (¡por algo le da el nombre a la nota!) y la estatuilla del Martín Fierro a mejor actor infantil.
Anterior Siguiente < >